X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso libre

En la muerte de Marcos Ana

Publicada 27/11/2016 a las 06:00 Actualizada 03/12/2016 a las 13:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 46

La memoria es una casa sin distancias precisas situada entre la vida y la muerte. Si consideramos el vértigo de la realidad, quizá se trata más bien de un refugio con ventanas abiertas para mirar el mundo y ver cómo sucede el tiempo entre las manos quebradizas del presente. En los sótanos de la memoria habitan los entusiasmos, las heridas, las obsesiones y las causas últimas del miedo. En el salón de estar se conforma eso que llamamos nuestra identidad.

El vértigo de esta semana de finales de noviembre se llama muerte. Yo pensé dedicar este artículo al espectáculo desolador desatado por fallecimiento de Rita Barberá. El sentimiento de silencio trágico y respeto que provoca cualquier muerte quedó pronto superado por la falta de escrúpulos de una derecha española sin límites. No sólo fue capaz de culpabilizar de la muerte de la exmilitante del PP a los ciudadanos que han intentado luchar contra la corrupción en la vida pública española, sino que impuso en el parlamento un minuto de silencio consagrado a un personaje turbio. Nada hay más desmoralizador que las perversiones de la política aseguradas en su propia impunidad.

Pero después llegó la noticia de que Marcos Ana se moría y me quedé sin ganas de escribir sobre Rita Barberá. Cuando se vive el paso del tiempo más como una sensación de despedida que como una ilusión de espera, la muerte de un amigo llena de tristeza íntima la palabra otoño. Pero el vértigo no se detiene en la intimidad y de pronto nos enteramos también de la muerte de Fidel Castro. El otoño ya no es intimidad sino acontecimiento histórico, suceso planetario. Con tanta hoja caída, necesito irme por las ramas de mi melancolía.

La identidad que se ha forjado en el salón de estar de mi memoria tiene los muebles del respeto por la democracia y del desprecio por el capitalismo. Soy un rojo español que heredó la lucha contra la dictadura de Franco y la militancia contra la economía inhumana de la desigualdad y la ley del más fuerte. De la mano de Rafael Alberti y Marcos Ana tuve la oportunidad de viajar por los países del Este al principio de los años 80. El compromiso político y la poesía me han dado en la vida mis mejores amistades. Rafael, además de autor de alguno de los poemas más importantes de la literatura española contemporánea, era un símbolo de la lucha contra el fascismo en la guerra civil española. Marcos Ana, con sus Poemas desde la cárcel y sus 23 años de cautiverio, era la leyenda viva de la resistencia. En distintas ciudades del mundo, he visto muchas veces a brigadistas internacionales acercarse a Rafael y Marcos para decirles “no pasarán”, “ay Carmela”, “puente de los franceses”…

También recuerdo la cara que pusieron Rafael y Marcos cuando les comenté que la Rumanía de Ceausescu me resultaba muy parecida a la España de Franco y que ser de izquierdas era más difícil en Bucarest que en Madrid, porque el terror de Franco se ejercía en nombre de un poder injusto y el de Ceausescu se escondía en la coartada del pueblo. Aunque el PCE estaba separado hacía tiempo de la obediencia soviética, para unos comunistas nacidos a principios del siglo XX resultaba difícil distanciarse de algunos sentimientos. El poema contra Stalin lo tienes que escribir tú, me dijo una noche Rafael. Ten en cuenta que yo hice la guerra ayudado por la Unión Soviética y abandonado por las democracias europeas. A ti te corresponde escribir ese poema.

Y lo escribí porque me correspondía, pero sintiéndome heredero de una tradición llena de matices. Vuelvo con frecuencia al recuerdo de un día de verano en casa de Teodulfo Lagunero, con Almudena, Marcos, Santiago y Carmen. Teodulfo es el millonario de izquierdas que ayudó a Pasionaria en Francia, a Rafael y María Teresa León en Roma y a Marcos Ana en Madrid. Fue también quien buscó la peluca y el coche que disfrazaron el regreso de Santiago Carrillo a España. Salieron los temas de siempre: la actualidad, lo que fue y lo que es, el Partido, el eurocomunismo, Cuba, la Transición, la personalidad de Jorge Semprún, los matices de cada uno… Yo me declaré un heredero de todos ellos, mi edad permitía admirar a la vez a Jorge, Santiago, Teodulfo, Marcos, sentirlos a cada uno en su camino como una parte de mi historia.

Mi historia sigue siendo, aunque todo me suena hoy a música de despedida, la de un rojo español que escribe poemas sobre la difícil dignidad de la conciencia, el amor a la democracia de los cuerpos y las opiniones y el desprecio ante la explotación capitalista. Y cada vez que escribo mi poema contra el estalinismo lo hago porque me corresponde y porque sigo comprometido con el porvenir de una ilusión que es incompatible con la desigualdad y con las formas blandas o duras de la represión.

Mientras el tiempo nos diluye a todos de forma inevitable, es frecuente ver cómo muchas personas se mantienen de pie gracias a sus rencores. Marcos Ana ha sido una lección, un ejemplo raro: se ha mantenido firme hasta el final gracias a la bondad. Seguía convencido de que la libertad personal resulta incompatible con la esclavitud de los otros. Su victoria más importante fue conseguir que no le contagiaran el odio las personas que le habían robado su vida durante 23 años de cárcel y su país durante 40 de dictadura. Esa victoria íntima le permitió mantener la fe en el triunfo del socialismo. Confieso que yo no estoy tan seguro. Corazones como el de Marcos Ana me ayudan a vivir como si fuese posible el triunfo. Hay amores que no necesitan de la esperanza para justificarse. 


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • esfera esfera 03/12/16 16:39

    Es para mí un honor estar presente en el homenaje póstumo  a  Marcos Ana,a través de ti, Luis, por tu extraordinario testimonio depoeta , escritor,amigo y camarada. Indudablemente, el minuto de silencio en su memoria y desde esta perspectiva, no creo que suscite ningún tipo de controversia, ya que mantuvo invicto la DIGNIDAD humana , a lo largo de su vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mariló Reina Mariló Reina 03/12/16 14:12

    Me conforta constatar que la complejidad, la capacidad de crítica de lo propio y un gran espacio para la bondad y la confianza en los seres humanos,se vea tan presente en algunas de las personas que admiro, como Marcos Ana o como tú, Luis. Menos reconfortante es, quizá, la la pista que nos da sobre el difícil camino hacia la justicia social y el progreso de las verdaderas democracias. Análisis como los que haces nos facilitan comprender los triunfos de populistas contra el pueblo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • orenes orenes 02/12/16 20:34

    SIENTO MUCHÍSIMO no haber conocido más a MARCOS ANA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viceval viceval 29/11/16 08:07

    Buen articulo Luis, a la memoria de un hombre que defendió sus ideales y principios, que vivió y murió de pie.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 28/11/16 21:10

    Si aparecen mis comentarios en otros temas... y se censuran aquí... queda claro quien es el censor... Pues que pena. Afortunadamente he podido dejar presente mi respeto por Marcos Ana... en otros artículos... Seguiré dando trabajo al censor... No soy tan duro como Fidel... pero seguiré dando trabajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • emiliosánchez-cantalejo emiliosánchez-cantalejo 28/11/16 16:55

    Luís, todas las semanas espero como agua de mayo tu artículo para que refresque mi piel reseca por este erial donde vivimos. El último me ha emocionado especialmente por lo que cuentas y cómo lo cuentas. Que no nos falte tu palabra. Gracias por estas palabras de esperanza

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 28/11/16 00:16

    ¿Es cosa mía o todos los aludidos en el texto han muerto proclamando su militancia comunista?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • sierra sierra 27/11/16 20:08

    Muchas gracias por tu sensiblidad, tu respeto y los valores que transmites. Un saludo, compañero

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 27/11/16 19:39

    Leo Bassi: Misa Patolica n°147 Marcos Ana y Fidel Castro: http://bambuser.com/v/6545409

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AML AML 27/11/16 19:02

    Imposible para mí escribir algo diferente a ¡Gracias Luis!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre