x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Franco, ese hombre

Publicada el 10/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 09/07/2018 a las 22:36
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hace tiempo que algunos historiadores, y otros que dicen serlo, insisten en que Franco fue el gran modernizador de España en el siglo XX, el campeón de las dictaduras desarrollistas. Sustituyendo la historia por la eficaz propaganda de su larga dictadura, el Caudillo habría sido, sucesivamente, centinela de Occidente, mandatario que patrocinó la neutralidad de España en la II Guerra Mundial, baluarte contra el comunismo y pacificador del país.

La polémica sobre qué hacer con su tumba en el Valle de los Caídos o con los títulos nobiliarios que él otorgó, o que el rey Juan Carlos concedió a su familia, sacan de nuevo a la luz las memorias divididas en torno a su tiranía. Como para sobrevivir y durar tantos años, Franco no pudo sostenerse solo en las fuerzas armadas, en la represión o en la legitimación de la Iglesia católica, sino que necesitó sólidas bases sociales, no parece extraño que, más de cuatro décadas después de su muerte, una parte de la población española, que por supuesto se declara demócrata, muestre un extraordinario culto y aprecio a su persona.

Los apoyos del franquismo fueron, en verdad, amplios, más allá de toda la gente de orden que se sumó a la sublevación de julio de 1936 y estuvo siempre agradecida a Franco por la aplastante victoria en la guerra civil. Salvo los más reprimidos, perseguidos y silenciados, a los que la dictadura excluyó y nunca tuvo en cuenta, el resto de esa España que había estado en el bando de los vencidos se adaptó, gradualmente y con el paso de los años, con apatía, miedo y apoyo pasivo, a un régimen que defendía el orden, la autoridad, la concepción tradicional de la familia, los sentimientos españolistas, las hostilidad beligerante contra el comunismo y un inflexible conservadurismo católico.

Los cambios producidos por las políticas desarrollistas, a partir del Plan de Estabilización de 1959, aconsejado por el Fondo Monetario Internacional, y de la llegada de los tecnócratas del Opus Dei al Gobierno, ampliaron y transformaron sus bases sociales. El crecimiento económico fue presentado como la consecuencia directa de la paz de Franco, en una campaña orquestada por Manuel Fraga desde el Ministerio de Información y Turismo y plasmada en la celebración en 1964 de los XXV Años de Paz, que llegó hasta el pueblo más pequeño de España.

Dos años después, se pidió a los ciudadanos que aprobaran en referéndum la Ley Orgánica del Estado y de nuevo el ministro Fraga inundó de propaganda las calles españolas con la consigna “Votar sí es votar por nuestro Caudillo. Votar no es seguir las consignas de Moscú”. Con todas las irregularidades propias del aparato político de la dictadura, votó, según cifras oficiales, casi el 89 por ciento del censo electoral, con un 95,9% de votos afirmativos y 1,79% de negativos, y el referéndum fue utilizado como la prueba más palmaria del apoyo popular a Franco y a su régimen. El desarrollismo y la machacona insistencia en que todo eso era producto de la paz de Franco, dieron una nueva legitimidad a la dictadura y posibilitaron el apoyo, o la no resistencia, de millones de españoles.

Esos “buenos” años del desarrollismo, opuestos a la posguerra, la autarquía y el hambre, alimentaron la idea, sostenida todavía en la actualidad por la derecha política, de que Franco fue un modernizador que habría dado a España una prosperidad sin precedentes. Resulta difícil creer y demostrar, sin embargo, que un general que, junto con sus compañeros de armas, provocó una guerra civil, con efectos desastrosos, y se mantuvo en el poder absoluto y de forma violenta durante casi cuatro décadas, fuera un modernizador o un salvador de la patria frente al comunismo y la revolución.

Buscar explicaciones racionales a fenómenos tan irracionales, y complejos, como el Gran Terror, el Holocausto o las diferentes manifestaciones de la violencia desatada por esos dictadores del siglo XX, siempre ha resultado una tarea difícil, casi imposible, para los historiadores. Pero sabemos perfectamente, por las numerosas pruebas existentes, evaluadas y contrastadas, que toda esa modernización y desarrollo de las dictaduras, cuyos dirigentes llevaron el culto a la personalidad a extremos sin precedentes, fueron obtenidas a un horroroso precio de sufrimiento humano y de costes sociales y culturales. En España, como en otros países con regímenes dictatoriales, la ciencia y la cultura fueron destruidas o puestas al servicio de los intereses y objetivos del poder. Y para muchos españoles, la dictadura significó cuatro décadas de miedo, subordinación, ignorancia y olvido de su propio pasado y del mundo exterior.

No es casualidad carente de significado que esa difusión de la cara amable del tirano coincida ahora, además, con un nuevo revisionismo político, en un momento en que las democracias europeas se están volviendo más frágiles, la política democrática sufre un profundo desprestigio, traducido en el crecimiento de organizaciones de ultraderecha y de nacionalismo violento en casi todos los países, desde Holanda a Finlandia, pasando por Hungría o Francia, y la corrupción y los desastres económicos alejan a las nuevas generaciones de aquel ideal de Europa que sirvió para estabilizar al continente en las últimas décadas del siglo XX.

En realidad no son los hechos históricos los que se discuten y se trasladan al debate público, sino la interpretación de esos hechos que mejor sirve a quienes quieren mantener la versión oficial franquista, con la que siempre se sintieron seguros y amparados. Ya saben: la República causó la guerra, todos cometieron crímenes y la victoria del comunismo hubiera sido peor para España. No es nostalgia por un dictador benévolo y modernizador, sino manipulación de la historia y desprecio hacia decenas de miles de víctimas, para quienes el dominio de Franco significó prisión, tortura, ejecuciones, campos de concentración y exilio.

________________

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza.
 
Volver a Luces Rojas 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

33 Comentarios
  • yosolo1 yosolo1 05/08/18 00:03

    Primero, mi gran respecto técnico, personal y profesional al señor Casanova, al que leo en sus artículos y libros, y acudo a sus conferencias, (la última vez en Huesca, donde hizo un alarde de síntesis histórica , pero en el que se olvidó criticar a los organizadores de su conferencia sobre la memoria histórica, en tres años no han quitado ningún nombre franquista de las calles de Huesca). Por ello sin posibilidad de criticar sus teorías e investigaciones, no puedo estar de acuerdo en la ausencia de responsabilidad (que no culpa) en la gestión de la izquierda y del movimiento republicano (para distinguir la izquierda para la que la República no era más que un medio o etapa, de los que la consideraban un fin) en la República y Guerra Civil/Golpe de Estado. La mala gestión del poder (legítima en todo caso), por parte de los grupos de izquierda y republicanos, sin ser causa ni justificación de nada, demuestran que la izquierda no ha dado, o mejor, no ha colocado un gran estadista en el poder (Azaña Negrín, podrían haber sido pero..) con los medios necesarios para las reformas que necesitaba la Nación.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    1

    • Gatoacacio Gatoacacio 05/09/18 14:24

      Es usted Arturo Pérez Reverte?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • qué demasiado qué demasiado 15/07/18 00:52

    Durante la dictadura de Franco hubo mucho miedo. Quizá eso explique ese " apoyo de la población que la izquierda no quiere reconocer". Además creo que habría intereses políticos entre los republicanos, pero mayormente lo que había en la gente era ilusión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • yosolo1 yosolo1 13/07/18 20:41

    ¿Franco fue un dictador?, sin ninguna duda. Franco consiguió durar hasta su muerte, por un concurso variado de circunstancias y situaciones, tanto internacionales como nacionales. ¿Qué su régimen fue algo distinto al fascismo puro?, correcto, fue una amalgama a la carta, con más carlismo que falangismo, por eso duró tanto. Pero lo que la izquierda no quiere reconocer es que si tuvo base social, sin la cual hubiese sido imposible durar tanto y de esa manera, otra cosa es como se consiguió ese apoyo social (primero terror, y luego políticas de "pacificación aparente y revanchista", pero lo que es incuestionable es que los opositores al régimen en el interior fueron muy pocos, y que los del exterior no estaban unidos, y por lo tanto eran ineficaces. Por último hacer ucronía es tarea muy difícil, pero no hay duda que el resultado social y económico de las naciones de Europa que estuvieron bajo regímenes comunistas dictatoriales no son envidiables, y de difícil comparación con el de la España de 1975. En todo caso, no todos los que estuvieron en el bando republicano defendían la república como un régimen en sí mismo, más bien como un medio para sus propios fines políticos (revolución, dictadura del proletariado, etc), y esto fue su fin. Pero sigamos idealizando la II República y a sus sustentadores, y seguiremos sin ver las soluciones. Todo esto sin que suponga un centímetro de justificación ni legitimación de la dictadura franquista ni de su golpe de estado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    10

    8

    • Gatoacacio Gatoacacio 05/09/18 14:25

      Usted legitima y justifica.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Javier Dominguez Javier Dominguez 10/07/18 20:57

    Franco , lo mismo que Hitler y Musoiini o incluso Perón, lo mismo que Stalin, contaraon con multitud de seguidores, verdaderos forofos, QUE DIERON LA VIDA POR ÉL. Lo malo en España es que esos forofos mandan en el partido Popular y en España. Son alianza Popular.: Rajoy, Cospedal, Cifuentes, Ruiz Gallardón, todos franquistas de alianza popular. La cosa no tiene remedio.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    15

  • HEREJE HEREJE 10/07/18 18:12

    Me parece un análisis muy aséptico y objetivo sobre lo que significó el reinado absolutista de un eunuco llamado Paco. Lo único que hay que añadir es que saquen sus heces del Valle y la historia le entierre en estiércol junto con esa megalocruz.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    9

    31

    • paco arbillaga paco arbillaga 10/07/18 19:19


      Hereje: El estiércol sirve para abonar la tierra, ¡no lo contaminemos! Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      20

      • HEREJE HEREJE 10/07/18 19:42

        Tienes razón, igual se reproduce y la cagamos (con perdón del estiércol).

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        9

        • Aserejé Aserejé 10/07/18 20:11

          Jajaja!! Igual!

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          4

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 10/07/18 13:40

    "Franco, ése ASESINO".....

    Venerado por muchos españoles que se hicieron demócratas exprés el 21-11-75, no terminan de entender el porqué "una mayoría de españoles" le odian con todas sus fuerzas.

    Siguen recordando sus pantanos, como llegó el agua corriente a sus casas, aunque a algunos les llegó en los años 80, como se iluminaron sus calles, como podían viajar "libremente", vamos una bicoca de dictadura si la comparábamos con el Telón de Acero, que reunía todo lo condenable por la SMI.

    Nadie de éstos adoradores quiere recordar los "paseillos nocturnos, la imposibilidad de defender otras ideas políticas, la represión de los derechos más fundamentales, etc,etc,etc,", la memoria es frágil en los estómagos de los pobres...

    Éso sí fue muy hábil, siendo un militar golpista consiguió que su bando fuera el "nacional" y el del gobierno legal NO, impuso su bandera y lo que es peor "su versión" que ha calado muy profundamente entre votantes del PP-C'S.

    Los restos de Franco deberían estar fuera de España, como toda su familia, la cual se ha enriquecido ilícitamente gracias a la herencia de lo robado por el patriarca de forma continuada, como hicieron muchos de sus correligionarios, los mejor situados.

    En pleno siglo XXI, "a ver si pasamos página de una vez y nos desprendemos de toda ésta basura".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    9

    46

    • HEREJE HEREJE 10/07/18 18:09

      Los cuatro deditos rojos que tienes, confirman que esa basura todavía está entre nosotros.

      Responder

      Denunciar comentario

      12

      27

  • Paco Panceta Paco Panceta 10/07/18 12:37

    La versión oficial que justifica, ampara y blanquea el franquismo ha sido, es y será esgrimida por las derecha española, puesto que en definitiva es heredera directa de ese régimen, no sólo en lo político, sino también en el poder económico.

    Una prueba de ello es que las grandes familias del régimen que dirigían las empresas públicas, que posteriormente fueron privatizadas y reconvertidas en las empresas del selectivo índice bursátil español, siguen al frente de las mismas, ocupando los sillones de sus consejos de administración.

    La ligazón con el franquismo es una de las características de la derecha de este país, además de la que mantiene con la Iglesia católica. Estas características son las que hacen que la derecha española sea profundamente reaccionaria, a diferencia de las derechas de otros países de Europa, que son derechas conservadoras.

    Habría bastado que en el parlamento surgido de las primeras elecciones en democracia, la derecha hubiera condenado expresa y explícitamente el golpe de estado de Franco contra la República y la posterior dictadura, para que se hubiera abierto la puerta a resolver los problemas que dicho régimen causó y con los que todavía nos enfrentamos: dar sepultura digna a las personas enterradas en las cunetas y en las fosas comunes, devolverles los restos del dictador a su familia y retirarles los títulos nobiliarios que se concedieron a dicho familiares.


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    7

    32

    • yosolo1 yosolo1 19/08/18 00:36

      Lamentablemente olvida algo importante, la izquierda, PSOE, y PCE no lo pidieron, habían negociado que no lo pedirían. La izquierda pactó, algo de responsabilidad tendrá la izquierda en que la derecha no lo reconociese. Toda la culpa a la derecha es una amnesia demasiado parcial.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

    • Paco Panceta Paco Panceta 10/07/18 13:08

      Si la transición resultó como resultó, no es sólo por las escasas posibilidades que tuvo la izquierda para modificar o cambiar las cosas a su favor. Al fin y al cabo, la correlación de fuerzas era la que era. También contribuyó al resultado la actitud de la derecha de no ceder ni un milímetro más allá de lo estrictamente necesario para tener una democracia homologable a la del entorno europeo.

      Que luego la izquierda cuando llegó al poder no tocó nada, puede deberse a múltiples factores, pero entre ellos siguen siendo decisivos la correlación de fuerzas y el sustrato sociológico heredado del franquismo.

      A la postre, la izquierda militante no era tan numerosa y su capacidad de influencia no era tan grande. Otra cosa son los votos que esta izquierda obtuvo en las elecciones, pero ser votante de izquierdas no implica ser un ciudadano crítico, responsable y activo en la defensa de los derechos y libertades. Si no, las cosas no estarían como están.




      Responder

      Denunciar comentario

      0

      24

  • Aserejé Aserejé 10/07/18 12:26

    Estupendo el articulo del Sr. Casanova. Ademas de reconocido genocida, Franco mando asesinar al General Balmes jefe militar en Gran Canaria, el 16 de julio de 1936, segun prueba el insigne historiador Viñas, ademas de al general Mola...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    14

    18

    • HEREJE HEREJE 10/07/18 19:45

      Había que limpiar el camino de sangre hasta el trono de mierda. Los tres eran honrados asesinos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      8

      • Aserejé Aserejé 10/07/18 20:09

        Segun el libro d Angel Viñas el general Balmes era leal a la republica. Saludos Hereje,yo estoy de vacaciones

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        10

  • Aserejé Aserejé 10/07/18 12:26

    Estupendo el articulo del Sr. Casanova. Ademas de reconocido genocida, Franco mando asesinar al General Balmes jefe militar en Gran Canaria, el 16 de julio de 1936, segun prueba el insigne historiador Viñas, ademas de al general Mola...

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    7

  • AMP AMP 10/07/18 11:19

    Franco, ese hombre. También es el título de una biografía editada por Ruedo Ibérico. Para compensar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    5

    • casanovahistory casanovahistory 10/07/18 11:35

      "Franco, ese hombre" fue el título del documental propagandístico de José Luis Sáenz de Heredia en 1964, con motivo de los XXV años de paz, que se exhibió de forma obligada en todos los cines de España. El título de mi artículo es un recuerdo de eso, muy obvio

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      34

      • AMP AMP 10/07/18 19:37

        No lo pongo en duda en absoluto, no se trataba de reproche alguno, simplemente era por contribuir a ampliar conocimiento.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • HEREJE HEREJE 10/07/18 18:07

        El gracejo popular dictaminó que la segunda parte se llamaría "Carmen, esa gachí".

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        18



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.