x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

La salud desde la escuela

Iulen Lizaso Aldalur
Publicada el 28/04/2020 a las 12:29 Actualizada el 30/04/2020 a las 13:31

Terminada la cuarentena, si no nos corregimos, el binomio moral planeta-humanidad sucumbirá ante el binomio material producción-mercado... y volveremos a naufragar.

En lo filosófico existen soluciones viables. La dificultad es hacerlas operativas, ya que la red global de interdependencia e interconexiones creadas son tan grandes que se hace imposible, a no ser que....

Es a partir de ese a no ser que... donde deberíamos tejer una nueva sociedad de salvación comunitaria e individual. Comenzar tejiendo ideas como propone el filósofo Daniel Innerarity: "Hay que repensar este mundo en una clave de inclusión, de protección de entorno y con la vista puesta en la transición digital, la transición ecológica y la oganización de un mundo más inclusivo".

En el aquí y ahora de la inmediatez local: "Hay que dar prioridad absoluta a los valores referentes de la gestión pública, de lo contrario naufragaremos...", dice el catedrático Juanjo Álvarez. "No se trata de hacer muchas cosas sino de prestar los servicios públicos esenciales lo mejor posible...", culmina.

Si en la escuela enseñan para aprobar más que para formar, en la facultad de Medicina para curar más que para no enfermar... naufragaremos. Formar desde la infancia en autogestión de la salud con base en la nutrición desde un menú escolar autónomo.... acogiendo con mayor naturalidad los estados febriles.

Naufragaremos al delegar la preservación de nuestra salud a un sistema en el que las áreas reconocidas se especializaron en repararla y los pocos quijotes en mantenerla, ser poco reconocidos, a pesar de ser los grandes contribuidores del sistema de protección social, salud pública y ahorro a las arcas del Estado, al reducir la enorme factura farmaceútica y así poder desviar el fruto de ese ahorro a inversión en nuevos equipamientos clínico-sanitarios.

Educar a nuestros niños en las verdaderas fuentes de la salud genera riqueza para el país, siendo esa motivación el mejor espejo para la salud de sus adultos.

Iulen Lizaso Aldalur es socio de infoLibre

 

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión