x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

La globalización de la falta de empatía

Publicada el 21/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 20/06/2018 a las 21:43
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



Hay más generosidad en Uganda, que acoge a cerca de un millón de personas que huyen de guerras en los países vecinos, que en Europa y en EEUU. Comparten mejor los que menos tienen. Han aprendido que la supervivencia de la mayoría depende de la cultura de la generosidad, de la pertenencia a un grupo que se autoprotege. En el mundo supuestamente rico prima la ley de la selva, la ley del más fuerte, el sálvese quién pueda. Ese mundo poderoso se esconde detrás de fortalezas y muros. Los necesita para sentirse a salvo.

La respuesta policial, la mano dura con los débiles, empieza a ser la norma de comportamiento entre los fuertes. Hay una falta de empatía global. No hablamos de dictaduras, sino de países con constituciones repletas de palabras hermosas: democracia, libertad, igualdad, progreso. Algunos de sus dirigentes blanden la Biblia y acuden acompañados de sus familias a los oficios religiosos convencidos del poder político de la representación, de lo que dicen que son.



Ya habrán escuchado estos días las voces y los llantos de niños migrantes que la policía de fronteras de EEUU ha separado de sus padres, acusados de entrar ilegalmente en EEUU. Las hemos conocido gracias a ProPublica, una organización sin ánimo de lucro dedicada al periodismo de investigación. Su fuerza está en la autenticidad, como la del periodismo de calidad es desvelar lo que el poder político de turno quiere ocultar. No solo los priva de la compañía de sus progenitores, sino que los encierra en jaulas mientras se decide la suerte de sus mayores que entraron ilegalmente en el país.



A los detenidos en la frontera se les aplican leyes que no entienden, se les somete encadenados a juicios rápidos. En el vídeo anterior se reproduce con dibujos animados uno de estos juicios (real) en el que el juez le dice al migrante que no sabe dónde están sus hijos. Es la crueldad disfrazada con una toga.

No son hechos aislados, son casi 2.000 niños separados de sus padres en las últimas seis semanas.

Se han dado casos de madres deportadas sin que les hayan devuelto el hijo. Se los arrebatan mediante engaños, como decir que van a lavarlos, adecentarlos después del viaje a través de la frontera. A los niños también se les miente sobre tías imaginarias que les telefonearán después.

No es un accidente, una interpretación torticera por parte de algún sheriff fronterizo sin escrúpulos, se trata de una política de Estado, de una decisión del fiscal general del Estado, Jeff Sessions, y de Donald Trump, de imponer tolerancia cero con la inmigración ilegal sin importar las formas ni los tratados.

Sessions es de los que venden cristianismo de salón. La buena noticia es que empieza a tener problemas en la iglesia Metodista Unida, a la que pertenece.

Es un escándalo que lleva meses cocinándose. Al principio eran noticias sueltas de aquí y de allá hasta que todas juntas conformaron una realidad dramática: la separación de los menores forma parte de la política migratoria de EEUU; tiene por objetivo crear una atmósfera de terror que disuada a otras familias de entrar en EEUU.

Las informaciones verificadas se abren paso entre el mantra de mentiras de una Administración que ha convertido el embuste en una forma cotidiana de hacer política. Trump negó al principio que se separase a los hijos de los padres, después culpó a los demócratas, y ahí sigue instalado en sus guerras reales o imaginarias contra las fake news, que son todas las noticias que no le gustan, es decir, todas las que no le ensalzan.



Además de culpar a los demócratas de la ausencia de una legislación, Trump asegura en el vídeo anterior que EEUU no será un campo de inmigrantes, ni un centro de acogida de refugiados. Garantiza que no sucederá en su país lo que está pasando en Europa y otros lugares (sic). Mezcla los migrantes con la inseguridad y el crimen, algo que no se sustenta en ninguna estadística de su propio gobierno. Habla más adelante de la destrucción y muerte causadas por gente que “ha venido a este país”.

Este hombre es presidente de EEUU, no un locutor de radio dedicado a promover incendios.

Es un tipo peligroso que se beneficia de un electorado que sigue comprando su relato. Ha robado el espacio a los republicanos clásicos, con los que está enfrentado, y está a punto de robárselo a su país.

En otra intervención, Trump criticó la política migratoria de Angela Merkel, que en teoría es aliada. Apoyó las posiciones anti-migratorias de su ministro de Interior, con el que la canciller federal está en conflicto. Horst Seehofer pertenece a la Unión Social Cristiana, el partido hermano bávaro, contagiado al parecer del salvinismo (Matteo Salvini) que crece al otro lado de la frontera.

El presidente se acerca a las posiciones de Alternativa para Alemania (AfD), un partido xenófobo que está en la línea del Frente Nacional francés de Marine Le Pen, el UKIP de Nigel Farage o el Partido por la Libertad del holandés Geert Wilders. Trump está más cómodo con los postulados de la extrema derecha europea y con dictadores como Kim Jong-un que con sus aliados tradicionales.

El presidente de EEUU vinculó la permisividad de Merkel con la inmigración en 2015 (el verano del gran éxodo de los refugiados sirios) con el aumento de crímenes en Alemania. Otra afirmación falsa del Mentiroso en Jefe. En Alemania han descendido los delitos.

El fiscal general Sessions, un ex senador ultra que le ha dado muchos problemas a Trump porque en un rapto de ética se recusó a sí mismo en las investigaciones de la pista rusa, ha tratado de justificar la mano dura con las madres en la fronteras con citas de la Biblia. Necesita congraciarse con el jefe.



Los senadores republicanos más moderados empiezan a moverse en busca de una solución. En las elecciones legislativas de noviembre, 33 de ellos se juegan el escaño. Tal ha sido el escándalo que el presidente se ha visto obligado a rectificar: no habrá más separaciones. La ideología que mueve el odio se mantiene en alerta en espera de otra oportunidad.

En este artículo, Jeh Charles Johnson sostiene que la política anti migratoria de Trump es inmoral, y además es inefectiva.

Esta política tiene sus antecedentes en la detención de decenas de miles de japoneses que vivían en suelo estadounidense, fueran ciudadanos o no, bajo la sospecha de ser espías tras el ataque a Perl Harbour.



El problema es que Trump está normalizando la anormalidad. Toda una generación se está educando en que los nuevos valores del éxito son la mentira, la violación de la ley y de los derechos humanos.

Si a todo esto le unimos las últimas declaraciones del ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini, sale un cuadro descorazonador. Salvini, el que cerró sus puertos a los barcos que salvan personas en el mar Mediterráneo, quiere realizar un censo de gitanos para expulsar a los que no sean italianos. “A los que sean italianos nos los tendremos que quedar”, dijo.

¿Nadie tiene memoria?

Les dejo con música: I Nomadi del gran Augusto Daolio, un tema de Francesco Guccini muy apropiado a los tiempos de negrura que vienen.

 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 22/06/18 20:44

    Esto de la falta de empatía se llamaba antiguamente egoísmo y sí, es cierto, cuanto más rico es uno, más egoísta se vuelve y también al revés porque el egoísmo ayuda a hacerse rico. Eso aplica a individuos y a países. Se ve en otros aspectos: por ejemplo, en el número de hijos que se tienen (o, más bien, que no se tienen) porque se aduce que las parejas jóvenes no se animan a procrear debido a la precariedad laboral, pero resulta que los emigrantes, que no tienen precisamente mejores empleos, tienen proporcionalmente más hijos que los europeos: se conforman con menos. Ahora, que también es verdad que hay razones objetivas para desconfiar de un aluvión repentino de cientos de miles o millones de musulmanes después de los reiterados atentados terroristas y de que la experiencia indica que los mahometanos se integran mal. Y las consecuencias negativas de la emigración no las suelen pagar las clases medias ni menos las altas: a lo mejor por eso mucha clase obrera vota últimamente a la extrema derecha en Europa. En fin, que conviene llamar a las cosas por su nombre y hacer números o no habrá manera de arreglar absolutamente nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • maxi maxi 22/06/18 17:20

    Felicidades Ramón. He leído en una información que publicó en su día Der Spiegel (El Espejo) y después ha sido difundida por otros medios, que Uganda está acogiendo a personas que huyen de la guerra de Sudán del Sur, si bien, las fronteras de este pequeño país situado en el centro de África están siempre abiertas para acoger a los refugiados por hambre, por guerra, o por ideas políticas. Durante el año 2016, no hubo ningún otro país que acogiera más refugiados. Parece ser, que estos, en primera instancia, son acogidos en un centro, para pasar a los pocos días a ocupar tierras en propiedad, una pequeña parcela donde pueden construir su casa. Quiero creer que ese es el espejo donde deberíamos reflejarse el resto del mundo. El mensaje es claro: bienvenidos. No pretendo ser un ingenuo, pero los campos de refugiados de Zaatari, en Jordania, o Mahama, en Ruanda, y otros están colapsados. África, es un hervidero de conflictos armados, Siria está destrozada, Libia incontrolada, etc. Si no toma Europa en serio todos y cada uno de estos conflictos, y actúa, no solo con ayuda humanitaria, sino también como intermediarios, junto a la ONU, en los conflictos y con programas de desarrollo, el flujo de personas que quieran llegar a Europa por todos sus medios no disminuirá, más bien al contrario, aumentará.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Argaru Argaru 22/06/18 03:15

    Decía Lenin, que “la democracia era la dictadura de la burguesía” y esta aseveración se va haciendo cada vez más real. Hoy en día, el mundo está dominado por el neoliberalismo, que no es otra cosa que “el nuevo fascismo” de nuestro tiempo. Ese nuevo mundo globalizado, donde el individualismo feroz a sustituido a la solidaridad entre semejantes. Dónde los pobres son cada vez más pobres y los ricos, cada vez más ricos. Dónde el capitalismo es cada vez más salvaje y, despojado de su careta, no disimula que el Estado del Bienestar es algo que las élites que meven los hilos no están dispuestas a seguir sufragando con sus ya exiguos impuestos. Más temprano que tarde, la robótica aumentará la legión de parados y, por lo tanto, el número de personas que SOBRAN. ¿No se han preguntado por qué prolifera más el interés en la ingeniería financiera que en aumentar el número de consumidores por parte del empresariado actual? ¿Qué clase de sociedad se pretende construir, dónde el índice de natalidad no importa porque no importa el futuro de los jóvenes que no pertenecen a las élites, jóvenes muy preparados, que cobran sueldos que no permiten formar una familia? El futuro ya ha llegado y Trump, y Macron y Salvini no son una CASUALIDAD, son la NORMA. Esto es lo que nos espera de ahora en adelante. Aquí, en este país, es un tal, Rivera o un tal Casado. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Sua Sua 22/06/18 00:31

    Me horroriza saber que esto no es una película, esto es real.
    Es verdad que codearse con determinada gente, es rebajarse moralmente, hay que ser valiente para poner límites a determinados personajes y si estos son presidentes de naciones poderosas... los anfitriones de estas visitas son políticamente correctos.
    ¿Cuanto tiempo le queda a este monstruo para dirigir su país?
    En todo caso es lamentable que apoyen tantos estadounidenses a un descerebrado como este; ahora que lo conocen, espero que no lo reelijan
    Respecto a Europa, opino que mucho predica pero no da trigo. Me parece la decisión del Gobierno español muy acertada. ¿Sentirá vergüenza Europa? Lo tomen como lo tomen España no tiene que claudicar ante los países que se opongan; más si que tiene que trabajar en serio a favor de que los europeos no esquilmen los recursos de los países africanos y les ayuden a terminar con sus dirigentes corruptos los cuales no revierten en sus pueblos los recursos que generan.
    Sobre los refugiados por guerra, no tenemos más que hacer memoria de lo vivido u oído cuando nos ha tocado a los españoles para saber cómo se tienen que sentir ante esta falta de empatía como
    dice el Sr. Lobo; tratemos de no perder valores humanos y acojamos con espíritu positivo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Hammurabi Hammurabi 22/06/18 00:23

    Vivimos el día a día sin darnos cuenta del grado de alienación que hemos alcanzado. Cuesta mirarse al espejo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • micanuto micanuto 21/06/18 17:13

    Tengo un amigo que sobre estos casos suele decir: y no sería mejor hacer jabón, con ellos y repartirlo entre la gente que comemos caliente tres veces al día. ¡Que cabron,¿no¿ ¡ mi amigo, no, el solo representa un papel

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    0

  • Grever Grever 21/06/18 14:02

    El problema no radica en que sean extranjeros, mexicanos, sudaneses, pakistaniés, españoles, marroquies, libios, sirios, panameños o sengaleses. El problema es que SON EXTRANJEROS POBRES. Ni británicos, ni suizos ni estadounidenses rechazan a los extranjeros ricos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    19

    • Suna Suna 22/06/18 08:32

      Sintetizas muy bien el libro publicado por Adela Cortina, "La aporofobia" que es exactamente, eso: ODIO A LOS POBRES.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

    • Eguzki Eguzki 22/06/18 00:09

      Si tienes dinero suficiente, aunque emigrante, puedes comprar un permiso de residencia: tan sólo tienes que adquirir una vivienda por valor de medio millón de euros.
      Por otro lado, España recibe cada año cerca de noventa millones de turistas, tiene varios millones de extranjeros europeos empadronados (y jubilados), pero no puede acoger una cuota de varios miles de refugiados.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

    • Grever Grever 21/06/18 14:04

      Muchos españoles piensan lo mismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Ataio Ataio 21/06/18 12:38

    GRACIAS PODEMOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    31

    20

    • Aserejé Aserejé 22/06/18 09:58

      Ataio vuelvo a suscribir tus gracias a Podemos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      3

      • Ataio Ataio 22/06/18 13:28

        Perdona Aserejé. Creo que son de justicia ( las gracias ). Me desconcierta que los sres-as opinadores-as no hagan ni una sola mención a algo tan importante. Antes al contrario, atacan a Podemos, lo ningunean y lo "relativizan" hasta la tergiversación, o lo obvian.
        Creo que un elemento imprescindible para la "independencia informativa" es la pluralidad. Y en este medio aprecio mucho más pro-psoe ( no sé cuánto del soberbio no colaborador) que otra cosa.
        Agradezco muy mucho tu apoyo. Y tu insistencia. Creo que mi dejadez alguna vez me ha hecho pasar por descortés y me ha hecho sentir muy mal, aunque he pensado que" era tarde" para corregirlo. Pido perdón desde aquí a quien así haya pensado.
        PD: una vez más, muchas grácias Aserejé. Un placer. SI SE PUEDE. Salud y República!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

  • juan alvarez juan alvarez 21/06/18 12:29

    Esa es la verdad. LA VERDAD. Uganda es un país decente, en el centro de África. Europa es un conjunto de países indecentes, este de una indecencia atronadora. Los países indecentes está llenos de ciudadanos, por mayoría, indecentes. Y convivir con indecentes es algo muy grave, y que se pega, porque es contagioso. "Es que no podemos hacer nada", contra la mayoría de indecentes. Sis e puede hacer. por ejhemplo como los catalanes, pedir la separación de la indecencia. Para impedir la indecencia, la iniquidda y la opresión no hay barrera alguna, ni Constitucón ni TC ni TS ni hostias. El deber de cualqueir ciudadano honesto es oponerse, por cualquier medio a la opresión, a la deshonestidad, a la indecencia. Eso es lo que deberíNa hacer esos de "todo por la patria". Con dos cojones o con dos tetas. Con claveles o sin claveles. Porque ESTO DA ASCO. OPRIMIR ES PEOR QUE MATAR.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    17

    3

    • Isasi Isasi 22/06/18 00:40

      No puedo comprender que por un lado sienta que Uganda sea un país decente y al mismo tiempo proponga oponerse a la opresión haciendo una criba selectiva (?) Y es que hasta donde mi comprensión alcanza, la raza 'humana' siendo privilegiados como seres con conciencia, pueda ser capaz de definir la indecencia - decencia desde el rechazo a otros seres humanos desde la misma opresión. No entiendo nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • Larry2 Larry2 21/06/18 11:45

    Debieran todos los estados hipotecarle las v isitas a este señor en todos los paises. Es un loco, y lo que es peor , la gente le vota. Los jefes de estado colaboran con lo que hace al recibirle. Debieran hacer un esfuerzo y rechazar su visita, lo que ocurre que el dinero, y el negocio manda,  antes es el negocio, que las personas. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    10



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.