x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Descubriendo a...

Tiparraco: “Los medios nos percibían como la competencia, ahora la cosa va cambiando”

  • Con más de 436 vídeos en su canal de Youtube a sus espaldas, Jesús Casabón se ha atrevido con todo: cámaras ocultas, bromas, comedia y entrevistas
  • “Mis bromas tampoco son muy ofensivas, sí que es cierto que he pillado a gente en un día malo, pero nunca he tenido un problema grave”, cuenta a infoLibre

Lucía Díaz
Publicada el 08/07/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/07/2020 a las 12:31

Tiparraco: “Los medios nos percibían como la competencia, ahora la cosa va cambiando”

Jesús Casabón, más conocido como Tiparraco, el rey de las cámaras ocultas en internet. ¿Aún no le conoces? Descúbrelo.

Tiparraco

Tiparraco

¿A quién no le gusta una buena broma? Sobre todo cuando no somos nosotros las víctimas, aunque podríamos serlo en cualquier momento si tuviéramos a Tiparraco cerca. A día de hoy, mantiene el título no escrito de Rey de las Cámaras Ocultas en España y es que no ha parado de hacerlas desde 2012. Con más de 436 vídeos a sus espaldas, Tiparraco se ha atrevido con todo: cámaras ocultas, bromas, comedia y entrevistas.

Nos cuenta cómo logrado llegar a más de 400 millones de reproducciones en su canal de Youtube; y es que Jesús Casabón tiene poco que ver con Tiparraco, al que no le tiembla la mano a la hora de seleccionar nuevas víctimas para sus bromas: “Siempre me ha gustado el humor. Seguía canales estadounidenses que hacían bromas en cámara oculta y me inspiraron, pero siempre he sido una persona muy tímida. Al principio lo utilizaba un poco de terapia, para perder esa timidez. De verdad, aunque suene a película, te prometo que los vídeos los utilizaba para echarme unas risas, aprender a romper el hielo con gente nueva y perder esa timidez”.

Y parece que lo ha conseguido, por lo menos delante de las cámaras. Durante todos estos años ha recopilado anécdotas de todo tipo. Asegura que la gran mayoría de las personas se lo toman a risa, pero alguna vez se ha topado con algún "amargado de la vida" que no tiene al humor entre sus preferencias. “El 99 % de las personas cuando ven que es una cámara oculta se lo toman muy bien”. Cada vez que termina su trabajo ha de pedir permiso a todas aquellas personas involucradas en la broma para autorizarle a publicar su imagen con consentimiento, de lo contrario tendría problemas legales. Nos desvela que nunca ha tenido ninguno y que esta parte es de las más importantes de su trabajo ya que no todo el mundo está conforme con aparecer en cámara: “Mis bromas tampoco son muy ofensivas, sí que es cierto que he pillado a gente en un día malo, pero nunca he tenido un problema grave. Siempre he sabido cortar las bromas a tiempo y nunca he faltado al respeto a nadie, desde mi punto de vista”.

Recuerda una broma en concreto cuando llegó el brote de Ébola a España en 2014, en la cual se disfrazaba con un traje EPI (Equipo de Protección Individual) y junto a su compañero Álvaro (integrante de Videopatas, canal de humor y sketches en Youtube) simulaban una evacuación de un caso positivo en la calle. Incluso se atrevía a restringir el uso de paradas de autobús mientras algunas personas esperaban en ellas: “Recuerdo que la gente estaba muy sensible, y cuando me disfracé hubo un tío que se cabreó muchísimo. La broma ni siquiera era para él, pero me gritaba a lo lejos diciendo ‘pero qué haces, con eso no se bromea, ojalá lo pilles tú’. Eso es lo más agresivo que me ha pasado”.

Estos últimos meses, durante la pandemia la inversión de tiempo en consumo de entretenimiento ha aumentado. La gente ha necesitado reírse más que nunca y Tiparraco confiesa que ha notado el aumento en las cifras de visitas en sus bromas y su contenido de humor durante el confinamiento: “Lo he notado mucho, la gente está metida en casa y consume mucho más Internet y, la verdad es que sí, en Youtube se ha notado bastante”. A nivel personal, también confiesa a infoLibre que su confinamiento lo ha llevado regular: “Soy una persona que le gusta mucho estar todo el día fuera y he estado muy agobiado estos meses. He podido viajar gracias a un pase de prensa que me dio la Televisión Asturiana para poder trabajar y seguir un poco con la normalidad pero he estado muy agobiado”.

Otro de los éxitos que ha llevado a Jesús a mantenerse en lo más alto son sus Entrevistas sin censura, un formato que lleva realizando en su canal de Youtube los últimos dos años y ya cuenta con más de 72 entregas en las que sienta a diferentes creadores de contenido en la red los cuales están obligados a responder cuatro de cinco preguntas con total sinceridad.

Por su canal han pasado desde Simón Pérez y Silvia Charro, donde pedían perdón por aquel famoso vídeo de 2017 sobre las hipotecas fijas (les costó su puesto de trabajo); pasando por el sacerdote DJ y youtuber Smdanidonde habla sobre temas como la corrupción en la Iglesia. Un formato descrito como “preguntas comprometidas e incomodas que el invitado tendrá que responder con total sinceridad” por el que ya han pasado todos los youtuber más vistos en España: “Creo que el éxito del formato está en que intento descubrir ese lado que nunca ha salido en Internet del invitado. Casi ninguno ha hecho entrevistas en medios y creo que todo el mundo tiene algo que aportar y nunca ha sido mostrado en Internet, eso es lo que busco. Y el salseo, eso que la gente está deseando saber y que nunca se ha visto”.

Rara vez habremos visto a un youtuber prestarse a conceder una entrevista en un medio tradicional para hablar de su trabajo. ¿Por qué? Desde que la plataforma de Youtube experimentó ese auge por el consumo de contenidos por el año 2010, aumentó mucho el número de creadores de contenido que crecían en seguidores y reconocimiento público con más fuerza que nunca. Y una de las cuestiones que durante años ha estado encima de la mesa, es el ataque por parte de la prensa hacia la figura de los youtuber.

Los medios tradicionales percibieron el shock de consumo que empezaba a notarse y trataban de entender por qué y a dónde se dirigía la variedad de contenidos tan nuevos que a grandes rasgos percibían como algo sinsentido del mundo de los jóvenes e internet. Tiparraco fue uno de los afectados por este comportamiento por parte de algunos medios de comunicación. “Me invitaron a un programa de televisión en el que me dejaron fatal. Fue algo así: ¡fíjate tú, que ganas dinero por hacer el tonto en internet!’ No se dan cuenta que ha habido una (r)evolución en cuanto a contenidos y formas de consumo y no son conscientes de que, en mi caso, tengo un público que incluso es mayor que el de sus programas y en vez de colaborar entre nosotros, lo que quieren es hundir la imagen que se tiene de los youtuber”.

No es un secreto que al principio la televisión se comportada con miedo, se percibía como una cruzada contra Internet en la que muchos youtuber de alto nivel sufrieron el menosprecio de su trabajo por el simple hecho de crear contenido online sin una productora y medios profesionales detrás. “No entiendo muy bien porque se comportaban así, supongo que le estamos comiendo la tostada. La gente no es consciente de que somos: creativos, actores, editores, cámaras, todo en uno... Que no sea hecho de una manera profesional y televisiva no implica que no se trabaje y no se merezca el reconocimiento”.

La figura del youtuber –tan ampliamente estudiada– es a día de hoy una nueva profesión tan compleja en ocasiones como el organigrama de una productora audiovisual y la percepción externa que se tenía de los youtuber es la de la competencia. Llegaron para ser un nuevo medio, jóvenes y no tan jóvenes con una cámara en su casa capaces de alcanzar números de visualizaciones increíbles y una influencia muy grande; los medios no estaban preparados para competir con algo así y Tiparraco lo sabía cuando comenzó con sus entrevistas: “Creo que esa competencia lo que genera es que no se hable bien de nuestro trabajo, de lo que es ser youtuber. Por eso la gente participa en mis entrevistas, para potenciar lo que verdaderamente es su trabajo en la plataforma online y no verse arrastrados a únicamente responder lo que los periodistas quieren oír sobre números y dinero sino entender de verdad el trabajo y la vida de ese youtuber. Por suerte, asegura Tiparraco que ya no hay tanto desprecio como al principio: “Supongo que les conviene tratarnos como aliados en vez de estar de guerra, aunque todavía hay mucho periodista ignorante que no se entera de que las cosas cambian y que internet es un nuevo medio que está todavía explotando de dónde vendrán muchas cosas nuevas. Solo hay que mantener la mente abierta y tratar de entender que los contenidos y el consumo evoluciona según lo que la sociedad decida consumir en su tiempo libre”.

Como cualquier trabajo, los procesos llevan tiempo, compromiso y dedicación. En el caso de Tiparraco, confiesa que hacía años que no se cogía unas vacaciones en condiciones, “incluso ahora ni siquiera puedo disfrutarlas al 100% porque me toca editar, hacer cosas que no puedo posponer y creo que la gente no es consciente del tiempo que lleva. Creo que la gente no se da cuenta que, si no te gusta hacer esto realmente, no le puedes dedicar tantísimas horas”. Le preguntamos si tiene en mente algún plan B en caso de que el éxito de sus contenidos baje el ritmo y tenga que dedicarse a otra cosa: “La verdad es que no, vivo el presente al 100% y simplemente trato de disfrutar con lo que hago. Tengo otras empresas y cosas donde invierto mi tiempo a parte de Youtube, pero a esto le puedo dedicar 12 horas al día. Hay que pensar, hacer el guion, editar, establecer colaboraciones con los compañeros. Lo hago con gusto y no lo considero un trabajo, aunque lleve muchísimo tiempo, pero se hace con gusto. Con seguir así, me conformo”.

Por último, le preguntamos qué película, libro o serie podría recomendar a los socios de infoLibre e insistió en su serie favorita, Los Soprano: “Este tipo de series de organizaciones criminales me gusta mucho; vale, es un poco tópico, pero hay mucha gente que no la ha visto y es muy buena”. Y no le falta razón, igual que con su recomendación literaria, la cual subraya que le valió mucho para su vida personal. “Me cambió la vida, gracias a él soy como soy ahora. Es un libro muy crudo donde te explica cómo funciona el sistema, el juego de los negocios y la verdad es que me marcó mucho. Se llama Las 17 leyes del poder. O 24, no estoy muy seguro (risas)”. Puede que el libro le cambiara la vida sin recordar su título, desde aquí aseguramos que son Las 48 Leyes del Poder, de Robert Greene.

Antes de despedirse, Tiparraco aprovecha para agradecer a todas las personas que le ven, que disfrutan del trabajo que hace y anima a que se siga creando contenido, innovando “y disfrutando de este trabajo que jamás podía imaginar uno que podría llegar a existir, disfrutar de algo tan bonito y que la gente lo vea, claro que sí”.

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión