x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

En 500 palabras: 'Dublín', de Jorge Fondebrider

  • Hacia el final de este ensayo/guía se pregunta el poeta y traductor "si tiene un extranjero derecho a reclamar como suya a una ciudad en la que no vive"
  • La verdadera Irlanda, defiende el autor, debe más a sus músicos y poetas, y a sus gentes y tradiciones, que a las sobrevenidas oleadas de riqueza pasajera

Publicada el 13/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 13/09/2019 a las 11:10
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Dublín
Jorge Fondebrider

Pre-Textos
Valencia

2019

 
  Hacia el final de este ensayo/guía sobre Dublín se pregunta el poeta y traductor Jorge Fondebrider (Buenos Aires, 1956) "si tiene un extranjero derecho a reclamar como suya a una ciudad en la que no vive"; lo que es una manera sutil de cuestionar el hábito un tanto abusivo por el que tantos escritores viajados se sienten autorizados a formular juicios temerarios y a menudo precipitados sobre lugares que sólo conocen a título de visitantes ocasionales.


Basta, sin embargo, la lectura de los capítulos que anteceden para que el lector se convenza de que Fondebrider no incurre en esa extralimitación. Su primera visita a Dublín, explica en el primero, venía precedida de "los libros que había leído, las músicas que había escuchado, las películas que había visto". Vino luego la confrontación de esa imagen recibida con lo realmente vivido a lo largo de sucesivos viajes y mediante el trato con algunos escritores irlandeses. Y queda en medio todo un horizonte de curiosidad al que asomarse, como hace Fondebrider, pertrechado de nuevas lecturas que, si bien no terminan de responder todas las preguntas que el viajero llega a hacerse, si encaminan las posibles respuestas.

Más allá de esta pretensión indagatoria, no oculta Fondebrider el marco profesional y literario de sus viajes y la oportuna mediación, en su percepción de Irlanda, de los escritores locales que tiene como intermediarios, desde el polifacético y ubicuo Theo Dorgan, por ejemplo, a la melancólica Moya Cannon. Pero, allá donde otros hubieran optado por autorretratarse en su papel de interlocutor privilegiado de esos nombres prestigiosos, Fondebrider da un oportuno paso atrás y prefiere presentarse como un viajero humilde que rinde el debido homenaje a las querencias habituales del turista ocasional –lo hace, por ejemplo, en su nada pretenciosa, y por ello útil, introducción a los pubs y restaurantes de Dublín– y anima a otros a seguir sus pasos por su propio mapa personalizado de la ciudad, del que previamente ha querido excluir ciertos asentados tópicos –por ejemplo, el que insiste en las diferencias sociales entre el norte y el sur de Dublín– y algún que otro malentendido, fruto de la habitual falta de perspectiva histórica y cultural del visitante, que el poeta argentino salva con una serie de breves pero bien documentados capítulos sobre tales aspectos; sin excluir, por supuesto, las cuestiones de gran calado, tales como la secular pobreza irlandesa, parcialmente soterrada bajo los esplendores que trajo consigo el breve y engañoso intervalo de expansión económica y financiera en que el país llegó a ser conocido como "el Tigre Celta"; o la desmesurada, y quizá hoy menguante, influencia que sobre la vida irlandesa en general tiene la iglesia católica.

También hacia el final del libro formula Fondebrider su impresión de que el Dublín genuino, la verdadera Irlanda, deben más a sus músicos y poetas, y a sus gentes y tradiciones en general, que a estas sobrevenidas oleadas de riqueza pasajera. De no ser así, quizá, no hubiera merecido la pena escribir este libro.
_____

José Manuel Benítez Ariza es escritor. Sus últimos libros son Arabesco (poesía, Pre-Textos) y Trilogía de la Transición (novela, Dalya), ambos de 2018.

 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.