x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Berlín, la memoriosa

Publicada el 19/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 18/12/2018 a las 21:17
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Acabo de regresar de Berlín. La capital alemana estaba a las puertas del invierno, con temperaturas muy bajas, vientos gélidos del Este y cielos encapotados y lloviznosos. Pero Berlín es una ciudad llana y racionalmente diseñada, muy propicia para el paseo a pie, así que, bien abrigado, pude pateármela durante horas y horas durante tres días consecutivos. En este viaje, me impulsaba un tema en concreto: saber cómo recuerda la ciudad los momentos más trágicos de su paso por el siglo XX, es decir, la vergonzosa docena de años en que fue la metrópolis del fascismo internacional, los horrores de la II Guerra Mundial, su triste partición en dos durante las cuatro décadas siguientes.

Muchos de ustedes lo saben: Berlín no solo ha restaurado con primor los edificios que sobrevivieron a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, no solo es un ejemplo de cómo la arquitectura moderna puede ser elegante; también tiene muy presentes en sus calles y plazas los horribles episodios vividos por los padres, abuelos y bisabuelos de sus habitantes más jóvenes. A través de placas, museos y monumentos, la ciudad recuerda esos episodios con la intención expresa de que no se olviden, algo imprescindible para evitar su repetición.

Es frecuente, por ejemplo, ver en el lustroso empedrado de sus aceras unas placas doradas que recuerdan que allí, en aquel edificio o el que entonces ocupara su lugar, vivían tales personas que fueron detenidas por los nazis y, en la mayoría de los casos, jamás volvieron. Suelen tener apellidos como Goldstein o Meyer, que testifican que aquellos berlineses eran judíos. Y, por supuesto, existe un gran memorial del Holocausto y se yergue, en forma de bosque de losas, en su mismísimo corazón, al lado de la Puerta de Brandemburgo.

Berlín, que no tiene ningún monumento que enaltezca a Hitler o a alguno de los suyos, cuenta, en cambio, con una interesante evocación del fascismo en el espacio denominado Topografía del Terror que ocupa el lugar donde estuvieron las sedes de la Gestapo y las SS en las calles Wilhelm y Prinz Albrecht. Allí están documentados hechos como las mentiras con que los matones nazis engatusaron a buena parte del pueblo alemán, la conquista del poder por Hitler en 1933, la Noche de los Cristales Rotos y los masivos secuestros y asesinatos que caracterizaron el Tercer Reich. Comenzaron los nazis cazando a sindicalistas, políticos y periodistas de izquierdas y, una vez despejado el camino, se lanzaron alegremente al exterminio de homosexuales, judíos y gitanos tanto en Alemania como en los muchos países europeos que invadieron durante la II Guerra Mundial.

No me extenderé ahora sobre el vívido recuerdo que la ciudad conserva de su partición a través del Muro, con hitos como el Checkpoint Charlie o la East Side Gallery. Esto es bastante más conocido; hasta el punto de haberse convertido en una atracción turística.

Recién regresado de Berlín, el profesor Ángel Viñas me recuerda a través de Facebook que el año próximo, 2019, se cumplirán 80 años del final de la Guerra Civil española. Con tal motivo, él y otros universitarios celebrarán a finales de marzo un encuentro para hablar de lo que hemos aprendido y lo que nos queda por aprender sobre aquella contienda, que sigue proyectando tantas sombras sobre nuestro presente. Escribo en el muro del profesor: “¡Bravo! La España contemporánea apenas conoce la Guerra Civil por aquello de haber confundido reconciliación con desmemoria, amnistía con amnesia, perdón con olvido”.

Termino ese comentario y caigo en la cuenta de que Pólvora, tabaco y cuero, mi próxima novela, se publicará, precisamente, a comienzos de 2019, el año del 80 aniversario del final de la Guerra Civil. Es una casualidad, una venturosa casualidad. Esa novela se desarrolla en el Madrid de la Navidad de 1936, aquel Madrid cercado y bombardeado por las tropas franquistas, congelado y hambriento, que Antonio Machado llamaba “rompeolas de todas las Españas”.

Durante su escritura he tenido que escuchar varias veces la frase “¡Otra novela sobre la Guerra Civil!” a gente a la que le comentaba el asunto. “Pues sí”, les respondía, “y ojalá vengan muchas más de plumas más brillantes que la mía”. En contra de una opinión extendida, creo que aquella gran tragedia es un territorio bastante inexplorado por la ficción literaria y cinematográfica de la España contemporánea. Para justificar lo que a mí me parece una cosecha magra en relación a la ingente cantidad de historias de crueldad y heroísmo que la Guerra Civil puede ofrecer a novelistas y guionistas, algunos emplean el argumento de que no hay que reabrir las heridas de aquel tiempo. Me parece una gilipollez. ¡Como si las abundantes novelas, películas y series televisivas que los norteamericanos han hecho y siguen haciendo sobre su Guerra de Secesión, la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto o el asesinato de Kennedy volvieran a empapar de sangre las tierras de Gettysburg, las playas de Normandía, el campo de Auschwitz o las calles de Dallas!

El año de 2018 está a punto de terminar. Franco sigue enterrado en el Valle de los Caídos y todos pagamos con nuestros  impuestos el mantenimiento de ese memorial que exalta al general golpista, taimado y cruel que fue socio de Hitler mientras le convino. Entretanto, decenas de miles de sus víctimas siguen enterradas en cunetas. En este asunto, el ejemplo de la memoriosa Berlín me parece mucho más edificante. Conocer y tener presente el pasado no es la panacea para evitar el regreso de sus horrores, pero sí puede ayudar a hacerlo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

60 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 20/12/18 11:40

    Sî, Arkiloco: impostura.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    4

  • Isabelle0651 Isabelle0651 20/12/18 10:58

    Como era de esperar, tiene mucho tirón todo lo que escribe, señor Valenzuela, sigo pensando que sus artículos son tan buenos que levantan pasiones enfrentadas, los que se resisten a aceptar una realidad palpable y dolorosa y los que no nos resistimos a seguir manteniendo este desmadre vergonzosamente impropio de una patria retrógrada y atrasada donde al grito del "a por ellos" en tiempos de entreguerras este país sufrió la peor de las desgracias hace tan solo 80 años. Un gustazo leerle, por mucho que duela.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    9

    12

    • Arkiloco Arkiloco 20/12/18 14:17

      Aprovecho tu presencia, Isabelle, para saludarte de forma franca y directa y ya que tu prefieres la forma oblicua, elusiva o indirecta para dirigirte a los que les "duele algo" y que solo discrepan con Valenzuela y su impostura como dice Tierry. Y que, ya te digo, es opuesto a lo que hace mi querida Ateatxo. Que no entiende de tacticas ni estrategias, se enfrenta a cualquiera a campo abierto y cuerpo a cuerpo si hace falta. Y por eso y por musicas y bizcochos que me ofrece, la quiero y la admiro a ratos, como debe ser. Y no como tu, que bizcocho solo para los tuyos y no nos dejas catarlo a los que, a pesar de nuestros dolores, te apreciamos. Y de paso, apreciar y reconocer a ese grupo de Coros y Danzas en el que se que andas y que dirigen, mayormente, mosen Bidebi y, en ausencia, el sacristán Hereje. Y con el que os dais al cantico que cite de pasada de "Hosanna, hosanna, gracias Valenzuela por contarnos la verdad como nunca antes nos la habián contado. Hosanna y Alelujah, Valenzuela". Música Ataio y que, aunque anda en bodas y bautizos, te hace unos arreglos que flipas para Domingos de Ramos o para las Misas del Gallo. Pero te digo, Isabelle, que tanta emoción descontrolada y empatía hacia los que "les duele" igual no es bueno y te procura sufrimientos innecesarios. Imagina que a los doloridos les da por sentir empatía y compasión por los que cantais esos "Hosannas" y os ven como gregarios, serviles o sumisos ante mensajes que adorais por qué son de los "vuestros" y da igual el mensaje, la impostura o la publicidad subliminal de otros productos y novelas. En fin, Isabelle, no te lo digo porque yo sea especialmente empatico con esto pero ahí gente a la que le duele cualquier cosa y malpensados a mogollón. Un saludo y no seas tan roñica con el bizcocho. Yo te lo probaría. Nunca sabes y soy muy abierto a experiencias y a la novedad.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      8

      5

      • Arkiloco Arkiloco 20/12/18 14:21

        "hay gente", claro, y no "ahí gente". Se me traba la lengua de lo que me duele.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        4

  • AntonioMD AntonioMD 20/12/18 00:03

    Por eso, señor Valenzuela, en Alemania no ha surgido un partido de extrema derecha como en casi toda Europa, supongo. Otro artículo destinado a la idea de que en España seguimos en el franquismo, algo menos descarado, tal vez por la parte de promoción comercial. Esto empieza a aburrir y a resultar bastante pobre.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    6

  • aguililla aguililla 19/12/18 22:59

    Muy certero en tu análisis,gracias,por ayudarnos a ver otra realidad

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Arkiloco Arkiloco 19/12/18 22:42


    Supongo que lo hace lo mayoria. Yo de infoLibre y de cualquier digital o diario no leo ni el 10 por ciento de lo que se escribe.Te detienes aqui o allá por intereses diversos y hay comentaristas que casi nunca leo después de haberlos leido algunas veces. Si movilizan a muchos comentaristas igual entro y por aquello de que me va la marcha. A otros no me los pierdo nunca porque casi siempre me interesa lo que dicen. Con Valenzuela me pasa una cosa rara y que luego se agranda al leer los comentarios. He adoptado la costumbre de leerlo para ver en que estado me deja: estupefacto, pasmado, boquiabierto, patidifuso... Hoy solo me ha dejado atonito y luego, leyendo a nuestros más conspicuos representantes de la Izquierda Paranoica, me he quedado como siempre que los leo: que representan muy bien a la fracción cretina de la IPC y que nunca te sorprenden. Y cretinos es como llama hoy Bidebi a los que pueden tener dudas respecto a como el se explica las cosas y que espero sea un mar inmenso de cretinos. Es decir, personas inteligentes, sensibles y con un minimo aprecio a la verdad y el rigor. Y es que hay que ser muy cretino para afirmar lo que afirma y, entre otras cosas, que llevamos "80 años bajo una dictadura". Y lo dice un señor que vive aqui, escribe lo que le da la gana y, como demostré, no se enteró de nada de lo que pasó en su ciudad durante el final del franquismo y la transición. Y parece ser que a la vejez se lleva el ser muy radical de izquierda, en versión no me enteré de nada y ahora me doy a la cretinez de que vivo bajo una dictadura. Y a los cretinos, siempre les acompañan otros herejes cretinos que, hablando de Page y Lambán, los equiparaban a Videla y Pinochet. Una izquierda cretina y dada a infantilismos como escribir PXXE en vez de PSOE. Imaginen que tras la votación del otro dia en el Parlamento y donde todos los parlamentarios de Podemos se equivocaron, ahora llamasemos a ese partido Podemos Ser Idiotas o PSI. Algunos nos abstenemos de comentar estas noticias pero cuesta poco imaginar si la equivocación hubiese sido de un partido de la derecha o del PXXE. La noticia iría por los 1000 comentarios y los 10000 insultos cretinos. Se lleva el 10X1.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    17

    9

    • Arkiloco Arkiloco 19/12/18 23:29

      Cumplida esta afición de indagar en la IPC y convocarla para que me halaguen y den lecciones de calificación, paso a lo que me ha dejado atonido de esta columna y que no es extraño que promueva la cretinez. Hacer una columna semanal no es tan facil como parece si faltan recursos, habilidades e imaginación y la obligación se convierte en rutina. Y si has dado con un nicho de seguidores que se levanta de sus asientos y te aplaude a rabiar, como si fueses algun caudillo de la verdad o de lo que nunca nos dijeron antes como tu, Valenzuela, pues para que vas a esforzarte más. Mi primera conclusión es que el paseo por la "memoriosa Berlín" y tal y esas diferencias respecto al recuerdo, ha sido la excusa para hacer publicidad de su proxima novela. La segunda es que el "truco" de Valenzuela es siempre el mismo: autonombrarse como una especie de disidente, anomalia, minoría contracorriente que nos descubre ahora la maldad del franquismo, las canalladas de la transición y la conspiración para que no se hable, ni se escriba ni se hagan peliculas sobre ello. "Otra novela sobre la Guerra Civil", dice que le han dicho y para eso está el ya que "la cosecha es magra". Imaginen que le sacan una lista con todo lo que se ha escrito o filmado y que serían bastantes toneladas y que el confunde la "cosecha" con lo poco que ha leido o visto. Y que les pasará a la mayoría de comentaristas que le aplauden y que suelen confundir su ignorancia o despreocupación con la de todos o con que, efectivamente, aqui o en Alemania solo se lee o se visiona una infirma parte de lo que se produce en filmogragia, ensayo, historia, novela, reportaje, documentación, música o teatro. Eso si, sugiere que ,"su novela", será casi "la novela" sobre la Guerra Civil y que en Alemania sería superventas. Pobre, si supiera lo que le costó a Primo Levi editar su trilogia sobre el Holocausto, que en Alemania tan apenas se vendió y que algunos que la leyeron le escribieron indignados porque no era muy benevolo con los alemanes o dudaban de que aquello hubiese pasado...Y estabamos en los 60

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      14

      9

      • Arkiloco Arkiloco 20/12/18 00:11

        En fin, para hablar y no parar y habría que parar en Italia, Francia, Vichy, Petain o la Resistencia y libros que publicados ahora levantan la polemica descubriendo un pasado sobre el que se ignoraba casi todo y se había idealizaba en exceso. O la polemica sobre el homenaje a Petain que, al parecer, como fué heroe en la I Guerra hay que pasarle por alto su colaboración con los nazis y como persiguió a judios, republicanos españoles, comunistas o cualquiera que defendiese La Republique. Pero ni la historia de los paises con sus luces y sombras, ni el rigor en general es algo que le sobre a Valenzuela y al criticarle por ello algunos entienden que estaría defendiendo las sombras, las injusticias o hechos no resueltos en este pais respecto a la Guerra Civil y que indignan a cualquiera. Pero funciona así y con este automatismo: HItler dictador y Franco dictador como Mussolini. Que en esta trilogia se olviden a Stalin o Mao y que algunos incluso apoyarán a Puttin en su oposición a la critica al estalinismo es lo de menos, lo central es hacer paralelismos sobre la figura y no detenerse en que aqui hubo una Guerra Civil con un bando vencedor y cuyo sustrato eran los que no votaron al Frente Popular y que no eran pocos y que lo de Alemania fué otra cosa. Y que las diferencias son tantas que solo los cretinos pueden partir de ahí para ir haciendo comparaciones. La frivolidad sobre el tratamiento del recuerdo, la memoria y el olvido, sus funciones y usos contradictorios desde el presente, forma parte de lo esperado y nadie se imagina una discusión pueda ascender más alla de ese mantra que habla de "conocer el pasado para no repetir sus horrores". Y claro, panacea no es pero si es cierto que el pasado lo puede utilizar cualquiera y con mucha frivolidad. Y los horrores no se repetirán pero si podemos asistir al horror de como se interpreta el pasado. Para algunos, el horror o alguna guerra que se perdió es el momento fundacional de algo. Pasen, miren y lean

        Responder

        Denunciar comentario

        7

        6

      • Arkiloco Arkiloco 20/12/18 00:11

        En fin, para hablar y no parar y habría que parar en Italia, Francia, Vichy, Petain o la Resistencia y libros que publicados ahora levantan la polemica descubriendo un pasado sobre el que se ignoraba casi todo y se había idealizaba en exceso. O la polemica sobre el homenaje a Petain que, al parecer, como fué heroe en la I Guerra hay que pasarle por alto su colaboración con los nazis y como persiguió a judios, republicanos españoles, comunistas o cualquiera que defendiese La Republique. Pero ni la historia de los paises con sus luces y sombras, ni el rigor en general es algo que le sobre a Valenzuela y al criticarle por ello algunos entienden que estaría defendiendo las sombras, las injusticias o hechos no resueltos en este pais respecto a la Guerra Civil y que indignan a cualquiera. Pero funciona así y con este automatismo: HItler dictador y Franco dictador como Mussolini. Que en esta trilogia se olviden a Stalin o Mao y que algunos incluso apoyarán a Puttin en su oposición a la critica al estalinismo es lo de menos, lo central es hacer paralelismos sobre la figura y no detenerse en que aqui hubo una Guerra Civil con un bando vencedor y cuyo sustrato eran los que no votaron al Frente Popular y que no eran pocos y que lo de Alemania fué otra cosa. Y que las diferencias son tantas que solo los cretinos pueden partir de ahí para ir haciendo comparaciones. La frivolidad sobre el tratamiento del recuerdo, la memoria y el olvido, sus funciones y usos contradictorios desde el presente, forma parte de lo esperado y nadie se imagina una discusión pueda ascender más alla de ese mantra que habla de "conocer el pasado para no repetir sus horrores". Y claro, panacea no es pero si es cierto que el pasado lo puede utilizar cualquiera y con mucha frivolidad. Y los horrores no se repetirán pero si podemos asistir al horror de como se interpreta el pasado. Para algunos, el horror o alguna guerra que se perdió es el momento fundacional de algo. Pasen, miren y lean

        Responder

        Denunciar comentario

        8

        4

      • Orlinda Orlinda 19/12/18 23:52

        Por eso de ya no leer muchas cosas me había perdido lo del libro. Es Navidad, compréndelo, hasta Arguiñano anuncia su libro por televisión, no va a ser menos Valenzuela.

        Responder

        Denunciar comentario

        14

        4

  • Sancho Sancho 19/12/18 17:59

    Me empiezo a dar cuenta de que en este país existe algo más que los temas que interesan a los reprimidos luchadores por la libertad indepes. Parece que nos hemos despertado ayer despues de ochenta años. No se quiere reconocer que aquí, en este país ni dios colabora con hacer las cosas mejores. No seré yo el que eche flores a la derechuza que tanto nos recuerda el daño que sus descendientes hicieron a todo el mundo. ¿Pero qué cojones hace la izquierda por mejorar las cosas, en serio, qué enfermedad es esa que impide a personas tan progres y decentes y sensibles y sensatas estar siempre poniéndose de perfil, todo es culpa de esa derechuza, del franquismo, de la C78, de VOX, o del que no vota, o de la España de paletos ignorantes, o yo qué sé? Digo yo que si sois tan listos y tan majos las cosas no parecen mejorar...Será que estáis rodeados...Seguro que algo genial se os ocurrirá, pronto nos descubriréis ¡quien es el culpable de todo este desastre y de semejante mejunje!.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    5

  • Sancho Sancho 19/12/18 17:42

    Desgraciadamente, este es el único país al que se privó de la libertad tras el final de la guerra mundial. Eso no se puede achacar más que a los aliados: muy concretamente a Gran Bretaña y EEUU. De hecho ya sabemos cuales eran sus intenciones, hacer de España un lugar para sus estrategias, poner sus bases militares y apoyar a un ejército soportado desde fuera, durante la guerra civil por británicos, franceses, alemanes e italianos, básicamente.
    Al cabo de los años, solo hay que echar una mirada para comprobar lo que ahora niegan los que aman tanto el actual nacionalismo, estos chicos y chicas de izquierda; los grandes potentados, andaluces, vascos, madrileños, catalanes, gallegos...de todas `partes, joder...alabaron al régimen porque les protegía a cambio de silencio. Esos mismos son los que ahora hablan de libertades y de independizarse, la ultraderecha de siempre, la alta burguesía...Pero siguen insistiendo en las milongas de la libertad, el derecho a decidir mientras nos siguen jodiendo nuestra libertad y nuestros derechos: no tienen empacho en aliarse con los suyos, los peperos para recortar de todo hasta la miseria. Valenzuela, yo te diría: IZQUIERDA DESMEMORIADA.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    7

  • HEREJE HEREJE 19/12/18 16:30

    80 años después del final de la gloriosa cruzada, no parece que hayamos avanzado mucho en la reconciliación y es que la gente de derechas sigue considerando que, como ganadores de la contienda (nadie entra a analizar cómo lo consiguieron), los perdedores debemos seguir lamiendo su bota, aunque naciéramos bastante más tarde. Por otra parte, hay un reverdecer de patriotas a los que cualquier comentario sobre el asunto más baladí, ya sea el buen olor de una flor o la carrera de un gazapo por el campo, les sirve para relacionarlo con Catalunya, País Vasco o cualquier nacionalismo que no sea el suyo y soltar espumarajos verdes. ¡Viva el rey!. Me produce marejadas de gozo leer los sesudos comentarios de tan elocuentes partícipes del foro y les deseo que 2019 les aporte la madurez que años anteriores les escamotearon. Nunca es tarde.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    9

    20

    • luzin luzin 19/12/18 16:51

      Cefalopodo que no se entera, simplemente quería darle al sr Valenzuela otro argumento para una novela o un guión, por supuesto sobre un tema más interesante, por lo desconocido, pero menos investigado

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      14

      6

      • HEREJE HEREJE 19/12/18 20:25

        Lea, lea más sobre el derecho injusto, sobre las leyes injustas y su colisión con la justicia. Tiene vd bibliotecas enteras sobre un asunto que existe desde antes del Código de Justiniano. Hágame un ejercicio de redacción sobre los juicios de Nuremberg y sobre las leyes franquistas, por ejemplo la de vagos y maleantes. Lea, que no da alergia y, tal vez pueda vd semoverse sin escocerse, pequeño gran hombre. Y no ponga faltas de ortografía.

        Responder

        Denunciar comentario

        6

        16

  • Argaru Argaru 19/12/18 16:01

    El fascismo, el nazismo y el franquismo deberían estar encerrados en “el baúl de los recuerdos”(malos recuerdos), en el sótano del virtual museo de la INFAMIA. En cambio, estas abominables ideologías tienen su camino expedito, gracias a la complaciente tolerancia de la derecha europea. Una derecha, cuya mayor preocupación, es liquidar lo que queda del extinto Estado del Bienestar. Y para hacer esto qué mejor compañía que VOX, Le Pen, Orban o Salvini. Ya he criticado y sigo criticando la inacción de la socialdemocracia, como “mascota” sumisa del sistema capitalista, pero no sería muy honrado por mi parte, si no hiciera una crítica demoledora a “monstruos” como Stalin o Pol Pot, que hicieron un daño irreparable a la imagen de la izquierda y que son dignos compañeros de viaje de Hitler, Mussolini o nuestro criminal Francisco Franco.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

  • senenoa senenoa 19/12/18 12:45

    De nuevo, totalmente de acuerdo contigo Javier. Es más, estoy deseando leer tu novela y espero disfrutar de ella tanto como disfruté de las de Almudena Grandes sobre la misma época. Estoy de acuerdo en que no se ha escrito suficiente sobre la Guerra Civil: Se ha escrito mucho pero se ha profundizado poco y, desde luego, también se han contado muchas mentiras o muchas medias verdades, lo que es peor todavía. Como tú bien dices, Javier, aquí hemos confundido perdón con olvido y seguimos teniendo a asesinos fascistas (o a sus orgullosos descendientes) paseándose con impunidad y actuando como si este país fuese suyo por derecho de conquista... y sobre eso falta mucho por escribir, con nombres y apellidos, y falta mucho que enjuiciar (aquí y en Argentina, si concedemos las extradiciones de Martín Villa y Billy el Niño, por poner solo dos ejemplos) y faltan muchos muertos por desenterrar de las cunetas. Y entonces, solo entonces, podremos hablar de perdón y reconciliación en términos de igualdad.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    17



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.