x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Derechos humanos

La ONU advierte del riesgo de hambruna para 120.000 sirios atrapados en Homs

  • La preocupación se centra en las zonas de Ar Rastan y Tabliseh, donde residen unas 90.000 personas. Ambas zonas están controladas por fuerzas insurgentes desde enero de 2012
  • "Se ha informado de varios casos de malnutrición agua entre mujeres embarazadas y niños, así como muertes relacionadas con la falta de atención médica", indica un informe de la ONU

infoLibre
Publicada el 11/02/2016 a las 13:40 Actualizada el 11/02/2016 a las 13:49
Un niño camina entre charcos en un campamento de desplazados de Homs (Siria).

Un niño camina entre charcos en un campamento de desplazados de Homs (Siria).

EUROPA PRESS
Unas 120.000 personas se encuentran atrapadas en la zona rural del norte en la provincia de Homs después de que las vías de suministro quedaran interrumpidas a mediados de enero por lo que existe el riesgo de hambruna, según ha advertido este jueves la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

"Se ha informado de varios casos de malnutrición agua entre mujeres embarazadas y niños, así como muertes relacionadas con la falta de atención médica", precisó la OCHA, advirtiendo de que se espera que haya un "deterioro de la situación en las próximas semanas a menos que se permita la entrada de asistencia o bienes comerciales".

Según explicó en un informe, desde el pasado mes de octubre las agencias humanitarias no han podido entregar ayuda en el norte de Homs, una zona predominantemente rural al norte de la ciudad del mismo nombre y al sur de la ciudad de Hama.

En concreto, la preocupación se centra en las zonas de Ar Rastan y Tabliseh, donde residen unas 90.000 personas, y Al Houla, donde viven unas 30.000. Ambas zonas están controladas por fuerzas insurgentes desde enero de 2012. De este total, 17.000 son desplazados internos por el conflicto.

Desde octubre, según la OCHA, la zona ha sido objeto de bombardeos aéreos y de artillería y desde mediados de enero el Gobierno sirio y las fuerzas que le apoyan "comenzaron a imponer controles más estrictos en las carreteras que llevan a los dos enclaves".

Finalmente, el 23 de enero, "la única ruta que quedaba de suministro desde la localidad de Aqrab fue interrumpida" por lo que como consecuencia de ello "el flujo de suministros, ya insuficiente para sustentar las necesidades básicas de los que viven dentro de estas zonas, se interrumpió".
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión