X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Mañueco, Igea e Illa, ¿tomadura de pelo o ineptitud o estrategia política?

Publicada el 25/01/2021 a las 06:00

En el asunto de la pandemia del covid-19, algunos medios de comunicación nacionales apoyan la moderación del presidente de Castilla y León, Fernández-Mañueco. Esos media se lo creen todo; no están acostumbrados, como nosotros castellanoleoneses, a cómo actúa –y ha actuado– el PP aquí en Castilla y León durante más de 25 años. Ponen cara de majos, pero te la lían en cuanto te das la vuelta. Mañueco juega sus cartas de hombre templado y, de vez en cuando, mete un puyazo por lo bajinis al Gobierno del PSOE-Unidas Podemos. Eso es el ADN de Mañueco y su cía pepera.

Por ejemplo, a la chita callando, con cara de no haber roto un plato, consigue que Pésanchez declare zona catastrófica a Castilla y León, no habiéndolo ni solicitado. Solo por aparentar ser niño bueno con él de vez en cuando.

Al postureo ponderado de Mañueco en el tema del confinamiento y estado de alarma se ha opuesto otra colega suya del PP, la presidenta de la autonomía madrileña, Ayuso. Y ella sentencia: "Para arruinar aún más a la hostelería en España, así como a los comercios, a la iniciativa privada y a tantas familias, conmigo que no cuenten”. ¿Y los contagiados y muertos por el coronavirus en Madrid, señora Ayuso?

Vemos también que el Gobierno de Pésanchez, con Illa a la cabeza, da bandazos sin sentido, no muy convencidos en su gestión de la tercera ola de la pandemia de la covid-19. Y nos llevan a la confusión una vez más entre unos y otros. Primero, Illa recurre la ordenanza de Mañueco de modificar el toque de queda, adelantándolo para las 20.00 horas, diciendo que no se atañe a la ley de estado de alarma aprobado por el Congreso. Se entrecruzan entre ellos amigables disculpas tontas y absurdas. Luego, nos aconseja Illa que cumplamos las órdenes de Mañueco mientras estén en vigor. ¿En qué quedamos?

Illa –y sus listos asesores–, presentan un recurso solicitando la anulación, al Tribunal Supremo, del decreto de Mañueco, pero no incorporan –inauditamente– medidas cautelarísimas, urgentes, para que esa orden quede sin efecto hasta que el alto Tribunal decida. ¡Vaya chasco y vaya gestión la de Sanidad y la de los gabinetes jurídicos del Estado!

Bueno, pues han decidido a medias, o sea, no han resuelto nada. El Tribunal Supremo ha dado 10 días a Mañueco para que presente las justificaciones de su decisión.

El decreto sobre el estado de alarma aprobado por el Gobierno autonómico de C y L tenía su base jurídica y su justificación bien cimentada, según afirmaban reiteradamente el vicepresidente Igea y el presidente Mañueco. Y ya lo venían advirtiendo desde hace días, con lo cual la argumentación de tal resolución estaría muy bien pensada y fundamentada. ¡Y ahora les dan 10 días para eso! Más otros cinco para dictaminar (lo ha dicho el propio Tribunal Supremo). Esas alegaciones se las podían haber pedido al comienzo de todo esto y que no entrara en vigor hasta resolverlo…

Tenemos así 15 días, más los cinco días que ya llevamos con la normativa en vigor, desde el fin de semana, pues señores, los 21 días, las 3 semanas de rigor. Lo que todos pensábamos. A ver si así nos arreglamos entre nosotros porque con ellos es el caos.

En el Consejo Interterritorial de Salud del 20 de enero, el Ministerio de Sanidad rechaza tajantemente adelantar el toque de queda y el confinamiento domiciliario ante la falta de compromiso del PP en apoyar la medida durante su tramitación en el Congreso. Illa argumenta que las autonomías aún tienen margen suficiente para adoptar medidas más restrictivas como ya existen en otros países.

Para más confusión tenemos el lío de Iturgaiz, líder del PP vasco, con alargar o acortar el toque de queda. Con correcciones constantemente en sus declaraciones, Iturgaiz no se aclara finalmente con lo que está diciendo al entrar en un bucle lingüístico que le conduce a un callejón sin salida y que ni él mismo se ha enterado. Como bien dice un tuitero, Iturgaiz está mutando en Rajoy y sus trabalenguas.

Y para más inri, el vice Igea, con un pie fuera ya de Ciudadanos, cabreado por la lentitud en la gestión, ha acusado, a su juicio, al ministro de Sanidad, Salvador Illa, de los muertos por coronavirus en Castilla y León.

Y claro, ha faltado tiempo para que el secretario regional del PSOE castellanoleonés, Luis Tudanca, haya tildado de "miserable" a Paco Igea por esas declaraciones (y asegura que ya lleva muchas por el estilo). Y con razón.

Nos toman el pelo. Dicen que tienen interés en nuestra salud y economía, pero lo disimilan mucho. Más bien, Illa, Igea y Mañueco, parece que juegan a sus perversas y burdas estrategias de poder. Pues que les den.

Ángel Lozano Heras es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Joserra54 Joserra54 25/01/21 11:42

    Es fácilmente cuestionable la gestión que han hecho los políticos de la pandemia, pero no puede servir, en absoluto, para justificar las actitudes irresponsables de miles de ciudadanos que se amparan en algunas decisiones, discutibles, de los dirigentes para saltarse a la torera lo que el más elemental sentido común nos dicta. Si cada uno de los ciudadanos nos parásemos a pensar en qué podemos hacer y no en qué nos gustaría hacer, otro gallo nos cantaría. ¡Sentido común, amigos, sentido común!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • kelykely kelykely 25/01/21 09:45

    En C y L, es verdad que ya le tenemos más que ´calado´ a Mañueco por sus trampas y falsedades y su careta de apariencia de moderado.
    Y el lío que nos han preparado entre los tres o cuatro (Illa, Mañueco, Igea, y la consejera Verónica Casado), es inaudito e irresponsable. Sus decisiones sobre el toque de queda y el recurso al T. Supremo han creado un estado de opinión y de desconfianza en los políticos y un cansancio físico y psicológico entre los ciudadanos de padre y señor mío.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

Lo más...
 
Opinión