Un triunfo indiscutible. Y paradójico. Tras la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas este domingo en Francia, Emmanuel Macron parece estar en vías de alcanzar, el 18 de junio, la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional; un resultado sin duda histórico por lo abultada de la victoria de La República en Marcha (LREM) en una jornada marcada por la alta abstención: más de un elector de cada dos no acudió a las urnas, la participación más baja registrada desde 1958.