x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A debatir

Respuestas al debate sobre 'Patria'

Publicada el 04/10/2017 a las 06:00 Actualizada el 04/10/2017 a las 13:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La semana pasada invité a los lectores de infoLibre a opinar sobre la exitosa novela de Aramburu. De nuevo, las intervenciones, con alguna excepción puntual, han sido respetuosas y han aportado puntos de vista interesantes, confirmando que es posible deliberar colectivamente en el medio digital sin caer de inmediato en la descalificación y el enfrentamiento.

Algunos participantes se han referido al recelo que les causa una novela que ha cosechado un éxito tan enorme. Creen que el libro tiene factura de best-seller y por eso huyen de él. No creo, sin embargo, que las ventas de la novela sean fruto de una estrategia comercial ni me parece que el libro esté escrito con la técnica y el enfoque de los best-sellers. A mi juicio, la novela ha tenido la merecida fortuna de encontrar el respaldo de un público amplio que deseaba leer un relato de cómo vivieron los vascos en la época del terrorismo. El libro contiene suficiente autenticidad como para haber despertado el interés y haber conmovido a decenas de miles de lectores. Recomiendo, en este sentido, el análisis literario que realizó Luis García Montero en Los Diablos Azules, la revista de libros de infoLibre.

Aramburu, como han apuntado muchos participantes, ya había tratado el asunto del terrorismo etarra en otros libros, los cuales tuvieron también muy buena acogida, pero no llegaron a conseguir un éxito tan rotundo entre el público lector. Personalmente, a mí me ha interesado mucho más Patria que, por ejemplo, Los peces de la amargura, que se centra fundamentalmente en las víctimas del terrorismo. Patria trata de presentar todas las dimensiones del conflicto a través de dos familias próximas a las que la actividad terrorista enfrenta de modo brutal.

Inevitablemente, al hacerlo así, Aramburu adopta una perspectiva política. Y, desde esa perspectiva, opta por personajes más o menos arquetípicos. Un buen número de participantes en el debate ha expresado una cierta decepción ante lo que consideran el "simplismo" de dichos personajes, previsibles en sus actitudes, opiniones, actos y reacciones. Los protagonistas de la novela, además, evolucionan poco o lo hacen a trompicones. Y algunos lectores advierten un exceso de didactismo, como si el autor (que se cuela al final de su propia novela) no pudiera evitar un papel moralizante.

Creo, no obstante, que la presencia de personajes arquetípicos constituye una opción legítima, que funciona eficazmente dado el objetivo de plasmar la vida social en los años de plomo del País Vasco. Quizá me equivoque, pero creo que el autor no intenta bucear en las personalidades y vida interior de los componentes de las dos familias, sino mostrar más bien cómo el terrorismo nacionalista de ETA les zarandea a todos ellos, en direcciones muy distintas en cada caso.

La cuestión fundamental, sobre la que ha habido grandes desacuerdos, consiste en si la historia narrada en Patria es un buen reflejo de lo que fue el País Vasco durante los años de la violencia. Para algunos, sencillamente, es la mejor reconstrucción que se ha ofrecido hasta el momento. Para otros, la novela es parcial: entre quienes así piensan, hay quienes creen que no pasa nada por ello, pues una novela no es un ensayo histórico, y hay otros que opinan que la parcialidad es un lastre insuperable de la novela.

Una novela, efectivamente, no es una monografía académica (así lo han expresado muchos participantes) y, por lo tanto, no se la puede juzgar con los parámetros que se usan en una investigación. Es evidente, por lo demás, que la sociedad y la política vascas son lo suficientemente complejas y poliédricas como para no poder ser recogidas en su totalidad en una novela (ni tampoco, por cierto, en un análisis sociológico). La cuestión es si el trozo de realidad que reconstruye un escritor encierra suficiente verdad. La literatura es también una forma de conocimiento, con sus propias reglas, y se puede juzgar no solo por su coherencia interna (por lo bien trabadas que están las tramas, por la riqueza de los personajes, por el estilo), sino también por la visión que trasluce de la realidad.

¿Cuánta verdad contiene Patria? Ese ha sido el principal motivo de controversia. Déjenme que aporte mi propia opinión. A mi Patria me impresionó y me conmovió en muchos momentos, me pareció que reflejaba con gran autenticidad las dinámicas sociales que se crearon en torno a la violencia terrorista de ETA. La estigmatización de las víctimas, el silencio ante las atrocidades, la soledad del señalado, la mezcla de comprensión y justificación del terrorismo en los círculos abertzales, la falta de piedad de algunos curas, la extensión del sectarismo político, la división social, en fin, los elementos que configuraban la vida social en aquellas localidades con fuerte presencia abertzale: todo ello, me parece, queda maravillosamente reflejado en la novela.

Mi principal reparo tiene que ver con la descripción de la propia ETA. Aramburu elige a un etarra de escasas luces, con mínima formación política, impulsivo, violento y a la vez débil ante la cuadrilla. No es una opción inverosímil, pues etarras así ha habido ciertamente en abundancia. Sin embargo, al tomar esta opción, la historia se vuelve demasiado "clara". La condena moral que atraviesa la novela entera habría sido más eficaz reconociendo que la violencia de ETA no era sólo un delirio o una deriva mafiosa, sino una estrategia política que contó con un preocupante apoyo social a lo largo de buena parte de su historia. La repulsa moral de una violencia ciega es demasiado obvia. El debate más interesante surge al reconocer la naturaleza política de ETA, algo que sigue costando mucho reconocer. Dicho reconocimiento no supone rebajar un milímetro el rechazo absoluto a la violencia terrorista, permitiendo, sin embargo, la apertura de una vía de análisis considerablemente más profundo de las divisiones que sacudieron al País Vasco desde 1968, el año en que ETA mata por primera vez, hasta 2011, cuando la organización terrorista renunció definitivamente a la violencia.

Expresado este reparo, me parece que Aramburu ha escrito una gran novela que muchos necesitaban (necesitábamos) leer.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

25 Comentarios
  • vianero vianero 08/10/17 12:39

    Clara morales en la sección Cultura de este digital acaba de darnos otra opinión sobre Patria al comentar la reciente obra La línea del frente de la joven escritora vasca Aíxa de la cruz.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • Galeno1 Galeno1 08/10/17 18:23

      Otra definición publicada ayer 7 de octubre de 2017:

      " Fundación DENAES retwitteó
      Hacemos Patria®‏ @HacemosPatria 7 oct.
       ESPAÑA somos tú, yo y el hogar que nos ampara, la tumba de  nuestros abuelos y el jardín de nuestra casa. #JuntosHacemosPatria "

      https://twitter.com/HacemosPatria/status/916612072720470017

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • vianero vianero 09/10/17 09:23

        Mejor sería que se llamase Matria.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Galeno1 Galeno1 09/10/17 11:55

          Si esa definición que "retuiteó" DENAES es más afín al matriarcado que al patriarcado.

          Además esa definición cae en el vaso de la patria como templo sagrado, en vez de como ágora. Cae en el vaso de Fradera que trajo a colación Enric Juliana. Cae en el vaso del gallego Salvador Golpe. Cae en el vaso del obispo que le dice a la policía que la patria está en peligro. Cae en el vaso de los que hablan de pueblo ancestral (como hablaba el obispo Añoveros) y además esa definición ¿no comunica para nada? con el otro vaso (el de Ernest Benach, el de Iñigo Errejón, el de Antoni Puigverd, el de Ernest Renan, el de Carles Ferreira) que es el de patria como una construcción cotidiana de interés general que viene dado por lo que tienen en común los habitantes de esa patria: el futuro.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • vianero vianero 08/10/17 12:06

    ¡Qué fiasco, han desaparecido los comentaristas, pareciera que por ahora no interesa Euzkadi! Al menos su artículo bis habrá servido de publicidad y engrosará la bolsa del Sr Aramburu. Yo me quedo con lo de gran novela, aunque aún no me he decidido a sacarla de la biblioteca.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Galeno1 Galeno1 07/10/17 00:14

    La política ha evolucionado y los políticos instalados, incluidos los de Podemos no se han dado cuenta, el último caso de la inopia en que viven ha sido su postura respecto al asunto catalán.

    Ha evolucionado de tal forma que para explicar lo que vivido pre 1-O y post 1-O no existen palabras que lo definan. El lenguaje específico de la política está alejado de lo que ocurre, por ello no tiene palabras que sirvan para entendernos.

    Se les llamó y llama, totalitarios, nazis, xenófobos...

    Parece que algunos empiezan a intentar entender, y por ello ya aparecen palabras nuevas (ismos nuevos) para definir ese movimiento que ocurre en Cataluña.

    hace pocos días Enric Juliana habló de:

    - Democratismo.

    Ahora Jordi Sabaté, habla de:

    - Emotivismo.

    "No son un movimiento terrorista sino 'emotivista', quizás el primero de la historia, una nueva forma de lucha.

    No pretenden propagar el terror sino la emoción con sus manifestaciones festivas, sus sonrisas y sus cánticos; con su sufrimiento frente a las cargas y su determinación de votar aunque sea saliendo en bata de hospital y con la cara reventada por una porra. Buscan ganar y poner su proyecto en el mapa planetario por empatía en lugar de por miedo, aunque ese proyecto se nos antoje a muchos un profundo error y un arma de doble filo que esconde consecuencias siniestras."

    http://www.eldiario.es/tribunaabierta/razones-vamos-camino-perder-Catalunya_6_694390581.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • Galeno1 Galeno1 07/10/17 00:18

      "La creación de los lenguajes para fines específicos es esencial en la naturaleza social e individual de las personas que necesitan comunicar un conocimiento en particular, el cual adquieren según sus estudios y formación en materias concretas. Gracias a su estudio y su uso ha sido posible mejorar las necesidades reales comunicativas de cada sector profesional que las utiliza."

      http://www.revista.unam.mx/vol.12/num8/art75/

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Galeno1 Galeno1 07/10/17 00:36

        "Ganaron la batalla del 1-O por goleada, acumulando un capital político impresionante que se vio reflejado en la presencia masiva de los medios internacionales durante el 3-O. Vivo en el epicentro del soberanismo en estas convulsas semanas y por mi terraza pasaron desde cámaras de Reuters o ITV News, además de la Sexta y A3Tv, a reporteros de The Wall Street Journal, Getty Images, APF y muchos otros que no recuerdo, todos ellos para filmar las impresionantes movilizaciones de aquel día. Todos ellos estuvieron ahí para dar testimonio al mundo de este atentado 'emocionalista'."

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • Galeno1 Galeno1 06/10/17 01:17

    Se lee: "El debate más interesante surge al reconocer la naturaleza política de ETA, algo que sigue costando mucho reconocer."

    Hemos dado un alto atrás en todo, y un ejemplo es el de reconocer que ETA es un asunto político.

    hace años en el programa radiofónico "La Linterna" el contertulio habitual Amando de Miguel, en una ocasión argumento que ETA era un asunto político, otros contertulios como por ejemplo Jiménez Losantos, le rebatieron diciendo que eran unos delincuentes por lo que el asunto era de delincuencia en vez de político.

    De Miguel argumentó que la demostración de lo que él decía era que en los periódicos las noticias sobre ETA se daban en las páginas de información política y no en la de sucesos.

    Los contertulios que le rebatían, no contestaron.

    Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Galeno1 Galeno1 06/10/17 01:19

      Dice: un alto

      Debe decir: un salto

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ciro2 Ciro2 05/10/17 17:29

    Me permito proponer al profesor Sánchez Cuenca un debate para la semana próxima. Alguna vez le he escuchado, corríjame si me equivoco, que los enfrentamientos y las guerras civiles son posibles en función del nivel económico de la sociedad en que se produce el conflicto. España es una potencia mundial. Creo que en alguna ocasión afirmó que tal suceso sería inviable en este país. ¿Sigue pensando lo mismo o puede ocurrir que se gún se acerca la deflagración se va adaptando la economía asentada en una economía de guerra propiciatoria de tal indeseado evento? ¿Qué va primero, la economía o la violencia, quiero decir, qué vector domina el juego de fuerzas?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 12 Respuestas

    0

    1

    • Galeno1 Galeno1 06/10/17 01:28

      ¿Crees que hay algún asunto de debate político como el que propones, que sería tabú y por ello nadie se atrevería a plantearlo en un medio relevante como este?

      Si la respuesta es sí:

      ¿Cuál o cuales serían hoy día 6 de octubre de 2017 los debates políticos tabú?

      En mi opinión, los debates políticos tabú son los que hay que plantear, sobre todo si suponen un salto atrás.

      Un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 11 Respuestas

      0

      2

      • Cani7 Cani7 08/10/17 15:02

        Por ejemplo, un debate sobre los medios, sus formas de manipulación tendenciosa, en su vertiente ética analizando críticamente sus técnicas de intoxicación y manipulación para deformar la realidad sustituyendo la razón (el discurso crítico razonable) por las emociones primarias (el discurso del odio con la violencia de la descalificación y desprecio al otro), es decir la total ausencia de respeto que conlleva la voracidad (utilizo al otro para cubrir mis necesidades de supervivencia sin importarme nada las consecuencias que tienen mi acción en él).
        Es un tema que desde luego considero un tabú y que es urgente tratarlo ahora que algunos hablan de diálogo y negociación y eso no tiene sentido si no se realiza sin el debido respeto (que no es una palabra , es un valor humano que se practica o no).

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 10 Respuestas

        0

        0

        • Galeno1 Galeno1 08/10/17 18:15

          Para mayor precisión sobre asuntos tabú, incluyo también asuntos que en sí no son tabú, pero ciertos enfoques de los mismos sí lo son. Por ejemplo: Escribir una columna titulando: Los guardias civiles que pegaron el 1-O tienen la mentalidad franquista del orden público, y con sus declaraciones lo confirman de nuevo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • Cani7 Cani7 08/10/17 15:57

          Entendiendo que el respeto en el dialogo se trata de lo siguiente:
          Siempre que alguien emite un mensaje para comunicar a otro una idea, ocurre que el que la recibe la interpreta de la manera que el la entiende y normalmente (nos ocurre a todos), la idea del remitente y la del receptor no coinciden, hablar con el debido respeto al otro se trata de que ambas ideas coincidan es decir que el que reciba entienda exactamente la idea que quiere expresar el que la emite, y es una responsabilidad compartida el conseguir la mayor cuota de respeto en el dialogo.
          Sin embargo la mayoría de los mensajes que se escuchan y se ven en los medios son deliberadamente contrarios a este principio, y eso es un problema muy grave para los ciudadanos que deberíamos exigir una correcta transmisión de las ideas y los hechos.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 8 Respuestas

          0

          0

          • Galeno1 Galeno1 08/10/17 18:09

            Me conformo con que inicialmente se entienda un 50% y se dialogue/debata, para ir aumentando el porcentaje. Para ello es fundamental: preguntar, sobre todo antes de hacer juicios de valor.

            Un cordial saludo.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 7 Respuestas

            0

            0

            • Cani7 Cani7 09/10/17 12:18

              Sigo: En continuación a la última frase, ante el hecho concreto del Pleno del Parlament, propongo que actuemos como ciudadanos críticos, evaluando las comparecencias de los representantes políticos de los agentes donde por ejemplo el Gobern tiene que representar al pueblo catalán en su conjunto, y a la mayoría del parlament los ciudadanos independentistas, y tiene que dirigirse con los dos discursos bien diferenciados a los “suyos”, al resto del pueblo catalán en su conjunto, los no independentistas, y a cada grupo de ellos (incluida la CUP) en función a quien representan, al Gobierno Español, PP, a los ciudadanos unionistas centrales PP y Cd´s, a los unionistas “federalistas” (los que contemplan el derecho a decidir, Comuns, y los que no, Psoe).
              Y tendríamos que evaluar sus distintas descripciones de la situación en Cataluña analizando la claridad y precisión de sus discursos (es decir si se entiende lo que quieren decir), si empatizan y reconocen acertadamente a los distintos interlocutores y la situación en la que se encuentran, si muestra el respeto debido a los interlocutores (entiende y responde razonablemente a las demandas y cuestiones que le plantean), si considerá acertadamente el valor “real” de los distintos interlocutores en su búsqueda de discursos comunes, los acuerdos.
              El proyecto puede ser creativo y rico, porque se trata de que hagamos lo que vamos a evaluar es decir que demos nuestras observaciones y percepciones, nuestras interpretaciones (lo que entendemos que han dicho), y las opiniones, apreciaciones y críticas, que transmitirán las diversas sensibilidades que tenemos sobre los actores, por lo que serán incluso más ricas y diversas que las representadas por el Parlament, y si queremos llegar a conclusiones comunes (los Juicios finales) no hay otra forma que hacer lo mismo, realizar un ejercicio de cultura democrática civil y pacífica.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              0

              • Galeno1 Galeno1 09/10/17 22:46

                Imagino que mañana Puigdemont declarará la República Catalana, de acuerdo con la ley de transitoriedad catalana, lo que no va más allá de una declaración de proceso iniciado.

                Y empezará un proceso tipo los Vista Alegres de Podemos, donde admitirán´propuestas de la sociedad civil y entre todos irán elaborando en el parlament los procedimientos, planes, etcétera para tejer su constitución que posteriormente someterán a votación de todos los censados en Cataluña. Será un proceso largo y quizás antes de que termine, se acepte un referéndum pactado entre todos y con garantías, en el que ganará la opción soberanista no rupturista, que es lo que defiende Podemos desde siempre.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                0

                • Galeno1 Galeno1 10/10/17 00:36

                  13 de noviembre de 2014: "Errejón: “Los catalanes tienen derecho a decidir como los escoceses”

                  "Podemos apoya que Cataluña pueda celebrar un referéndum de independencia con garantías legales, como hizo Escocia el pasado 18 de septiembre."

                  (...)

                  "
                  “Los catalanes tienen derecho a decidir su modo de relación con el resto del Estado, como hicieron por ejemplo los escoceses”, afirmó Errejón. Manifestó, en cualquier caso, que la voluntad de la formación emergente es “reconstruir un proyecto de país con todos”.

                  (...)

                  "“Para nosotros, España es un país plurinacional, en el cual el pegamento debe ser el libre acuerdo y la seducción”, mantuvo Errejón, uno de los ideólogos de Podemos, en respuesta a los lectores del periódico, que le enviaron más de 5.000 preguntas."

                  "El dirigente de la formación vincula, además, el debate soberanista y las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno con una reflexión sobre la reforma de la Constitución. “La cuestión territorial es una manifestación más, y ni mucho menos la única, del agotamiento de un marco constitucional que ha sido roto por arriba y que debe ser reescrito por la soberanía popular”, defendió."

                  "Errejón aprovechó para criticar la reacción del Ejecutivo ante el plan de Artur Mas y la comparó con la actitud del líder del PP frente a sus socios europeos. “El Gobierno de Rajoy, atrincherado en el silencio y el no, hace un cálculo electoralista de mirada corta: es dócil entregándole la soberanía a Merkel y la troika, pero pretende sacar músculo frente a los ciudadanos catalanes que acudieron a votar”, insistió.

                  En Podemos también ha habido voces autorizadas que condenaron la celebración del 9-N. El exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo calificó de “antidemocrática” e ilegal esa consulta en un artículo publicado por EL PAÍS el pasado viernes.

                  Villarejo consideraba, además que se estaba “manipulando la conciencia ciudadana, ya que se reclama su participación para un objetivo, el de votar, que es manifiestamente falso”.

                  https://politica.elpais.com/politica/2014/11/13/actualidad/1415892800_413245.html

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  0

            • Cani7 Cani7 09/10/17 00:56

              Recibido Galeno1 y permíteme que continúe tu respuesta:
              Y con la información recibida pensar cual es la situación del otro: sus problemas, aspiraciones, planteamientos, frustraciones,… e incluso en como colaborar con él para que solvente ciertas situaciones simplemente porque con el diálogo se trata de encontrarse (al “100%”). Y posteriormente negociar teniendo mucho respeto a cada uno de los agentes políticos dándoles el valor “real” que tienen (como los 2 millones de independentistas, la otra mitad de Cataluña, Cataluña entera, el Estado Español, los ciudadanos españoles, los de sensibilidad unionista, los simpatizantes al derecho a decidir).
              Y los juicios de valor en todo caso se hacen al final del proceso y, de hacerlos, hacia todos incluyéndose a uno mismo, o cuando durante el proceso se producen hechos concretos en los que existan elementos objetivos que merecen un juicio o evaluación que intervenga como elemento de debate en el diálogo.
              SALUD

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              0

              1

              • Cani7 Cani7 09/10/17 13:08

                En respuesta a lo que planteas lo que propongo es que cuando evaluemos la claridad y precisión de sus discursos los critiquemos en función de su calidad democrática y hay una dicotomía esencial:
                O el discurso es razonable en todos sus aspectos (descripción de la situación, análisis, conclusiones, propuestas, interpelaciones,…), y pretende lograr puntos de encuentro
                O el discurso se proyecta bajo la activación de las emociones primarias: el miedo y la violencia que conlleva el odio (o deseo de “dar muerte” al que nos amenaza y nos da miedo), como, por ejemplo, las formas habituales que has descrito, (de las que algunos son conscientes y otros tal vez no).
                Y como ciudadanos tenemos la obligación de ser muy críticos con esta insana praxis que procura la imposibilidad de convivencia porque proyecta la perspectiva psicótica de la realidad propia de la ley de supervivencia (buenos y malos, derrota o victoria,…), perspectiva que además de infantil es propia de nuestra condición animal (de nuestro cerebro de saurio) pero lo que tenemos que tener claro es que la democracia tiene que construirse desde nuestra condición humana la de la consciencia de la razón (la de las leyes de los Valores Humanos) y es nuestra obligación de ciudadanos erradicar el discurso psicótico en el ambiente político.
                Y desde este punto de vista tenemos que denunciar, el juego de las palabras que están de moda, siendo la exigencia de la precisión en el lenguaje es la otra gran tarea que tenemos que exigir, lo que interesa de las palabras es su significado y lo más importante es que ese significado describa de forma “objetiva” aspectos de la realidad, (es decir no se puede utilizar palabras como fascista o nazi para despreciar o descalificar al otro, los ciudadanos debemos de entender que el que se descalifica es el que lo emite por su distorsión de la realidad).
                SALUD

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

              • Galeno1 Galeno1 09/10/17 11:33

                Antes se decía:

                - Ponerse en los zapatos del otro.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

              • Galeno1 Galeno1 09/10/17 11:29

                Sí.

                Y otro elemento fundamental es no usar las palabras inventadas para arrojar a la cabeza del otro, sobretodo las palabras arrojadizas que son mentira, como por ejemplo constitucionalista (y los mismos que la inventan, llaman a los otros anticonstitucionalistas) lo que es una mentira ya que la constitución es un código que nos hemos dado, como el código de la circulación.

                Los códigos no son una cosa militante, y menos militante en plan hooligan, como las personas que militan en un equipo de fútbol y son anti el otro (ocurre por ejemplo con el Real madrid y el FC Barcelona) y prefieren que pierda el equipo del que son anti aunque juegue con un equipo no español.

                Los líderes y sus asesores que no saben defender su posición argumentando, suelen acudir a esas mentiras, que además causan un daño enorme en la sociedad, ya que crean una cultura que se basa en la mentira, en este caso crean la cultura de que hay constitucionalistas y anticonstitucionalistas, con lo que podrá tener efectos graves en la sociedad ya que al creer que la constitución es algo en lo que se milita, cuando se cambie, los autollamados constitucionalistas, seguirán atados a la constitución del 78 sin cambiar, creándose un cisma constitucional en la sociedad, o si prefieres creándose unos "carlistas" partidarios del príncipe Carlos y unos "isabelistas" partidarios de la princesa Isabel.

                Es uno de los males ocasionados cuando los ineptos ocupan cargos de responsabilidad, que ante su ineptitud originan cismas con palabras falsas como constitucionalistas/anticonstitucionalistas, y las crean (creyéndose muy listos) como palabras comodín para no sentarse a hablar, y no se dan cuenta de la división que provocan, y si se dan cuenta de esa división, y aun así las usan, es que son unos granujas a lo gran patriota (el patriotismo es el último refugio del granuja).

                Un abrazo.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • Bacante Bacante 04/10/17 17:22

    Esto permanece vacío porque otros acontecimientos acaparan nuestra atención . 
    Excelente trabajo el suyo,  señor Sánchez-Cuenca. 
    Yo lo valoro,  sin poder ser objetivo con "Patria" . 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mario José Mario José 04/10/17 10:27

    Desgraciadamente, a pesar de mi deseo por participar en el debate abierto sobre el libro, no he podido hacerlo. Sin querer hacerlo ahora, aprovecho este espacio para felicitarlo por la iniciativa llevada a cabo, por usted o Infolibre y en cualquier caso por su implicación. Comparto con usted el reparo que apunta en su último párrafo.
    Se pasa por silencio, no solo en la novela lo que no me ha impedido apreciarla, muy a menudo en el relato oficial histórico, que ETA, originalmente era una organización política defendiendo la idea de independencia, con una rama armada en su seno para auto defenderse contra la represión franquista y que ésta segunda estaba sujeta a las decisiones tomadas por la dirección política de la organización. La deriva posterior que llevó ETA militar a comportarse como una organización mafiosa tiene una historia que muchas personas se ingenian en borrar y que a mi juicio es muy instructiva. Esta refleja muy bien los límites de lo que en los años 60, 70, se llamaba la “guerrilla urbana”. Nada ni nadie puede remplazar la movilización de masas, y ésta, por mucho que se empeñen algunos, no se obtiene “despertándolas” con bombas.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    12

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.