Las finanzas se convierten por primera vez en una poderosa arma de guerra

Un hombre sostiene su teléfono cerca de un mural con la bandera nacional en Kiev.

Martin Orange (Mediapart)

Un "punto de ruptura", "un punto de inflexión en el mundo", "una nueva era". Siete semanas después de la invasión de Ucrania y la imposición de sanciones a Rusia, economistas y observadores siguen buscando palabras para definir la situación. En este momento, admiten tener dificultades para evaluar las consecuencias de las medidas financieras adoptadas por Occidente como represalia. Pero todos comparten la misma impresión, el mismo sentimiento: algo irreversible ha sucedido sin duda. Las placas tectónicas del orden financiero internacional se han desplazado.

Se ha impuesto una nueva forma de guerra, en la que las monedas y las finanzas se han transformado en armas contra el enemigo. En los pasillos del poder estadounidense ha reaparecido la expresión shock and awe, utilizada por la administración de George Bush en el momento de la guerra de Irak en 2001. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no lo oculta: se trata de utilizar todos los medios financieros disponibles para convertir al régimen de Vladímir Putin en un paria mundial, para derrotar financieramente a Rusia con el fin de obligarla a detener la guerra, o incluso derrocar al gobierno. "Se trata de desenchufar el sistema financiero comercial ruso de la forma más agresiva posible", afirma el exfuncionario de la Casa Blanca Juan Zárate, citado por Financial Times.

Aunque Estados Unidos ha utilizado ampliamente en las últimas décadas el sistema de sanciones contra países enemigos (Irán, Sudán, Venezuela o, más recientemente, Afganistán), nunca antes se habían impuesto sanciones financieras tan fuertes a un país del tamaño de Rusia.

En la mañana del 26 de febrero, los estadounidenses y los europeos anunciaron el aislamiento total del régimen de Putin. Los bancos rusos fueron excluidos del sistema de intercambio interbancario Swift, y toda una lista de oligarcas supuestamente cercanos al presidente ruso vieron congelados sus activos. Y lo que es más importante, se han congelado los 643.000 millones de dólares de reservas extranjeras del Banco Central de Rusia colocadas en otros bancos centrales de todo el mundo. Una medida inimaginable hasta hace unas semanas.

En sus preparativos para la guerra contra Ucrania, el gobierno ruso no había previsto tales represalias. Desde la invasión de Crimea en 2014, el Banco Central ruso había diversificado metódicamente sus reservas de divisas y había reducido la participación del dólar al 20%, en favor del oro, el euro y el yuan, para escapar de posibles sanciones estadounidenses en nombre de las leyes de extraterritorialidad vinculadas al uso de la moneda norteamericana. Pero no había previsto que pudieran afectar a todas sus reservas de divisas.

"El Banco de Rusia no vio venir las sanciones fuera de Estados Unidos. No imaginó la congelación de todas sus reservas de divisas [aparte del yuan]", afirma el economista Nicolas Véron, miembro del Instituto Bruegel e investigador del Instituto Peterson de Economía Internacional. Nadie podía predecir que las reservas del Banco Central se congelarían", dijo el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov. "Esto es sencillamente un robo".

"Se trata de medidas sin precedentes contra un país que es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, del G20 y del Banco de Pagos Internacionales", señala Nicolas Véron. Sobre todo porque, para sorpresa de todos, las sanciones fueron aplicadas instantáneamente por todos los países cuyas monedas son convertibles, incluidos Suiza, Liechtenstein y Mónaco. 

La repolitización de la moneda

De hecho, pocas veces las políticas de sanciones han recibido un apoyo tan unánime, sobre todo porque afectan a un ámbito normalmente reservado a los bancos centrales, el del dinero. Sin embargo, esta vez fueron los estados y los gobiernos los que tomaron la decisión. Los bancos centrales eran simplemente los ejecutores de esta política.

Es cierto que dos figuras clave del sistema financiero internacional, Janet Yellen, ex presidenta de la FED y actual secretaria del Tesoro de Estados Unidos, y Mario Draghi, ex presidente del Banco Central Europeo (BCE) y actual presidente del Gobierno en Italia, han sido los artífices de esta política de sanciones. En una larga investigación, Financial Times relata cómo los dos funcionarios, unidos por una larga historia de confianza y estima mutua, especialmente durante la crisis del euro, conferenciaron durante muchas horas para elaborar las sanciones contra Rusia. El acuerdo se elaboró entre ambos y fue refrendado posteriormente por la Casa Blanca y la Presidencia de la Comisión Europea. Pero en este momento dramático, el actual presidente de la FED, Jerome Powell, y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, parecen haber pasado a un segundo plano.

"Desde hace tiempo existe una verdadera disonancia entre el estatus de los bancos centrales y sus acciones. Desde la crisis financiera de 2008, el dogma de la independencia se resquebraja por todas partes. Pero ahora se está haciendo realmente visible. Cuando los gobiernos dan instrucciones a sus bancos centrales para que suspendan los activos de un país enemigo, ya no podemos escondernos tras el mito de la independencia", analiza Laurence Scialom, profesora de Economía en París Nanterre. "Lo que estamos presenciando es una repolitización del dinero", dice.

"Lo que resulta edificante en esta nueva fase de desglobalización financiera es que los Estados son perfectamente capaces de intervenir en las finanzas. Como tantos otros, había llegado a teorizar que eran impotentes ante el mundo financiero. Este episodio nos muestra que no son impotentes ni están desarmados. Son perfectamente capaces de intervenir para desintegrar financieramente a un enemigo", señala la economista Jézabel Couppey-Soubeyran, especialista en economía financiera y monetaria de París 1 Panthéon-Sorbonne.

Ambos creen que este episodio sólo puede abrir un nuevo debate sobre tantas cuestiones que se han dejado de lado en los últimos años en nombre de la independencia de los bancos centrales. "Las preguntas sobre su gobernanza, la orientación de su política monetaria, en beneficio de quién, y las desigualdades que han alimentado no pueden dejar de plantearse", observa Laurence Scialom. "Todo esto no puede sino suscitar dudas sobre la falta de acción contra los paraísos fiscales en particular", añade Jézabel Couppey-Soubeyran. "Los Estados están demostrando que intervienen donde quieren intervenir", continúa, señalando el hecho de que las sanciones se dirigen a ciertos oligarcas rusos, pero que los Estados se han cuidado de no cuestionar las prácticas financieras de las Islas Caimán, Panamá, Jersey, Chipre y Malta y tantas otras que sirven de base de apoyo a las fortunas rusas y de otros países. Ausencias rodeadas de un silencio ensordecedor por parte de los dirigentes políticos.

¿El fin del privilegio exorbitante del dólar?

En los últimos días, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha puesto en marcha todo su peso diplomático para tratar de convencer al primer ministro indio, Narendra Modi, de que respalde las sanciones occidentales contra Rusia –en la ONU, India, al igual que Brasil, China y Sudáfrica, se abstuvo de votar contra la exclusión de Rusia– y, sobre todo, de que no firme ningún acuerdo de compra de petróleo ruso.

Las discusiones en curso entre los dos países tienen a Washington en vilo. El gobierno indio, aprovechando los bajos precios ofrecidos por Moscú para vender su petróleo fuera de Estados Unidos y Europa, ha comprado cientos de barriles, lo que ha permitido a Rusia eludir las sanciones. Pero los dos gobiernos están en profundas negociaciones para formalizar contratos de suministro de energía comparables a los ya firmados entre Rusia y China, pagaderos en rublos, rupias o incluso en trueque. En resumen, se están explorando todos los medios para escapar del dólar y de las sanciones estadounidenses.

De forma más discreta, China y Arabia Saudí también han firmado acuerdos de suministro de petróleo que deberían estar valorados en yuanes para escapar también del dólar. Para Washington, este acuerdo es una advertencia: Riad siempre ha sido un aliado inquebrantable. Y tras la primera crisis del petróleo en 1973, sus enormes excedentes de petróleo sirvieron de base a la moneda estadounidense, que estaba fuera del marco de Bretton Woods desde 1971: los petrodólares fueron reciclados por las finanzas estadounidenses para alimentar todo el sistema financiero mundial.

Desde hace años, los países, empezando por China y Rusia, desafían la supremacía del dólar como única moneda de reserva internacional, como única referencia en el comercio mundial. En los últimos años ya se han hecho varios disparos de advertencia. Pero esta vez los expertos monetarios están muy preocupados. Con las sanciones sin precedentes impuestas a Rusia, ¿no está socavando el propio Estados Unidos el orden monetario internacional que ha construido desde el final de la Segunda Guerra Mundial y que tanto le ha beneficiado? ¿Está perdiendo el dólar su "privilegio exorbitante" en palabras de Valéry Giscard d'Estaing?

"No veo que esto sea un golpe para el orden monetario internacional y el estatus del dólar. No veo ningún signo de desintegración del dólar", asegura Nicolas Véron. Todos están lejos de compartir esta visión optimista. Para muchos, las consecuencias de las sanciones sin precedentes contra Rusia dejarán su huella, y conllevan el riesgo de desdolarizar el mundo.

"¿Podemos seguir confiando en el dólar y en Estados Unidos?", se preguntan ya algunos países. Esta es la cuestión en la que insiste el exvicepresidente del Banco de China, Zhang Yanling. "Las sanciones sólo pueden conducir a una pérdida de credibilidad de Estados Unidos y socavar la hegemonía del dólar a largo plazo", dijo recientemente, explicando que China debería ayudar al mundo a "deshacerse de la hegemonía del dólar".

"Ya estamos viendo que algunos países están renegociando en qué moneda van a pagar por el comercio", dijo Gita Gopinath, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI). En un reciente estudio del FMI titulado The Stealth Erosion of Dollar Dominance, los economistas señalan que la cuota del dólar en las reservas internacionales ha disminuido constantemente desde principios de siglo, pasando del 72% al 60%, en favor del euro, el yen, algunos yuanes y otras monedas extranjeras.

Algunos predicen que esta tendencia sólo puede acelerarse. ¿Por qué los países en abierta rivalidad o conflicto con Estados Unidos pondrían sus reservas en dólares cuando saben que los activos ya no son inviolables, que Washington puede congelarlos en cualquier momento? se preguntan. "Una vez que las reglas cambian, cambian las finanzas internacionales para siempre", advierte Mitu Gulati, profesor de Derecho de la Universidad de Virginia, en Financial Times.

¿No hay alternativa?

Las preguntas giran naturalmente en torno a lo que hará China. El gobierno chino lleva años reciclando sus enormes superávits comerciales en dólares y bonos del Tesoro estadounidense. Los activos chinos se estiman en más de tres billones de dólares. Algunos dicen que es imposible que el gobierno chino salga del dólar de la noche a la mañana y venda su montaña de activos.

"De todos modos, no hay alternativa al dólar", dice el historiador económico Adam Tooze en su blog. Ninguna moneda, explica, es capaz de sustituir al dólar y ofrecer la liquidez y seguridad de la divisa estadounidense. El yuan, a pesar del tamaño de la economía china, no es capaz de competir con la moneda estadounidense en el comercio internacional: sólo es parcialmente convertible y sigue bajo el férreo control de las autoridades chinas.

"Hay que decir que todavía no hay alternativa al dólar. Nos guste o no, hemos entrado en una nueva era monetaria que cuestiona el papel del dólar. La posición de China en este asunto será decisiva", analiza Laurence Scialom.

El gobierno chino lleva años abogando por un reequilibrio del sistema monetario internacional, pero está convencido de que esto sólo puede lograrse con el tiempo. Ha desarrollado su propio sistema de comercio interbancario en yuanes para competir con el sistema Swift y situarse fuera de la órbita occidental. Al mismo tiempo, como parte de su proyecto de las Rutas de la Seda, ha introducido un modelo de comercio de proyectos puente que permite la financiación de infraestructuras en países seleccionados sin pasar por el dólar y el sistema financiero internacional.

Por último, el Banco Central de China está desarrollando un sistema digital para organizar el comercio y los pagos entre países fuera del dólar. En esta fase, el sistema está destinado únicamente al comercio regional. Pero podría afectar a muchos países: en 2020, China firmó el mayor acuerdo de libre comercio con quince países de la región Asia-Pacífico, entre ellos Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Infographie: Les montagnes russes du Bitcoin | Statista Vous trouverez plus d'infographie sur Statista

Para escapar del dólar y de las sanciones, algunos imaginan que Rusia podría utilizar criptomonedas (bitcóin, ethereum, etc.) y que a largo plazo éstas podrían servir como activos de reserva para los bancos centrales. Muchos no creen en absoluto en esta posibilidad. Las fluctuaciones extremas que pueden experimentar las criptodivisas en unas pocas sesiones –en unas pocas semanas, el bitcóin ha pasado de 70.000 a 30.000 dólares– hacen imposible considerarlas como inversiones seguras. Más que monedas, deben considerarse activos financieros especulativos. "Además, las criptomonedas son incompatibles con los bancos centrales. Se crearon precisamente para escapar de cualquier control, de cualquier regulación de los países. Sin embargo, la función principal de los bancos centrales es controlar y garantizar el dinero", señala Jézabel Couppey-Soubeyran.

"Las guerras perturban el dominio de las monedas y sirven para acompañar el nacimiento de nuevos sistemas monetarios", afirma Zoltan Pozsar, analista de Credit Suisse. Desde la crisis de 2008, Pozsar ha sido considerado uno de los mejores expertos en el sistema financiero internacional y predijo, muy poco después de la introducción de las sanciones rusas, la llegada de un Bretton Woods III [conferencia monetaria y financiera de las Naciones Unidas, que fijan las políticas económicas mundiales]. Tras el Bretton Woods de 1944, que estableció la convertibilidad del dólar en oro, y el Bretton Woods II, que vinculó el dólar al petróleo, podría surgir un tercer Bretton Woods, según él, basado en el oro y las materias primas. Esta vuelta a los activos reales no convence a los actores financieros: señalaría el fin de la financiarización e impondría drásticas limitaciones a la economía, como en los tiempos del patrón oro.

Un mundo fragmentado

En lugar de una gran revisión del sistema monetario internacional, muchos esperan verlo fragmentado en los próximos años. La guerra en Ucrania ha acelerado la fragmentación del mundo que ya está en marcha desde hace varios años. Las votaciones en la Asamblea General de la ONU han confirmado estas fracturas. Mientras estadounidenses y europeos esperaban un amplio voto de apoyo para condenar la invasión rusa de Ucrania y excluir a Moscú de la ONU, sólo pudieron observar un desmoronamiento de la cohesión internacional. De los 193 países miembros de la Asamblea General de la ONU, 93 países apoyaron la moción de condena y exclusión de Moscú, pero 53 países se abstuvieron, 24 votaron en contra y 23 no votaron.

"Creo que nos dirigimos hacia un mundo multipolar, mucho más inestable, incierto, que se regionalizará", dijo Laurence Scialom. "Estamos entrando en una lógica de bloques", continuó Jézabel Couppey-Soubeyran. Un bloque americano, un bloque chino, ciertamente. ¿Un bloque europeo? Aunque muchos quieran creer en ella, todavía está en proceso de formación.

"La globalización, tal y como la hemos conocido en los últimos treinta años, se ha acabado", advertía hace unas semanas Larry Fink, el poderoso director del fondo BlackRock. La Organización Mundial del Comercio lo ha confirmado. Desde hace varios años, el comercio mundial está estancado. La pandemia y ahora la guerra en Ucrania están perturbando el comercio mundial, lo que podría llevar, según la organización, a una "fragmentación del comercio mundial en bloques geopolíticos distintos". La guerra a través de las finanzas sólo puede acelerar esta tendencia.

Texto en francés:

by on Scribd

La sociedad rusa se 'parte' en dos ante la invasión de Ucrania

La sociedad rusa se 'parte' en dos ante la invasión de Ucrania

Más sobre este tema
stats