X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Lengua, identidad y política

José María Agüera Lorente Publicada 26/06/2017 a las 06:00 Actualizada 24/06/2017 a las 19:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Entre los recursos con los que contamos los seres humanos para justificar nuestras ínfulas de superioridad jerárquica en el mundo animal, se halla el lenguaje; y seguramente sea el más socorrido de todos. Tuvo cierto éxito en su momento la expresión «animal simbólico» acuñada por el filósofo neokantiano Ernst Cassirer para ofrecer una de esas definiciones antropológicas esencialistas en la línea de la racionalidad y la sociabilidad. El lenguaje, ciertamente, es el producto cultural por excelencia; factor decisivo en el proceso de humanización que eleva la condición humana desde lo puramente natural a una dimensión de significados la cual impregna toda la realidad sin dejar resquicio. Así se construye lo que llamamos mundo, que es un universo de sentido, de jerarquía ontológica, del que carecen las demás especies animales que sepamos. Aunque tengan sus propios sistemas de comunicación les falta el poder de la universalidad semántica que el lenguaje humano sí tiene. Gracias a él cuentan para los humanos aquello que ya no existe, o que todavía no existe, incluso lo que no puede existir. Con él podemos viajar en el tiempo, y en los libros en que los autores plasman sus palabras hallamos un cierto remedo de inmortalidad. Todo esto –insisto– es lo que viene a ser la universalidad semántica del lenguaje humano, su característica específica.

La lengua que cada cual habla, en la que piensa y sueña es un ingrediente esencial de su mundo. Se puede decir que éste en gran medida es constituido por aquélla. Entre los elementos que componen ese su mundo está el que ocupa su centro de gravedad, a saber, la identidad del propio individuo. Cada cual la define en gran medida nutriéndose del medio cultural en el que se cría. No por casualidad nos referimos a la lengua con la que empezamos a levantar nuestro mundo (de significado) mediante la expresión «lengua materna». Esa lengua en la que pensamos, nos significamos y establecemos lazos de comunicación nos da a luz al mundo. Y como un organismo vivo muta con él.

La fragmentación lingüística es inducida por el aislamiento entre los diversos grupos humanos y es expresión de la diversidad cultural, o sea, la diversidad de mundos donde se fragua la identidad de cada individuo. Aún hoy el mayor número de lenguas diferentes se registra en la Amazonia, por los muchos territorios aislados a causa de la gran cantidad de corrientes de agua que lo surcan. En un pasado no muy lejano, también en Europa existía una considerable variedad lingüística que la forja de identidades nacionales redujo de manera notable hasta el punto de que, actualmente, consideramos un hecho natural y de inmemorial antigüedad que cada país tenga su única y singular lengua nacional. Pero durante siglos no existieron las lenguas oficiales; ni siquiera cuando el imperio romano dominaba gran parte del continente el latín gozaba de esa condición, aunque es verdad que tras el fin de la antigüedad, los eruditos europeos tuvieron en la lengua de Roma su medio de comunicación universal. El profesor del CSIC Javier López Facal nos recuerda, en su delicioso libro titulado Breve historia cultural de los nacionalismos europeos, que hubo un tiempo en que la secular hegemonía de Francia impuso el francés como la lengua de los reyes y de las cortes en muchos países europeos, mientras el pueblo llano hablaba su dialecto y los profesores de las universidades escribían y se comunicaban en vetusto latín. Tal coyuntura lingüística respondía a un orden político en el que a las cortes reales les traía sin cuidado la comunicación con sus súbditos. No es el caso de nuestro mundo global, esa especie de aldea preñada de universos simbólicos distintos en la que tienen que convivir estrechamente identidades culturales diversas, muchas de ellas con su lengua propia decisiva para mantener la solidaridad dentro de cada grupo étnico. Sobre este multiculturalismo de los barrios y las ciudades se enseñorea la lengua internacional de las finanzas, la ciencia y la tecnología que es el inglés.

Las lenguas dejan de ser un instrumento de comunicación para convertirse en un tótem sagrado cuando se hacen nacionales otorgándoseles entidad metafísica por un fascinante proceso de hipóstasis. Entonces interesa su poder de diferenciación como elemento identitario que refuerza el sentimiento de pertenencia a una tribu. En su momento fue una decisión política consciente la escolarización de la población en la lengua nacional, producto ésta de un diseño artificial a partir de las espontáneas variantes lingüísticas que servían a los intereses vitales de los miembros de una comunidad. Así sucedió en Noruega y en Francia en el siglo XIX; en Grecia y en Israel ocurrió en el XX con la elección e implantación, respectivamente, del demótico y el hebreo bíblico moderno. Más recientemente está ocurriendo en la antigua Yugoslavia, con un proceso político de distinción entre serbios y croatas hablantes de la misma lengua, aunque con diferencias dialectales de poca relevancia. Desde que son Estados independientes han iniciado un proceso de diferenciación lingüística consciente y sistemático a base de elegir variantes fonéticas, morfosintácticas y léxicas que los alejen al uno del otro. En estos momentos, mientras escribo estas líneas, los promotores del Estado soberano catalán ya han reservado a su lengua materna el estatus de lengua oficial en su diseño político de la inminente independencia; así se hace país.

Lo que la historia viene a demostrar sobre este particular –como advierte certeramente el profesor López Facal– es que: «Los nacionalistas no parecen comprender ni aceptar que nación, Estado y lengua no tienen por qué coincidir necesariamente; es más, casi nunca ocurre esa especie de conjunción trinitaria, a no ser que se acometan desplazamientos masivos de la población en nombre de una ideología o se ningunee a una parte considerable de la ciudadanía». Consecuentemente es un error hacer de la lengua un asunto político. La lengua no es ningún ente o «animal metafísico» en expresión de Jesús Mosterín, así que no es portadora de intereses y derechos. Es un espontáneo producto histórico-cultural al servicio de la comunicación de los individuos, los cuales son los genuinos tenedores de los derechos lingüísticos. Según este planteamiento carece de sentido la existencia de lenguas oficiales, y por ende tampoco hay justificación para el artículo 3 de nuestra Constitución.

Actualmente, el temor a la pérdida de la identidad cultural y nacional es un elemento con el que hay que contar a la hora de comprender y afrontar políticamente las tensiones que la diversidad genera en la convivencia de los Estados nación forjados en la modernidad –entidades transidas de imperfección nacidas del capricho histórico y no de la racionalidad, que exigirían en la era presente una actualización de sus presupuestos–. Ello tiene su reflejo en el hecho lingüístico dado que a la lengua –como he señalado– se le confiere un papel crucial en el establecimiento y preservación de la identidad nacional; por eso los grupos nacionalistas dentro de Europa son proteccionistas lingüísticos frente al avance del inglés como idioma de comunicación transnacional. A la vez se asume en la práctica que la política lingüística para con los migrantes ha de ser la de la asimilación en la mayoría de los Estados europeos, lo que implica el desprecio de sus derechos lingüísticos. Para la investigadora de la cuestión, Paola Catenaccio, esta actitud refleja otra de las tensiones que genera el doble fenómeno contemporáneo de la globalización y el multiculturalismo, y que se manifiesta en el temor a la agresión identitaria que inflige la pinza conformada de un lado por una globalización invasiva que tiene en el inglés su «lingua franca» y, de otro, por la migración multicultural que socava la armonía que se supone intrínseca a toda sociedad homogénea.

La referida lingüista italiana en un reciente artículo titulado Globalisation and multiculturalism. Considerations on language use, identity and power se muestra escéptica respecto a la efectividad de las políticas lingüísticas, pues son variados los factores que determinan la muerte o supervivencia de las lenguas atendiendo a una compleja combinación de causas y efectos psíquicos, emocionales y socioeconómicos, lo que hace muy difícil que se pueda abordar el asunto con neutralidad política. La supervivencia de una lengua minoritaria, como la de los emigrantes en un país extranjero, depende de un delicado balance entre poder e identidad. En tanto que prevalezca el valor de la identidad la lengua minoritaria tendrá una oportunidad de supervivencia en el grupo; pero si la lengua mayoritaria está asociada al mayor prestigio y al progreso en el estatus ella será la que vaya ganando hablantes. En cualquier caso, lo que se deriva de los estudios tenidos en consideración es que más allá de las condiciones políticas y socioeconómicas que pueden hacer peligrar la supervivencia de una lengua, ésta depende en última instancia de que la usen sus hablantes. Lo que es congruente con lo expuesto más arriba, a saber, que las lenguas no son «animales metafísicos», sino instrumentos culturales producidos por el fenómeno de la comunicación que practican individuos concretos. La política lingüística, entonces, ha de tener como objeto el establecimiento de las condiciones idóneas para que cada uno pueda expresarse en la lengua que escoja libremente.
________________

 José María Agüera Lorente es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 27/06/17 22:41

    Parte 2/2:

    Otra cuestón que considero crucial para la convivencia, sobre todo entre catalanoparlantes y castellanoparlantes es que los segundos se pongan en la piel de los primeros. ¿No les parece un tema que toca en lo más hondo de los sentimientos el ataque a la lengua materna? Todavía recuerdo la que se armó en España cuando en la UE se intentó unificar el teclado de los ordenadores de manera que desaparecía la “ñ”. Para un catalanoparlante su lengua es algo más que un sistema para comunicarse, es un sentimiento, es la lengua de tus antepasados. Y creo que el catalanoparlante hace un esfuerzo que no se produce en el sentido contrario. Él lo acepta y no lo exige, pues le parece lógico. Ellos aprenden la lengua castellana, pero al contrario no sucede. Un madrileño no está obligado a aprender el catalán. ¿No es una deferencia que deberíamos agradecerles? Sólo piden, eso sí, que eso mismo suceda en su tierra, es decir, que quien quiera vivir en Cataluña aprenda a hablar el catalán perfectamente. ¿Les parece excesivo? Comprender ese pequeño detalle creo que sería tener superado el 75% del llamado “problema catalán”. Los temas económicos creo que no representan más que el 25% restante.

    Eso sí, a mi modo de ver, se ha fomentado el enfrentamiento entre las dos comunidades, porque eso da votos a ciertos partidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • M.T M.T 27/06/17 23:00

      Estoy muy de acuerdo con lo que plantea respecto al conocimiento y uso de una Lengua. Sin duda la planificación lingüística en la enseñanza es una cuestión de política lingüística. De ahí la normalización ling. en Cataluña para conseguir que el catalán lograra el mismo estatus o nivel de conocimiento y uso que el castellano. Sin duda cuentan mucho las actitudes de considerción y respeto hacia cualquier Lengua. Si se trata de una Lengua, instrumento de comunicación, mediante elka transmitimos nuestro sentir. A través de las actitudes ante ella se pueden herir sensibilidades. De ahí que bo entienda la imposición de una Lengua en detrimento o perjuicio de otra. Solo concibo una actitud de respeto y de ejercicio de libertad en su uso como hablantes o usuarios de un idioma. Valoro con interés sus aportaciones en los comentarios referidos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Coronel Dax Coronel Dax 27/06/17 23:46

        Estimado M.T., sé que mi comentario podía ser polémico, pero es así como pienso. No le he acabado de entender en su comentario, y no sé si me he explicado mal. Yo no estoy preconizando que una lengua esté por encima de otra. Creo que en Cataluña se debe dar libertad para que cada uno se exprese como quiera. Pero, a nivel de enseñanza estimo que es preferible que se garantice el conocimiento de ambas lenguas cooficiales. Creo que es una política acertada que se obligue a los niños catalanes (y de otras comunidades bilingües) a conocer perfectamente las dos lenguas. También se le impone estudiar Historia, aunque a alguien le pareciera que esa asignatura “no sirve para nada”. ¿Se puede decir en este caso que se atenta contra su libertad? La educación no es, ni creo que deba ser, “a la carta”, como propugnan algunos neoliberales.

        Si usted admite que el niño castellano-parlante no tiene obligación de conocer la lengua catalana (pues es su elección libre), deberíamos, en reciprocidad, admitir que el niño catalano-parlante no tendría obligación de aprender el castellano. ¿Nos comunicamos ambas comunidades lingüísticas en inglés? A mí esto último me parece menos sensato y hace menos por la armonía de la sociedad.

        Evidentemente, sea cual sea el sistema que adoptemos, no nos libra de que exista gente maleducada (en ambas comunidades lingüísticas) y polítcos incendiarios.

        Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • M.T M.T 28/06/17 08:41

          Estimado/-a Coronel Dax. En mi caso, soy mujer. Comparto con usted la opinión de que en Comunidades bilingües se garanitice la enseñanza de las lenguas cooficiales y se respete la libertad del usuario en la utilización, uso de una u otra. No soy partidaria de imposiciones. Creo que respecto a un idioma la imposición es una batalla perdida. Son muchos los factores que intervienen en el mecanismo, funcionamiento de un idioma y en la voluntad de un hablante para utilizarlo. El conocimiento y uso de una Lengua, de cualquier Lengus es un elemento de riqueza y cultura personal. De ahí mi defensa de todas ellas, mayoritarias por el n° de usuarios o no tan mayoritarias. Muy agradecida por este intercambio de opiniones, pareceres. A los políticos corresponderá gestionar la política ling. Sin duda, una cuestión política también.
          Un saludo cordial.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • Coronel Dax Coronel Dax 27/06/17 22:40

    Parte 1/2

    Magnífico artículo. Me gustaría aportar un par de apuntes a este debate que a mí me parece muy interesante.

    En primer lugar es muy instructiva su disertación sobre la formación de las lenguas oficiales. Cualquiera que tenga una edad como la mía habrá comporbado hasta qué punto se han unificado las lenguas en diversos países, como es el caso de España y Francia. Hoy se habla en ambos países una lengua estándar y han desaparecido prácticamente las variedades regionales. Hace 50 años esas variedades eran una realidad absoluta. Que yo sepa, en Italia esas variedades se preservan porque se considera un prestigio social hablar tu variedad regional o local. En los años 70 se intentó estandarizar y unificar el catalán y se produjo una reacción muy virulenta en contra en Valencia. Es evidente que todo esto tiene que ver con la política. Si se quiere dividir, se marcan las diferencias, como entre serbios y croatas, rumanos y moldavos o catalanes y valencianos. No me negará que la política tiene mucho que ver en ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 26/06/17 09:24

    Debo felicitarlo por este excelente artículo en el que trata el ser y devenir de una Lengua desde diferentes enfoques que atañen a la esencia de un idioma. En su análisis deja muy clara la libertad de elección del idioma a la hora de expresarse un hablante: cuestión innegable, seña de identidad. De ahí que políticamente no pueda ni deba, en mi opinión, imponerse un determinado idioma o Lengua en detrimento de otro. Será el individuo el que particularmente elija en qué idioma quiere expresarse, comunicarse. Y ello estará ligado a su cultura, conocimiento, sentir, sin olvidar otros factores de ideología, prestigio y poder de un idioma que nos mediatizan en esa elección y configuran nuestro universo simbólico, cargado de significación. Reitero mi felicitación por este artículo, riguroso y bien documentado. Me ha gustado mucho. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre