X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

Un error pesa más que mil aciertos

Publicada 21/04/2018 a las 06:00 Actualizada 20/04/2018 a las 20:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 24

Siempre he tenido respecto a la vida de los políticos un cierto sentimiento de pesadumbre. Nunca me ha parecido envidiable su trabajo. Me da la impresión de que están condicionados por cierta ansiedad. Es muy difícil no verlos dominados por alguna preocupación, por alguna inquietud. Más difícil aún es encontrarlos satisfechos y tranquilos. El sentimiento de estabilidad vital parece incompatible con su actividad.

Esta idea viene a cuento con Cristina Cifuentes y su máster universitario. La presidenta de la comunidad madrileña aparecía hasta hace un mes como uno de los símbolos de la regeneración del PP. Tras las experiencias de Esperanza Aguirre e Ignacio González, la presencia de Cifuentes representaba un intento de ruptura en uno de los territorios más enfangados de la política española. Su imagen ha sufrido en apenas cuatro semanas un desgaste tremendo. Era imposible suponerlo el día anterior a que eldiario.es publicara la información sobre su título académico en la Universidad Rey Juan Carlos.

La construcción de la imagen de un político es un trabajo arduo que requiere tiempo, constancia y coherencia. Se trata de subir una empinada pendiente llena de obstáculos que obliga a buscar permanentemente vericuetos para poder avanzar. Hay profesionales de la política, expertos en la materia, que se han dedicado durante años a desplazarse lentamente, midiendo cada paso de manera inapreciable. De esa manera, han conseguido después de mucho tiempo asentar su posición sin asumir riesgo alguno. Posiblemente nunca llegarán muy alto en el reconocimiento público de su figura, pero evitarán a toda costa un traspié inesperado. Posiblemente, Mariano Rajoy es un buen representante de este paradigma.

Por el contrario, hay quien asume la opción de la urgencia. Se trata de aplicar la osadía como impulso. La adrenalina que genera el vértigo sirve de motor. Para muchos ciudadanos, ese esfuerzo demuestra valentía y puede despertar cierta fascinación. El problema es que implica asumir riesgos en una ruta endemoniada, llena de peligros derivados de las inclemencias del tiempo, lo pedregoso del camino y la presencia de multitud de competidores en la carrera hacia la cima dispuestos a impedir su ascenso. Ni siquiera se puede confiar en los miembros de tu propio grupo de afines que a menudo son los principales interesados en bloquear tu camino. El problema que tienen las rutas más empinadas es que un simple tropiezo puede ser letal. Una caída no implica sólo parar el avance. Si no se controla el accidente, puede conllevar una pérdida del control y empezar a caer rodando sin capacidad física de detenerse y sin encontrar asidero alguno en el que sostenerse.

Cristina Cifuentes parece decidida a intentar mantener su posición en la vida política española sin querer aceptar que está rodando hacia abajo en la pendiente. Su futuro ya no depende de ella. Está en otras manos, concretamente en la de sus socios de gobierno, en Ciudadanos. Hay que reconocer su empeño en recuperarse. En los últimos días ha intentado protagonizar diversas iniciativas para demostrar que sigue en pie. Mientras, todos los actores de este espectáculo llamado política se abren paso para verla seguir cayendo.

Cuando en política surge una situación de crisis, no hay una receta mágica que sirva como panacea. Hay, sin embargo, algunos consejos prácticos que pueden servir como mínimo manual de supervivencia. Cuando alguien recibe un duro golpe, lo primero de todo es intentar determinar el alcance de los daños, si la herida es superficial o de extrema gravedad. El caso que nos ocupa es todo un clásico. Se hace pública una información que daña seriamente el prestigio de una persona. Lo inmediato sería reconocer de puertas adentro si la acusación es cierta o falsa. Si el acusado es culpable o inocente. La estrategia a seguir a partir de ese momento debería ser diferente. Un grave error común es aparentar hacia el exterior que uno es inocente, cuando en realidad es culpable. Equivaldría a decir que sólo es un rasguño cuando tenemos seriamente herido un órgano vital. Lo que necesitamos no es restar importancia al accidente, sino parar la hemorragia y recurrir a cirugía urgente. Si hay suerte y el equipo médico tiene la pericia suficiente quizá se pueda sobrevivir.

En el caso de Cristina Cifuentes se intentó fingir que todo estaba en regla y se llegaron incluso a falsificar certificados médicos que acreditaran una salud de hierro. Mientras, la herida se agravó día tras día al no recibir tratamiento. La verdad fue manifestándose en diferentes formas y a través de fuentes y medios distintos. La infección local se transformó en septicemia. Las actuaciones de los últimos días quizá hubieran sido útiles y adecuadas, pero no a estas alturas del proceso. Si se hubieran aplicado algunos remedios en el arranque de todo el escándalo hubieran sido más efectivas con total seguridad. Hubiera sido necesario reconocer públicamente la verdad de los hechos denunciados y haber encontrado una razonable explicación que pudiera ser entendida y disculpada por la mayor parte de sus seguidores. El daño no tenía remedio, pero podría haberse amortiguado la aceleración del irremediable deterioro de la salud.

La política no suele ser justa. La norma establece que un simple error pesa mucho más que mil aciertos. Un sencillo detalle puede echar por tierra toda una carrera o el trabajo continuado durante meses o años. Cuesta un extraordinario esfuerzo llegar a la cima del prestigio. Un mínimo tropiezo puede significar una tragedia. Que se lo pregunten a Carolina Bescansa cuando recuerde ese instante en el que le dio a la tecla de enviar documento en su cuenta de Telegram.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



24 Comentarios
  • Jordi Casales Jordi Casales 25/04/18 20:39

    Quién más quién menos sabe como se promociona dentro del partido y algo conozco. Lo primero que choca es un político con cargo público que se mantenga durante tanto años, renuncian a su vida privada y a su carrera profesional si tienen, para muchos la política es una buena carrera profesional y económica, estamos hablando de políticos con cargo que no son los concejales de pequeños ayuntamientos que su dedicación les cuesta dinero propio. La famosa Ley Electoral en eso no se modificara. Y así una larga lista en ese estadio en la que se mueve toda esta gente. No comparto su opinión, es evidente. Ahora hablaré de una utopía, lo primero que tendría que tener un político electo es honradez, honestidad y palabra y en España la tienen todos. Le sigo por este medio y por la Sexta. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 22/04/18 06:34

    Un error pesa más que mil aciertos. Cierto es y lo voy a trasladar a mi terreno, quiero decir a lo poco que conozco y he observado del lenguaje, exclusivamente del lenguaje: una cacografía, una falta de ortografía, pesa más y queda grabada como primera señal en la mente por más que se nos haya obligado a copiar quinientas veces la palabra correcta. Por ej: examen no lleva acento.
    En esa reescritura de la pretendida corrección el peso del automatismo es tal que tras uns pocas palabras bien escritas vuelve a aparecer el acento o al menos la duda.
    Y en gramática lo observamos de igual modo con el leísmo: lo vimos en un titular de una noticia de ayer en Infolibre. Donde debía figurar LAS, aparecía les. Menciono a un comentarista, Jordi Grau, contando con su permiso virtual, que hizo una observación muy pertinente.
    El lenguaje funciona así, nos guste más o menos: cierto es de igual modo que, al trstarse de algo vivo y en continua evolución, aunque lenta, las cosas pueden cambiar y todo puede ser discutible, opinable.
    Saludos cordiales al autor y comentaristas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 11 Respuestas

    3

    4

    • M.T M.T 22/04/18 09:13

      Al releer hoy ese titular de la noticia referida observo la correcta redacción ya rectificada que apsrece. Es de agradecer. Al día de hoy, las normas gramaticales son las que son. Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

    • M.T M.T 22/04/18 06:42

      Ruego sustituir dos s que indebidamente he teclado por aes en 2 palabras mal escritas. ¡ Perdón!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 9 Respuestas

      1

      2

      • platanito platanito 22/04/18 13:17

        Después de ver los comentarios de El Diablo Cojuelo, nuestros pequeños errores tipográficos son calderilla. Amén que a veces el corrector automático nos quiere colar cada esperpento que asusta. Así que feliz Villalar, muy cerquita de Urueña, que es la villa del libro de Valladolid.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 8 Respuestas

        2

        2

        • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 27/04/18 08:36

          ......-platanito: En la vida, tan importantes son tus palabras, como la form en que las dices: "Tu tirmpo es limitdo, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. Nio quedes atrapado een ele dogma: Que es vivir como otros piensan que deberiaas vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demas acallen tu popia voz interior, y, lo que es mas importante, ten el coraje para hacr lo que te dicen tu corazòn y tu intuiciòn " Debemos pensar que somos una de las hojas de un arbol, y el arbol es toda loa humanidad, "no podemos vivir los unos sin los otros - y sin el arbol." . En la vida tan importantes son las palabras como las dices. Las palabras que decimos demuestran en corazòn que tenemos. Madurar es aprender a querer bonito, extrañar en silencio, recordar ssin rencores y olvidar despacito. Di lo quente molesta cuando te moleste y no mcuando te harte, asì podras decirlo9 con tus mejores palabras y no con tus mejores ofensas. A vece me gustaria tirarle a alguien a alguiuen un Diccionario a la cabeza, para que notara como las palabras duelen. ...?Que quieres lograr en tu Web ? como definirt tus objetivosOn line....? -Un objetivo sin un plan es solo un deseo, estos convencido de que epor lo menos, la mitad que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son, en estas 'lides' es 'mera' 'petulancia'. Confiar en ti mismo no garantiza el èxito',pero no hacerlo garantiza el fracaso; Si quieres algo que nunca tuviste, tienes que hacer algo que nunca hiciste. La definiciòn del propòsito es el comienzo de todo logro. Una desilusiòn no es mas que una situaciòn que ete ayudarà a salir del lugar incorrecto.las personas como tù son veloces para juzgar a alos demas, pero lentas para corregirse a si mismos...¿Como superar lamaldiciòn de las palabras?. "Vivimos mas en un mundo donde vibra mas un telèfono que un corazòn y aasi nos va".. Solo los cobardes y 'cenizos' necesitan de la mentira y la 'sobreactuaciòn' para eludir la realidad.. Algunas personas causan felicidad a donde van; Otras cuando se van.....Saludos cordiales. .. El DIablo Cojuelo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

        • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 26/04/18 18:50

          "_Para evitarlo -platanito, a menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos, le vi la cara a la hipocresia y juro que es igualitaa tu propia imagen y semejanza, porque el gran enemigo de la verdad muy a menudo no es la mentira -deliberada, artificial y deshonesta - sino el mito persuasivo y poco realista que con demasiada frecuencia te aferras a tus 'cliches' propios sometiendo cualquier hecho a a un conjunto de interoretaciones prefabricadas disfrutando de la comodidad de la opiniìòn sin la incomodidad del pensamiento. No hay ninguna razòn por laque no se pueda enselaar a un hombre /o mujer a pensar, en lugar de insultar, mentir y/o difamar...Saludos ..... el Diablo Cojuelo...

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 26/04/18 20:27

            *corregir (1 Interpretaciones - * guardar (2

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

        • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 26/04/18 12:09

          "-Estimado -platanito: Nada llega a tu vida por casualidad, para tu sobreactuadamente todo encuentro es un proyecto divino. La Sociedad es asì. "El pobre trabaja, el rico lo explota, el solddado defiende a a los dos, el contribuyente paga por los tres, el vago descansa por los cuatro, el borracho bebe por los cinco, el banquero estafa a los seis, el abgado engaña a los siete, el mèdico mata a los ocho. ...Si todos caminamos en la misma direcciòn , ¿como sabemos que no hay otra?...¡de paso deja de aferrarte a los clichès de tu calenturienta 'mente'. ...-Me encantan las personas sencillas, las que sonrien abiertamente sin estereotipos ni sobreactuaiciòn; facilmente las que no se quejan por cualquier detalle, las que eno se creen mejor que nadie, las que dan y son buenas sin pedir nada a cambio...me gustan las personas, no los perdularios... Saludos ...El Diablo Cojuelo

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          1

          • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 26/04/18 12:32

            OtrosìDigo : "En el fondo te entiendo -platanito; sj yo tuviera tu vida de 'mierda', tambien me meteria en la de los demàs...¡ànimo resiste! ....Saludos El DIablo Cojuelo.....

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

        • M.T M.T 22/04/18 13:38

          Encantada de reencontrarte por estos lares Platanito y por estas tierras castellanas. Sabes que teníamos prevista para hoy una visita a Tordesillas y Urueña, sin olvidar esa villa del libro? Conozco en alguna medida estas tierras que mencionas y perdona mi atrevimiento en el tuteo. Todo un placer leerte y vislumbrar tu amplia cultura. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          3

          4

          • platanito platanito 22/04/18 18:15

            No me sonrojes, Profe, lo mío es puro amateurismo, poca movilidad, gusto por la Wiki y una pizca de exhibicionismo. En Urueña no os perdáis la puesta de sol sobre la muralla.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            2

            1

            • M.T M.T 22/04/18 18:34

              La humildad en mi opinión, Platanito, va ligada a la verdadera sabiduría, sin necesidad de exhibicionismo. Bien conoces que el saber aflora de manera natural en el discurso y en el tuyo desde hace tiempo es patente. Con él nos enriqueces a quienes te leemos. Mi curriculum ya está hecho en lo profesional. No voy tras ningún master...ja ja! Y sí tengo en cuenta tu recomendación para esa visita pendiente a la villa amurallada de Urueña. Esperaremos a un día de sol. Gracias. Un saludo muy cordial.

              Responder

              Denunciar comentario

              3

              3

  • Malucret Malucret 21/04/18 18:34

    Esto te lleva a hacerte siempre la misma pregunta: la Cifuentes, al igual que Iñaki Urdangarin y la infanta: Por qué?  No tenían ninguna necesidad ni la una ni los otros. Y lo único que se me ocurre es que se hace porque creían que podían y, sobre todo, porque no iban a pagar por ello. Aún tengo esperanzas de estar equivocada. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Pinolere Pinolere 21/04/18 18:27

    El problema de los políticos es que  no se dan cuenta de que son nuestros empleados , en cambio  se creen por encima de los demás. Se rodean de pelotas que les dicen lo que quieren oír y no de quien les advierte de los errores.Así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • AMP AMP 21/04/18 12:50

    Sin acritud, como decía el gatazo de Slim, Contreras. A muchos de los periodistas no se os puede dar un máster en Psicología Social, ni siquiera una licenciatura. Escribís a toro pasado.
    Algunos, muchos de vosotros se os coló esta sujeta como regeneradora, de ahora en adelante yo diré: Mientes más que Cifuentes. Como se os coló antes otros muchos que se autotitulaban o los titulasteis socialdemócratas, socialistas, comunistas, etc. Ejemplos: Gallardón, Fidalgo, Santín, Ángel Pérez, Tamames, Bono, Ibarra, Leguina, y así un sinfín de ellos y ellas.
    Esta señora fue la delegada del gobierno de Madrid más represora de las protestas sociales que ha dado cualquier delegado del gobierno. Por sus obras los conoceréis, y aún así algunos les concedían el beneplácito de la duda. Ya digo: psicología, 0 patatero.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    38

  • itnas itnas 21/04/18 10:12

    Cada vez más sorprendido con la lectura de estos artículos de opinión semanales, repito estos, de aquí no solo éste. Primero porque el contenido asemeja una sucesión finita de argumentos de apariencia impecable de modo que, como en toda sucesión, cada término se deriva del anterior y conduce a uno último en forma de conclusión fácilmente digerible. Segundo, porque me recuerda a las aulas repletas de alumnos con el maestro impartiendo su conocimiento. La sorpresa viene cuando uno se pregunta cómo es posible que estos autores no estén en el equipo de gestión de esa cosa denominada Estado contribuyendo políticamente al bienestar de todos (o de unos pocos, claro). Y también porque tal vez haya que pedir a los escribientes las credenciales que les capacita para impartir la materia que enseñan. Sí, sé que opinan, y que todo el mundo tiene el derecho de opinar, si bien yo lo veo como si a mi se me ocurriera impartir clases de Física o de Lengua y Literatura, o inversamente como si alguien inexperto diera clases sobre los cardinales transfinitos o el sistema nervioso central de Vertebrados; en otras palabras, que hablar de lo que se conoce a través de muchas horas de estudio es una opción personal; lo contrario, suele ser reprobable. Con todo el sincero respeto hacia los catedráticos en Comunicación Audiovisual y Publicidad de la URJC, un área de conocimiento que por más que esté inmersa en Ciencias de la Comunicación y Sociología no creo sea una materia que utilice el método científico, de aquí sujeta a demasiadas interpretaciones. Por ejemplo, el articulista alega en defensa de su argumento a C. Bescansa y yo puedo, argumentando en sentido opuesto, alegar los errores de M. Rajoy, o de D. Trump, o los ejemplos del siempre bien ponderado 'platanito'. 

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    27

  • platanito platanito 21/04/18 07:34

    O que se lo pregunten al mayordomo de Slim cuando firmó su contrato o cuando se aburría en Gas Natural. O al Ansar gruñón cuando puso sus zapatos sobre la mesa del rancho tejano y la foto de Las Azores o cuando fichó por Murdoch. O al mandaríno del Paralelo queriendo contratar al personaje más abyecto de la política francesa, al hebreo filonazi Valls. O al bisoño Iglesias pidiendo vicepresidencias y ceneies. O al señor Schz del 155 después de la entrevista Évole. Lo de cocer habas no va por parroquias. A cualquier rabia se le escapa un cuesco. Oh oh oh oh ooooooh oooh.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    18

    16

    • itnas itnas 21/04/18 16:19

      Ja, ja! eres un pozo inagotable de enseñarme divirtiéndome estimado 'platanito'. No sabía que era eso de 'rabiza' de forma que raudo he ido al DLE; me encuentro tres definiciones, dos de las cuales descarto al no imaginarme la punta de una caña de pescar o un cabo corto con la propiedad de emitir cuescos, así que me quedo con 'ramera muy despreciable' dicho en germanía, es decir, 'la jerga o manera de hablar de ladrones y rufianes, usada por ellos solos y compuesta de voces del idioma español con significación distinta de la verdadera, y de otros muchos vocablos de orígenes muy diversos'. ¡Increíble la riqueza neuronal que es precisa para construir estos significados! ¡Qué pena que riqueza similar no se transporte a la gestión política de esta sociedad!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      6

      • platanito platanito 21/04/18 17:16

        Sí que es una verdadera pena, si, profe.
        La aprendí con el académico don Camilo con sus dos otras hermanas: izas y colipoterras. Lo vendían junto con El cipote de Archidona y el inacabado Diccionario Secreto que se quedó en una única palabra: colleo/nis. Y aquello de los idem del cura de Villalpando que los llevan doce bueyes y van sudando.
        El lunes celebramos san Villalar. De victoria en victoria hasta la derrota final

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        3

    • platanito platanito 21/04/18 07:49

      ¡Corrector del demonio! Rabio porque era rabiza y se ha comido la "i".
      Mi comentario conclusión a este artículo es que tire la primera piedra el que en su vida no haya cometido un acto fallido, de los que nos ilustra Freud en su obrita psicopatología de la vida cotidiana.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      9

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/04/18 07:25



    Opino que «el problema» de quienes ejercen cargos políticos es que se creen seres imprescindibles, muchas veces incluso seres superiores, y por ello a veces actúan, hablan, de esa manera tan irracional como podemos observar en unxs cuantxs de ellxs.

    Un cargo público, y mucho más en partidos de izquierda, debería llevar en el bolsillo un papel de dimisión de su cargo para presentarlo, y de manera irrevocable, cuando mete la gamba, si es que de verdad ejercen esos cargos para servir a la sociedad y no como una profesión con la que ganarse la vida.

    A veces resulta vergonzante oír los comentarios de algunos dirigentes políticos del PP sobre valoraciones éticas de miembros de otros partidos, o dándonos consejos a la ciudadanía, cuando día sí y día no salen en los medios los abusos habidos en ese partido, de algunxs de sus dirigentes.

    Contreras: yo le habría dicho a Gorka Landaburu lo mismo que le dijiste tú ayer: que me parece una persona honesta, honrada, una persona a escuchar. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    23

    • unlector unlector 23/04/18 12:02

      totalmente de acuerdo. Los partidos emergentes o sus líderes al menos, deberían honestamente prevenir a compañeros y simpatizantes acerca de esa más que probable transformación de sus personas a peor. Si es sabido que estando en el poder se pierde la perspectiva, la coherencia, la visión honesta... deberían todos ellos advertir hoy a los suyos: "si un día me véis distinto, transformado, si véis que voy a peor, no lo penséis dos veces, ¡echadme y poned a otro! En ese momento no seré quien soy ahora. Que no caiga la causa por mi culpa."

      Creo que algo así deberían hacer hoy, YA, cuando todavía conservan cierta coherencia y honestidad.

      Como bien propones Paco Arbillaga, que lleven siempre su hoja de dimisión en el bolsillo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Ciro2 Ciro2 20/04/18 23:19

    Confiemos en que Carolina sea más lista que Cristina y evite los subterfugios de corto alcance antes de hacer mutis por el foro, al menos de ese foro. Y no digo con ello, aunque no sea el motivo del artículo, que no se pueda cuestionar un liderazgo, no, lo que no puede o no debe hacerse, y eso me molesta más, es iniciar acciones para desbancar al líder, y cuando te han cogido por un desliz telegrámico, cargar la culpa en su equipo y que no se sabe nada al respecto. El equipo de Bescansa es la URJC de la Cifu, con la diferencia de que el tal equipo no existe mas que en la mente de Bescansa. En fin, que la pendiente de la política se nos está llenando de cantos rodaos, unos más rápidos que otros, pero todos llegarán a su meta indeseada, la nada en política. Suerte en el aterrizaje.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    22



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    El peligro de hablar idiomas

    Ser racista, xenófobo y supremacista está de moda; tanto que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española va a incluir la última, que las otras dos ya estaban. 
  • ¡A la escucha! Helena Resano Helena Resano

    Monitorizando el acoso

    Para aquellos y aquellas que ponen en duda que salir por la noche para una mujer es una tortura aquí va una demostración científica: un estudio tecnológico que lo demuestra.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    El punto ciego de Irene y Pablo

    Es inconcebible que ambos no fueran capaces de vislumbrar la que les iba a caer encima cuando se conociera la compra de su ya famoso chalé.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre