X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Política y títulos universitarios

Publicada 28/03/2018 a las 06:00 Actualizada 27/03/2018 a las 22:05    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 21

La universidad debería servir para formar ciudadanos y no sólo para repartir títulos. Debería estar gobernada por los que tienen experiencia y han demostrado excelencia en la docencia y en la investigación. Y debería estar al margen de la continua interferencia política, que nada bueno aporta a la calidad de la enseñanza y la investigación.

Como no siempre es así, y suele aparecer en los medios de comunicación más por sus deficiencias que por su bien hacer y excelencia, se alimenta la idea de que, en general, es mala, se derrocha el dinero y, además, proporciona títulos falsos a personas con poder. Vayamos por partes.

Desde los primeros años de consolidación de la actual democracia, hubo una idea asombrosa y peregrina, defendida con ahínco por los alcaldes y políticos locales, de que cada capital de provincia debía tener su universidad, con campus, si era menester, en otros pueblos de la región. Lo de menos era saber si podía haber en esos lugares buenos profesores, buenas bibliotecas y laboratorios y estudiantes en el futuro. La mirada era siempre a corto plazo, para obtener beneficios políticos inmediatos, con un desconocimiento absoluto de lo que significaba organizar una universidad. Sin financiación y sin buenos servicios, la universidad no funciona, es una caricatura, pero eso daba igual.

Aumentó el número de universidades, de estudiantes, de carreras, de campus y de titulaciones. Y se convirtió en lugar común afirmar que esa generación de estudiantes, la que salía de ese crecimiento espectacular de títulos, era la mejor “preparada” de la historia. Ese tópico, bastante generalizado también en los medios de comunicación, en las tertulias y en la calle, es el resultado, por un lado, de la confusión entre preparación profesional, aunque sea chapucera, y formación; y por otro, de un desconocimiento agudo y preocupante de lo que significa la educación universitaria. Se habla de formación, pero, en realidad, quieren decir preparación, adquirir crédito profesional a través de un título, ganar dinero fácil y con rapidez.

Un estudiante que obtiene un título universitario, y más si es un máster, debería ser capaz de pensar con claridad y escribir con precisión. Debería tener una apreciación crítica de cómo obtener los métodos del conocimiento científico, sea para comprender el universo, la sociedad o las personas que nos rodean. No debería ignorar otras culturas y otras lenguas, uno de los grandes retos de los universitarios españoles para competir fuera de nuestras fronteras. Y debería adquirir especialización o formación profesional en algún campo de conocimiento.

El salto de la mera preparación, de un conocimiento informado, a una apreciación crítica de las cosas, a la formación profunda, puede resultar una ambición inalcanzable, pero hay que perseguirla con ahínco a través del estudio continuo, del estímulo del hábito de la atención, del arte de la expresión y del pensamiento crítico. Desarrollar los poderes del razonamiento y del análisis no es algo que se estimule mucho entre nosotros, dominados como estamos por la mentalidad de los tecnócratas  y de los corredores de bolsa, que animan a obtener beneficios inmediatos, con un desconocimiento supino de lo que significa organizar la enseñanza a largo plazo.

La educación en España –desde la primaria a la universitaria– provoca mucho ruido y poco debate. En términos generales, nuestros políticos sienten atracción por el poder, la comunicación, es decir, salir mucho en los medios, y por sus votantes, aunque solo por los más fieles. Como para lograr todo eso no necesitan estudiar, sentir el amor por el conocimiento, la educación les trae sin cuidado. Suelen hablar de educación, fardan de títulos, pero la mayoría de ellos no sienten ninguna devoción hacia ella y prefieren, por el contrario, estimular la ignorancia.

¿De qué sirve tener un título, si no proporciona una apreciación crítica de las formas en que obtenemos el conocimiento y la comprensión de la sociedad, conocimientos básicos de los métodos experimentales de las ciencias, de los logros sociales, artísticos y literarios del pasado, de las principales concepciones religiosas y filosóficas que han guiado la evolución de la humanidad?

Como ocurre con casi todo en la vida, no hay una única y simple verdad sobre la educación, pero hay un acuerdo bastante básico entre los especialistas en señalar que la educación significa el desarrollo integral de los individuos, más allá de la preparación profesional, algo que incluye necesariamente comprender la naturaleza de las cosas y el mundo que nos rodea. La educación es una guía imprescindible para captar los entresijos de la sociedad tan compleja que hemos creado. Conocimiento, respeto por las personas y ambición por ampliar los  estrechos horizontes de la pequeña comunidad de vecinos, familia y amigos en la que cada uno habitamos. Esas son tres cualidades básicas de la educación.

La universidad es de todos, pero algunos deberían tener mucha más responsabilidad y poder que otros. Es normal que los gobiernos autonómicos y el del Estado quieran entrar de lleno en ella, actúen, en suma, como si las universidades les pertenecieran: sin su apoyo económico, las universidades públicas no podrían funcionar. La continua interferencia política, sin embargo, dependiente de los resultados electorales, con leyes, decretos y reformas de las reformas, nada tiene que ver con la enseñanza y la investigación.

Como hemos comprobado durante esta larga crisis un título universitario no garantiza buenos puestos de trabajo, aunque una mejor formación intelectual y profesional debería llevarnos a un nivel más elevado de cultura cívica, ahora que la democracia está sufriendo acosos desde tantos frentes.  Y de la universidad tienen que salir también ideas y alternativas frente a esa quiebra de los valores democráticos. Se trata, en suma, de estrechar las diferencias entre la universidad ideal y la real. Para eso están los debates, el compromiso de los profesionales y las políticas responsables. Mentir sobre el currículo, falsificar un título, tener amigos políticos que lo gestionen, es otra cosa.
______

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



21 Comentarios
  • AisK AisK 04/04/18 12:13

    Si la educación significa "el desarrollo integral de los individuos, más allá de la preparación profesional, algo que incluye necesariamente comprender la naturaleza de las cosas y el mundo que nos rodea" el saldo en España es bastante penoso por dos razones: una , la mayoria va a por el titulo y si es regalado mejor -tonto el que estudie- y el segundo, los que se han formado como personas ademas de profesionalmente, la mayoria han desertado de su pais al encontrarse totalmente en minoria y estan en otros paises siendo una competencia brutal a empresas españolas que en su dia no solo no vieron su potencial, sinó que intentaron sojuzgarlos.... y se han escapado. Dificilmente volveran

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Delgiot Delgiot 29/03/18 00:02

    Hace muchísimo tiempo que en la universidad no se enseña pensamiento crítico ni nada por el estilo. Es una entidad modificada adecuadamente para desarrollar trabajadores más cualificados. Y muchas de ellas ni siquiera eso. Hoy en día, salvo contadas excepciones, únicamente sirve para tener la posibilidad de acceder a un determinado puesto de trabajo mediante la obtención de un papel que dice que has realizado una carrera. A los gobiernos que planean parasitar un estado no les interesa nada crear ciudadanos instruidos que puedan cuestionar sus acciones, pero sí les interesa ciudadanos formados para ser más eficientes en un puesto de trabajo. Es esa la razón de la evolución de la universidad hacia un ente de formación de trabajadores, cuando debería ser un ente de formación de personas, de ciudadanos. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    15

  • peregrino peregrino 28/03/18 21:47

    Excelente artículo. Siempre que he podido le he seguido tanto en prensa como en radio.
    Yo tengo 61 años y digo estudiando. La verdad es que es descorazonador para los que nos gusta estudiar enterarnos de estos teje manejar
    Reciba un afectuoso abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Mascarat Mascarat 28/03/18 19:13

    Pero hombre... qué dice Vd...? Desarrollar el pensamiento critico...? Ideas alternativas frente a la quiebra de los valores democráticos...? Lo único importante es forrarse como sea y masacrar al catalán, al negro y al moro, todo lo demás son chorradas de rojos anti-eshpañioles.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    27

  • Ciro2 Ciro2 28/03/18 13:29

    Universidades como cajas... como cajas de ahorro con la que hacer negocio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    21

  • canor canor 28/03/18 13:25

    Fenomenal articulo. Gracias Julian.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • LorenzoSM LorenzoSM 28/03/18 13:11

    Que tengamos que arrinconar a la política como un monstruo indeseado es el principio del fin. La política no es mala, son malos algunos políticos que no se les sanciona cuando meten la mano, ponen el cazo o abonan sus huertas con lo que le roban al vecino. Sanciones severas. El político que la hace una vez, la vuelve a repetir. Inhabilitaciones. Hay que hacer algo ya. Estos políticos que las hacen son los que debemos condenar por rebelion, sedición, etc y no a los que representan legalmente a una granparte del pueblo catalán. Cuando hay un problema político se resuelve con política no con policia. La policía es para los chorizos y contaminadores de lo político. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    34

  • frida56 frida56 28/03/18 12:04

    Estupendo artīculo que comparto en su totalidad. La formación integral es la clave de la educación.;por tanto,la filosofía (y através de ella,el conocimiento de las ciencias) debería ser la base. Me alegra mucho leer que alguien cualificado,al fin,dice que no estamos ante las generaciones mejor formadas de este país. Muy al contrario. Se expenden títulos (de la ESO,de Bachillerato,universitarios...) como churros en una churrería. Títulos sin calidad. En Enseñanzas Medias,los vericuetos legales y administrativos para que un alumno apruebe claman al cielo y,tristemente,muchos profesores pasan por el aro y la presión de los inspectores,para mantener plaza y horario;otros tiran la toalla,asqueados del Sistema,y otros ya no tienen la preparación porque son producto del propio Sistema. En el mundo universitario,el acceso del profesorado es el que es,como todos sabemos;hay,por tanto,muchas servidumbres y necesidad de conservar el puesto de trabajo.Pero esto último siempre ha sido así y no se había perdido el objetivo final: la formación humanística del individuos. Es la injerencia constante de los intereses políticos,através de sus leyes partidistas,lo que nos ha llevado a esta deriva.Otro error garrafal ha sido crear muchos títulos universitarios sin contenidos,o con contenidos que se solapan con Ciclos Formativos. Tiene que haber una diferencia clara entre lo que se imparte en un Ciclo Superior y una carrera universitaria,y una diferencia meridiana entre sus objetivos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    43

    • M.T M.T 28/03/18 12:15

      Muy buen comentario, Frida. Totalmente de acuerdo. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      17

      • frida56 frida56 28/03/18 12:44

        Saludos MT. Muchas gracias,y feliz descanso en estás vacaciones!

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        14

  • José Luis53 José Luis53 28/03/18 10:34

    Excelente reflexión señor Casanova, que le resumiría- con todos los riesgos que conlleva- en una frase de una amigo profesor de Geografía: yo no quiero que mis alumnos se sepan de memoria por donde pasa el Duero, quiero que tengan una prufunda curiosidad por saber por dónde pasa el Duero y que consecuancias ha tenido y tiene. El resto, lo harán ellos.


    Responder

    Denunciar comentario

    1

    32

  • Aserejé Aserejé 28/03/18 10:31

    Me ha parecido estupendisimo el analisis que hace en el articulo. Gracias J. Casanova y graciad IngoLibre

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    22



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.