x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de voz

La estrategia de la sospecha

Publicada el 12/10/2013 a las 06:00 Actualizada el 11/10/2013 a las 23:33
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

MONCLOA
Expertos en comunicación distinguen entre la verdad a secas y la "verdad política", de modo que lo importante no sería tanto la realidad como la imagen que de ella se transmite o la que se clava en el imaginario colectivo. El Gobierno parece aferrado a ese concepto "flexible" de la verdad hasta tal punto que resulta ya imposible distinguir los patinazos o errores de las medias verdades o las mentiras intencionadas. Cuando el frutero se equivoca una vez en la cuenta a favor suyo y la siguiente a favor del cliente cabe pensar en un error. Si la factura perjudica reiteradamente al cliente sólo se puede concluir que engaña, sobre todo si el comerciante lo niega cuando es pillado in fraganti.

Un ministro de Hacienda proclama en sede parlamentaria que los salarios en España no bajan sino que "crecen moderadamente". Los propios datos estadísticos que ofrecen el Gobierno o el Banco de España demuestran que es rotundamente falso. Cualquier democracia que se respete a sí misma se llevaría por delante al susodicho ministro, bien por mentir o bien por desconocer algo básico en sus atribuciones. Como mínimo cabría esperar unas disculpas, pero eso resulta inimaginable desde la superioridad con la que habla el profesor Montoro. Para él, tampoco se ha subido el llamado IVA cultural: "lo que se ha subido es el coste de asistencia al espectáculo". Y los problemas del cine tampoco se deben a que se suba el precio de las entradas y se recorten las subvenciones sino a "la calidad de las películas". No importa que el cine español se exporte mejor que nunca. (Por ahí fuera no deben de entender de cine).

Un solo mandamiento

Lo de Montoro no son extravagancias de un loco hablando solo por la acera, sino mensajes coherentes con otros muchos que van armando una misma estrategia de comunicación política. La línea argumental se resume en un solo mandamiento: instalar en la opinión pública la sospecha sobre quienes protagonicen la crítica o la protesta. Cuando en febrero gente del cine aprovechó la ceremonia de los Goya para criticar los recortes sociales, Montoro no tardó veinticuatro horas en identificar actores famosos con evasores fiscales, sin la menor prueba. Llueve sobre mojado. También José Ignacio Wert identifica a profesores y alumnos huelguistas con grupos "antisistema" y "extrema izquierda radical", por no decir vagos y maleantes. Del mismo modo que el consejero madrileño Javier Fernández Lasquetty adjudica la marea blanca contra las privatizaciones de hospitales a supuestos intereses espúreos de médicos especialistas o a la manipulación política o sindical. Ahí queda eso. Da igual que salgan explicando sus razones un prestigioso neurólogo votante del PP o una enfermera del Opus.

El Gobierno ha ido plantando la semilla de la sospecha sobre funcionarios, sindicalistas, médicos, maestros, estudiantes, actores... Se venían librando los parados, pero les ha llegado su turno. Este viernes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se ha enredado en un carajal de cifras para lanzar el mensaje de que más de medio millón de parados "cobran fraudulentamente la prestación por desempleo". Los datos del Ministerio de Empleo reducen esa cifra a 69.456. Pero la realidad no importa. Horas antes, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, había reclamado "sanciones" para los parados que rechacen ofertas de trabajo, como si hubiera muchas desde las oficinas de empleo. La víspera ya había abierto el fuego el Consejo Empresarial de la Competitividad, según el cual en España la tasa real de paro no llegaría ni a la mitad de la oficialmente registrada.

Este país tiene, efectivamente, un grave problema de fraude y economía sumergida, cuya solución pasa por una profunda reforma fiscal y por una persecución eficaz de las grandes bolsas de fraude, empezando precisamente por el que protagonizan grandes empresas, delincuentes de cuello blanco y multinacionales que no encuentran obstáculos para captar ingresos en España y llevarse los beneficios a paraísos fiscales. Debería ser una prioridad de cualquier Gobierno. 

Resulta patético que se pretenda exagerar el fraude cometido por parados justo cuando Cáritas advierte que la "pobreza severa" afecta ya a más de tres millones de ciudadanos en España. La estrategia de la sospecha también tiene límites.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • bebece bebece 19/10/13 00:53

    La estrategia de la sospecha... y la práctica del rencor. Son ineptos y malvados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • SINHIRA SINHIRA 14/10/13 12:33

    soy empresario, y si yo no quiero mis trabajadores no cobran el desempleo mientra esten trabajando en mi empresa, entonces de que estan hablando estas gentes, si hay un solo parao trabajando y cobrando el desempleo es por que yo como empresario me estoy beneficiando del fraude mas que el.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Semahe Semahe 13/10/13 22:33

    La política de las amenazas,  como cuando van algunos y dicen amenazandote (PPeros) no sabes con quien estas hablando. Los ineptos que no son capaces de desarrollar su función, buscan culpables donde no los hay para justificar su ineptitud, y el gobierno tiene un montón . Sus soluciones para el fraude fiscal empieza por la calle Génova, y presuntamente por la Moncloa, por esas suposiciones del expediente guardado celosamente, de un registrador, que se esconde detrás. Luego miremos cuántos hijos, maridos,hermanos, esposas, y demás familia que están ocupando cargos sin hacer nada por sueldos cuantiosisimos, pagados por la administración, como asesores de uno no sabe que, y luego en empresas que los colocan en sus consejos de administración, claro si no son ineptos no valen porque lo único que tienen que hacer es recordarles a sus familias, que están ahí para que beneficien a las empresas. Que vergüenza de gobernantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jjosse jjosse 13/10/13 12:46

    La lista es interminable. a veces los argumentos parecen simplemente idiotas, como cuando intentan quitarle legitimidad a una huelga diciendo que es una huelga política. Pues claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • encafer encafer 13/10/13 08:29

    Que hay fraude es evidente; lo mismo que hay políticos  corruptos, pero lo que no puede hacer este  gobierno, es cargar sobre los trabajadores todo el peso de su mala política, basada en los recortes y sobre todo lo que el ciudadano no soporta ,es que le engañen como lo están haciendo desde que llegaron al poder.Los mas corruptos ,el propio gobierno

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jhal Jhal 12/10/13 18:50

    En España, Hacienda dedica el 80% de sus recursos a perseguir las pequeñas infracciones de Pymes y trabajadores, mientras el 71% de la defraudación la cometen grandes empresas y fortunas. La mayoría de las empresas que cotizan en la bolsa de Madrid IBEX defraudan en países fiscales. Primero estafan al erario público y después huyen con el dinero. Estos no son Políticos, son ladrones a sueldo que nos gobiernan, y como los españoles no cambiemos seguirán por mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Urogallo Urogallo 12/10/13 15:57

    Pero Sr. Maraña, Ud. cree que un gobierno que llegó al poder apoyandose en un programa falso, mentiroso y basado en las mentiras de sus comunidades y dirigentes ( autenticos ladfrones de guante blanco y o gilipollas engominados y pagados de sí mismos hasta la saciedad ), no puede actuar de otra manera que con la represión a las criticas y o manifestaciones contra sus tropelias. Basta ver que go, perdon, DESgobiernan en base a Decretos Ley, y ""El Plasmatico"" no se atreve a dar la cara y explicarnos el por y para qué de tanto sacrificio ( eso sí, siempre de los mismos ). Pd. Me hice socio de Infolibre por Vd. viendole en Al Rojo Vivo, por favor no nos defraude y aunque resulte imposible soportar al Sr. Marhuenda, siga dandole lecciones de periodismo. Además he descubierto unplantel de periodistas y colaboradores excelente. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FAN FAN FAN FAN 12/10/13 12:01

    Intentar hacer ver que el culpable de esta situación es la parte más débil de esta sociedad, mejor de este circo, que es lo parece esto un circo, simplemente es de miserables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pattymurray pattymurray 12/10/13 11:57

    Los parados son eta. Dentro de ná.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 12/10/13 11:44

    Otros colectivos profesionales podrían manifestarse sobre cuestiones no relativas a su trabajo, pero no lo hacen abiertamente.. En general, sus empresas lo prohíben..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.