X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

La injusticia contra las mujeres

Publicada 26/04/2018 a las 17:00 Actualizada 26/04/2018 a las 17:07    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 14

Hace diez años, un hombre, José Diego Yllanes, asesinó a una mujer, Nagore Laffage. Él era médico, psiquiatra; ella, enfermera en prácticas en el mismo hospital. Se encontraron en los sanfermines. Según la versión de Yllanes, acordaron ir a casa de él. Pero ella no quiso mantener relaciones sexuales. Hubo un “malentendido” que él deshizo después de 38 golpes que produjeron heridas internas y externas y la mató. Telefoneó a un amigo para que le ayudase a deshacerse del cadáver. Su amigo le dijo que se entregara. Se deshizo del cuerpo en el valle de Erro y se entregó. Se le condenó a doce años y medio de prisión por homicidio con agravante de superioridad física sobre la víctima. No por asesinato. Se tuvieron en cuenta como atenuantes la intoxicación etílica y el arrebato emocional. Está en libertad condicional. En 2020 podrá volver a ejercer su profesión.

1983. Barcelona. Una mujer es amenazada por cinco hombres con una navaja y la obligan a mantener relaciones sexuales con ellos sucesivamente en un banco del parque Güell. Uno de ellos le roba el bolso y le quita el dinero. En el juicio no se admitió delito de violación. El fallo incidió en que la mujer no mostró resistencia y no puedo demostrar intimidación. La resistencia de la víctima debía ser “real, seria y verdadera, no convencional, fingida o simulada”, sostenía la sentencia. El tribunal entendió que la víctima tenía voluntad de yacer con ellos. Fueron absueltos y no se admitió recurso.

Cuando el hombre comenzó a abusar de la niña, ella solo tenía cinco años. Ocurrió en Cantabria, entre 2005 y 2010. Los hechos sucedieron en la casa del hombre, de cerca de sesenta años, y en una caseta que tenía en el jardín. Cuando en el colegio comenzaron a hablarle de sexualidad y de delitos contra la infancia, la niña tomó conciencia de que lo que sucedía en casa de su vecino no era normal. Tardó un año más en contárselo a sus padres. Fue condenado a tres años y medio por la Audiencia de Cantabria. El tribunal no consideró como agresión sexual el delito alegando que la niña, la niña de cinco años, nunca opuso resistencia.

En febrero de 2016, una mujer acudió a un juzgado de violencia de Vitoria. Había denunciado a su pareja por agresión sexual y pidió una orden de alejamiento y protección por maltrato. Una jueza, María del Carmen Molina Mansilla le preguntó: “¿Cerró bien las piernas? ¿Cerró toda la parte de los órganos femeninos?”. La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial resolvió archivar el procedimiento displinario que había promovido la asociación Clara Campoamor contra a la jueza.

Andrea, de siete años, fue asesinada por su padre de un disparo. Su madre, Ángela González había presentado antes 51 denuncias por amenazas, agresiones e intento de rapto de la niña ante varios juzgados y comisarías. Denuncias que no fueron atendidas. Tuvo que ser la ONU, a través de su Comité de Eliminación de la Discriminación de la Mujer, quien dictaminase que España debía tomar medidas en este caso, pidiendo la indemninación de Ángela como medida de reparación y el reconocimiento de un gran error. Ningún tribunal español reconoció nunca fallos en su mecanismo. Tampoco se reparó nunca el daño alegando que las recomendaciones de la ONU no son vinculantes.

Si te roban y no opones resistencia, ¿te han robado o hay acaso otra fórmula para la condena del delito? Si te disparan y pierdes la vida porque no esquivaste la bala ¿acaso no mueres por asesinato?

El juicio a los miembros de la La Manada, acusados de otros delitos sexuales anteriores, por la violación de una mujer en Pamplona vuelve a manifestar que la justicia española, pero no solo la española, porque esto sucede en todas partes, tiene una precaria formación en asuntos de violencia de género y discriminación de la mujer y responde a estereotipos y desigualdades de género preconcebidos. La presencia de esta discriminación dentro de los fallos de los tribunales puede llegar a tener consecuencias terribles para las víctimas de la violencia. El artículo 4 de la Ley de Igualdad exige que los asuntos de género sean juzgados con perspectiva de género: “La igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres es un principio informador del ordenamiento jurídico y, como tal, se integrará y observará en la interpretación de las normas jurídicas”.

La Justicia es clave como factor de protección de una sociedad y transformación de la misma. El mensaje que se lanzó este jueves desde los juzgados de Navarra es un retroceso para la igualdad entre hombres y mujeres. El fallo del juicio de La Manada revela la elusión de la existencia de una relación desequilibrada de poder y una matemática judicial que poco tiene que ver con los Derechos Humanos y más con el formalismo jurídico, la presencia de estereotipos y prejuicios culturales.
LA AUTORA Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 27/04/18 21:45

    Vergüenza e indignación. Y un nudo en la garganta. Y una ansias locas por coger entre cinco luchadores de lucha libre a cada una de sus señorías, emborracharlas un poquito y llevarlas con sus faldones y sus puñetas junto a e introducirlas en él tirando de su señoría, y arrinconar a su señoría en un cubículo y ponerle el miembro en la boca mientras nos vamos riendo por turnos. Y acabada la sesión, preguntarle si se había sentido violentado. Porque no había negado nada. Es tan indignante que no queda más que pedir que se revise a quién se le da un título de juez y sobre qué base. No basta con conocer la ley perfectamente. Hay que tener sentido innato de la justicia y compasión por quien sufre (el "in dubio pro reo" no se aplica a quien es reo de un delito de abuso y violencia más o menos encubierta. En ese caso la duda debe aplicarse a quien sufre el delito) y de eso no les queda en la escuela judicial española. Quiera el gran quien sea que ninguno de los hijos del magistrado González se vea atrapado en una situación similar. A ver si sigue opinando que no hay violencia porque no se aprecia en el rostro señal de asco, repugnancia, etc. Eso es lo que me produce a mí leer su voto particular. asco, repugnancia e indignación. Sirve bien a sus señores, esos que nos consideran chusma de la que aprovecharse sin que tengan que pagar un precio. Volver a la Edad Media. Les encantaría. Y a fe mía que lo van consiguiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • j.c.ab j.c.ab 27/04/18 13:22

    El problema, yo lo veo muchísimo más grave, no lo mezclo con políticas de autonomías ni jueces politizados.





    Más recuerdos me trae de.....la India. Un grupo de hombres de casta superior violó, porque le dió la gana, a una mujer, Phoolan Devi. Hombres contra los que no pudo reclamar justicia. ¿Qué pasó después? pues pasó algo muy sencillo de explicar, QUE DONDE NO HAY JUSTICIA HABRÁ VENGANZA. ¿Creéis que es una exageración? Si se hubiera tratado de mi hija, yo estaría haciendo planes. ¿Que hay que confiar el la justicia? No me hagáis reir que no tengo ganas. ¿Que voy a la carcel? Vale, y que en 8 años me rehabiliten a mí, que ya no tendré motivos para reincidir en vez de rehabilitar al asesino de Nagore, que ya puede volver a delinquir, o el de Marta del Castillo, o...








    Aquí no hay justicia para las mujeres. Si no se ríe un juez de la nula resistencia ante 5 hombres (me gustaría ver a su señoría intentando oponerse a 5 hombres que le fueran a robar), se ríe una jueza que opina que cerrar fuertemente las piernas hace que no te puedan violar. Así que, reflexionemos: ¿qué les queda realmente a las mujeres después de ser violadas por varios hombre y tres jueces?
    Señorías, están ustedes destrozando el Sistema de Justicia.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • bidebi bidebi 27/04/18 11:13

    2/2
    Tanto el Llerena como los navarros distorsionan la realidad para llegar al fin previsto, uno crea violencia donde no la hay, los otros anulan la violencia donde evidentemente la había en grado máximo.
    Parecido caso es el de Alsasua, se crea por interés ideológico “violencia terrorista” donde solo existe violencia de bar con ingredientes ideológicos.
    Y los tres casos los tenemos juntitos en muy pocos días. Es evidente que en España existe una justicia modélica.
    Solamente añadir que la respuesta a estos jueces navarros es ejemplar, pero no deberíamos olvidar que hay otros casos parecidos todos los días a los que no prestamos tanta atención y respuesta, que son tan sangrantes o más que este.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    16

  • bidebi bidebi 27/04/18 11:13

    Lo primero que diría, y quizás lo más importante, es que se está produciendo un evidente cambio social para recuperar la dignidad de las mujeres. Y que este cambio tiene un principal activador que es el Movimiento Feminista. Las movilizaciones de ayer, en horas, en casi todo el estado, fueron impresionantes.

    La sentencia es evidentemente una sentencia de jueces machistas, víctimas de una educación patriarcal. Es decir, que ser juez no da garantías de ser una persona que defienda la igualdad, si no que en muchos casos, educados en una sociedad clasista, reproducen en sus sentencias la ideología reaccionaria. Pero en este caso, muy mediatizado, y en otras cientos de sentencias que se dictan todos los días con igual o parecido tufo reaccionario.

    Al igual que el “juez” Llarena creó una nueva filosofía de la violencia, en base a intenciones y pensamientos, a cuenta de la represión de la rebeldía catalana, los jueces navarros también desarrollan una nueva figura que se basa en descartar acto violento porque existe SUMISIÓN de la víctima.
    Como los violadores no necesitan ejercer violencia extrema a su víctima, por el número de agresores y por su superioridad física, deviniendo en sumisión pasiva, no existe delito de violencia sexual. Solamente “se abusa sexualmente” de la víctima que permanece pasiva.
    No debemos olvidar, que hasta hace no tantos años, la SUMISIÓN sexual y emocional de la mujer casada al marido ha sido la realidad habitual. Por lo tanto, lo que hacen estos jueces retrógados es sentenciar según la norma en la que fueron educados.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    18

  • anamp anamp 27/04/18 09:50

    Hay que empezar por cambiar el código penal porque, según está, si no te dan de hostias es abuso, aunque tengas 5 años; así que creo que la petición que hay que hacer es esa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    7

    • Acratador Acratador 27/04/18 09:59

      Ni más ni menos, y si no te matan o incluso así no se puede esperar una tipificación acorde. 

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Coronel Dax Coronel Dax 27/04/18 09:41

    (1/2) No he seguido con detalle el caso de la Manada, porque abomino de esta justicia mediática, de esta hiperpresencia de la información de sucesos en los medios. De seguir con esa moda es más fácil que acabemos teniendo una justicia más parecida a la que se aplica en Arabia Saudí que a la que merece un país civilizado. Sí que estuve de acuerdo en resaltar los hechos cuando sucedieron, pues me parecía oportuno que se visibilizara el problema para terminar con ese ambiente de abusos que se producen en las fiestas populares, inmersos en ese ambiente de alcohol y desenfreno. Pero hasta ahí. Una vez puestos los sospechosos en manos de la justicia soy partidario de dejarla actuar sin presiones, siempre que consideremos que el Tribunal que los juzga es imparcial e independiente.

    Recomiendo el artículo de hoy de Elisa Beni en elDiario.es. Cuanto más artículos de esa mujer leo, más la aprecio. Creo que tiene siempre unos criterios de justicia muy elevados. Yo estoy convencido de que los jueces (los tres) han obrado de acuerdo con su conciencia (equivocándose o no). Y que si ha habido una presión en este caso era para que hubiera una sentencia condenatoria.

    Ahora bien, por desgracia la justicia de esta Tierra es humana y no divina. Lo que he afirmado arriba de Tribunal imparcial e independiente es una entelequia. Hace unos días realicé un comentario en el que instaba a que se intentara a gente a elevarse por encima de nuestras afinidades para juzgar las situaciones. Es utópico, pero es nuestro deber intentarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    8

    4

    • Coronel Dax Coronel Dax 27/04/18 09:44

      (2/2) Me explico. Aparte de que muchas injusticias que se producen en las sentencias pueden tener que ver con la mayor o menor pericia de los abogados de cada una de las partes, sin que el juez pueda evitarlo, los jueces están siempre contaminados por sus afinidades de todo tipo. Y por las rutinas y los procedimientos. Recomiendo encarecidamente la película de Koreeda “El tercer asesinato”. Creo que no digo nada nuevo si expongo que en disputas entre razas es importante la composición racial del jurado. No es lo mismo que los sucesos del “procés” los juzgue un juez españolista que un juez cercano a los independentistas. Ayer se falló en la Comunidad Valenciana en contra del “decreto de plurilinguismo”. Estoy convencido que la visión de ese problema es diferente si quien lo juzga es valencianoparlante o castellanoparlante, por mucho que la decisión se argumente haciendo referencias “técnicas” a unas leyes que son las mismas. En los casos de juicios por la custodia de un menor en casos de matrimonios mixtos no es lo mismo que el juez sea de tu propio país que si pertenece al mismo que tu expareja. Y más de un 90% de los españoles piensan que Gibraltar debe pertenecer a España, cuando en el R.Unido la proporción será la inversa.

      En el caso de los asuntos de género, creo que la sensibilidad no es la misma si quien juzga es hombre que si es mujer. Puede que la solución consista en que los Tribunales que juzgan asuntos de género sean mixtos.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      7

      4

  • Queso Tierno Queso Tierno 27/04/18 01:41

    Dado que viene al caso, con respecto a la manada, pongo el comentario que adjunté a la noticia de la sentencia:
    Estamos de nuevo ante un caso delicado donde lo que se diga debe ser medido y meditado al milímetro por lo sensible de la situación. Uno puede ver el vaso medio lleno y consolarse con que algo hemos avanzado, porque al menos hubo sentencia condenatoria y tenemos la esperanza y la confianza de que en los recursos se logre avanzar un poco más. Lo digo porque llegué a plantearme una sentencia absolutoria y que podían quedar en libertad. No ocurrió por 2/3. Pero todo invita a ver el vaso medio vacío y me congratulo con ese espíritu de rebeldía, que grita y exige que se de fin a estos desamanes con sentencias mas adecuadas a la protección real y efectiva de la dignidad del ser humano y en este caso de la mujer.
    No, no puede uno ser indiferente al hecho de que un día se le quiten bufandas amarillas y camisetas a aficionados al futbol por ser ese color sospechoso de incitar a la violencia y al terrorismo y dos días más tarde escuchar que cinco cobardes crecidos por el amparo de "la manada" no han sido violentos con una chica que han arrastrado a un portal y de la que han abusado sexualmente hasta donde han querido.
    No puede uno ver que personas en el ejercicio de sus profesiones son detenidas porque sus palabras o creaciones hacían apología de violencia terrorista y poco tiempo después escuchar que cinco inadaptados y acomplejados sexuales no han ejercido la violencia cuando han descargado sus frustaciones sin compasión y sin piedad sobre una sola persona más debil e indefensa.
    Justicia y leyes cutres, machistas, anticuadas e indignas de un pais que se dice en democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    24

  • losdel38 losdel38 26/04/18 23:58

    ....Un Sr. Alcalde de Jerez dijo .".La Justicia en España es un cachondeo ".
    En el año 2017 hubo en España 4,500 abusos sexuales por los Obispo/curas a NIÑO/AS algunos con discapasidad física. no se pudo detener para declarar a ninguno de estas perlas por la sencilla razon de que tienen Pasaporte del Vaticano lo mas decente es que hubieran ido a la Carcel 40 o 50 años, pues no Sr. ningun Fulano de estos se puede detener, segun el Concordato con la santa sede lo mismo que los Talibanes... Un Currante Español va a la Iglesia que la pagamos los currates y le da por darle una Bofetada a un muñeco de la Iglesia y estoy seguro que le sale por lo menos 40 años de carcel. ... ¿ El Tribunal que Juzga estos casos son del Opus ??

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    21

    • Acratador Acratador 27/04/18 09:56

      Recuerde el caso de Nagore, y compárese con otros. 
      Y coincido con el aplauso a su lúcida frase "muñecos De la Iglesia"

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

    • Queso Tierno Queso Tierno 27/04/18 00:49

      Brindo por lo de los muñecos de la iglesia.
      Si señor, así de fría es la situación. Ni siquiera la injusticia es igual para todos.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/04/18 21:06


    «José Diego Yllanes, asesinó a una mujer, Nagore Laffage» y ya está en la calle:

    https://www.elespanol.com/reportajes/20180331/diego-yllanes-homicida-nagore-psiquiatra-sin-enterarte/295220908_0.html

    Hoy la madre de Nagore, delante del Palacio de Justicia de Navarra, estaba desesperada, impotente, al conocer la sentencia, y sabiendo que quien mató a su hija está en la calle. ¡Justicia, YA!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    24

  • Orlinda Orlinda 26/04/18 17:21

    Totalmente de acuerdo contigo, Aroa.
    Como ya he dicho todo lo que tengo que decir y no hay necesidad de más enredar, lo repito aquí.
    Violación es la agresión sexual con penetración vaginal, anal o bucal.
    Cristina Almeida acaba de explicar en televisión estupendamente la gravedad de esta sentencia. Está basada en interpretaciones de los comportamientos de hombres y mujeres según estereotipos machistas, así seguimos. 
    Por lo que alguno pueda pensar, no se trata de reclamar una condena mayor, como se hace en otros casos, la gravedad reside en la consideración del hecho como  abuso con prevalimiento. Prevalimiento significa que existe algún tipo de posición de superioridad por parte del abusador pero sin violencia y por tanto un que llama la Justicia “consentimiento viciado”, consentimiento al fin y al cabo. Decir eso en este caso, cuando se sabe con qué intenciones iban esos hombres a la fiesta, lo que hicieron a la chica, es manifestar que a no ser que te comportes como María Goretti no hay violación, siempre algún consentimiento. Para los jueces no vale que una mujer diga ¡no!, tiene que demostrarlo dejándose maltratar y matar si es preciso. Eso es lo grave, y por lo que creo que habrá manifestaciones y protestas, para que no se minimice lo que es una terrible violación múltiple a la vez que se carga sobre la víctima una parte de culpa.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    58



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.