x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Vagos y maleantes, prostitutas

Publicada el 03/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 02/11/2019 a las 20:27
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Lo que hace mucho tiempo aclararon los historiadores parece que vuelve a confundirse en boca de algunos responsables políticos. Frente a la desvergüenza de los que argumentaron durante años la razón patriótica de los conspiradores de 1936 y frente a la mirada equidistante de los que se dedicaban a repartir culpas, los estudiosos universitarios detallaron la crueldad de un golpe de Estado criminal y desgarrador para una sociedad española que no era más conflictiva, por ejemplo, que la francesa. Quienes justifican hoy el levantamiento militar debieran saber que hubo menos víctimas y atentados en la primavera de 1936 que en algunos inviernos de la difícil Transición española.

Como la política está desacreditada y como una amplia galería de políticos juegan a mentir, descalificar y degradar al adversario, quizá la gente se haya acostumbrado a la peligrosísima inercia de pensar que todos son iguales y todos defienden de manera egoísta sus intereses impuros. Si esa dinámica se desplaza al pasado, resultará fácil que cale la opinión de los que reparten culpas. Se consolidará la confusión entre lo que significó la violencia de la guerra, bajo la que también se cometieron desmanes en el bando republicano, y la responsabilidad única de los que se levantaron contra la legalidad democrática y pactaron después con los nazis y los fascistas el uso de España como laboratorio en el que probar las nuevas formas de la matanza moderna.

El franquismo fue responsable de la violencia desatada en 1936 y de los 40 años siguientes de dictadura descarnada. Por eso extraña tanto que políticos demócratas quieran ser equidistantes a la hora de opinar sobre la exhumación de los restos Franco. Que saben poca historia está claro; pero tal vez el verdadero problema sea que también carezcan de sentimientos democráticos. Quien empieza siendo impune a la hora de defraudar al Estado, acaba por asumir la impunidad de todo tipo de crímenes.

Duele, por otra parte, la frivolidad de los que tachan de electoralismo el cumplimiento inmediato de la sentencia judicial. Si la España progresista pierde las elecciones el próximo 10 de noviembre, hubiésemos tenido que aguardar otros 40 años para hacer justicia. ¿De verdad era lógico retrasar las cosas? Me alegro mucho de haber sido yo, y no mis hijos o mis nietos que están por nacer, el testigo de la exhumación. Uno siente miedo al oír fascistadas, pero también es insufrible el tedio que provocan algunas frivolidades del pensamiento inconsistente.

Como digo, el descrédito de la política puede facilitar el triunfo de la equidistancia al pensar el pasado con los criterios de hoy. Por eso quizá sea conveniente recordar que el franquismo, además de fusilar y encarcelar a rojos, maltrató la vida cotidiana de la sociedad española hasta unos extremos oscurísimos. Quien lea el ensayo de Carmen Martín Gaite titulado Los usos amorosos de la posguerra española podrá calibrar lo que supuso la idea de la mujer que dictaron los vencedores. Además de arrebatarle el derecho al voto que había conseguido en la República, un castigo generalizado contra toda la ciudadanía, el durmiente del Valle de los Caídos impuso sobre la mujer unas condiciones que dan miedo a la hora de pensar su vida económica, laboral, sexual y familiar. ¿Puede alguien ser equidistante o considerar digna de olvido semejante barbarie?

¿Y la actitud del régimen frente a la homosexualidad? El ministerio de Justicia acaba de publicar un magnífico ensayo del profesor Guillermo Portilla Contreras sobre Derecho penal franquista y represión de la homosexualidad como estado peligroso. Un vocabulario dominado por palabras como aberración, vago, maleante, pecado, nefando, psicopatía, enfermedad y desviación cayó contra los homosexuales para que médicos y jueces los encerrasen en campos de concentración y en clínicas dedicadas al castigo, la psicocirugía, la leucotomía prefrontal y el electrochoque. Algunas de esas prácticas llegaron hasta los años 70 porque los homosexuales, ya se sabe, eran celosos, sádicos, brutales y con manía persecutoria, gente proclive a la violencia. Como no se reconocía el derecho de la mujer al deseo sexual, su drama también fue casi invisible en este aspecto. Alguna rara sentencia ataca al lesbianismo como asunto sólo característico de las prostitutas.

No sé si todavía la felicidad privada es un valor cultural, pero estoy convencido de que para la política es un valor imprescindible la felicidad pública. La política pierde su sentido cuando se aparta del derecho razonable de la gente al bienestar y la felicidad. No se trata de pugnas abstractas ni de bandos, sino de decisiones muy concretas sobre la dignidad de las personas y su vida cotidiana en la salud y en la enfermedad, en el trabajo y en el ocio. El franquismo supuso una gravísima catástrofe para la sociedad española. Nuestra democracia soporta defectos, como –por ejemplo- la inglesa, la italiana o la norteamericana, y provoca personajes tediosos, pero sus males no tienen ni punto de comparación con la rutina inmisericorde del franquismo. Deberíamos evitar cualquier tentación de regreso al Frenopático Nacional.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

53 Comentarios
  • Azalea Azalea 06/11/19 20:07

    Un gran articulo Luis , que deberían de leer algunas de ésas personas que al mismo tiempo que se autoproclaman demócratas , no son capaces de condenar el franquísmo sin paliativos.
    Saludos cordiales y periodismo libre!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Ataio Ataio 05/11/19 19:55

    Aunque tu no lo sepas, tu partido es Podemos........y tu espacio de encuentro Unidas Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Gusalo Gusalo 05/11/19 20:17

      ¡Hosti, Ataio! ¿Se lo dices a Luis o a cualquiera que te lea? Un saludo electoral.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Ataio Ataio 05/11/19 20:49

        Ja, ja, ja. A cualquiera. A Luis también, por supuesto. Espero que le guste, o al menos, no le disguste.
        Saludo cordial y electoral.Y suerte.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 04/11/19 11:03

    Que yo sepa, señor García Montero, es la primera vez que usted escribe un artículo para infolibre que toca de pies a tierra y no se pierde en vaguedades y supuestos lirismos. Enhorabuena y siga por ese camino.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    0

  • Denny Colt Denny Colt 03/11/19 19:42

    Sobre la violencia política durante el gobierno de la república, podemos añadir datos como que después del 14 de abril, una de las primeras acciones que decidieron emprender las Juventudes Socialistas fue ir a hacer cordones humanos alrededor de edificios que podían ser atacados por gente de izquierda, como iglesias. Hecho del que nunca habla la gente de derechas en este país.


    Tampoco hablan de que mucha de la violencia política que se veía en las calles era llevada a cabo por grupos fascistas.
    Si entramos ya en la guerra civil, hubo varias medidas por parte del gobierno republicano para contener los fusilamientos, las sacas, y en general la violencia tras la línea del frente. En Bilbao, la Ertzaintza detuvo a gente de izquierdas que estaba llevando al puerto a personas consideradas derechistas para fusilarlas. El general José Miaja emitió una orden para que los madrileños respetaran a los aviadores franquistas caídos en suelo republicano. En 1937, las autoridadesrepublicanas recuperan el control de los tribunales, con lo que se reducen los fusilamientos, saqueos, etc. Con Melchor Rodríguez, delegado de prisiones, finalizan las sacas masivas de las cárceles madrileñas. En 1938 se llevan a cabo juicios por las matanzas que perpetraron militares del POUM.
    Pues bueno, por mucho que rastreo, no veo nada de esto en el lado franquista. A título individual, sí. Mi porpio abuelo, que se apuntó voluntario en el bando de Franco, al final de la guerra trató de que no fusilaran a un republicano huído en el monte. Pero desde el punto de vista de organizaciones políticas o institucionales, no he encontrado la contención que sí he visto en el lado republicano. Al contrario, la violencia política e institucional fue un contínuo crescendo que no terminó, ni mucho menos, con el final de la guerra. Paul Preston ha estimado que los republicanos fusilaron durante la guerra a unas 100.000 personas, y los franquistas a 200.000. Y señala que una parte considerable de los asesinatos republicanos se hicieron después de oír a gente que huía hacia el norte de la represión franquista en Andalucía contar las atrocidades que habían presenciado.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

  • Isa. Isa. 03/11/19 19:18

    ¡Realidad! Mi aplauso saludable. ¡Y tanto! (El último párrafo) Gracias, maestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    11

    13

  • CinicoRadical CinicoRadical 03/11/19 18:12

    La FEN, formación del espíritu nacional,qué quiso recuperar Cospedal,ha dado sus frutos,más de 40 años de adoctrinamiento,la educación en manos delos curas,ha bien desinformado, también quizá más sangrante en época democrática o pretendida.Los errores de la historia se pueden repetir."La felicidad se ha convertido en un objetivo, más que deseable, irrenunciable. Slavoj Žižek apuntó que el disfrute y el placer se han convertido en un imperativo superior a la norma. ¿Quién no quiere ser feliz? La respuesta está en la propia pregunta: ¿de qué hablamos cuando hablamos de felicidad? " https://www.infolibre.es/noticias/los_diablos_azules/2017/01/06/industria_felicidad_william_davies_59442_1821.html

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • Adaja Adaja 03/11/19 15:57

    ¿Tú también, Luis? Prefiero pensar que te han engañado, antes de creer que mientes a conciencia, como mintió anoche en La Sexta quien te nombró director del IC.

    Se podía haber evitado perfectamente el oportunismo político de la exhumación en periodo electoral, porque si la España progresista pierde las elecciones el próximo 10 de noviembre, como tú dices, NO hubiésemos tenido que aguardar otros 40 años para hacer justicia. Eso es falso.

    Después de estas elecciones, el gobierno sigue en funciones, según reza en la Constitución. Y ya se ha publicado en el BOE que hasta el día 3 de diciembre no será convocado el Congreso electo.

    Por lo tanto, una vez celebradas las elecciones del 10N, nos hubiese dado tiempo suficiente para haber exhumado al dictador 20 veces, una por día*. Total, después de 44 años, ¿qué más daba esperar unos días más para haber evitado así el mencionado oportunismo?

    De verdad, Luis, ¿no hubiese sido más lógico?

    *(para mí el 20N hubiese sido Redondo...)

    Responder

    Denunciar comentario

    21

    23

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 03/11/19 15:56

    VAGOS MALEANTES Y PROSTITUTAS
    *
    Recordar estas vergüenzas
    de canalla magnitud
    y de larga ingratitud
    de letales sinvergüenzas;
    pues, la campaña comienza
    con signos de provocación.
    Llegados a esta situación
    de agravio comparativo
    el franquismo vomitivo
    llevarlo, a derogación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • bidebi bidebi 03/11/19 12:10

    2.2
    También es ser muy equidistante alabar un solo acto de des-homenaje después de 44 años de mausoleo de homenaje, olvidándose de la memoria histórica y de los años de homenaje. Solamente un pueblo acomplejado, como el español, puede alegrarse del des-homenaje 44 años después sin avergonzarse de tantos años de homenaje. Es una dualidad que no se puede juzgar por separado porque se hace trampa asquerosa. Si además el des-homenaje se realiza días antes de unas elecciones la cosa huele a podrido y hay que estar muy constipado para no apreciarlo. Se des-homenajea al dictador al tiempo que se homenajea al partido que lo hace. Olvidar los 44 años es también querer olvidar la calidad de nuestra “democracia”, porque no ha existido nunca una democracia que haya homenajeado tanto al fascismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    20

    23

    • Gusalo Gusalo 03/11/19 18:07

      Bella imagen, Bidebi, la de la noria, esa máquina tan popular en otro tiempo, hasta que fue dignamente derrotado por el la motobomba. Recuerdo algunas de sus partes: la palanca, los engranajes, el bombo, los cangilones… ¡Qué bonitos eran los cangilones de latón reluciente, todos iguales! Cuando la noria era vieja solía mostrar cangilones parecidos aunque de distintos modelos: 
      1er modelo de cangilón:
      Los “falsos demócratas practican la equidistancia para justificar una «democracia» muy controlada”. Confieso que no sé quiénes son los «falsos demócratas». Deben de ser algo así como los “falsos profetas” de los que habla el Libro. 
      2º modelo de cangilón:
      “Tan equidistante es el franquista que justifica el golpe y la dictadura porque todos eran responsables, como el demócrata que dice que lo de España es comparable a las democracias occidentales”. Bueno, este cangilón tiene un agujero de desagüe y llega arriba sin agua. Quizá, Bidebi, hayas querido decir 'equivalencia' donde dices “equidistancia”; pero dejemos el cangilón en su sitio, no se vaya a romper la cadena y se nos vaya al pozo con todos los demás.
      3er modelo de cangilón:
      El fascismo en España nunca fue derrotado, al contrario que en las verdaderas democracias. Por eso, en España casi todos votamos a partidos fascistas (que deben de serlo –con la excepción coyuntural de UP– todos los partidos de ámbito estatal). En cambio, en Francia casi nadie vota a Le Pen ni en Italia a Salvini ni en EEUU a Trump.
      4º  modelo de cangilón:
      “El pueblo español […] ya se conforma […] con una «democracia» solo de formas”. Por formas podemos entender, por ejemplo, no perseguir a los homosexuales por el hecho de serlo 
      5º modelo de cangilón:
      Nunca debemos alabar un 'deshomenaje' al franquismo, pues hemos pasado 44 años sin 'deshomenajearle'. 
      6º modelo de cangilón:
      “No ha existido nunca una democracia que haya homenajeado tanto al fascismo”. Esto se puede demostrar conociendo perfectamente cada una de las democracias que en el mundo son o han sido y cuantificando los homenajes al fascismo adjudicables a cada una de ellas.


      Hay muchos más cangilones, pero no muchos más modelos (quizá otra media docena), y casi todos de latón.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      13

      18

      • Arkiloco Arkiloco 04/11/19 21:57

        Me ha encantado, Gusalo, lo de los cangilones. Ya has observado que Bidebi se entretiene con esa noria y siempre la misma a la que no para de darle vueltas. Uno de sus cacharros estrafalarios y todos de cartón. Y ahí anda, como el ratoncillo que no puede parar de darle vueltas a la rueda. Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        4

        • Gusalo Gusalo 05/11/19 13:57

          Gracias, Arkiloco, y un saludo muy cordial.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

        • Damas Damas 04/11/19 23:34

          Acerté, el estribillo de la canción contenía las palabras: latón (escrita por Gusalo) y cacharro (utilizada por Arkiloco).

          Responder

          Denunciar comentario

          2

          4

      • Damas Damas 03/11/19 19:37

        ¡Hay que ver qué bien sientan los aires de Bruselas a la inspiración! muy buen análisis de comentarios, Gusalo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        10

        11

        • Gusalo Gusalo 03/11/19 20:04

          Gracias, Damas. En realidad se trata de la ausencia de aires: Todo el día lloviendo (y todo el día metido en casa). Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          6

          9

          • Damas Damas 03/11/19 23:11

            Gusalo, vuelvo por aquí, y el final de tu comentario anterior ".., y casi todos de latón." me ha recordado al estribillo de una canción "Era de latón"
            "Era y era de latón
            Era de latón, de latón de latón era,
            era de latón el cacharro de mi abuela.
            Era de latón, de latón de latón era,
            era de latón el cacharro de mi abuela."

            y lo de "el cacharro" igual le dice algo a Arkiloco.

            Responder

            Denunciar comentario

            5

            8

  • bidebi bidebi 03/11/19 12:10

    Ya estamos otra vez dándole vueltas a las cosas, y vueltas y vueltas. Volviendo a engrasar la noria que siempre nos lleva al punto de partida. Y en el viaje circular, intentando justificar a los nuestros, que son los mejores. Por eso son los nuestros.
    Es una tontería decir que existe equidistancia con el franquismo. Existe diaria equidistancia en otros temas pero el equidistante entonces no cree que lo sea, cree que es justo ser equidistante porque todos son malos. La misma justificación de un franquista para justificar el franquismo que en la diaria equidistancia para justificar la “democracia”. Existen franquistas y antifranquistas, como siempre, y los franquistas practican la equidistancia para justificarse. Lo mismo que falsos demócratas practican la equidistancia para justificar una “democracia” muy controlada.
    Tan equidistante es el franquista que justifica el golpe y la dictadura porque todos eran responsables, como el demócrata que dice que lo de España es comparable a las democracias occidentales. Decir eso es lo mismo que decir que el fascismo puede traer la democracia, como invento español que no tiene precedentes en la Historia. Pero bueno, los españoles por fin inventaron algo. El fascismo en España nunca fue derrotado, imperativo imprescindible en cualquier democracia, luego fue el fascismo el que quiso una democracia para España. La puñetera realidad es que con motivo de los horrores que ha venido sufriendo el pueblo español, ya se conforma llegados a este punto con una “democracia” solo de formas.

    Responder

    Denunciar comentario

    20

    22



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.