X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

La fe no mueve montañas pero evita que se escalen

Publicada 29/03/2016 a las 06:00 Actualizada 29/03/2016 a las 11:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 94

 “La religión consiste en que cada vez que se enciende una vela, se apague una luz”.


Luz y taquígrafos, las cosas claras, las cartas sobre la mesa… Todas esas expresiones, que son metáforas de la democracia y frases recurrentes en los discursos de los políticos, no suelen pasar de la teoría a la realidad, porque una cosa es predicar y otra dar trigo, algo que saben bien quienes descubren que el arte de la demagogia consiste en darle la vuelta a la sentencia de Goebbels para que dicha al revés dé el mismo resultado: repite una verdad mil veces y se convertirá en mentira. Ahora que ya ha pasado la Semana Santa y las procesiones han liberado las calles, tal vez sea un buen momento para hablar de este asunto en relación a la Iglesia católica y el Estado.

¿Sabemos de qué está hecha, cuánto vale, quién le pone límites o si la ley se respeta y, por lo tanto, el catecismo acaba donde empieza la Constitución? “La transparencia, Dios, la transparencia”, se titula un poema con el que Juan Ramón Jiménez inició su obra Animal de fondo, un libro que es un cuadrilátero en el que pelean, a cara de perro, la inteligencia y la superstición: “aquí estás, enredado conmigo, en lucha hermosa / de amor, lo mismo / que un fuego con su aire.”

Mientras la masacre de Lahore, en Pakistán, y las bombas del aeropuerto y el Metro de Bruselas nos llenan los ojos de astillas y nos vuelven a recordar que la mezcla de la Historia y la Religión sólo produce odio y muerte, en España algunos de los jefes de la Conferencia Episcopal han aprovechado que las vírgenes y los crucifijos estaban en el centro del escenario para recordar que en nuestro país sigue habiendo una ultraderecha feroz, sectaria, homófoba y racista que crece a la sombra de las catedrales y se mantiene a flote subvencionada con dinero público. Un día, el obispo de Málaga deja muy claro para qué quieren estar los curas en las aulas y le dice a 500 estudiantes obligados a escuchar su sarta de majaderías que “el matrimonio gay es como la unión entre un hombre y un perro o un bebé y un anciano”.

Seguro que lo hace porque aquí una sotana es una armadura y nadie lo va a perseguir, multar o detener como a Rita Maestre o a los titiriteros de Granada. Siguiendo su estela, un par de días más tarde los obispos de Getafe y Alcalá de Henares lanzan una pastoral contra los transexuales en la que los describen como “marxistas” que promueven una “ecología idolátrica y fragmentada, una visión pornográfica de las relaciones”, la práctica de “una sexualidad sin verdad”, la “usurpación deliberada de la filiación natural de los niños” y otras cuantas atrocidades. En otras ocasiones un cardenal ha sostenido “que la homosexualidad es una enfermedad que podría paliarse con un tratamiento médico lo mismo que la hipertensión” y un tercer obispo, que “los minusválidos y subnormales son así porque el Señor castiga en ellos los pecados de sus padres”. No es que con la Iglesia hayamos topado, es que ella nos embiste.

Quien pretenda rebatirles esos argumentos echándoles en cara la vergüenza de la pederastia de sacristía y confesonario, se puede encontrar con la respuesta que dio en su día el obispo de Tenerife, para quien con frecuencia los abusos ocurren “porque hay menores que los consienten, están perfectamente de acuerdo con ellos y, además, deseándolo; e incluso si te descuidas te provocan”. La pregunta es hasta cuándo y hasta dónde está obligada la sociedad civil a soportar las necedades de esos individuos.

En Roma se abren las ventanas de la Basílica de San Pedro, pero en España se hace fuerte en los campanarios un integrismo que se opone a todo, quiere manejar a la vez altares, cátedras y tribunas, monta emisoras de radio desde las que lanzar amenazas e impartir doctrina y, en resumen, lucha por tierra, mar y aire contra el progreso científico o la libertad individual: la fe no existe para mover montañas, sino para evitar que se escalen. Y en medio de ese combate, ¿al menos están claras las cuentas de la Iglesia? No debe ser así, porque mientras el Gobierno y sus presupuestos generales aseguran darle algo menos de ciento sesenta millones al año, otras fuentes calculan que la cantidad auténtica oscila entre los 7.000 y los 11.000, si le sumamos al dinero que le dan lo que recibe a través del IRPF, la exención de tributos, los sueldos de los sacerdotes, de los curas castrenses y de los profesores de religión, lo que se destina a los centros sanitarios y educativos que controla, el coste del mantenimiento de su patrimonio cultural o las aportaciones que se hacen para la celebración de actos litúrgicos o propagandísticos como las visitas del Papa o las jornadas mundiales de la juventud. Una auténtica fortuna, sobre todo en estos tiempos de recortes en que tanto sufren los ciudadanos.

Como tantas otras cosas, el oscurantismo que envuelve las relaciones entre la Iglesia y el Estado proviene en gran medida de los acuerdos que se firmaron en la época de la santa Transición, que básicamente consistían en lo de siempre: en garantizarle la impunidad más absoluta a una institución que apoyó con entusiasmo a una dictadura criminal y fue su cómplice durante 38 años. No hay más que leer la famosa carta que redactaron en 1937 los obispos en apoyo del general sedicioso, donde afirmaban que “la sublevación militar no se produjo, ya desde sus comienzos, sin la colaboración del pueblo sano” y que fue “una reacción de tipo religioso, correspondiente a las acciones nihilistas y destructoras de los sin-Dios.” Desde entonces, en ese ámbito las cosas han cambiado muy poco, así en el cielo como en la tierra.

La Pascua ha terminado. El mundo sigue dando vueltas. Las últimas noticias dicen que centenares de personas recibieron con aplausos entusiastas a Felipe VI, su esposa doña Letizia, su madre y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, a su llegada a las puertas de la catedral de Palma de Mallorca –no muy lejos de los juzgados en los que hace poco se sentaron en el banquillo su hermana y su cuñado– para asistir a la misa del Domingo de Resurrección. El más allá no existe, pero sus representantes sí. Y habitan entre nosotros, pero son intocables. Qué miedo dan.
EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



30 Comentarios
  • Sancho Sancho 04/04/16 00:28

    La Jerarquía de la iglesia es lo que viene siendo desde el golpe de estado a la II República: una banda de fascistas desatados y protegidos por los distintos, desde el franquismo hasta nuestros días, por todos los gobiernos, que llamándose democráticos consienten una institución absolutamente antidemocrática; y lo peor de todo es que a esta banda de golfos se le permite inmiscuirse en la sociedad civil en asuntos de la máxima relevancia. De vergüenza.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 04/04/16 10:51

      Exactamente. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • Benjamín Prado Benjamín Prado 04/04/16 12:45

        Muy, muy interesante el debate entre ustedes, Franctoledo, Bacante, Sancho, Ateo y los demás. Personalmente, yo creo que todo lo respetable que puede hacer una iglesia, la que sea, es lo que pueda llevar a cabo en su ámbito: un templo, una misión, etcétera; y que cuando se extralimita y trata imponer, no de convencer, siempre es para mal. Sí tengo una duda y la he tenido siempre: ¿una persona que actúa de forma honesta pero al servicio de una organización que no lo es, resulta aceptable? 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        0

        • LUIS RAMON LUIS RAMON 04/04/16 19:48

          Creo que no debemos confundir iglesia con la organización de la iglesia. De la misma forma que no debemos confundir Estado con quien gobierna el estado. Iglesia es un concepto genérico que engloba a todos los creyentes. Es más que evidente que la jerarquía eclesiástica que ha dirigido la iglesia católica, sobre todo en España, está muy alejada de los valores que ella misma predica, a años luz diría yo. Pero hay mucha gente honesta que trabaja para la Iglesia, en su sentido genérico, que nada tiene que ver con aquéllos. Un buen ejemplo de ello es el Padre Angel. Como él hay mucha gente. Si les preguntas a ellos te dirían que son Iglesia y trabajan para ella, no para quien la dirige.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          0

          • Bacante Bacante 04/04/16 21:32

            Pienso que habría que conocer las razones y las intenciones de los que se quedan en esas instituciones. 

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • franctoledo franctoledo 05/04/16 00:08

              Pues que hay que  ganarse la vida, y que mejor manera que ayudando a los de mas.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

        • franctoledo franctoledo 04/04/16 17:18

          Depende a que se dedique esa organización, si es la mafia poca honradez puede haber, en cuanto a la iglesia es el problema de siempre, una cúspide de poder dicta sus leyes y los de mas acatan en silencio, salvo una minoría que se revela contra ella.  Otro problema es que como se cree poseedora de la verdad única son intransigentes con los de mas, por lo que el conflicto esta servido.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • ateo ateo 31/03/16 23:06

    No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • franctoledo franctoledo 31/03/16 17:00

    El problema de las religiones no es quien las preside, ya sabemos que son sectas legalizadas consentidas por los poderes fácticos para domesticar al pueblo, si no de quien las secunda, y estas al igual que los que recurren a los astrólogos, son gente desesperada o temerosa, tan bien la secunda ricos que ven en ella una manera de limpiar su conciencia al igual que ciertos bancos limpian su dinero negro. Y es que las dos instituciones siempre han sido muy parecidas, de ahí esas relaciones tan estrechas, al igual que en la política, por eso se doblegan a su poder y nos hacen comulgar con ruedas de molino.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 31/03/16 23:10

      Yo no generalizaría. Apuntemos hacia dónde  hay que apuntar. No soy católico ni cristiano, pero sus palabras me parecen algo  ofensivas y también confusas. Un saludo. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      0

      • franctoledo franctoledo 01/04/16 16:34

        Tiene razón, no hay que generalizar, tan bien dentro de la iglesia hay grupos que son dignos de respeto, me estoy refiriendo a esos que formaban la teología de la liberación, que por cierto muchos fueron excomulgados, por esa iglesia oficial, a la que apunte en mi anterior comentario. Y si hay algo ofensivo, seria el papel que a desempeñado siempre esta institución. Le recomendaría ver la película Amen de Costa-Gavras o leer la historia del franquismo..

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Bacante Bacante 03/04/16 01:22

          Con no generalizar me refería a esto: "El problema de las religiones no es quien las preside, ya sabemos que son sectas legalizadas consentidas por los poderes fácticos para domesticar al pueblo, si no de quien las secunda, y estas al igual que los que recurren a los astrólogos, son gente desesperada..."  Y, realmente, sí, me parece ofensivo. Un saludo, franctoledo. 

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          0

          • franctoledo franctoledo 03/04/16 17:38

            Lamento que le haya parecido ofensiva mi opinión, pero es una percepción mía que no quiere decir que sea compartida por todos, es una opinión y por tanto subjetiva. Se que dentro de la iglesia hay gente muy valiosa que esta contribuyendo mucho ayudar a mucha gente. Y lo de los feligreses, siempre me aparecido que la iglesia siempre se a aprovechado de las debilidades del ser humano y este siempre a encontrado un refugio en ellas. Simplemente eso. Un saludo y lamento su reacción, no era mi intención ofender a nadie.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Bacante Bacante 04/04/16 10:50

              No me explico bien. Habla de las religiones en general. Sería como para hablarlo despacio. Nuestro perentorio, urgentísimo problema, es la Iglesia Católica y sus fechorías y  privilegios. A mí me lo parece. Tenemos otro problema con Arabia Saudita,  más que con los  musulmanes, o a mí me lo parece. No veo que el montón de religiones que hay ahora es España nos causen problemas, desde los judíos, los bahais, otros cristianos, los budistas... 

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • ontzacoca ontzacoca 31/03/16 00:36

    Cuando en USA descubrieron que en la democracia estadounidense la voluntad popular  pudo condicionar a la gran industria armamentística e identificar a sus " submarinos " en los gobiernos ( de Johnson como de Nixon y su acólito Ford ) dentro de la CIA y de lo que fueron capaces de hacer en todo el mundo ( Indochina, Sudamérica, Indonesia, Iran, Centroamérica, Afganistán ) financiando derrocamientos,  provocando cientos y cientos de miles de muertos y destruyendo infraestructuras que supusiero décadas de atraso,  sucesos acaecidos dentro del "mundo libre", fuera de la órbita soviética, supuéstamente su visceral enemigo, fue su propio pueblo quién se posicionó abiértamente beligerante con sus dirigentes obligando al gobierno a detener sus programas militares y por ende a perjudicar seriamente sus intereses de venta de armamento a nivel planetario   Fué una población que desarrolló un sentido crítico sobre el cual perdieron el control y una de las razones, una de ellas, eclosionó con el movimiento hippy y su emblemático " haz el amor y no la guerra " que en el fondo no era otra cosa que mandarles a freir espárragos a los mensajes de religiosos de todo tipo que había condicionado la mente del estadounidense hasta entonces. Fué elegido Cárter para reconducir a USA dentro de la sensatez y concordia internacional y ¿ que pasó ?, pues que torpedearon su gestión todo lo que pudieron,  poniendo ya el ojo en la escuela de Chicago para desmontar la dinámica económica que se había ido imponiendo en todo el mundo occidental en pro del estado de bienestar y la cooperación inter-generacional.  Sólo duró los 4 años de mandato y ¡ Oh sorpresa !  El ex-actor  Reagan salió elegido con sus acérrimos defensores  Neo-liberales y ¿ Que hizo LO PRIMERO de su mandato ?  Se reunió con todo el  boato cinematográfico con TODOS LOS REPRESENTANTES RELIGIOSOS, reconociendo con ello la importancia que para ellos suponía el papel que el poder les ha otorgado siempre, en el control mental de la población.  Son una palanca de control que naturalmente debe de ser bien recompensada.  Y si se salen del guión ( léase  teoría de la  liberación u otras filosofías contestarias ), serán severamente castig

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 31/03/16 01:26

      Es muy interesante lo que dice, Ontzacoca.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 30/03/16 10:43

    El mayor de mis respetos a la gente que sale a la calle con verdadero fervor y fe sincera en su Dios en las procesiones de semana santa. El más absoluto de los desprecios a la jerarquía eclesiástica de nuestro país que, en nombre de ese Dios, cometen las mayores atrocidades y escupen por su boca barbaridades llenas de odio que, desde luego, nada tienen que ver con lo que predicaba un tal Jesús al que seguro crucificarían sin pestañear si volviera a venir. La iglesia ha convertido la religión en un negocio y en un instrumento de poder con el que lleva siglos azotándonos a todos. Y el Estado, por lo menos en España, se ha convertido en su cómplice.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 30/03/16 12:32

      Espeluznante y la pura y dura verdad. Ufff, cómo  son ustedes, comentaristas de este foro... 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 16:04

        Sí señor, Bacante, aquí hay un nivel alto, alto, alto...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 11:28

      Lo comparto de la a a la zeta, Luis Ramón. Respeto por las creencias elegidas, oposición a las impuestas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • JOSEMAR JOSEMAR 30/03/16 03:57

    Benjamin una vez más, te superas,vaya artículo de lujo,que nos ofreces.Leerte,una gozada y escucharte en MVT, un placer.......gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 11:26

      Muchas gracias, Josemar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Olga V. Olga V. 30/03/16 01:59

    Sí dan miedo, pero hay algo que se puede hacer; como en el resto de los países europeos, la influencia de la iglesia en la sociedad disminuye a la misma velocidad que lo hace su poder económico. Necesitamos un gobierno valiente que se atreva a recortar las subenciones, o a pararlas. A revisar el concierto de colegios que sostienen la enseñanza religiosa con dinero público. Y tantos privilegios inmerecidos. Espero que llegue pronto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 02:16

       Eso es justo lo que necesitamos, Olga. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Remigio Remigio 30/03/16 01:13

    Excelente artículo. Me gustaría añadir alguna cosa más: El efecto de la doctrina católica en las mentes infantiles sobre todo los que tuvimos la desgracia de pasar nuestra infancia bajo el franquismo. Por ejemplo: A mí me hicieron creer que existe un ser todopoderoso y misericordioso que te ama como un padre. Pero luego resultaba que este ser tenía ciertas manías y era algo "quisquilloso": Por ejemplo si un día te masturbabas y luego te morías te enviaba al infierno a quemarte durante toda la eternidad. Visto ahora me parece mentira pero era así.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 02:15

      Eso debería hacer sospechar a muchos, Remigio: ¿tanta intransigencia y amenaza puede casar con sus cantos a La Paz, el amor y la misericordia?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mel mel 30/03/16 00:02

    El artículo me ha parecido excelente, en la línea de todos los de Benjamín. La verdad es que es una gozada leerlos, además de por su belleza,  porque se hacen necesarios, por lo que nos hacen pensar, por sus "aristas" creativas que nos aportan puntos de vista inusuales y a veces inesperados. También estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios, algunos de ellos muy jugosos. Pero tengo la sensación de que solo nos quedamos en el desahogo, aunque comprendo que también es necesario y resulta altamente terapéutico. Creo sin embargo que deberíamos ir más allá y crear iniciativas colectivas para cambiar la situación y avanzar en la laicidad del Estado, acabando con esta tiranía eclesial. No tengo fórmulas ni soluciones, pero animo a todos que apoyemos toda iniciativa que surja en este sentido...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 02:13

      Sí es una forma de tiranía, Mel, bien dicho, y también es una vara de medirnos: si no les paramos los pies, nos mereceremos que no se detengan. Muchas gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ryper ryper 29/03/16 23:12

    Excelente artículo Benjamín. Lo lamentable es que esta iglesia forma parte de la "marca Egpaña". que refleja   un país, católico, apostólico......y cristianizable... que lo sepan todos aquellos herejes que osan ofender a dioooooooos.  Tengo una sobrina que por obra y gracia de la santa madre iglesia, no tiene mas que padrino de bautismo, porque el señor cura párroco  impidió a la madrina serlo, por haber  estado divorciada . y re..casada en el juzgado.  Y no solo la impidió ser madrina, sino que además  la excomulgó.   De momento no ha recibido notificación  alguna sobre la mencionada excomunión. Alguien podría informarme si la excomunión tiene algo que ver con las relaciones entre el  dios de esta empresa española llamada iglesia y el/la excomulgad@? Esta excomunión ocurrió en la Egpaña del siglo XXI, aunque bien  pudiera haber sucedido en la Edad Media. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 30/03/16 02:11

      Que vivan en la Edad Media es malo, que traten de arrastrar hasta allí al siglo XXI, peor. Gracias, Ryper, felicite a su familiar: qué suerte, excomulgada...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre