X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ideas Propias

Que viene el lobo (de Vox) y la loba (de Ayuso)

Publicada el 11/04/2021 a las 06:00 Actualizada el 12/04/2021 a las 16:09

Son muchos los que entre nosotros andan últimamente avisando del peligro de banalizar el fascismo. Lo hacen sobre todo frente a quienes intentan transmitir una imagen que, aunque no incurra en un abierto negacionismo de las barbaridades cometidas por aquel, suaviza sus aristas más afiladas y transmite una imagen edulcorada, casi amable, de lo que significó esa específica variante de fascismo que fue el primer franquismo. Otra de las manifestaciones de esta misma banalización vendría representada, según nuestros avisadores, por aquellos que relativizan la importancia del aumento de respaldo electoral y popular en general que están teniendo formaciones políticas con una indisimulada simpatía por el régimen anterior, como es el caso de Vox (que dicha simpatía no constituye, por cierto, una injustificada atribución de intenciones lo prueba claramente el hecho de que el líder de Vox llegó a aludir al actual gobierno de la nación como "el peor en 80 años").

Sin entrar todavía en el fondo de la cuestión, esto es, el de si llevan razón con tales avisos, lo que, en todo caso, parece claro es que las señaladas no constituyen las únicas formas de banalizar el fascismo. También, por sorprendente que a primera vista pueda resultar, lo banalizan quienes, creyendo ser sus más decididos detractores, se dedican a calificar como fascista prácticamente a todo aquel que no piense como ellos. Ejemplos de esta otra variante de banalizadores también abundan. Desde quienes, por un lado, ocultan sus fracasos electorales teatralizando impostadas alertas antifascistas (obviamente para desviar la atención de los suyos y soslayar cualquier amago de autocrítica) pero al mismo tiempo son capaces de banalizar el sufrimiento del exilio republicano estableciendo comparaciones por completo insostenibles, a quienes, por otro, creen que se sitúan automáticamente en la izquierda por el hecho de no estar de acuerdo con la unidad territorial del país, atribuyendo de tal manera a todos los que no la cuestionan, sea cual sea su adscripción política, el calificativo de facha.

Por lo menos a estos dos sectores les viene muy bien disponer del reproche de marras para conseguir que los suyos no reparen en dimensiones de sus propuestas, en el caso del independentismo contradictorias con el resto de su programa (si aceptáramos su imaginativa contabilidad, el noventa por ciento de catalanes sería de izquierdas y no habría más derecha en aquel territorio que la representada por PP, Cs y Vox) y, en el de una cierta izquierda, con sus planteamientos fundacionales. Pero, de creerlos a ambos, nos encontraríamos ante la situación, ciertamente paradójica, de que en España habría más antifascistas que fascistas, más antifranquistas que franquistas. Con el añadido de que esta segunda condición, la de fascista o franquista, no es algo de lo que se reclamen los propios aludidos, sino que les viene atribuido desde fuera por los críticos que estamos mencionando.

Se podrá contraargumentar que semejante resistencia a aceptar la denominación no demuestra nada: sin duda debe de haber franquistas que, por razones de cálculo (la pésima imagen que tiene el franquismo en tantos ambientes), prefieren no reconocer abiertamente sus preferencias políticas. Pero no da la sensación de que este razonamiento sirva para explicar cómo puede ser que en poblaciones de nuestro país que históricamente, y de manera reiterada, habían votado a la izquierda, de golpe hayan pasado a apoyar a la derecha más dura de Vox. La hipótesis de que todos estos vecinos se han convertido súbitamente en franquistas no parece que resulte muy convincente. De la misma manera que, invirtiendo la perspectiva, tampoco me atrevería a considerar razonable la hipótesis de que territorios de Cataluña de arraigada tradición carlista, que habían votado mayoritariamente durante décadas la opción de derechas que encarnaba la pujolista CiU (la "U" correspondía a un partido democratacristiano, Unió Democràtica de Catalunya, no se olvide) hayan caído, cual Saulos redivivos, del caballo conservador y se hayan pasado al progresismo más furibundo.

Cuando Isabel Díaz Ayuso acuñó una nueva modalidad de elecciones anticipadas, la que bien podríamos denominar como elecciones por si acaso (…una moción de censura), no faltaron voces de la izquierda que, contritas, señalaron el error que podía haber constituido convertir a la presidenta de la Comunidad de Madrid en el objetivo permanente de sus inmisericordes ataques (Íñigo Errejón, siempre tan sobrado, le llegó a reprochar que leía mal sus discursos), contribuyendo con tamaña desmesura precisamente a reforzar su figura, que habría acabado por cohesionar alrededor de ella a todos los adversarios del Gobierno central.

Pues bien, lo que vale para Ayuso vale también en gran medida para Vox. No habría que descartar que a lo que hubiéramos empezado a asistir en los últimos tiempos fuera precisamente al segundo acto de esta misma representación. Y si en el primero se trataba, por parte de ciertos sectores políticos, de intentar rentabilizar la amenaza del monstruo (el lobo de nuestro título) a base de anunciar su inminente llegada, ahora se trataría de completar el argumento a base de convertir la defensa frente a sus monstruosas embestidas en el eje de la tarea política por completo. De tal forma que la totalidad del quehacer de tales sectores debería interpretarse en dicha clave defensivo-reactiva, calificada por ellos, de manera ciertamente retórica, como antifascista.

Merecerá la pena recordar de nuevo en este punto la sonrojante alerta antifascista de la comparecencia de Pablo Iglesias en la noche electoral en la que Vox entró en el parlamento andaluz: lejos de funcionar como freno para el avance de esta fuerza política, ayudó a su crecimiento en todas las convocatorias electorales posteriores. Se impone, ciertamente, extraer de este episodio las lecciones pertinentes. Porque si el saldo de la primera fase que comentábamos ha resultado positivo de manera inequívoca tanto para Vox como para Ayuso, que han engordado electoralmente de manera notable, habría que plantearse en serio si empeñarse en proseguir por esa misma senda de exaltada grandilocuencia épica por parte de sus críticos les va a reportar a estos mayores beneficios que hasta el presente.

Conviene destacar esto, teniendo en cuenta además un factor a mi juicio extremadamente relevante y que tal vez nos proporcione una pista acerca de por dónde sería más conveniente proseguir. Porque, haciendo referencia a Vox, la mejoría de sus expectativas electorales se ha producido, no gracias a su líder nacional y a sus líderes territoriales, todos ellos manifiestamente mejorables, sino a pesar de ellos. Lo que invita a pensar que, a diferencia de otras formaciones, que lo fían todo al atractivo mediático de sus cabezas de cartel, en el caso de esta son los propios mensajes, el contenido de las propuestas, lo que mejor da cuenta de su evolución al alza.

Por supuesto que, como señalábamos al principio, puede haber a quienes favorece la perseverancia en unos planteamientos desatadamente alarmistas. En concreto, a los dos sectores mencionados desde el primer momento, pero también, por qué no decirlo, a algunos medios de comunicación. Así, el pasado 22 de marzo, Paul Farhi informaba, en un artículo en el Washington Post, de que, sin Donald Trump en la presidencia, las audiencias de los medios estadounidenses se habían desplomado. Y proporcionaba el dato de que, de enero a febrero, el tráfico del @nytimes había caído un 17% y el del propio @washingtonpost un 26%, caída que también había afectado de manera notable a la CNN, que habría perdido nada menos que el 45% en su horario estelar. Parece razonable preguntarse, a la vista de tales cifras, ¿cómo pedirles a todos estos medios que no alimenten a la bestia (con perdón) cuando tan bien les ha ido mientras gozaba de buena salud, esto es, ocupaba el poder? De idéntica forma que parece razonable afirmar que el ejemplo de lo ocurrido con la victoria de Biden coloca encima de la mesa la cuestión de que lo que puede ser bueno para la sociedad (la victoria de la moderación) no siempre lo es para algunos medios de comunicación.

Pues bien, recuperando el hilo de nuestros argumentos, resulta más que dudoso que los planteamientos polarizadores alentados por los sectores políticos que veníamos comentando puedan favorecer al resto de fuerzas. Pero recuperar la argumentación obliga también a introducir una puntualización que evite confusiones tan innecesarias como enojosas en relación con lo que se está proponiendo y lo que no. Porque el matiz que no cabe echar en saco roto, y que hemos estado dando por supuesto en todo momento, es el de que una cosa es rechazar acuerdos de un determinado tipo con ciertas fuerzas políticas (de coalición de gobierno o de apoyo parlamentario externo, pongamos por caso) y otra, bien distinta, dedicarse a extender cordones sanitarios que en ocasiones pueden resultar, incluso, dudosamente democráticos.

Sé que es una afirmación que puede constituir piedra de escándalo para algunos especialmente para aquellos que siempre tienen el escándalo a flor de piel pero, al igual que en los primeros compases de la Transición se consideró que lo mejor que se podía hacer con los nostálgicos del franquismo era atraerles hacia la democracia, no termino de ver la razón por la que ahora no sería lo más conveniente intentar que Vox se integrara plenamente en el juego democrático, en vez de dejarle de manera sistemática al margen de él. Sobre todo, habida cuenta de que, a diferencia de los anteriores, estos, por más nostálgicos del régimen anterior que en el fondo de sus corazoncitos pudieran sentirse, no impugnan, al menos de manera explícita, el orden constitucional vigente, cosa que sí hacen en cambio otros cuya legitimidad democrática se cuestiona muchísimo menos, por no decir nada, por parte de nuestros supuestos antifascistas. Es el caso de Junts, fuerza política que, por si lo anterior no dejara las cosas suficientemente claras, cuenta en sus filas con destacados miembros que no solo se adornan con unos inequívocos ramalazos etnicistas, sino que se han mostrado de manera reiterada proclives a una intolerancia con el discrepante que nada tiene que envidiar a la de los fascistas oficiales y reconocidos.

Todo lo anterior no excluye, claro está, que se puedan combatir, con toda la firmeza que haga falta, aquellas ideas reaccionarias de las que discrepemos porque implican un retroceso en el camino hacia una sociedad más libre, equitativa y fraterna. Más aún: es lo que se debe hacer. A fin de cuentas, a las malas ideas se les combate con buenas ideas (quien las tenga, claro). Pero no sacando a pasear, por enésima vez, al dóberman. Porque esa puede ser precisamente una de las peores formas de banalizar el fascismo.

___________________

Manuel Cruz es filósofo, expresidente del Senado y autor del libro El virus del miedo (La Caja Books)

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




74 Comentarios
  • OlgaMR OlgaMR 13/04/21 13:02

    El lobo es un animal al que durante siglos se le ha vilipendiado, se le ha tratado de monstruo y es un simple y grandioso animal. No llamemos a las personas, cuando queremos insultarlas, con el nombre de animales. No volvamos a caer en el gran error de humanizar a los demás animales. La lengua española tiene muchísimas palabras para definir la forma de actuar de una persona. No sigamos asustando con que "viene el lobo" el lobo no viene, por desgracias, quien viene es el fascismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Isa. Isa. 13/04/21 16:22

      Me ha llamado su comentario. El fascismo y la triple K están. Ahora, el neoliberalismo, por ejemplo. También.

      A los animales nos lo comemos. Los utilizamos como herramientas de trabajo en el campo, o de compañía. Se adoptan en ambientes familiares. Alguna vez he visto una iguana con correa en la playa. También se compravenden. Y hay tiendas legales y reguladas, todavia. Que se sepa.

      Seres humanos. Tenemos la industria de los vientres de alquiler. De la pornografía, de la prostitución.

      Estoy de acuerdo con su comentario. A los animales como el lobo/loba zorro/ zorra o cerdo/cerda.. etc. Los humanizamos. -A mi me asusta.-

      Saludos,

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Mascarat Mascarat 12/04/21 19:42

    Enésimo trabajo escolar a los que el profesor Cruz nos tiene ...acostumbrados...?
    Tan sólo la frase: 'no impugnan, al menos de manera explicita, el orden constitucional vigente' referida a Vox, es de traca, o de no haber oido nada de lo que dicen.
    En Manipulación Palanganera doctrina Cebrián, progresa adecuadamente, o progresa que da... gusto...?
    Quina vergonya Sr. Cruz...!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • Yerma Yerma 12/04/21 18:32

    Y otrosí, cómo le gusta utilizar al matrimonio comentarista, digo. Pablo Iglesias es un bocas, es verdad. No sé si en el partido es un estalinista, un trotskista o sunsuncordista y no sé si eso es un problema para UNIDAS PODEMOS, aunque visto lo complicado que es llegar a acuerdos entre dos personas, en un partido político lo es muchísimo más.
    Seguramente, las cosas podrían haberse hecho mejor. Lo qya si que tengo muy claro, es que Pablo Iglesias ha hecho un análisis de la situación española espectacularmente cierto. Ha clavado el dardo en el centro de todas las dianas, en todas, y ahí tenemos al edificio derrumbándose y a los palanganeros achicando agua como pueden, con las vergüenzas al aire y clavando puñales a todo lo que huela a UNIDAS PODEMOS.
    Qué tristeza pensar que personas que dan clase en universidades, que escriben en periódicos, que escriben libros, sólo sepan acertar a señalar con el dedo y culpar de los males de todo lo que ocurre al que demuestra que el emperador está desnudo .

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Yerma Yerma 12/04/21 18:12

    Another time, CONFESARNOS. Por fin.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Yerma Yerma 12/04/21 18:11

    Ir a contestarnos, quería decir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Yerma Yerma 12/04/21 18:11

    Y otra reflexión, un país que lleva tanto tiempo pasándolas canutas, sin tener apenas comercio exterior ni formas de abastecerse, toda una DICTADURA COMUNISTA, como es Cuba, CUATRO VACUNAS contra la COVID, teniendo que producir la tecnología puntera, con cuatro trastos reciclados, y fabricándoselo ellos mismos. Y aquí preocupándonos porque llamamos fachas a los fachas. Si es que ya sólo nos falta ir a contestarnos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Yerma Yerma 12/04/21 18:02

    Es cierto que la denominación "facha" se emplea a la ligera hoy en día. Pero no menos que las palabras: Democracia, Constitución, Socialismo, Liberal , Centrista,Bolivariano, terrorista, y unas cuantas más. Políticamente hablando, tengo que reconocer que no soy una persona leída y no puedo dar más que una opinión de vida.
    Hace unos años, si llamabas para pedir cita al médico, te la daban para el mismo día, incluso si estabas mal y no podías acudir a la consulta, un médico te visitaba en casa. En el siglo XXI , es de comunistas tocados de la azotea pedir que eso vuelva a suceder?
    Las familias podían embarcarse en la compra de una casa y hasta comprarse dos, aunque la segunda fuese un apartamentito para pasar las vacaciones, o una casita en el campo para poder tener un huertecito. En estos momentos, te puedes dar con un canto en los dientes, si encuentras un piso decente para alquilar que no te cueste el 60 por ciento del sueldo. Comprabas un periódico y sabías que te gustasen o no sus ideas, al menos no te daban gato por liebre, ni te insultaban mintiéndote descaradamente diciéndote que es de noche cuando el sol ciega tus ojos y al final de la siguiente frase, te explican lo maravillosa que está la luna esta noche.
    Hace 43 años que estrenamos democracia y Constitución, y si bien en los primeros años hicimos una carrera de cien metros súper rápida para conseguir libertades, llevamos más años en una maratón pero hacia atrás.
    Por qué tenemos una s leyes y unos jueces que se basan en formas y maneras de principios del siglo XX? Por qué , familias tan cercanas al "movimiento", siguen teniendo tanto poder en éste país, a pesar de todo lo que se sabe sobre ellas y sobre como obtuvieron tanto dinero y poder? Por qué se consiente que periódicos, radios y televisiones, estén en manos de grupos que también son dueños de bancos, multinacionales ,etc. Y no sigo con el listado de barbaridades, porque ya es de todos conocido Me gustaría, que alguien desde el PSOE, nos dijera por una puñetera vez, la verdad.Ya sabemos lo que han hecho sus gobiernos. No quiero más datos sobre lo que se hizo.QUIERO SABER LO QUE NO SE HA HECHO, PORQUÉ CON MAYORIAS ABSOLUTAS, NO SE HA HECHO.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    7

    • Isabelle006# Isabelle006# 12/04/21 19:28

      Magníficos comentarios, Yerma

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

  • Argaru Argaru 12/04/21 03:22

    La única manera de combatir la bazofia ideológica del fascismo es la educación con mayúsculas. Y no me refiero a adoctrinar con el fin de que no entren en nuestras cabezas las perversas ideas de la xenofobia, de la aporofobia y del racismo. Se trata simplemente de enseñar a PENSAR. ¿Hay algo más poderoso que un cerebro que PIENSA? Es tan poderoso e inexpugnable que los gobiernos, incluso los que presumen de democráticos, procuran no hacer “alarde” de educación, ya que eso “facilita” mucho la gobernabilidad. Un ciudadano que piensa se lo pone difícil, incluso a los suyos. Y fue esa falta de “alarde” la que permitió al bipartidismo vivir sus tiempos de “happy flower” en periodo de bonanza económica y cuando vino la crisis nos trajo a Ayuso, Abascal y demás basura ultraderechista. Y aquí me gustaría hacer hincapié sobre la especial culpabilidad de la socialdemocracia en toda Europa con su particular cruzada para que el fascismo y la ultraderecha se apoderaran de los “cinturones obreros” de las principales ciudades del viejo continente. Eso es lo que pasa cuando siempre que buscan a “su” enemigo miran a su izquierda. Y eso, que yo sepa, solo lo hacen las formaciones de la derecha. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Ferplay Ferplay 12/04/21 00:45

    Ciertamente no doy crédito (como he leído en algún otro comentario). Leo el título del artículo pensando que su desarrollo trataría de los paralelismos con lo sucedido en la década de los años 20 y 30 del pasado siglo, que se pondría de manifiesto el peligro de no alertar (y oponerse firmemente) a la espiral de actuaciones que no hacen sino confirmar que en el caso de que estas personas accedan al poder la libertad cuando no la integridad física de miles de seres humanos corre peligro...Pero No, el señor Cruz tiene claro que la culpa de todo ello, del ascenso de Vox y de movimientos similares en todo el planeta...es de Pablo Iglesias y de todo el que se atreva a denunciarlo abiertamente. Qué la solución es "integrarlos" dentro del sistema.
    Me da mucho miedo todo esto. Soy el único?

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    12

  • elcapitantan elcapitantan 11/04/21 21:17

    Pero qué viene el señor Cruz a contarnos aquí?. Pero qué analisis politico puede venir de un "filosofo" que vive a la sombra del PSOE, el periodico El Pais y la cadena SER?, Que forma parte del mismo partido corrupto en el que chapotea Jose Bono, ese miserable que ayer se atrevió a calificar a Julio Anguita de "intelectualmente pobre", cuando este ladron corrupto de Bono y practicamente todo el elenco de "personalidades" del PSOE no le llegan a la suela de los zapatos.
    Porque la intelectualididad no se mide por la cantidad de palabras altisonantes y frases rimbombantes y lenguaje campanudo que uno puede llegar a expeler por minuto, sino por las ideas que se transmiten tras el estudio y la reflexion critica sobre la realidad de este pais, ya que el articulo trata de politica. Y la reflexion que Anguita hizo sobre la realidad española es la mas clara y certera. Y quien ha recogido el legado de Anguita ha sido la verdadera izquierda. Esa izquierda en la que nunca estuvo ni estará el PSOE, de ahi la aversion del PSOE a todo lo que está a su izquierda. Porque los delata.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    7

    17

    • Lunilla Lunilla 12/04/21 11:54

      "Una vez, perdida la inocencia de lo que es la 'izquierda u lo que no lo es; 'viene aqui'- el Capitantan'-a contarnos que papel, juega la Social Democracia'- 'es curioso'. 'pues verà- lo que no seria justo'- es negar que con el Socialismo'- 'tù denominale , como quieras'- conseguimos lograr hace muchisimos años yà'- 'eso que nos vemos y deseamos'- volver a conquistar de nuevo'- todo lo que se consguiò'.- e los 22 años 'grosso modo'- 'alternativos'- de Gobiernos Socialistas'- es alh tan smple'-que se nos olvida"'- yo no olvido esas cosas; '- ¿resultare molesto' por eso..?'- ¿Haay que sacrificarme en la hoguera..-Capitantan ?'- por cuenta de algùn extraño y 'raro' - 'puritanismo'- que corroe'- mi Pais'- sin que yo, me haya enterado..?; "O pasado'- a formar parte de juna 'nueva casta 'difusa' sin que nada haya cambiado, en mis maneras y cmportamiento habitual " Claro està'- contando con el suyo'- ·Son preguntas muy simples" ¿POrque tanta lucha por recuperar, lo que decimos que tenìamos; -Si al mismo tiempo 'al unìsono' 'negamos' sus logros obtenidos y su anterior existencia; Despreciando y abominando de los Gobiernos Socialistas; Bajo, los que lo conseguimos; '- "En mi ser natural'- 'Son preguntas muy simples: Repito; ¿POrque tanta lucha / Tanto 'alboroto' 'destinado de este susodicho nCapitantan ( ¡Què Gracioso ¡ "El Diablo Cojuelo Diixit; Saludos COrdiales ( 11,54 h. a/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      6

      3

      • elcapitantan elcapitantan 12/04/21 20:36

        Hace tiempo que usted ha decidido ser el bufón de este peridico. Que le aproveche, buen hombre.
        Por mí puede seguir con sus payasadas hasta que se canse.

        Responder

        Denunciar comentario

        5

        2

    • Isabelle006# Isabelle006# 12/04/21 00:07

      Pues no te pierdas el artículo del 9 de marzo pasado, donde el señor Cruz en El País, se despachaba contra el programa Las Cosas Claras y su conductor Jesús Cintora, no tenia despercicio y sí toneladas de soberbia viniendo de un habitual y asalariado del Grupo PRISA, colaborador en La mirada crítica, programa de Telecinco con Vicente Vallés. No arremete contra el programa de Ferreras, no que va, arremete contra Cintora despreciándolo como "La entrevista gritada e infructuosa", al parecer cuando el participa en los de Ferreras son todo un remanso de paz y armonía, el griterío es de Cintora, la paz de Ferreras y su cosecha fructuosa para los pagadores de estos mandaós del periodismo del fango.

      Ya le advirtió, jocosamente, Javier Aroca a Jesús Cintora, "ten cuidado porque cualquier día te encuentras con una cabeza de caballo muerto en tu cama"

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      4

      13

      • elcapitantan elcapitantan 12/04/21 01:16

        Hace siglos que dejé de leer El País. Cuando vi realmente quién era Juan Luis Cebrian, Janli para los amigos.
        Es un periódico tóxico y tan falso como el PSOE, se ha dedicado desde siempre a hacer creer que es de izquierdas cuando es un panfleto del Ibex 35.
        Javier Aroca me parece un periodista decente, pero cada vez se le arrincona más. Imagino que no gusta a los directores lo que dice. Normal conociendo el percal.
        Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        3

        15

        • Grandota Grandota 13/04/21 08:04

          Aroca está en la 1 porque de momento, espero que siga siendo así, dice lo que quiere. Ha estado “.desaparecido”por enfermedad.

          No leo El País desde hace décadas, ni escucho la Ser,  y la Sexta solo la veo en muy pocas ocasiones, aunque se que me pierdo algunos tertulianos que me interesan pero es demasiado griterío y demasiados defensores de intereses que a mí no me interesan 

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0



Lo más...
 
Opinión