x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Elegir bien

Publicada el 06/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 05/07/2019 a las 20:04
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Esta semana un par de amigas me contaban que ya habían formalizado todos los trámites de la primera matrícula universitaria de sus hijos. Papeles, pagos y la ilusión de que la etapa que están a punto de empezar, la más determinante en su vida como estudiantes, arranque con buen pie. Saben que cuando acaben se toparán con la realidad, habrá que buscar trabajo y entonces llegará el momento de la verdad: saber si la carrera que han elegido les abre o no las puertas del mercado laboral.

Demasiadas veces he escuchado en los últimos meses eso de “¿pero esta carrera tiene salidas?”. Y se te cae el alma a los pies cuando alguien que está mirando el mundo buscando su vocación lo haga con esa mirada tan corta, limitándose a las salidas laborales que tiene. Nos pasó a nosotros, bien los sabemos aquellos que decidimos estudiar Periodismo. Se nos hizo bola cuando lo dijimos en casa, al menos a mí: era la carrera del paro, de la mochila y el bocadillo como decían algunos, de acabar trabajando en todo menos en esto. Pero el gusanillo de contar lo que pasaba en el mundo estaba ahí y aunque sabías que iba a ser difícil, querías intentarlo.

Pero ahora lo de la vocación se aparca por pura necesidad y pesa más el dato de la empleabilidad de cada profesión. Las crisis es lo que tienen, que lo condicionan todo dependiendo de en qué época vital te pillan. Si has crecido escuchando que los jóvenes tienen trabajos precarios, que muchos tienen que salir fuera porque aquí no tienen salidas, se te desarrolla un nuevo instinto, de supervivencia nata, de aprovechar y exprimir cada oportunidad, de no perderse en preámbulos y de ir al grano. Y eso, que está muy bien, que te ayuda mucho en determinadas situaciones, tiene un gran pero: que te desnuda de cualquier motivación puramente emocional y te hace pensar con cabeza fría. Hay pocas oportunidades y, las que se ofrecen, hay que aprovecharlas.

Y lo triste es que a los que piensan y eligen su futuro universitario con ese criterio los informes les dan la razón. Esta semana sabíamos que casi tres de cada diez universitarios no encuentran trabajo cuatro años después de haber terminado la carrera. Que sus estudios universitarios no les abren esas puertas que ellos buscaron empujar con ahínco mientras pasaban horas estudiando. Somos el país europeo donde más universitarios tenemos empleados en puestos de baja cualificación y no es por una cuestión de preparación, sino de oportunidades.

Y como siempre, las peor paradas, ellas. Ellas consiguen peores empleos, y peor pagados. El informe desvela que aunque, de media, terminan su carrera con mejor nota que ellos, al cabo de los cuatro años ellas tienen peores condiciones laborales que sus compañeros de clase. Esto es lo que hay y desgraciadamente lo saben. Así que cuesta empujarles a buscar aquello que les motiva, aquello que les apasiona, aunque sepas que lo van a tener muy crudo, aunque sepas que su camino va a ser un Tourmalet interminable. Pero la vida es siempre complicada, cierto, escojas el camino que escojas. Y las ganas y la ilusión por aquello que te apasiona a veces se pierden por el camino, cierto. Y tienes que hacer el esfuerzo de pararte y volver a encontrarlas. Incluso cuando nadie te da la oportunidad de demostrar lo que vales, incluso cuando las puertas se cierran una y otra vez.

El informe del Ministerio demostraba que la preparación y el talento de nuestros universitarios son altos, igual que el del resto de universitarios europeos. Así que ahí no está el problema: el problema está en la dinámica de nuestro tejido empresarial. La mayoría de las empresas no pueden invertir en investigación y desarrollo y eso limita las ofertas laborales que pueden realizar. Quienes más preparados salen de la universidad menos salidas laborales tienen.

Por tanto revertir esas cifras de empleo en universitarios es necesario abordar el problema desde varios frentes, hace falta implicar a las empresas, y a un mercado laboral que cada vez se convierte en un mayor embudo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Klm Klm 10/07/19 01:07

    Un amigo mío, se dio cuenta en su trabajo de que tenía mejor rendimiento trabajando de pie. Vio que era más eficiente. Trabajaba mejor. Pidió en el laboratorio donde hoy trabaja (en Alemania), si le podían subir 30 cm todas las mesas de su área de trabajo.

    La empresa (conociendo la valía de este hombre), decide hacerle caso y subir todas las mesas. Deciden cuidar a su técnico, invertir en su bienestar y comodidad…No le dan la opción de que se les vaya a otra empresa por no atender su petición. Tú eres bueno y te quedas con nosotros. Deciden bien, creo yo.

    Cuidan a su personal, su bienestar, su comodidad… Invierten en su empresa , en su gente, en VALOR, en reconocimiento del talento, sabiendo que ideas poco comunes llevan a lugares poco comunes…

    Una empresa española tipo, hubiera dicho: Pues nadie se ha quejado. Pues que rarito eres. Es que no hay dinero. Esto es lo que hay (Pues vaya con el gilipollas este, qué se habrá creído… vamos a putearlo por Whatsapp ).

    ¿Buena decisión ? no sé pero ellos inventaron los Audi, Porsche, Volkswagen, Mercedes Benz, BMW….y nosotros la fregona

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • unlector unlector 09/07/19 10:46

    Por sacar algo bonito de todo esto, qué bueno sería que una persona con buena formación pero trabajando en un empleo alejado de lo que ha estudiado, pudiera hacer uso de sus conocimientos y por qué no, de su pasión, en ESE mismo lugar de trabajo. Si una joven arquitecta trabaja en un supermercado, que pudiera presentar un proyecto a su jefe sobre un mejor uso de la luz, los espacios, corredores, entradas y salidas al recinto, escaleras... Que por norma, mejor dicho ya por costumbre, mera rutina, se escuchara a todos estos empleados tan bien preparados que seguro pueden aportar mucho si se les valora el esfuerzo y se les respeta como lo que son. Imagino que suena raro, pues mal remunerados están ya estos empleos como para encima aportar ideas y conocimientos al jefe!
    Por otro lado, poco le interesará a un jefe mejorar su negocio si ya vende. Poco le importará la luz o la orientación de los pasillos.

    No sé, una persona inteligente y bien formada puede sacar o debería poder sacar a relucir todo su talento allá donde esté, reinventando lo que ve aún sea cavando minas o cosechando tomates. Un buen empresario debería prestar atención, hoy día, a este hecho y tratar con ello de beneficiar a las dos partes. No tiene a 'catetos' trabajando, tiene a lumbreras!
    Obviamente no digo que los explote aún más por el mismo sueldo.

    ¿Alguien se imagina unos letreros así?:
    Sección de congelados->proyecto de la cajera María, interiorista.
    Panadería->reponedor Jose, arquitecto.
    Carteles->encargada Ana, diseñadora.

    jeje

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grever Grever 08/07/19 14:16

    El asunto es delicado y probablemente no conseguiré explicarme bien. Se está llegando a confundir la Universidad con la formación profesional, estudiar en la universidad es, o debería ser, algo más que formarse para desempeñar un trabajo concreto. Se que encontrar trabajo no es fácil pero pasarte años de la juventud estudiando algo que no te gusta especialmente con el único objetivo de conseguir un empleo relacionado tiene que ser muy desagradable. Estudiar, insisto, debería hacerse principalmente por gusto, afición, a la materia de conocimiento y si luego consigues que te paguen por aplicar los conocimientos adquiridos pues fabuloso. Estudiar algo que no te interesa para trabajar, con suerte, en algo que no te satisface me parecen demasiados billetes para la lotería de la decepción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/07/19 07:37

    ¿Por qué valorar la dificultad para colocarse es negativo? Lo de la vocación es una milonga que no le afecta a casi nadie. Salvo unos pocos, que conocen la profesión por razones familiares, casi ningún joven tiene ni idea de en qué consisten unos u otros estudios ni, peor aún, qué van a poder hacer después con ellos. Recuerdo mi caso: dudé entre dos cosas tan distintas como física (que al final elegí) y economía. Mi padre, trabajador manual, quería que hubiera sido ingeniero y de eso, aunque con otro título, acabé trabajando por carambola.
    Un poco de realismo viene bien a cualquier edad. La pricipal y primera virtud de un oficio o profesión es que le permita a uno ganarse la vida. Lo demás son gaitas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 06/07/19 21:25

    Tus amigas saben perfectamente que, elijan lo que elijan sus hijos, tienen un futuro más negro que el betún...

    Hasta que terminen la carrera se irán informando y conociendo de primera mano como se las gasta el mercado laboral, donde solicitarán su colaboración "pero gratis", y es que está de moda trabajar y no cobrar o cobrar una castaña, por lo que empezarán a plantearse seriamente emigrar a países donde a los trabajadores se les respete y se les aprecie........."España no es país para derechos laborales".

    Pero, que van a hacer, privarles de la formación, pues no, mientras puedan todos los padres harán el esfuerzo necesario para que sus hijos estén debidamente formados, y si de paso dedican algo de tiempo a plantearse porque son las cosas así en España y porque hay otros países donde la formación universitaria es prácticamente gratis, pues quizás, sólo quizás, se planteen cambiar de voto la siguiente vez que toque......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Sorcière Sorcière 06/07/19 12:36

    Para que todo sean ganancias,  beneficios se llama ahora,  las grandes superficies contratan, temporalmente y sucesivamente,  a chicas estudiantes por cuatro miserables euros.
    Son educadas, encantadoras, inteligentes,  políglotas y entusiastas porque ese no es sino un trabajo pasajero que les permitirá pagarse su stage en la Sorbona o un  Erasmus en Suecia. 
    Otras, financiarán los estudios en la Universidad,  trabajando a turnos.
    No me parece mal que aprendan el valor del esfuerzo y del trabajo ajeno,  pero me subleva saber que la mayor parte de estas estudiantas tienen el futuro cerrado con llave y diez candados de seguridad.
    Entre esos tipos y yo hay algo personal. 

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • Recluta patoso Recluta patoso 06/07/19 12:27

    Elegir Bien
    Algo tan importante y a lo que nadie nos enseña. Hasta el punto en el que somos el resultado te todas las decisiones que hemos ido tomado en nuestra vida.

    Algo que he aprendido es que cuando decides bien, te sientes bien y si decides mal, te sientes mal…Como si tu cuerpo supiera de antemano lo que te has pedido previamente y te avisara de por dónde tirar o por donde no. Cualquier decisión buena que tomemos siempre nos dará más paz interior. Eso seguro.

    Es muy frecuente ver dudar a los estudiantes sobre qué carrera estudiar y hacerse las preguntas a mi juicio equivocadas: ¿Tendrá salidas esto? ¿Ganaré mucha pasta? ¿Podré ser el millonario que pretendo ser, estudiando esta mierda que no me gusta?

    Cuando uno se equivoca en la pregunta, decide mal seguro. Pero si la pregunta fuese:

    ¿Qué puedo estudiar para desarrollar mejor mi principal talento? ¿Dónde podría aportar más , con lo que se me da mejor y más me gusta hacer? Esta afición que tengo y que me gusta desarrollar casi a cualquier hora, ¿es posible convertirla en una profesión futura?...Estas preguntas nos llevan a estar donde uno mejor está y como consecuencia vendrá el trabajo, el dinero, la alegría de trabajar, de mejorar cada día y de aportar lo mejor que tiene.

    Se trata de encontrar cuál es la pregunta que hay que hacerse, porque responderla es fácil casi siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • M.T M.T 06/07/19 05:35

    Buenos días Helena:
    Hoy titulas tu artículo con el epígrafe " Elegir bien" y te centras en las salidas laborales del formado universitario. Asunto de gran interés, que me lleva a las siguuentes reflexiones:
    Elegir bien, es algo importante en todos lios ámbitos de la vida: amistades, relaciones interpersonales, y el azar o suerte de qué te encuentras por el camino no siempre está en nuestras manos de ' atar bien todos los cabos'.
    En el ámbito universitario, no sé si los mejores formados no encuentran salidas laborales: ¿ universidad para todos, aunque dispongan de 8 convocatorias para aprobar cualquier asignatura o universidad para los mejores, universidad que pagamos todos?
    No siempre están en la Universidad los mejores, ni los que tienen tanto interés, motivación y pasión por formarse: lo conocemos, lo he observado en mis bastantes años dando clase.
    Los mejores acaban abriéndose camino en su vida laboral, tal vez no en principio para aquello en lo que se han formado, pero podrán encontrarlo en algún momento: ellos y ellas.
    Y sí mas recursos en Investigación y desarrollo. En esto totalmente de acuerdo.
    ¿ La F P, formación profesional no debería estar más valorada en nuestro país? ¿ todos a la Universidad y a cualquier carrera, guste o no guste?
    Saludos cordiales. Gracias por tu artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    8

    • MASEGOSO MASEGOSO 06/07/19 07:45

      Puntos sobre la ies acertados.
      Ni todas las Universidades tienen el mismo prestigio, ni todas las carreras tienen el mismo destino.
      En tiempos preteritos nos agarrabamos a lo que había en casa ya que no todos contaban con la posibilidad de esrtudiar fuera de su ciudad. Así nos fue.
      La FP es la salida en Europa de mucha mano de obra y trabajos que son el sustento de la clase trabajadora pero, claro está, en España somos diferentes. Con tanta tradición de "fijosdalgo" no iban a estudiar los niños y los jóvenes para albañil, carpintero, etc.
      Acertado comentario profe.
      Cordiales saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      5

      • M.T M.T 06/07/19 09:17

        Me pregunto, Masegoso, entre otras cosas y otros oficios ¿ por qué el oficio de jardinero, por ej. está tan valorado en otros países y culturas - pienso en Japón- y no asi en la nuestra?
        Es solo un ejemplo.
        Un saludo muy cordial, Masegoso.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        5

        • MASEGOSO MASEGOSO 06/07/19 13:34

          Si en todos los países del mundo se tomase la jardinería como en Japón, Austria, Francia, China, etc. los jardineros tendrían másvalorada su labor.
          Un jardín es la expresión de un sentimiento. Esos no está al alcance de todos.
          Buen finde profe.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.