X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Presidente o registrador

Publicada 30/03/2018 a las 06:00 Actualizada 29/03/2018 a las 20:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 148

Sorprendido paseando por las calles de Sanxenxo (Pontevedra), Mariano Rajoy ha respondido este Miércoles Santo a preguntas de La Sexta sobre el punto de ebullición del conflicto acerca de Cataluña: “Espero que haya alguien que quiera construir y cumplir la ley”. De modo que después de todo lo que ha pasado y sigue pasando (lo más grave que le ha ocurrido a la democracia española en las últimas décadas), el presidente del Gobierno y del PP sigue sin tener nada que aportar, limitándose a actuar como una especie de registrador, o sea lo que nunca ha dejado de ser pese a llevar más de 35 años sin bajarse del coche oficial de las elites políticas.

Podemos continuar en la eficaz burbuja propagandística y emocional de la exaltación nacional española, y adjudicar toda la responsabilidad de la crisis catalana a los dirigentes independentistas que decidieron seguir una vía unilateral y de desobediencia al Estado para conseguir sus objetivos políticos. Pero ni políticos, ni periodistas ni tampoco el resto de la ciudadanía deberíamos caer en un engaño masivo que está socavando las estructuras mismas de la democracia.

¿Creen que exagero? Gracias a esa permanente antipolítica practicada por Rajoy y el PP, volcados durante años en exprimir electoralmente el conflicto fuera de Cataluña y jaleados aún más en los últimos tiempos al sentir en la nuca el aliento competitivo de Ciudadanos, hemos llegado a un punto en el que se confunden permanentemente Estado de derecho y democracia. Y aunque vayan estrechamente unidos y no sea concebible el uno sin la otra y viceversa, lo cierto es que hoy el Estado consiste prioritariamente en la Sala Segunda del Tribunal Supremo, lo cual supone una colosal distorsión del funcionamiento democrático. En lo que se refiere al presente y futuro político de Cataluña (y por tanto también de España y de su modelo de convivencia), el BOE ha quedado sustituido por los autos del juez Pablo Llarena, y el Parlamento por el tribunal de apelación correspondiente. La democracia es mucho más que el simple cumplimiento de la legalidad, por imprescindible que este sea, y su fortaleza no consiste tanto en la capacidad de castigar al desobediente como en la de acoger a los discrepantes.
 

¿Prisión provisional permanente?


Que nadie se equivoque: no tiene el menor sentido personalizar, y mucho menos cuando ya actúan salvajes que intentan practicar violencias de distinto grado contra el propio juez o su familia. La responsabilidad es anterior a él. Si una materia que es netamente política (como la reivindicación nacionalista catalana) se traslada a la vía penal, es obvio que cada escrito del juez correspondiente estará cargado de contenido político, y vendrá incluso condicionado por el marco de discusión establecido en la sociedad desde los más potentes intermediarios mediáticos. Si se repasan uno a uno los autos de Llarena, es imposible no alarmarse ante la reiteración de argumentaciones que se sustentan en elementos puramente subjetivos, condicionados a la dosis de credibilidad que cada imputado le ofrece al juez en cada momento del proceso, y todos ellos pasados por el filtro de una ideología independentista sobre la que Llarena se esfuerza en afirmar que no es reprochable constitucional y democráticamente, al tiempo que se muestra incapaz de ocultar que el hecho de profesar esa ideología redobla a su entender las sospechas de delinquir o de volver a hacerlo en el futuro. “El auto más importante de la reciente historia de España tiene que ver más con un resumen de prensa que con un documento jurídico”, escribía hace unos días Carlos Sánchez en El Confidencial, en referencia a los 69 folios del escrito en el que Llarena sostiene que trece dirigentes catalanes favorecieron la violencia en las movilizaciones populares.

Yo añadiría (tras escuchar a distintos juristas de intachable prestigio) que en varios puntos de ese mismo auto se está aplicando una justicia “preventiva” que no tiene cabida en el marco constitucional español ni europeo, y que las reiteradas negativas de Llarena a poner en libertad condicional a políticos independentistas porque considera que pueden volver a cometer delitos de rebelión o sedición (no demostrados aún, y más que discutibles) son tan forzadas que falta un cuarto de hora para que desde el PP o Ciudadanos planteen una nueva figura penal: la “prisión provisional permanente”.

La ausencia absoluta de iniciativa política desde el Gobierno, primer responsable de lo que ocurre bajo su mandato, y el traslado de todas las actuaciones al ámbito judicial facilita un permanente bloqueo ante cualquier posibilidad de solución al problema más complejo que atraviesa la democracia española. Los resultados del 21-D demostraron que la cuestión de fondo no se resuelve con la aplicación del 155 (¿también permanente y revisable?), y el evidente proceso de división en el seno del independentismo siempre toca suelo cuando se produce una nueva humillación desde el Estado, el mejor pegamento para un “bloque” que sólo funciona como tal cuando se enfrenta al “enemigo común”.

Las investiduras frustradas desde el Supremo habrían podido desembocar finalmente (quizás aún lo hagan) en una candidatura acordada, “limpia” de complicaciones judiciales, que facilitara lo que desde ámbitos mayoritarios de ERC se pretende como una “legislatura pragmática”, en la que no haya ningún nuevo paso unilateral y permita al independentismo repensar la ruta de desobediencia y sondear posibilidades de soluciones pactadas. No renuncian a sus objetivos, pero han asumido que no se puede proclamar una república independiente con el 47% de apoyos.
 

Pendientes de Alemania


Tras la sesión simbólica del Parlament el pasado miércoles, se abre un nuevo compás de espera que no tiene tanto que ver con la Semana Santa como con la decisión que tome la Justicia alemana sobre Puigdemont. Nadie en las filas independentistas dará un paso sin saber si es entregado a España y bajo qué condiciones. Una “impugnación”, aunque fuera parcial, de la instrucción de Llarena desde los tribunales germanos no sólo sería un durísimo golpe a la Marca España sino que daría alas al legitimismo más radical y por tanto complicaría aún más las posibilidades de formar ese “Govern efectivo” que predica Roger Torrent.

Sobre la propuesta de un gobierno “unitario, transversal, de independientes y con un tiempo limitado” planteada por Xavier Domènech aprovechando planteamientos en esa línea lanzados por Miquel Iceta y por el propio Torrent, nadie considera a día de hoy que tenga algún futuro, aunque todo puede suceder antes del 22 de mayo, fecha límite para evitar la repetición de elecciones.

Parece evidente que España no saldrá del bucle en el que mantiene irresoluto su problema de identidad plurinacional mientras no se aborden con solvencia y generosidad desde la política los rasgos que lo definen. Y la propia ciudadanía debe asumir también su responsabilidad. Si seguimos instalados en considerar que “el nacionalismo malo” es siempre el de los otros y confundiendo la fortaleza democrática con la pura intransigencia, continuaremos dedicando muchas energías a cuestiones de identidad mientras nos van colando Presupuestos que ofrecen un serial de parches para contener indignaciones varias, pero que no dibujan un modelo de país, y mucho menos un proyecto que reduzca la desigualdad y garantice el bienestar social.


P.D. Si en estos días vacacionales dispone Rajoy de unas horas para leer, acaban de publicarse dos ensayos muy sugerentes sobre Cataluña y España: La confusión nacional, de Ignacio Sánchez-Cuenca, y Largo proceso, amargo sueño, de Jordi Amat (sobre los que informaremos con más detenimiento). Claro que sólo pueden interesar a quien asuma que la democracia consiste en mucho más que “cumplir la ley”.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



148 Comentarios
  • schopenhauer vive schopenhauer vive 03/04/18 20:17

    No es democracia imponer condiciones al candidato que debe eligir el Parlamento Catalán. Cumplir las exigenias de M. Rajoy no es cumplir la Ley es obedecer a un sátrapa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    7

    • RFripp RFripp 04/04/18 12:26

      De donde saca usted que debe cumplir las exigencias de M. Rajoy ? Los letrados del Parlament no dicen nada ? El TC, tampoco ? 

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Damas Damas 03/04/18 11:57

    Sr. Jesús Maraña, creo que va siendo hora de que amplíe el plantel de "juristas de intachable prestigio" a los que habitualmente "escucha", siempre con el objetivo, que sin duda le supongo, de tratar de acercarse a una mejor aproximaciòn a la realidad, todo lo contrario de sólo buscar lo que refuerza los puntos de vista propios.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • .Sasha .Sasha 02/04/18 14:11

    Qué bueno es leer a Maraña a la vuelta de vacaciones para retomar el hilo bueno de argumentaciones...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Jalia Jalia 02/04/18 12:21

    Es deprimente comprobar como algo tan obvio resulta tan antipatriota para la gran mayoría de nuestros conciudadanos.
    Si queremos comprobar hasta que punto la pereza intelectual se ha adueñado de nuestra "sociedad política", vayamos a tomarnos unas cañas a cualquier bar de nuestra trágica España.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    15

    12

    • Sancho Sancho 02/04/18 13:53

      Eso que Ud. describe, esa pereza intelectual se percibe igualmente en Twitter...que ya es como la asquerosa y maloliente tasca donde cuatro borregos escupen sus exabruptos tras tomarse cuatro cervezas: en este caso después de envalentonarse con "su jauría" preferida, sin pensar ni por un momento lo que se dice...Eso lo tiene Ud. en abundancia en ambos bandos, a cual más salvaje y fascista...Sólo hay que elegir en qué bando queremos insultar...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      23

  • anamp anamp 02/04/18 11:35

    A algunos se les llena la boca con la palabra Ley, como si fuera el pan ácimo que llueve del cielo para quitar el hambre, alimento sagrado e indiscutible (bendita Semana Santa que me da dos días libres en el curro).
    Yo pensaba que las leyes son acuerdos que inventamos y nos autoimponemos en pro de la convivencia. Cuando una ley es masivamente desobedecida, o cuando genera problemas en la convivencia en vez de evitarlos, es que algo falla. ¿Para qué nos sirve?, ¿para qué la tenemos? ¿No habría que desinventarla?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    29

    18

    • Sancho Sancho 02/04/18 13:48

      ¿Y qué ley o leyes ha sido o han sido masivamente desobedecidas, si se puede saber? Creo que confunde Ud. manifestaciones muy concurridas con el cumplimiento de la ley...Cerremos el congreso, el senado, mandemos al carajo a los partidos, a los sindicatos, convivamos y acordemos por medio de asambleas populares...pero para todo...Se puede acordar lo que se quiera...si existe diálogo, pero no es así. Hay imposiciones. Eso no es acordar. También se puede sobrevivir con la ley del más fuerte, en cuyo caso las leyes sobran, o quedan bonitas en una vitrina, pero de nada sirven. Podríamos empezar por hacer lo que a cada cual le dé la gana; lo malo es que los más débiles lo van a llevar crudo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      31

  • Damas Damas 01/04/18 11:51

    Grobledam, desde que leí ayer por la tarde su comentario (por cierto, con gusto puede utilizar, el espacio en el apartado de comentarios, que pudiera corresponderme) me quedó pendiente expresar y en cómo hacerlo, el alto grado de coincidencia que encontré entre sus palabras y lo que pienso. Para no dejar pasar el tiempo y al final no hacerlo, resumo en algo muy socorrido, pero que le aseguro que tengo varias razones, para decírselo: ¡Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    65

    • Grobledam Grobledam 01/04/18 14:52

      Damas, yo tampoco quiero dejar pasar por alto mi agradecimiento por su oferta de espacio :-) y mi satisfacción por compartir con Vd puntos de vista.
      Quiero aprovechar para dejar aquí una reflexión en la que confío también podamos coincidir: de la problemática planteada por la vía unilateral del Procès solo podemos salir apelando a la "fraternidad" y dejando de lado las actitudes que provocan enfrentamiento. La "rauxa" aquí no sirve de nada, la de nadie.
      Desde pequeño en mi mesa de estudio siempre me ha acompañado un cartelito que dice: "es mejor compartir".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      48

      • Damas Damas 03/04/18 11:49

        Grobledam, como principio teórico, también coincido en esa reflexión (salida de esta problemática solo apelando a la fraternidad) pero sinceramente, atendiendo a mi percepción sobre la realidad, esa salida la veo como una utopía irrealizable. Desde luego, me gustan esas dos palabras: fraternidad y compartir.
        De nuevo, gracias, esta vez por haber contribuido a ampliar mi normalito conocimiento de palabras: "rauxa" :-) Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

  • "Maga" "Maga" 01/04/18 00:22

    Seguiremos haciendo causa común,o bien conjeturas sobre los presuntos responsables de la actual situación de crisis política y de la gravedad de su incidencia en la Soberanía nacional, puesta en evidencia, debido a lal judicialización de la política y gobierno de una forma de justicia punible, radicalmente ultraconservadora, e intrínsecamente sin margen para la presunción de inocencia,en el caso del independentismo catalán.
    Sin embargo, todos sabemos que" el peor de los acuerdos, entre las partes involucradas en un conflicto de intereses, puede ser más efectivo que el mejor de los juicios"(Al menos en el caso de este país.)
    Lo siento mucho, me he quedado bloqueado.
    Gracias y saludos cordiales

    Responder

    Denunciar comentario

    11

    15

  • Delgiot Delgiot 31/03/18 23:05

    ... y mientras pasa todo esto, Cataluña sigue teniendo un gobierno ilegítimo no elegido en las urnas. A través del famoso 155 gobierna el único a quien nadie quiere allí. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    36

    32

  • robes_pi_r robes_pi_r 31/03/18 21:41

    Sr. Maraña, creo que hace un análisis muy acertado de la situación. Si no encontramos la serenidad, distanciamiento y la capacidad de reflexión que usted muestra en este artículo, lo vamos a pagar muy caro. Lo pagaremos todos y desgraciadamente, durante décadas. A mi entender, sería un acierto no satanizar ni frivolizar el nacionalismo. Estamos haciendo una burda caricatura de algo que seguramente es mucho más complejo. Es sintomático que sólo reconozcamos los males que puede acarrear el nacionalismo en la conducta de los otros. O lo que es lo mismo, que pensemos que nosotros estamos completamente libres de la influencia del nacionalismo o de los aspectos negativos de éste. Estoy seguro que no es algo tan fácil de obviar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    24

  • Isasi Isasi 31/03/18 21:06

    El 30-9 Maruja Torres respondía en una entrevista a Patricia Simón. La comparto. Para mí es lo más acertado y sabio que he leído desde ese día. Ahora después de todo lo sucedido, cobra mayor relevancia.

    ¿ Cómo estás viviendo lo que está ocurriendo en Catalunya?
    Lo estoy mirando como reportera. He visto muchísimos países deshacerse en un pispás por la ceguera de sus dirigentes. Y en este caso se están complementando muy bien el Govern y el PP. Dicho esto, no hay nada que me interese menos que las patrias. Aceptaré lo que se acuerde, pero en un referéndum normal, no en este cambalache, con estas trampas. Yo podría vivir aquí con mi pasaporte español como una extranjera, pero que no me pidan simpatía por lo que está pasando. He perdido conocidos por esta cuestión y la vida se ha hecho incómoda porque tienes que hablar del tiempo.
    Me da miedo porque es muy fácil que la gente se desmande y todo se vaya a la mierda. Y, entonces, los que lo provocaron van a salirse de rositas, como siempre. Aquí hay algo que no había en Escocia contra los ingleses, ni viceversa, que es odio. Hay una antigua contraquerencia, ese 'los otros no nos quieren' es mutuo. Pensaba que eso ya no lo tenían los jóvenes, y ahora veo que sí, que en ésas está la izquierda. En estos años he visto cómo todo ese odio contra el cosmopolitismo que trajo Pujol se ha ido apoderando de Barcelona como un pulpo.

    En otros países esta polarización y crispación han acabado muy mal. (Patricia Simón)

    Y yo creo que aquí también va a acabar muy mal, pareciera que no haya memoria de los años difíciles. Pero esto le pasa mucho al género humano, que se suicida de vez en cuando. De todas formas, es muy útil leer libros de biología en estos momentos de desánimo para entender que no somos más que una especie que lucha por sobrevivir, y que siempre sobreviven los más fuertes que son los más hijos de puta. La especie seguirá adelante, otra cosa es la humanidad en el sentido de humanismo.

    A quien pueda interesar la entrevista completa : http://www.pikaramagazine.com/2017/09/maruja-torres/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    25

    • Sancho Sancho 01/04/18 00:08

      ¿Y cómo se hace eso que dice Ud. en otro comentario, creo, eso de tener en cuenta a las dos partes, cuando esas dos partes (esto lo digo yo) no quieren escucharse porque son parte del mismo problema de nacionalismo y banderías y de neoliberalismo corrupto? Mi opinión es que si no salimos de la dinámica que nos están marcando y de otra aun más peligrosa que nos quieren imponer forzando el enfrentamiento civil...iremos mal. Defensa a ultranza de nuestros derechos y nada de escuchar cantos de sirena del capitalismo disfrazado de "movimientos ciudadanos" que están a las órdenes quienes en una y otra parte han acabado, o lo han intentado, con nuestros servicios públicos, por ejemplo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      6

      62

      • Isasi Isasi 01/04/18 13:45

        Sancho. Supongo que todos estamos de acuerdo que ya hay un enfrentamiento civil...no?
        Su opinión "Si no salimos de la dinámica que nos están marcando y de otra aun más peligrosa que nos quieren imponer forzando el enfrentamiento civil... "
        Me gustaría saber, si puede desarrollar un poco más, sobre como salir de esa dinámica. Gracias.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        3

        7

        • Sancho Sancho 01/04/18 15:06

          Teniendo en cuenta sólo dos cuestiones que me parecen fundamentales: tener claro quiénes están en la pelea, dos contrincantes que en mi opinión son de la misma catadura moral y la misma línea política neoliberal, indepes y peperos, aunque en uno y otro bando los haya muy de izquierdas y muy de derechas. En tal estado de polarización lo que creo es que hay que alejarse de sendas posturas radicalizadas, alejarse de ellas sin entrar en matices; no se puede apoyar a los indepes, en mi opinión, porque se esté contra el PP y aceptar que los nacionalistas actúen por su cuenta y saltándose la ley, igual que el pp...No deben aceptarse medidas de fuerza sólo porque vayan contra el PP porque no es así. No creo que Puigdemont y otros protagonistas de este disparate sean mucho mejor o más dialogantes que el propio Rajoy, es falso, y lo han demostrado con creces; no se debe consentir bajo ninguna circunstancia que para la consecución de no se sabe bien qué fines, porque si esos fines son la independencia ya estamos comprometiendo muchos más factores que entran en juego lo quieran o no los nacionalistas, se lleven a cabo prácticas de enfrentamiento civil que pueden volverse incontrolables y que no siempre se pueden revertir, además de demostrar con estas "formas de protesta" una grave irresponsabilidad que demuestra bien a las claras qué tipo de personajes impresentables sin escrúpulos dirigen esta movida tan peligrosa. Eso de ¡Y el PP más! no creo que sea un argumento válido en ningún caso. Precisamente las personas pacíficas y sensatas creo que deben alejarse de esta gente, PP e indepes, como de la peste. No se me ocurren más ideas porque este tema ya es muuu cansino. Salud.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          49

          • Isasi Isasi 01/04/18 16:25

            Si, de acuerdo. Lo sentí así desde el principio. Me cuesta mucho comprender ambas posturas. Aunque sigo pensando que cualquier gobierno, sea el PP o aquellos que hayan respaldado la aplicación del art.155 han fomentado mayor radicalización como parte negociadora de una crisis de este calibre. Y eso que a mi, como a Maruja Torres "no hay nada que me interese menos que las patrias."
            Gracias. Salud.

            Responder

            Denunciar comentario

            7

            12

        • charopa69 charopa69 01/04/18 14:13

          Isasi:

          Buena pregunta. Me encantaría tener la respuesta, pero, considero que mientras tengamos al mando del país, (en todos los territorios) a quienes por acción y/u omisión han alentado este conflicto, no la vislumbro.
          Salud2

          Responder

          Denunciar comentario

          42

          4

      • charopa69 charopa69 01/04/18 12:02

        Y otra pregunta: ¿ cómo conseguir erradicar "el odio al otro" que han sembrado durante décadas los saqueadores de lo público de uno y otro bando, con una única finalidad: poner tupidas cortinas de humo para distraer la atención de los saqueados en TODO EL TERRITORIO para que no piensen en el problema fundamental que nos afecta a todos los contribuyentes independientemente del lugar de nacimiento, de residencia, de lengua, de cultura...?

        Difícil tarea.

        Responder

        Denunciar comentario

        45

        4

      • Isasi Isasi 01/04/18 09:46

        Ojalá lo supiera. Está claro que la población está dividida en dos partes. Y las dos a tener en cuenta. Solo se me ocurriría preguntar lo que pueda lograr una respuesta lo más unánime posible. Por ejemplo: ¿Estamos ahora mejor o peor que antes del 1 de Octubre? Si pudiésemos retrotraer el tiempo y tener la oportunidad de evitar la violencia y demás carencias económicas generadas. ¿ Qué solución se podría encontrar?
        Lidiar con ello no es tarea fácil para ningún gobernante, y nos han "tocado" los peores. Este país. Todo el país está pasando por grandes fatalidades y todas creo que se deben a un problema común: M.Rajoy; registrador de la propiedad España. Eso lo agrava todo, lo jode todo, sin más y en general.

        Responder

        Denunciar comentario

        6

        5



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.