X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Cuando lo francés es tóxico

Publicada 29/11/2017 a las 06:00 Actualizada 28/11/2017 a las 20:56    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 81

El pasado viernes, un atentado yihadista segó la vida de más de 300 musulmanes en una mezquita del Sinaí (Egipto). No era la primera vez, ni mucho menos, que una acción terrorista de Daesh, Al Qaeda o asociados tenía como objetivo a seguidores de la religión del Corán. De hecho, el 90% de las víctimas de estos bárbaros son musulmanes.

Esto les resbala por completo a los predicadores de la islamofobia, esta nueva variante del odio al diferente que durante siglos se expresó en Europa a través del antisemitismo. Ellos siguen a lo suyo: proponer exclusiones, deportaciones, bombardeos y guerras contra todos los musulmanes. Se niegan a salir de su zona de confort: el comentario de taberna, convertido hoy en espectáculo televisivo en este y casi todos los demás asuntos.

La islamofobia es injusta: castiga a millones de personas por unos crímenes de los que ellas son las principales víctimas. La islamofobia es intelectualmente despreciable: confunde el todo con la parte. Equivale a equiparar a los vascos con ETA o a los alemanes con Hitler.

El yihadismo no es una religión, es una interpretación sectaria de una religión. Las razones por las que encuentra partidarios son políticas, sociales, económicas y psicológicas, tienen que ver con la existencia de ciénagas propicias. También en la Alemania de 1930 fueron precisas circunstancias tan graves como objetivables para que prosperara el delirio nazi.

Para los sectarios de Daesh, los primeros a abatir son los musulmanes que no comulgan con su retorcida lectura del islam. O sea, todos los chiís, esa mayoría de suníes que no es salafista y, como se ha visto en el Sinaí, los practicantes de la espiritualidad sufí.

La islamofobia es muy contraproducente. Le hace el juego al yihadismo al aceptar su relato de confrontación apocalíptica. Bush, Trump, Le Pen, Geert Wilders y compañía son los rivales occidentales soñados por Daesh y Al Qaeda. Les regalan argumentos y reclutas.

Solo junto a los musulmanes podrá ganarse al yihadismo. Insultarles es insultar a decenas de millones de aliados potenciales. Es como si Eisenhower se hubiera puesto a despotricar de los franceses en las vísperas del desembarco en Normandía.

Llegados a este punto, el islamófobo suele rebuznar así: lo que proponen los progresistas es que nos quedemos sentados esperando el próximo atentado mientras cantamos Imagine. ¡Menuda gilipollez! Los progresistas somos los más críticos a la hora de denunciar los fallos de los servicios policiales y de inteligencia en la prevención de los ataque terroristas. Desde el 11-S a los atentados en París, pasando por el 11-M español, las pifias han sido considerables. Queremos más eficacia y menos palabrería. Por cierto, no se nos ha visto derramar lágrimas cuando los Mossos abatieron a los terroristas de las Ramblas.

¿Inacción? Al contrario. Proponemos una acción preventiva más seria a la par que una acción política, social, económica y cultural que deseque los pantanos donde germina la peste. Queremos más neuronas y menos testosterona. Y lo que desde luego rechazamos es chaladuras como la guerra de Irak.

La Francia de Chirac hizo muy bien oponiéndose a los pirómanos Bush, Blair y Aznar. Lo único que consiguieron fue incendiar aún más Oriente Próximo, introducir a Al Qaeda en Irak  y convertirse de esa manera en comadronas del mismísimo Daesh.

Pero no todo lo procedente de Francia es digno de admiración. No cabe importar polémicas absurdas como la del hiyab en la escuela o el burkini en la playa. Bastante tenemos con nuestros propios líos. También sería disparatado escuchar a tipos como Manuel Valls.

Es natural que la ultraderecha sea islamófoba. Entronca con las cruzadas que mitifica y le permite sustituir el antisemitismo por una metadona hoy más tolerada socialmente. Lo que resulta penoso es que se les sumen individuos que se pretenden de izquierdas.

Valls pertenece a ese supuesto centroizquierda que a la hora de la verdad siempre está con la derecha. Como primer ministro de Hollande, llevó a la ruina a los socialistas franceses a fuer de asumir con la fe del converso las políticas económicas neoliberales y el discurso contra los inmigrantes. Yonqui de la politique politicienne (la politiquería), Valls, tras ser derrotado en las urnas, se apresuró a mendigar un cargo en las filas del victorioso Macron.

También es un yonqui de la televisión, dice cualquier cosa con tal de seguir en el candelero. Ahora recorre los platós franceses compitiendo con Le Pen en defensa de la “identidad nacional”, amenazada, dice, por los sarracenos. De paso, estigmatiza como islamo-gauchistes a Edwy Plenel y Jean-Luc Mélenchon.  No conozco personalmente a Mélenchon, pero sí a mi colega Plenel y tiene de islamo lo que yo de campeón de patinaje artístico.

¿Cuál es, según Valls, el pecado de Plenel? Reivindicar la libertad y la pluralidad como valores esenciales de la República Francesa, denunciar la islamofobia como un nuevo paso en “una deriva política hacia posturas autoritarias e intolerantes”.

Valls es de esos que les limpian con sus lenguas las babuchas a los jeques de Arabia Saudí. Pero en los platós se proclama la Juana de Arco del laicismo. Por supuesto. Una visión absolutista del laicismo es un truco habitual en Francia para justificar la islamofobia. He escrito absolutista porque el laicismo no quiere decir que desde el Estado tenga que combatirse tal o cual religión. El laicismo, una idea capital del Siglo de las Luces, significa que el Estado no asume ninguna creencia como oficial u oficiosa, y garantiza la libertad de todas.

Lo dicho: no todo lo procedente de Francia es saludable. Algunas cosas son tóxicas.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



32 Comentarios
  • cat cat 01/12/17 17:08

    Decir que el islamismo no tiene nada que ver con el islam es absurdo: es como afirmar que la inquisición no tiene nada que ver con la religión católica. J.Valenzuela está equivocado: pese a las más de 200 víctimas de los atentados, la mayoría de los franceses no han caído en la islamofobia. Ningún imám ha sido asesinado. En cambio sí que hubo un sacerdote degollado en Saint Etienne du Rouvray por los asesinos islamistas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Sancho Sancho 01/12/17 00:47

    Lo siento, de veras, pero no puedo...estar más de acuerdo con absolutamente todos los comentarios que has escrito, Orlinda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    1

    • Orlinda Orlinda 01/12/17 01:11

      Muchas gracias, Sancho.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • Orlinda Orlinda 30/11/17 19:56

    Veo que Galeno saca a relucir a la Feminista egipcia, médica psiquiatra Nawal al-Sa'dawi.
    Muy recomendable su libro "La cara desnuda de la mujer árabe". En él efectivamente habla de las contradicciones con que viven las niñas y mujeres árabes como uno de sus problemas: el culto al cuerpo y su cuidado a la vez que hay que taparlo; la llamada al amor que escuchan en canciones y literatura romántica arabe, cuando pobres de ellas si responden a esa llamada... y así. Cómo ser inocente (ignorante, lo valorado) y responder a maridos libidinosos... todo eso acarrea a muchas trastornos psicológicos.

    Hay algo que quiero resaltar. Nawal al-Sa'dawi, una mujer de más de 80 años, era hija de una familia de clase media o media alta. De niña le practicaron la ablación del clítoris. En su tiempo se hacía en Egipto a prácticamente el 100% de las niñas de todas las clases sociales, en la actualidad está prohibido, pero se calcula que se sigue haciendo en un porcentaje muy alto. A pesar de lo que sucedió, Nawal al-Sa'dawi ha declarado en una entrevista que su hija en la actualidad goza de menos libertad de la que ella tuvo (en Egipto) ¡Los retrocesos!
    Sí, sí, ya sé que el Corán no habla de ablación, que eso no es del Islam, me diréis, pero las entre 140 y 200 millones de mujeres en el mundo que lo padecen, son musulmanas, y una religión, como se sabe, es lo que sus fieles y creyentes determinan que sea con su hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    2

    • Orlinda Orlinda 30/11/17 20:17

      Y sí esta práctica no es del Islam, ¿cómo es que esos imanes e islamólogos que dictaminan hasta con qué pie hay que levantarse de la cama están tan callados ante la aberración? Callados ellos y callados a su silencio los que los apoyan por tratarse de musulmanes "moderados".

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      2

  • Argaru Argaru 30/11/17 17:29

    El señor Valls es el más claro exponente de la obsolescencia programada de la socialdemocracia. Al igual que la electrónica, la socialdemocracia tenía su fecha de caducidad. Su vida ÚTIL estaba condicionada con la caída del bloque soviético. Su única razón de ser era lavar la cara de la sociedad de mercado y frenar por la izquierda todo movimiento “sedicioso” por ese lado. Valls ha sido el último barco en abandonar a las ratas con Hollande a la cabeza. En relación con la islamofobia totalmente de acuerdo con el señor Valenzuela. De hecho se está convirtiendo en una nueva religión y parafraseando a Schopenhauer sobre este tema, la ISLAMOFOBIA es como la luciérnaga, necesita de la oscuridad para brillar. Y así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • cat cat 30/11/17 17:11

    Es cierto que el 90% de las víctimas del terrorismo djihadista son musulmanes. Pero el 100% de los terroristas djihadistas son musulmanes. Al que no le guste nuestra forma de vivir que se vaya con la música a otra parte. Hay muchísimos países musulmanes donde podrán vivir acorde a su credo religioso.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    1

  • Orlinda Orlinda 30/11/17 16:55

    En cuanto al atentado de la mezquita. Qué poca importancia se le ha dado, qué poco se ha hablado en los medios. Valenzuela haría bien en culpar de esto a sus compañeros en general. Respecto a la barbarie yihadista, Valenzuela sabe muy bien, es de suponer, quiénes tienen gran parte de responsabilidad y a qué intereses obedece, así que a por ellos, mejor que atizar a la islamofobia que no es tal, al laicismo y a Charlie Hebdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    18

    6

  • Mirenchu Mirenchu 30/11/17 05:43

    Nada de acuerdo con Javier Valenzuela. Edwy Plenel no solo defiende a los musulmanes franceses, lo que está bien, también ataca a los periodistas de Charlie Hebdo, que equivale a “ETA mátalos”. Hace tiempo que no aguanto a Plenel. Además es verdad que la izquierda bienpensante ha ayudado a los yihadistas, por ejemplo en Molenbeek, lo se porque vivo en Bruselas. Evidentemente no les ayudaron a sabiendas, pero ese complejo de culpa por el pasado colonial y ese miedo a der considerado racista ha sido nefasto para la izquierda. Es una de las razones del retroceso del voto a los partidos socialistas. Tanto sile gusta a Valenzuela como si no.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    6

    • Orlinda Orlinda 30/11/17 12:03

      Para este problema como para tantos otros la izquierda no tiene respuestas, con lo cual nos encontramos con que las únicas soluciones vienen de la extrema derecha.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      4

      4

      • avelino avelino 30/11/17 13:43

        Orlinda, absolutamente de acuerdo contigo en que el problema de las religiones solo se puede afrontar desde una perspectiva laica. También coincido en que la idea de laicidad no puede ser equidistante y debe combatir cualquier actitud que ponga en peligro el interés general. Dicho esto, necesitamos un estado laico que garantice la libertad de todas las personas a tener sus propias creencias e ideas (en todos los ámbitos del pensamiento y la acción social) y estimule la implantación de valores éticos (al margen de las religiones) de convivencia. Se debe combatir democráticamente todos los desajustes democráticos que genialmente enumeras en tu extensa documentación, pero sin caer en actitudes islamofóbicas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        3

        • Orlinda Orlinda 30/11/17 16:06

          Estamos de acuerdo, Avelino. Libertad para las creencias, pero ninguna religión ni tradición puede imponer normas que vulneren derechos esenciales que ha costado mucho conseguir.
          Se abusa del término islamofobia para acallar críticas, pero es que criticar prácticas religiosas es un derecho, pues solo faltaría, imponer ese falso respeto a cualquier cosa.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          4

  • Galeno1 Galeno1 29/11/17 21:24

    "Ignorante no es el que no sabe, sino el que no quiere saber" (¿?)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    8

    • Orlinda Orlinda 30/11/17 12:31

      Tienes razón. Aquí un listado de mujeres que hay que leer para saber del Islam, en lugar de quedarnos con la versión de hombres blancos de élite, tan liberales ellos.

      La somalí, inicialmente socialista, Ayaan Hirsi ('Mi vida, mi libertad'; en la versión original, 'Yo acuso'), 

      Chahdortt Djavann ('Abajo el velo'), 

      La feminista iraní Azar Nafisi, 

      La feminista tunecina Fawzia Zouari, 

      La argelina feminista y socialista Marieme Hélie-Lucas, 

      La marxista iraní Mina Ahadi.

      La Feminista socialista iraní Nazanín Armanian.

      Wassyla Tamzali (“El burka es el grado máximo de la deshumanización de la mujer, que empieza con el velo”) 

      Nawal Saadawi (“Religión y feminismo son antagónicos. Hay profesoras que se ponen el velo porque tienen la mente velada”)

      Soumaya Naamane Guessous(“Lo que me molesta es que hay una vinculación fanática a la religiosidad. Todo debe pasar por la religión”)

      Salwa Neimi (“Lo que vivimos es una deformación de nuestra propia cultura árabo-musulmana”)

      Aïcha Maghrabi (“Desgraciadamente, las niñas en la escuela son ya obligadas a usar el hijab”)

      Sukran Moral (“El velo es una puesta en escena para conquistar toda la sociedad a través del cuerpo de las mujeres. Es un juego sucio”). 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      1

      • Galeno1 Galeno1 30/11/17 18:00

        "El problema no es la ignorancia, sino las ideas preconcebidas" (Hans Rosling)

        “El impacto del modernismo y propagación de los valores burgueses occidentales, a través de la televisión, ocasiona sin duda una serie de contradicciones y traumas en el seno de las sociedades islámicas.

        Como señala la feminista egipcia [ Nawal El Saadawi, (en árabe: نوال السعداوي ]: Nawāl as-Sadāwī, "resulta difícil comprender, cómo se las arregla una muchacha musulmana, para disimular su cabellera, su cuerpo y sus encantos, cuando diariamente, sufre el asalto de una inicua publicidad que predica el mensaje contrario:

        - La necesidad de ser atractiva para seducir al hombre.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        1

        7

        • Galeno1 Galeno1 30/11/17 18:02

          Suavizar su cutis con cremas. Embellecer su cabello y piernas, con champús y medias finas.”

          Esta dicotomía de modelos, enfrenta de un modo directo y palpable, a las mujeres, a un pseudo dilema que los actuales pensadores árabes, conocen bien:

          - O la entrega absoluta a unos valores puramente materiales, que conducen a la alienación, y que resultan prácticamente inalcanzables para la mayoría de ellas.

          - O una fidelidad a lo auténtico y específico de su cultura, que, aplicada al pie de la letra, las condenaría al estancamiento y ruptura con la dinámica histórica.

          La salida no es fácil, y solo podrán hallarla las propias interesadas, sin renegar del pasado, ni rechazar a priori como nocivas, las conquistas éticas, sociales, y cívicas, de sus hermanas de Europa.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          5

          • Galeno1 Galeno1 30/11/17 18:05

            (7 de abril de 1989 Alquibla: Ver sin ser vista. La mujer en el Islam)

            http://www.rtve.es/alacarta/videos/alquibla/alquibla-ver-sin-ser-vista-mujer-islam-04-11-10/922013/

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            1

            8

            • Orlinda Orlinda 30/11/17 18:40

              ¡Anda! Los problemas de las mujeres contados por un hombre.
              Mejor por una chica marroquí en la actualidad, sabrá ella cómo  se sienten las mujeres y no el que habla de oídas, vamos, digo yo, (claro que este ha hablado con "pensadores" árabes):

              http://msur.es/2017/11/23/rachidi-velo-piruleta/2/




              Responder

              Denunciar comentario

              8

              1

  • Galeno1 Galeno1 29/11/17 20:12

    Se lee: "El pasado viernes, un atentado yihadista segó la vida de más de 300 musulmanes en una mezquita del Sinaí (Egipto)."

    La mezquita era sufí, quizás de una tariqa sufí, por lo que es muy probable que la conmoción en el mundo musulmán, sea similar a la que tendríamos nosotros, si hubiesen matado, en la iglesia de un convento franciscano, a más de 300 frailes y familiares (hijos, nietos).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 12 Respuestas

    1

    12

    • Orlinda Orlinda 01/12/17 19:46

      Y algo que se me ha pasado desapercibido: "la mezquita era sufí", dices. Pues no, la mezquita era sunnita, precisamente de la rama mayoritaria del Islam a la que pertenecen los yihadistas, si bien frecuentada por sufíes, esa minoría mística dentro del Islam.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 29/11/17 20:25

      Galeno1, todas las observaciones y aclaraciones posteriores...simplemente -limitan en tiempo- la 'publicidad' del momento.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      10

      0

      • Galeno1 Galeno1 29/11/17 20:48

        No sabiendo a que te refieres con tu comentario, te digo que en mi caso estoy muy cercano a lo ocurrido en Egipto, ya que tengo montones de amigos y amigas sufíes, la haber convivido con ellos. Esa cercanía que me llevó a saber como son, en su diversidad, implica que tenga mayor consciencia sobre la masacre, y lo que ellos deben de estar sintiendo en estos momentos.

        independientemente de todo ello, para mi, la masacre, es la luna (laila) del artículo, junto con la clave que da Valenzuela, para iniciar el camino de la solución.

        El problema no es la ignorancia, sino las ideas preconcebidas"(Hans Rosling).

        Con lo fácil que es preguntar.

        Un cordial saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        17

      • Galeno1 Galeno1 29/11/17 20:29

        El comentario es muy críptico. No entiendo a que te refieres con aclaraciones.

        Un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        7

    • Galeno1 Galeno1 29/11/17 20:15

      Una tarīqa (en árabe طريقة, plural طريقات tarīqāt o طرق turuq) es una orden espiritual dentro del camino místico del Islam, denominado sufismo.

      Existen diferentes órdenes en el sufismo, repartidas tanto por el oriente como por el occidente del mundo islámico, y algunas de ellas están presentes también en Occidente.

      La más extendida geográficamente es seguramente la Qadiriyya, aunque en número de seguidores son también muy importantes la Naqshbandiyya, la Shistiyya, la Shadhiliyya, y luego otras como la Mevleviyya, la Bektashi, la Rifaiyya o la Halvetiyya. Las ramas que derivan de cada una de ellas son incontables.

      La tariqa se organiza comúnmente alrededor de un maestro espiritual, al que se vinculan uno o más discípulos."

      https://es.wikipedia.org/wiki/Tariqa

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      2

      8

      • Orlinda Orlinda 30/11/17 02:00

        ¿Y de las discípulas no nos cuentas nada?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        8

        1

        • Galeno1 Galeno1 30/11/17 16:52

          Dices: "¿Y de las discípulas no nos cuentas nada?"

          ¿Te das cuenta que esa forma de preguntar, es típica de la caverna de la derecha, y de la caverna de la izquierda, porque da a entender que he contado solamente una parte y me he dejado ¡voluntariamente? otra?

          ¿Crees que en Wikipedia usan la palabra discípulos y deberían usar discípulos y discípulas, para no ser anatematizados como parece que me anatematizas, por pegar ese texto de Wikipedia al que contestas?

          No he contado nada particular de los sufíes que apunte a género, salvo cuando escribí en:

          Galeno1 29/11/17 20:48 "tengo montones de amigos y amigas sufíes"

          No se quien habrá escrito lo de Wikipedia que pegué, pero los sufíes que conozco no se llaman discípulos, sino faquires (ellos) y faquiras (ellas). En singular: faquir, faquira.

          La palabra faquir también quiere decir: pobre. El que no tiene nada. Los sufíes lo usan en el sentido no de pobreza material, sino en tender al ego cero que es conseguir que nada de lo que tenemos normalmente en la mente: lo positivo y/o lo negativo y/o lo neutro, y/o lo alegre y/o lo triste y/o lo indiferente, te perturbe, y así tener la mente en calma, y a partir de ahí, algunos llegan a lo que llegan los místicos, a lo que llegan los que hablan de nirvana, y a lo que los sufíes que conozco le llaman "jadra" y que Aldoux Huxley llamó: la cosa, y más académicamente: la filosofía perenne. En Podemos hay un círculo de espiritualidad en ese sentido, creado por un fraile cisterciense.

          https://www.religionconfidencial.com/otras_religiones/espiritualidad-propone-Podemos_0_2424957488.html

          Un abrazo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          6

          • Orlinda Orlinda 30/11/17 17:28

            No te equivoques, Galeno. No me refiero a lenguaje correcto tuyo o de Wiki, en el contexto que estamos, me parece evidente lo que quería significar, que en las religiones patriarcales, o sea, en todas, no hay lugar para las mujeres más que como meras comparsas con suerte, que debe ser el caso de las "faqiras" que dices conocer. Todo está ideado por y para el bien material y "espiritual" de los hombres.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            8

            1

            • Galeno1 Galeno1 30/11/17 17:50

              No se en que mundo vives, que parece que lo sabes todo y yo me equivoco. Deberías hacértelo mirar, porque los sufíes que conozco siguen la vía del amor que fue establecida por una mujer, y no por un hombre.

              Es como si los franciscanos en vez de seguir la vía de san Francisco de Asís, siguieran la vía de santa Teresa.

              Un cordial saludo.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              1

              9

              • Orlinda Orlinda 30/11/17 18:18

                ¡No me digas! En cambio tú no se sabe lo que sabes o si sabes, con tus discursos que no son más que copias textuales.

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                0

      • Orlinda Orlinda 29/11/17 22:46

        Qué bonito, ¿eh, Galeno?
        Yo conozco por sus obras, a muchas autoras feministas socialistas de cultura musulmana, de Argelia, Marruecos, Egipto, Irán, ... que han luchado en sus países de origen y ahora para dar a conocer qué hace el Islam "moderado" con las mujeres en Europa.
        Y conozco de primera mano a Melilla, una ciudad con algo más de 80.000 habitantes la mitad musulmanes. Un ciudad de la región del Rif en la que no hay tradición de velo y sin embargo curiosamente están proliferando barbudos y mujeres con niqab: salafismo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        13

        2

        • Galeno1 Galeno1 30/11/17 17:02

          Hace algo más de cinco años, estuve en Tánger, hacía unos tres años que no lo pisaba, y me llamó la atención que habían aumentado las chicas jóvenes con velo. Mis amigos lo comentaban como un salto atrás, no buscado. Quizás pase como en España que los jóvenes que son del PSOE, parece que han experimentado un salto atrás, respecto a los de antes, ya que parecen no ya de UCD, sino de Alianza Popular.

          Un cordial saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          6

  • cromwell cromwell 29/11/17 18:53

    De total acuerdo con todo el contenido del artículo y su tono. Yo hace tiempo que echo de menos la Francia de las libertades y el bien hacer de los años ´60 del pasado siglo. Aquella Francia donde fue posible crear "Ruedo Ibérico" la que ayudaba con grandes movilizaciones todas las causas justas y que poco a poco ha ido cayendo en manos de los neoliberales que están llevando al mundo a su destrucción. Una pena pero Francia ha perdido todo su glamour et grandeur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre