x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Orden y seguridad

Publicada el 13/08/2018 a las 06:00
Ciudadanos, en su suicida pelea por competir con el PP de Casado para ocupar la extrema derecha, no ha tenido empacho en acudir al lema, de evidentes connotaciones nazis, "Orden y seguridad" para lanzar una campaña que pone el foco en los manteros alentando la estrategia del miedo. Los inmigrantes que intentan vender imitaciones en las calles de las principales ciudades se convierten así en el icono de lo que desde Ciudadanos se entiende como enormes amenazas: los que nos quitan el trabajo, los que hacen competencia ilegal a los comerciantes que pagan impuestos, los que acuden en masa a inundar nuestro país, los que llenan de desorden e inseguridad nuestras calles.

Como se ha mostrado en varios medios de comunicación estos días, España es uno de los países más seguros del mundo. Sólo hace falta darse una vuelta por ahí fuera para comprender el valor que tiene poder andar por las calles, regresar a casa por la noche caminando, o dejar que nuestros hijos vayan y vengan solos al instituto. Si lo miramos con perspectiva global, esto es la excepción, y no la regla. Cuestiones que no se valoran porque forman parte de nuestra cotidianidad más asumida son un escándalo… Cuando le dices a un brasileño que prefieres regresar caminando al hotel después de la cena, cuando preguntas a una bonaerense la mejor ruta para llegar a la plaza de las madres de mayo y te mira ojiplática diciendo, “¿Vas tú sola? Bueno, ve mejor por esa avenida. Te robarán, pero no te matarán”, o cuando provocas el escándalo en un hotel de Nairobi intentando conseguir que te dejen pisar la calle por la noche sin necesidad de pasear con dos guardaespaldas. Somos un país seguro y lo sabemos. España está, según fuentes oficiales, entre los países europeos con menos homicidios y crímenes violentos por cada 100.000 habitantes. Y esto lo percibe así la ciudadanía. Según lo reflejado por el Eurobarómetro de junio de 2017 , a la afirmación "mi ciudad, municipio o pueblo es un lugar seguro para vivir", el 69% de los encuestados afirmó estar "muy de acuerdo", el 26% "de acuerdo", y sólo el 5% manifestó estar "en desacuerdo".

El otro eje de la campaña de Ciudadanos contra los manteros se ha centrado en la defensa del comercio frente a la competencia desleal. Hace falta desconocer las más elementales dinámicas del consumo y el comercio, o querer mentir descaradamente, para hacer creer que las falsificaciones que en las mantas se venden a precios irrisorios compiten con los escaparates de la Gran Vía madrileña o del Puerto de Barcelona. En este reportaje comerciantes que conviven día a día con los manteros lo desmienten.

¿Por qué, entonces, Ciudadanos, emprende una campaña sin base argumental ni documental alguna, y alejada del sentir de buena parte de la población? Porque una cosa es que ahora no haya datos que soporten el supuesto peligro, y otra es que sí que existe miedo a lo que puede venir en un futuro. En definitiva, fue lo que le funcionó a Trump, que recibió –junto a los votos de la extrema derecha y de multimillonarios afines– el apoyo de buena parte de las sectores más populares, temerosos de llegar a ser las próximas víctimas de la globalización. Con este factor están jugando los partidos populistas, xenófobos y de extrema derecha que han emergido en Europa.

No deja de ser paradójico que las mismas corrientes de pensamiento que defienden el neoliberalismo a ultranza y una globalización despiadada sean después las que se aprovechan del miedo que este "todo vale" genera en las clases populares, alentándolo primero y recogiendo sus réditos electorales después.

El que quiera que nuestras ciudades sean seguras y ordenadas debería empezar por plantarle cara a la desigualdad –madre de la gran mayoría de tensiones sociales–, practicar la tolerancia cero con cualquier forma de machismo –somos nosotras las que sentimos más inseguridad–, crear espacios peatonales llenos de gente y comercios que promuevan el paseo y el encuentro –auténtico fin y sentido de la civis–, y por supuesto, restringir al máximo el tráfico que causa cada año más de 10.000 muertes prematuras en España por contaminación del aire. Esto no implica, por supuesto, negar que el fenómeno migratorio y todas sus derivadas necesitan de políticas y estrategias que permitan afrontarlo como la oportunidad que es y gestionar adecuadamente los riesgos que comporta.

La amenaza de nuestras ciudades no son los varios cientos de manteros que ocupan las aceras de las avenidas comerciales de las grandes urbes, sino los líderes políticos demagogos que, ante la ausencia de propuestas, no tienen reparo alguno en abrir la caja de Pandora sembrando miedo. El problema es que las tempestades nos pueden arrastrar a todos.
Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • jhgb jhgb 19/08/18 09:27

    Ponen encima de la mesa terribles problemas que en realidad no existen y que se arreglan en cuanto ellos dejan de hablar de ello. No quieren hablar de la promoción de la desigualdad, precariedad, etc. Y lo consiguen.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Bellum Bellum 18/08/18 14:21

    Ahí estå la cuestión, crear la necesidad aunque no existan razones y plantear soluciones_veneno. Artículos como éste dejan a los políticos sin escrúpulos con el culo al aire. Duro con ellos . Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 16/08/18 08:02

    Contestar a la demagogia con más demagogia me parece un error. Pero ya sé, está mal visto.
    No todos los comercios legales venden bolsos de Hermès.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • NUÑEZ NUÑEZ 13/08/18 20:12

    Muy bueno el artículo !!! Como siempre y muy acertado!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    14

  • Pacoescolano Pacoescolano 13/08/18 19:40

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Yo añadiría que el argumentación de C,s es el mismo que el del PP sean quienes sean sus presidentes o "líderes". Unos argumentos basados en la mentira y muy peligrosos para la convivencia. Salut

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    21

  • svara svara 13/08/18 13:57

    Muy de acuerdo con este articulo de la Sra. Monge. 
    El Sr. Ribera es un demagogo de poca monta que ha abrazado al neoliberalismo como única doctrina social. El mismo neoliberalismo que crea el problema y se beneficia de él, mermando derechos, libertades y la seguridad de las personas. Solo el anacronismo del borrego puede estar de acuerdo con esa doctrina riveriana.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    29

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 13/08/18 13:51

    Cuantos votantes de C's compran a manteros? Cuantos a chinos? Cuantos no pagan IVA? Por qué no de dirige Rivera a ellos?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22

  • CinicoRadical CinicoRadical 13/08/18 12:46

    Freiheitliche Partei Österreichs (Partido de la Libertad de Austria) - Austria
    Prawo i Sprawiedliwosc (Ley y Justicia) - Polonia
    El Partido por la Libertad ( Partij voor de Vrijheid, PVV)-Holanda
    Asociación Popular - Amanecer Dorado Laïkós Sýndesmos - Chrysí Avgí-Grecia.
    ...frentes nacionales varios.

    grandes palabras prostituidas.
    El Capitalismo como antesala de el fascismo.
    Sin una educación hacia una ciudadanía crítica,voluntad política no parece que haya,mal lo tenemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • bidebi bidebi 13/08/18 12:05

    2/2
    Cada uno tiene su clientela de la que vive y a la que se debe. Por eso la publicidad de unos y otros es diferente porque el destinatario también es diferente. De la misma forma que cualquier publicidad comercial no es la misma de un país a otro, ni tan siquiera es la misma de una región a otra. Depende de lo que cada grupo de personas quiera escuchar y depende del nivel cultural y crítico del destinatario. Por eso, meterse con la publicidad comercial no tiene mucho sentido y es ineficaz. Mucho mejor educar al destinatario hasta que tome conciencia de la mercancía averiada que se le intenta vender. En este sentido no es ninguna casualidad que todos los medios de información en manos de la derecha hagan grandes esfuerzos en desinformar, en frivolizar la realidad, en que no llegue la cultura, en definitiva en crear ciudadanos acríticos, como el mejor caldo de cultivo para que los mensajes comerciales políticos lleguen a los sentimientos y las emociones y no a la razón.
    Con ciudadanos cada vez más aborregados es totalmente contraproducente para el fin propuesto elaborar publicidad honesta que nos describa la realidad, es mucho más efectivo el mensaje simple que el receptor desea escuchar. Las organizaciones comerciales, políticas en este caso, que emiten esa publicidad no se creen sus propios mensajes, pero si muchos la compran ese es su único objetivo. No quieren convencer de nada, solamente quieren compradores. Orden y seguridad es un buen eslogan para quien no necesita saber de qué orden se habla ni qué precio tiene la seguridad. Meterse en averiguarlo es un engorro.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    31

  • bidebi bidebi 13/08/18 12:05

    Esto es lo mismo o parecido a que criticáramos a unas compañías comerciales por vender mucho y ganar dinero mediante una publicidad sexista, machista, populista, demagoga o mentirosa. Los publicistas solían decir que su función es informar. Yo nunca he estado de acuerdo. Su función es deformar la realidad para vender, estudiar bien el mercado al cual va dirigido el producto y satisfacer esa demanda mediante una publicidad que llegue a los sentimientos y las emociones de las personas. Si una publicidad hablara sobre la realidad de una crema, de su sobreprecio bestial por ser marca conocida, de que las arrugas no desaparecen si no que solamente se estiran mientras dure la crema, esa publicidad fracasaría rotundamente porque diría la verdad. Debe de atender a la demanda que prefiere oír que existen cremas milagro. Y existen muchas personas necesitadas de que existan cremas milagro.
    Los partidos son empresas comerciales que venden política. Como cualquier empresa grande necesita de publicidad, necesita conocer bien el mercado y necesita llegar a los sentimientos y emociones del potencial cliente. La izquierda vende igualdad y la derecha vende miedo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    26



 
Opinión