Televisión pública

El dimisionario deja un recado: “Quizá el siguiente lo tenga más fácil”

Leopoldo González-Echenique, durante la sesión de la Comisión de Control de RTVE en el Congreso del pasado 27 de marzo.

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, presentó este jueves su dimisión al consejo de administración de la Corporación, que formalmente es el órgano estatutario que procedió a su nombramiento y, en consecuencia, el que debía recoger su cese. El abandono de su cargo está estrechamente vinculado a los continuos recortes de la aportación que realiza el Gobierno, que mantienen a RTVE en una permanente crisis financiera. Una realidad que González-Echenique dejó patente en su comparecencia parlamentaria de este martes cuando, a preguntas del diputado de Izquierda Unida en Valencia, Ricardo Sixto, afirmó que padecían "un déficit estructural de cien millones de euros", frase que le llevó a concluir que "era imprescindible un acuerdo político para una financiación estable". Aseveración que, con otras palabras, repitió a lo largo de la sesión como cuando dijo que "para que TVE sea un medio relevante precisa una suficiencia financiera", tal y como informó infoLibre.

De hecho, González-Echenique anunció su decisión al comienzo del consejo de administración, según pudo saber infoLibre de fuentes internas, pero lo hizo de manera informal, para que el organismo, hasta este jueves presidido por él, pudiera examinar y tratar diversos asuntos pendientes, como la crítica situación de los comedores. Durante la sesión, González-Echenique dejó traslucir su decepción por el cambio de postura del Gobierno, que, hasta junio se mostraba favorable a cumplir el compromiso de entrega de 130 millones de euros que salvaran el ejercicio de la Corporación.

El cambio de postura se produjo en julio, cuando empezaron a surgir dificultades y dilaciones. La sensación que trasladó a los consejeros es que le habían dejado abandonado, quizás al triunfar la línea más dura del Ejecutivo, que nunca vio con buenos ojos el compromiso, adquirido en el convenio colectivo, de consolidar la plantilla y evitar el despido vía ERE de una tercera parte de los trabajadores. Finalmente se ha impuesto a los deseos de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. "Quizás el que venga lo tenga más fácil", llegó a decir el dimisionario, en relación a las resistencias que ha encontrado por parte de Hacienda y que se materializaban a diario a través del director general corporativo, Enrique Alejo.

Una vez formalizada la dimisión, los consejeros nombrados por el Partido Popular procedieron a la elección de José Manuel Peñalosa como presidente en funciones del Consejo, sin poderes ejecutivos en la marcha de RTVE. En esta votación se abstuvieron los consejeros nombrados por PSOE, CiU e Izquierda Unida.

Una herencia desastrosa

La RTVE que deja González Echenique, tras dos años y un verano de mandato, está muy por debajo de los niveles económicos y de credibilidad de la que él recibió. La Corporación cerró 2013 con unas pérdidas de 113 millones de euros, que le llevaron a acumular un déficit de 254 millones en tres años (112,5 millones en 2012 y 29 millones en 2011), y prevé cerrar 2014 con otros 135 millones de déficit. Esto supone que con las deuda acumulada se encontraría de nuevo al borde de la disolución. No obstante, y de puertas afuera, lo peor es la imagen que tienen hoy los espectadores tras la continúa bajada de audiencia, y el descrédito de los informativos que, bajo el mandato de Julio Somoano, han pasado de ser lideres y premiados a ser sobrepasados por Telecinco y Antena 3, al tiempo de perdían la credibilidad por las continuas manipulaciones y omisiones de informaciones que pudieran perjudicar al Gobierno.

Echenique defiende los informativos de TVE como “los más plurales”

Echenique defiende los informativos de TVE como “los más plurales”

Más sobre este tema
stats