x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Stalin también fue cruel con su hija

  • Monika Zgustova publica una biografía novelada sobre la apasionante vida de Svetlana Alliilúyeva, descendiente del dictador
  • "Svetlana probó diversas identidades en una vida infeliz, pero muy rica", señala la periodista y traductora checa

Publicada el 11/03/2016 a las 06:00 Actualizada el 09/03/2016 a las 17:23
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Stalin sostiene en brazos a su hija Svetlana.

Stalin sostiene en brazos a su hija Svetlana.

Podría haber optado por escribir una biografía más convencional, pero Monika Zgustova, nacida en Praga en 1957 y residente en España desde los años ochenta, quería ver al personaje desde dentro. El personaje no es otro que Svetlana, apellidada Stalin de niña, Alliilúyeva de joven y Peters en su edad madura. “Es cierto”, comenta Zgustova, “que Las rosas de Stalin está escrita en tercera persona, pero contiene muchos elementos y recursos de la primera persona, como la abundancia de cartas de Svetlana en esta biografía novelada. Se trata de una historia vital fascinante que me persiguió desde que leí las dos autobiografías que publicó la hija pequeña del dictador soviético. Cuando Svetlana Stalin murió en Wisconsin en 2011, a los 85 años, me pidieron que escribiera algunas necrológicas para varios periódicos y a partir de ese momento aumentó mi obsesión por su figura. De tal modo que en los últimos cuatro años he estado absorbida por la novela”.

Las rosas de Stalin
Amada por su padre cuando era una niña, torturada psicológicamente por Stalin cuando alcanzó la adolescencia, crecida con todos los privilegios de la élite de la URSS y, más tarde, marginada tras la muerte del tirano en 1953 y la llegada al poder de Nikita Jrushev, exiliada en India y en Estados Unidos, la vida de Svetlana refleja como pocas las tensiones del régimen soviético (1917-1991) y los conflictos de la Guerra Fría. En realidad, más que una vida fueron varias vidas. “Fue una persona muy viajera, apasionada y entregada en cuerpo y alma a la gente que amaba: a sus parejas, a sus hijos... Podría decirse que Svetlana probó diversas identidades en una vida infeliz, pero muy rica”. En opinión de Monika Zgustova, el monstruo de Stalin sólo se comportó como un padre cariñoso durante la infancia de Svetlana.

Por el contrario, el líder comunista le robó su adolescencia al obligarla a vestirse como una vieja, al insultarla por fea y al apartar a su novio de ella y mandarlo al Gulag, entre otros castigos. “El dictador también aplicó el terror y la crueldad a su propia familia”, afirma la autora de Las rosas de Stalin (Galaxia Gutenberg). “Todo ello explica que fuera hasta el final de sus días una mujer acomplejada y siempre atravesada por la contradicción de odiar profundamente a su padre y, a la vez, añorar la ternura que Stalin volcó en ella durante su infancia. De hecho, Svetlana siempre buscó figuras masculinas paternales y no resulta extraño que el gran amor de su vida, el comunista indio Brayesh Sing, fuera bastante mayor que ella”.

A pesar de su dimensión histórica y de la magnitud de sus crímenes la figura de Iósif Stalin (1878-1953) y su etapa al frente de la URSS son relativamente poco conocidas en Occidente hasta el punto de que se considera al georgiano una especie de “dictador menor” en comparación con Adolf Hitler. “Aunque mató a más gente que Hitler”, explica Zgustova, “los nazis perdieron la Segunda Guerra Mundial y Stalin la ganó junto a los aliados occidentales. Ya se sabe que la Historia la escriben siempre los vencedores”. Al igual que otros escritores, esta autora hispano-checa, traductora y novelista, opina que "los intelectuales occidentales fueron muy indulgentes e incluso justificaron los crímenes de Stalin contra los pueblos de la antigua URSS. No obstante, las nuevas generaciones en Occidente ya se han acercado más a la verdad histórica de un tirano despiadado y despótico”.

Gran conocedora del mundo eslavo y traductora de importantes autores rusos, Monika Zgustova se muestra tajante cuando declara: “Los rusos no están preparados para la democracia ni han tenido periodos democráticos en su Historia. Solamente en las ciudades importantes encontramos una minoría ilustrada con conciencia democrática”. Tras recordar que algunos sectores en Occidente confiaban, hace unos años, en que Vladímir Putin emprendería reformas democráticas, la escritora hispano-checa señala: “Por el contrario, Putin arrastra a Rusia a una pequeña guerra fría, a una política nostálgica de la Unión Soviética y de la época de los zares”.

Monica Zgustova

Monika Zgustova, autora de Las rosas de Stalin.

Monika Zgustova habla y escribe en checo, ruso, inglés, castellano y catalán y llegó a la narrativa desde la traducción, una actividad que no ha abandonado y que le ha permitido publicar en ediciones españolas a los mejores escritores de su país natal, como Milan Kundera o Bohumil Hrabal, entre otros. Junto a la meticulosidad que utiliza para sus traducciones, Zgustova añade a su literatura la racionalidad de sus frecuentes artículos periodísticos en El País, La Vanguardia y otros diarios y también la intuición, “una cualidad básica para las novelas”, en palabras de la escritora. Inmersa en los últimos años en la biografía de Svetlana, la autora de Las rosas de Stalin, un libro riguroso y ameno al mismo tiempo, subraya los paralelismos entre la hija del dictador soviético y ella misma. “Yo también huí de la Checoslovaquia comunista, junto con mis padres y mi hermano, a través de India para pedir allí asilo político en la Embajada de Estados Unidos. De 60 personas que viajamos a India en una visita turística, sólo cuatro regresaron a Praga”.

Más tarde, la vida de Monika Zgustova también ha sido muy viajera tras residir unos años en Estados Unidos y enamorarse después de España, en general, y de Cataluña, en particular. Quizá por esas semejanzas escribir una biografía novelada de Svetlana Stalin se había convertido en una necesidad para Monika Zgustova.


Volver a Los diablos azules
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Bacante Bacante 14/03/16 10:20

    Rusia ha tenido una Historia terrible. Stalin era un psicópata monstruoso y los zares, monstruosos  gobernantes que legaron, para mucho tiempo, la imposibilidad de que su pueblo se organice democrática y pacíficamente. Es una reconversión de dificultades desmesuradas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 14/03/16 11:19

      Rusia tiene el derecho a organizarse como le venga en gana... es su país. Un sistema que funciona en Gran Bretaña... no tiene por qué dar el mismo resultado en Rusia o en China.... ni tiene por qué ser mejor para ellos. Lo que hay que exigir es que ni rusos, ni chinos se metan en los asuntos internos de los demás.... de la misma manera que hay que exigir que occidente deje ya de hacerlo... porque lleva demasiados SIGLOS haciéndolo. No se por qué cuando se habla de Rusia, recuerdo la Cantata de Santa María de Iquique... (bueno si que lo se pero es largo de contar...) en cualquier caso es que a Rusia le fue bien cuando ha tenido gobernantes FUERTES (Pedro el Grande, Catalina la Grande, Stalin.... el zar rojo) y sin embargo cuando ha tenido gobernantes "ocurrentes" como Nicolás II, Gorbachov o el borracho y ladrón que le sucedió... las cosas han ido a peor. Debe ser por eso que el autoritario Putin es tan popular por allí... y tan poco popular por aquí... ¡Un político con vision de ESTADO.... qué horror!.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 14/03/16 14:59

        USted está como una maraca.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • cepeda cepeda 11/03/16 09:49

    1.Stalin fue cruel... y vivió en una época cruel. 2.El zarismo era una monarquía cruel y despiadada y fue tumbado por una revolución que llegó para cambiar las cosas... y cambió el mundo. 3.Lo que vino después de la caída del zarismo fue más caos y guerra civil con intervenciones extranjeras en la propia Rusia. 3.Si la primera guerra mundial fue salvaje y cruel y una demostración de que las personas no eran más que carne de cañón en manos de sus gobernantes.... lo que vino después era difícil que fuera mejor. Stalin es hijo de su tiempo... en Rusia. 4.Fue cruel y despiadado... en un mundo que era así. 5.Stalin fue practicamente un asunto interno soviético hasta que hitler atacó la URSS... ahí la cosa se complicó. 6.Stalin fue igual de cruel y de despiadado... y en cierta manera justo... con su hija, hijos y con los demás... Lo demostró con su actitud cuando su hijo fue capturado en la segunda guerra mundial por los alemanes... 7.En aquella guerra, conviene no olvidarlo, no solo murió el hijo de Stalin, sino el de Pasionaria, el de Margarita Nelken (a la que Pablo recordaba días pasados) y el hermano mayor de Putin, que era un niño, en el cerco de Leningrado.... Nadie podrá acusarlos de trato de favor... de otras cosas si, de esa no. 8.Serán los rusos (de hecho ya lo hacen) los que tengan la última palabra sobre el lugar que "el zar rojo" tendrá en la historia... en su historia... pero hay algo que la historia no podrá cambiar.... Convirtió un país tercermundista... en la segunda potencia económica y militar de su tiempo... 9.Es verdad que pasará a la historia también por sus purgas y por los campos de concentración... que no inventó él sino que los conocía bien porque ya había pasado por ellos durante el zarismo... PERO permitió a los soviéticos dar un salto histórico en formación científico técnica y puso las bases para construir un gran país. 10.Hacerle responsable también de los errores de Brezniev, de los disparates de Gorbi o del latrocinio de Yeltsin y sus ladrones.... es excesivo... La historia le pondrá en su sitio digan lo que digan los "profesionales" en el arte de torear a toro pasado... y a beneficio del inventario "personal".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • el perito el perito 11/03/16 19:18

      muy bien totalmente de acuerdo con su analisis

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • RosaGil RosaGil 11/03/16 18:02

      Es cierto que que durante su mandato Rusia o mejor dicho la URSS se convirtió en una potencia mundial, pero eso no justifica de ningún modo su absolutista y cruel manera de gobernar, supongo que si hubiera podido expresarse con libertad la mayoría de la población que sufrió los rigores de este dictador nos  habrían dicho que tanto dolor era innecesario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.