x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

Lo que se quiere decir, lo que se dice y lo que se entiende

Publicada el 21/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 20/11/2019 a las 21:07
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde hace años, siempre que he tenido que explicar en qué consiste la disciplina académica de la comunicación política, aclaro que es algo parecido a un curso de idiomas. Se trata de dominar en su máxima extensión una lengua desconocida que tiene algunas peculiaridades concretas. La principal es que casi nunca lo que se dice coincide con lo que en realidad se quiere decir. No es que siempre se mienta, que también se hace, sino que se trata se transmitir a la gente un mensaje determinado, pero que se plantea de forma subrepticia.

El mecanismo de funcionamiento es el siguiente: un líder quiere que la gente piense algo concreto. A continuación, lanza un mensaje diferente que espera que provoque en el oyente ese efecto determinado. La dificultad surge cuando el ciudadano en su casa, sentado frente al televisor, no entiende el matiz del político en cuestión y ni siquiera percibe cuál era la intención de la frase. Este galimatías es la base del discurso político. Si alguien se pregunta el porqué de este extraño comportamiento, entenderá enseguida la respuesta. Lo normal es que un líder político comparezca ante los medios por dos posibles motivos: o bien para intentar justificar alguna cuestión injustificable; o bien para perjudicar a un rival tanto como sea posible. En ambas situaciones, el discurso necesita intentar disimular las aviesas intenciones reales.

Esta reflexión viene a cuento de las abundantes declaraciones que estos días se han amontonado en los medios respecto a la sentencia sobre los ERE en Andalucía. El caso es conocido de todos desde hace años. Se trata de un clamoroso caso delictivo de uso de fondos públicos malgastados sin el debido control y con la connivencia de un elevado número de personas que participaron en la trama durante años. Algunos se beneficiaron directamente y otros por acción u omisión facilitaron que el vergonzoso asunto pudiera funcionar como si nada ocurriera. Finalmente, la justicia ha actuado y se ha hecho pública una dura sentencia frente a la que algunos de los condenados ya han anunciado recursos que puedan rebajar sus penas.

La resolución judicial coincide con un período de alta convulsión política en España. En este entorno, resulta imposible aislar el hecho en sí de sus posibles derivaciones. La sentencia daña la imagen pública del PSOE. Aunque los condenados cesaran hace años de sus responsabilidades políticas y abandonaran la militancia del partido, el perjuicio reputacional es insalvable. La cuestión es cómo manejarlo, sea a favor o en contra. Desde las filas socialistas, se intenta evitar que el asunto se pueda entremezclar con otras acciones políticas con las que el caso no guarda la más mínima relación. Así ocurre con las negociaciones para formar gobierno por parte de Pedro Sánchez. Por el contrario, otros partidos intentan precisamente convertir lo sucedido en una categoría política que inhabilite al PSOE para cualquier actividad que no sea su destrucción definitiva.

Todo se entendería mejor si se dijera más claro:

  • El PP podría exponer lo siguiente: “Estamos hartos de que nos zurren por nuestros repetidos casos de corrupción gracias a los cuáles el PSOE se vio beneficiado en la moción de censura que nos sacó del poder sin casi darnos cuenta. Que quede claro que corruptos no sólo somos nosotros, aunque lo hayamos sido mucho”.

  • El mensaje de Ciudadanos, desde ultratumba, también podría ser nítido: “Pedro Sánchez se hizo presidente en una moción de censura inoportuna cuando todas las encuestas decían que Albert Rivera iba a ganar unas elecciones que no se celebraron. Así que nunca le apoyaremos. Sólo queremos acabar con él. Por cierto, lo de los ERE nos viene de maravilla para escaquearnos cuando se nos diga que podríamos ayudar a la gobernabilidad apoyando al PSOE”.

  • Para algunos independentistas la declaración podría ser esta: “Sólo una dictadura fascista como España puede tener casos de corrupción tan vulgares como estos. Nosotros no robamos, sólo fortalecemos a nuestros líderes e instituciones para engrandecer nuestro señorío”.

  • Desde Unidas Podemos sólo cabe una declaración: “Con lo que nos ha costado llegar al gobierno y ahora pretenden que nos echemos atrás. ¡A nosotros que nos registren!".

  • Los actuales líderes del PSOE tampoco tienen dudas de lo que les gustaría decir: “¿Los ERE? Ni idea de lo que me hablan ¡Bastante tenemos con el follón de tratar de formar gobierno!”.

Un divertido juego casero es el de intentar, cada vez que un político habla en televisión, traducir lo que en apariencia dice para tratar de entender lo que realmente quiere decir. Lo normal es que encontremos dos discursos completamente distintos.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • Emanem Emanem 23/11/19 12:45

    Lo que planteas que les gustaría decir a los líderes del PSOE, no “es lo que les gustaría decir”, es exactamente lo que dicen. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gualdo gualdo 21/11/19 15:22

    Y yo me he divertido mucho con el artículo. Quiero criticar, en cualquier caso, esa mala costumbre que tienen los políticos de negar la palabra del adversario, lo que está relacionado con la arraigada cultura de la desconfianza que nos caracteriza. Más que otra cosa, parece como si la desconfianza hacia el otro sea sinónimo de inteligencia y conocimiento, haciendo bueno ese viejo “piensa mal y acertarás “. Pondré un ejemplo: si dice Sánchez que no va a permitir un referéndum independentista, y ya está la derecha acusando a Sánchez de lo contrario. Me parece, la verdad, que esa actitud niega a la otra persona, al negar su palabra. Da igual lo que diga, yo diré lo que él piensa y cuál es su intención; no le creáis porque miente. Esa negación del otro resulta simplemente nefasta para cualquier discusión racional, y en particular para la política.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • LMilesi LMilesi 21/11/19 13:23

    Justo en el clavo! Cuando Venga alguno con ideas centradas, que hable el idioma de la sinceridad, se llevará el gato al agua. Ejemplo. - VOX, ha sabido quedarse con el voto de los que no piensan y no saben leer entre lineas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Phrys Phrys 21/11/19 11:23

    Así de fácil, para que se entienda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 21/11/19 10:57

    En resumen, que tanto PP como PSOE, amparados en sus mayorías y su alternancia, se han dedicado a hacer lo mismo, ROBAR, aunque con diferentes métodos, siempre con la tranquilidad que éstos asuntos acaban en el Tribunal Supremo, nombrado por ellos.

    Y éso que nos repiten continuamente que "trabajan para nosotros, por el bien de todos los españoles", es acojonante....

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

  • luzin luzin 21/11/19 08:55

    Esto es muy divertido para todos los que juegan con los recursos públicos a enriquecerse y mejorar su situación personal que no mejoraría de ninguna manera excepto por su colocación "política". Pero no es nada divertido para la mayoría de la población, los que no tienen esas "relaciones" en las profundas y extendidas redes clientelares dentro de la administración del estado, que no llegan a final de mes, sin trabajo decente y con unas condiciones de quasi-esclavitud, sin seguridad, sin lona para las caídas, con salarios y pensiones de miseria, con unas listas enormes para asistencia médica, sin "derecho a decidir" sobre la escuela y los institutos de sus hijos, cuando un suspenso en la universidad te devuelve a casa, donde no puedes pagarte la matrícula de un master, con el precio de la energía desbordado, la gasolina o el gasoil ni te cuento, el alquiler ya lo solucionarán, el sistema judicial colapsado, ... eso si, nuestro sistema de estado de bienestar ya sabemos todos que es la familia ...

    Que divertida es la "descomunicación política" ... pero cuidadín, que algunos apuntan a decir las cositas muy claras, sus medias verdades ya amenazan ... lo extraño es que no hubieran surgido antes tras cuarenta años de corrupción endémica, con un sistema organizado para el saqueo y los privilegios de los oligarcas... venga, adelante, vamos por buen camino ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    5

    • luzin luzin 21/11/19 09:29

      Ah ... y como la crisis económica venga mal dada nos vamos a enterar de lo que es la "de-comunicación política" .... venga, vamos, agrupémonos todos en la izquierda-ecologista-feminista-plurinacional-confederada-federada-con principio de ordinalidad y hechos diferenciales .... han dicho pero no han dicho que la primera medida será no será o tal vez será la derogación de la reforma laboral pero para establecer otra nueva reforma laboral que no se sabe si será o no será con veinte días o más o menos o con mochila de Austria y tal y tal ¿queda claro? .. debe estar muy claro, ahora las mini-bases minoritarias y más minoritarias que un club de fútbol van a elegir el gobierno

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      2

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/11/19 07:31


    Contreras: Como persona interesada en la comunicación humana a través de la palabra agradezco tu escrito y comparto lo que interpreto de su lectura.

    Por todo lo que cuentas, y por bastantes cosas más como la falta de humildad y la sobra de soberbia y chulería de muchos de esos políticos cuando alguien delinque, abusa o se equivoca en su partido, cada vez pierdo menos tiempo en escuchar las mentiras que dicen algunxs de esos individuos y que se van pareciendo cada vez más a los rollos de algunos de esos vendedores que van puerta a puerta metiendo un rollo aprendido, en el cual ni te dejan entrar ni son capaces de variar.

    Para mí «un divertido juego casero» es cada vez que los políticos mentirosos aparecen en la TV de casa, cambiar de canal o apagar la TV.

    ¿Será verdad que como sociedad tenemos los políticos que nos merecemos? Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    8

  • Evaus Evaus 21/11/19 00:56

    Lo peor es que siguen en sus cuitas y de política económica (que es la que interesa) nada podrán hacer. Saben que es así y que sus sueldos peligran. Mala vaina.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.