x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de voz

Diez apuntes tras un asesinato

Publicada el 15/05/2014 a las 06:00 Actualizada el 14/05/2014 a las 21:41
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El tratamiento político y mediático del asesinato de la presidenta de la Diputación y del PP de León, Isabel Carrasco, pone en evidencia la hipocresía que caracteriza ese “sistema” que algunos ven en riesgo permanente (aunque se equivoquen sobre las causas del peligro).

1.- A los pocos minutos de conocerse el crimen, decenas de dirigentes y periodistas relacionaron el mismo con la “crispación” galopante y hasta con los escraches, sin pararse a pensar dos minutos si el caso podía no tener la menor relación con la tensión ambiental.

2.- Medios públicos y privados y eminentes tertulianos se ocuparon de hacer hincapié en un dato para ellos muy significativo: el coche interceptado a las sospechosas estaba aparcado junto a la sede de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT.

3.- Incluso horas después de la detención de Montserrat González y Montserrat Triana, madre e hija, militantes del PP relacionadas personal, política y laboralmente de forma conflictiva con la asesinada, varios medios de ámbito nacional dedicaron editoriales al caso alertando de que “la deslegitimación de los políticos se ha puesto de moda…” o de que “abucheos, insultos, escraches e intentos de agresión” son “caldo de cultivo…”

4.- Ni siquiera después de hacerse pública la confesión de Montserrat González Fernández de haber matado a Isabel Carrasco por “inquina personal” y por el trato que esta había dado a su hija “desde hace años”, esos medios y analistas rectificaron sus posiciones para reducir el asunto a lo que es: un crimen atroz, a sangre fría, fundado en un rencor íntimo que tiene tanto que ver con la indignación popular contra los políticos como con el cambio climático.

5.- El Gobierno y el Partido Popular han dado al caso un tratamiento de crimen político con la suspensión de la campaña de las europeas, el aplazamiento del debate electoral y la organización de un funeral de carácter institucional. El “aprovechamiento político de una muerte” (descrito por Arturo González) es algo más que una sospecha fundada.

6.- En Twitter, espejo cóncavo de una parte de la realidad, patio virtual de vecinos, brasero de vanidades, barra de bar del siglo XXI y también una magnífica herramienta de discusión y conocimiento, circularon más disparates de los habituales, más insultos y más ejemplos de pésima educación, de cobardía o de estupidez. Quien celebra la muerte de alguien tiene un problema consigo mismo y con el resto del mundo. ¿Acaso esa obviedad justifica que el Gobierno se plantee “tomar medidas para poner coto” a los comentarios injuriosos en las redes sociales? Los delitos de calumnias e injurias están regulados y para su castigo se exige la denuncia del ofendido; no cabe investigación de oficio. Esta reacción del Gobierno aparenta obedecer al mismo esquema argumental que cuando responde a un incidente violento minoritario tras una protesta proponiendo limitar el derecho de manifestación; o cuando reacciona ante la actuación de un piquete sindical amenazando con una ley de huelga restrictiva. Con la excusa de proteger derechos se van recortando derechos.

7.- Si lo que se trata de perseguir es lo que el ministro Fernández Díaz define como “incitación al odio”, se entra en una peligrosísima espiral tanto jurídica como política y social. Hay gente en Twitter (y en televisión, y en los periódicos, y en la política, y en las finanzas…) que incita al odio. Y a la violencia de género; y a la xenofobia. Todos los días. Incluso en los oscuros tiempos de la censura previa (mucho antes de la era digital y de la democracia) se colaban titulares tan asombrosos que convertían un drama en una comedia. (“Asesta 23 puñaladas a la abuela sin causa justificada”, rezaba un titular de los años setenta en ABC. O “Grave accidente en la N-V: mueren dos personas y un portugués”, en un periódico extremeño).

8.- Resulta sospechosa la afición a tirar de la ley o de la porra como solución a problemas complejos. Y el de las barbaridades que circulan por las redes sociales es un asunto muy complejo. ¿No incita al odio de igual manera quien celebra una muerte que quien la relaciona (sin el menor fundamento) con la Plataforma de Afectados por las Hipotecas? ¿Dónde se traza (y quién vigila) la frontera entre el derecho a la libre opinión y la apología de un crimen?

9.- La lógica y la prudencia llevan a pensar que se trata de un problema que tiene mucho más que ver con la educación, con el respeto al otro y con los valores éticos que con la armadura jurídica de la democracia, que por supuesto tiene lagunas. Miles de imbéciles se escudan en el anonimato para gritar en las redes barbaridades que en la plaza del pueblo les supondrían el calabozo o algo peor. Cualquiera que tenga un perfil mínimamente público lo sabe. Pero cualquier demócrata sabe también que la libertad nunca ha salido gratis. Lo más preocupante no es el majadero que celebra un crimen sino quienes jalean su mensaje. Y a esos es mejor ignorarlos que detenerlos.

10.- Si finalmente el “móvil” de este asesinato es una “inquina personal” cuyo origen tiene que ver no sólo con un despido y un asunto de dinero sino también con una disputa interna en el PP de León, como apuntan fuentes de Interior, entonces más vale buscar (una vez más) a los antisistema dentro del sistema, y no entre quienes proponen honestamente transformarlo.

Mejor no imaginar lo que se estaría hablando y escribiendo si el crimen de León lo hubiera cometido (por la misma "inquina" hacia Carrasco) una militante de otro partido o de un sindicato o de un movimiento antidesahucios.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

36 Comentarios
  • Alfredo Alfredo 22/05/14 16:23

    Interesante lo que dices Jesús, deberían tomar nota, la imagen que se esta creando no es buena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manel 55 manel 55 20/05/14 01:37

    me quito el sombrero y no llevo, bien Jesus

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jhgb jhgb 19/05/14 00:05

    A estos del pp les vale todo, lo único que da coherencia a su discurso es que todo se basa en lo que les conviene, aunque reiteradamente se mentira. Son buenos consiguen que hablemos de crispacion no de sus mentiras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pattymurray pattymurray 18/05/14 11:40

    Están rabiosos porque alguien del pp ha matado a alguien del pp, que diría Gila. No pueden echar la culpa ni a un antisistema (ellos son los más antisistema del bienestar que ha visto este país), ni un sindicalista, ni un etarra, ni un catalán, ni un parado, ni un desahuciado. Pero como dijo la Barberá, que está que se sale: "la espiral de violencia..." Y otro, sin empacho: " es por el encanallamiento de la población..." que eso sí me parece fortísimo dicho por un representante, no ya del pueblo, sino por la casta más encanallada que hemos tenido en esta pseudodemocracia. En fin, para eso y no echar gota.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cristogg cristogg 18/05/14 11:39

    Gracias, maestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 17/05/14 02:25

    Eso,mejor no imaginar que ese asesinato,lo hubiese cometido alguien que no fuese del mismo PP. Con la de barbaridades que hemos tenido que aguantar por parte de la "caverna",aún siendo el caso mas que claro desde el primer momento 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • terrícola terrícola 17/05/14 00:26

    Claro, sencillamente expuesto, justo, y sosegado. Genial. Felicidades D. Jesús.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LosCristos LosCristos 16/05/14 20:09

    Extraordinario artículo de Jesús y como siempre los grupos que quieren sacar las cosas del tiesto lo intentaron pero el pueblo no es tonto y sabe que las cosas ocurrieron por problemas entre compañeras de partido. Yo, me pregunto ¿Por qué los qué informan erróneamente no piden disculpas a los grupos afectados, porque también "incitan al odio" popular? o es que ellos tienen libertad de expresión sin respetar a los demás.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • roxiu roxiu 16/05/14 17:30

    Zassss!!! En tò la boca....grande Maraña....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miyuko Miyuko 16/05/14 11:11

    ¿Incitación al odio? Si por "incitaciones" fuera, algunas cadenas de televisión  y sus programas de  "reality-merde empaquetada" diaria, deberían ser prohibidos porque atentan contra la higiene mental de los televidentes. Y mientras no se legalicen las drogas duras estos programas, que "incitan" a la estupidez más extrema y que como las drogas crean adicción, deberían estar proscritos. Es decir lo mismo que convivimos con la estupidez más supina -y que encima sirve para que algunos se forren-, deberíamos también convivir con la maldad. Que está  por todas partes.  No sólo en Twitter."Estos señores" que condecoran a la Virgen, y hacen imposible litigar contra uno más rico que tú -gracias a Gallardón-, quieren protegernos  de los malvados de Twitter. En realidad de quien deberíamos estar protegidos es de  San Jorge Fdez. Diaz, Cossidó, Mesa, Gallardón, y Aguirre. Por poner algunos ejemplos. Esa si que sería una protección inteligente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.