x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Impostores disfrazados de verde

Publicada el 05/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 04/12/2019 a las 20:55
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Tengo una mala noticia: la cumbre de Madrid sobre el clima (COP25) no logrará acuerdos significativos que palien o reviertan el problema global al que nos enfrentamos. No los logró Kioto ni París pese a los compromisos adoptados; tampoco lo conseguirá Madrid. Hay más impostura que valentía política. No existe una unidad de acción entre los países ricos, siquiera en la UE, más allá de los ejemplares Dinamarca, Finlandia y Noruega. Una muestra del postureo es el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, capaz de decir lo contrario de lo que afirmaba en la campaña electoral sobre Madrid Central, y de lo que hizo nada más llegar al cargo. No fue su equipo de gobierno el que defendió Madrid Central, que es un espacio de bajas emisiones, sino un juez. Almeida se presentó en la cumbre disfrazado de medio verde para sentirse ecologista por un día hasta que un indígena de la Amazonia le preguntó por la catedral de Notre Dame. Su respuesta: la risita nerviosa y las prisas. Ese es el nivel.

Serán días de reuniones y debates que deberían conducir a algún tipo de acuerdo final, que estará por debajo de la urgencia de la situación y cuyo cumplimiento será imposible porque una parte significativa de los firmantes son los boicoteadores. Son países y empresas que defienden sus intereses por encima del bien común.

Estas son las compañías más contaminantes del mundo, responsables un tercio de las emisiones de carbono. También lideran el negacionismo del cambio climático. Las eléctricas tampoco se salvan, aunque alguna se vista de medio verde como el alcalde de Madrid.

Este tipo de empresas contaminantes, como sucedió en el pasado con las tabacaleras que negaban que la nicotina fuese adictiva, pagan informes que benefician su punto de vista, que es el del negocio a corto plazo. Entre los favorecidos por estos pagos hay científicos, expertos y periodistas. Existen desalmados e idiotas que se burlan de Greta Thunberg y hacen chistes sobre el clima, o sobre las mujeres que salen a las calles para denunciar los femicidios y la violencia intolerable en el que viven. Son las cloacas permanentes, no importa el tema: siempre al lado del poder y el dinero.


Abunda una cultura económica depredadora que representan las compañías mineras: solo importa el beneficio por encima de cualquier valor moral o social; las consecuencias son para los que vienen detrás. No son inocentes, como demuestra esta información de The Guardian sobre lo ocurrido en Australia. No se trata de una excepción. Algunas tratan de cambiar en enfoque.

En España, los principales medios de comunicación aceptaron empapelar sus portadas con publicidad de una empresa eléctrica, que se autovende como campeona en la lucha verde contra el cambio climático, una afirmación más próxima a la propaganda que a la realidad, según explican con detalle en La Marea. En estos tiempos de mudanza de un modelo basado en la publicidad y las ventas en kiosco, y en las suscripciones, a otro de pago en internet no es fácil renunciar a ingresos millonarios. Pese a lo impactante de la imagen de todos los periódicos con la misma portada, es mucho peor el día a día en alguno de ellos en los que confunden opinión con información, incluso en sus titulares de portada.

El primer error está en el nombre de la cumbre: COP25: Conference of the Parties (Conferencia de las Partes). COP suena rotundo, aunque vacío, en un mundo anglosajón devorado por una ensalada de siglas. Ya no se dice “punto de vista” sino POV (point of view). Es solo un ejemplo. Así hablan en las reuniones y en las televisiones. En este batiburrillo de reducciones intelectuales es complicado detectar la idea principal. La idea, en este caso, es que nos jugamos la vida del planeta. Un solo grado de incremento global puede ser catastrófico. Este año, 2019, a punto de terminar será el más caluroso de la historia, superando el anterior, 2018. Es ese el camino suicida desde hace una década. Lo notamos en las temperaturas, las inundaciones y en los incendios.

Necesitamos cambiar el modo en el que consumimos, vivimos y viajamos. El principio de la evolución de las especies de Charles Darwin, que escandalizó al mismo tipo de personas que se escandalizan hoy con la lucha del cambio climático, es claro: no sobreviven las especies más fuertes ni las más inteligentes, sino las que se saben adaptar. Hay empresas que están en ese camino: es posible ganar dinero sin destruir el entorno .

Estamos en un aprendizaje colectivo que demanda un esfuerzo de todos. La primera lección sería dejar de hablar de cambio climático y pasar a definir la situación con precisión: emergencia climática. El primer medio de comunicación en adaptar su lenguaje a la realidad fue The Guardian. Una televisión que siguió esta línea tuvo problemas con sus accionistas, algunos de ellos empresas contaminantes o inversores en empresas contaminantes. Toda batalla empieza en el lenguaje. Sucede con Vox: se trata de un partido de extrema derecha xenófoba, no una derecha diferente. Quienes los blanquean son corresponsables de sus políticas.

La cumbre no servirá para paliar la emergencia climática, ni se adoptarán medidas extraordinarias, y si se anuncian en un exceso de entusiasmo, no se aplicarán. Empezó mal con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, afirmando que los negacionistas son un puñado de fanáticos. Son legión, presidente; son las empresas y los accionistas devorados por una codicia enfermiza, es el mismo sistema depredador que ataca cualquier intento de regulación, el que dispara contra sus planes de formar gobierno por miedo a tener que pagar impuestos. Los fanáticos a los que se refiere Sánchez son los tertulianos de los programas basura, y esos no son el problema, son la consecuencia de la endeblez cultural de países que han sobrevivido a una dictadura sin hacer todos los deberes.


La cumbre servirá para copar las portadas, en España y quizá en Europa, porque en EEUU apenas hablan de ella. También servirá para mover conciencias, y lograr un paso más en la movilización de la gente común, es decir, del 99%. En la calle está la verdadera política, la que cambia las cosas, como sucede en Chile con su Constitución. Es en la calle donde se impondrán las medidas contra la emergencia climática. Aún es pronto para esperar milagros concretos. De momento, solo empezamos a despertar de la gran mentira de que existe el crecimiento ilimitado.

Otro sistema es posible, y urgente.


Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

36 Comentarios
  • Irodrie Irodrie 10/12/19 14:28

    Sí señor, don Ramón  es hora de entender esta (y alguna otra) EMERGECIA y actuar en consecuecia.
    Fuerte abrazo  
    Iñaki Rodríguez  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CarlosP58 CarlosP58 06/12/19 16:05

    Más claro y ya ofendes a toda la burocracia político-social que no cree que la cosa sea para tanto, Almeida y compañías. Qué espectáculo, que poca decencia!
    Gracias a divulgadores como tú y tantos otros, como este medio Infolibre, que no doblais el espinazo ante el único pedigrí que conocen y afirman, el dinero.
    Por eso recojo tus palabras: "Abunda una cultura económica depredadora que representan las compañías mineras: solo importa el beneficio por encima de cualquier valor moral o social...."
    Y así seguimos en pleno siglo XXI, cuando ya la emergencia climática nos golpea un día si y otro también. Hasta que nuestra mentalidad no pase de ser" clientes" a ciudadano democrático, poco haremos.
    Pero lo hará el Planeta Tierra, pues mientras que nosotros la necesitamos para sobrevivir, ella puede prescindir, sin inmutarse, de la mayor especie depredadora que la ha pisado.
    Ahora calculamos cuando ocurrirá y si será por calor, frío o ahogados. Pero ya no está es nuestras manos, pues hemos vendido nuestra alma al dinero del crecimiento permanente.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Coronel Dax Coronel Dax 05/12/19 20:52

    El ecologismo, el cambio climático, Greta Thunberg, la bomba demográfica… cuestiones que deberían ocupar mucho más espacio mediático (aunque cuando no se celebre una cumbre en Madrid), porque son asuntos, digo yo que más importantes que saber si hoy llovido mucho en Barcelona, si el presunto asesino del último caso mediático ha declarado en el juicio que es inocente, o las idioteces que se le ha ocurrido decir hoy a los primates de Vox.

    Me llamó la atención que el otro día un amigo mío de derechas, pero moderado, criticara a Greta Thunberg. Otro amigo mío, francés y también de derechas, ya la había criticado. Al día siguiente, en una tertulia, P.J. también la criticó. En elDiario había hoy una columna en la que se incidía en los mismo:

    https://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/Viva-cambio-climatico-circo-mediatico_6_970512956.html

    O sea, parece que hay un consenso de todos los tertulianos de derechas (aquí como en las Galias) en desprestigiar la labor de Greta. Si pasamos a los de cerebro no más evolucionado que el de un trilobites, como Losantos y compañía, sirva el enlace que nos indica Paco Arbillaga para que sepamos cómo se las gastan.

    Admiro el tesón de Greta. Pero, por reseñarles una crítica desde la izquierda, este artículo de Nazanín Armanian quizás es excesivo, pero sirve para que reflexionemos y para recordarnos que los desmanes del mundo que debemos corregir no se ciñen solo al ecologismo:

    https://blogs.publico.es/puntoyseguido/6142/la-cruzada-de-ninos-de-greta-dirigida-a-la-privatizacion-de-la-naturaleza/

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Excomulgado Excomulgado 05/12/19 19:27

    Separar la basura y reciclar plásticos esta bien, y yo lo hago, pero creo que eso aporta muy poco. Deben ser leyes muy estrictas que prohiban en envasado de cualquier producto en plástico o similar, además de concienciarnos para rechazarlos desde ya en los supermercados. También deben ser leyes, a nivel europeo y mundial las que protejan al planeta en contra de los intereses de las multinacionales que sólo se preocupan por el dinero, y la gente les importamos un huevo. Estas medidas y otras similares son las que necesitamos que se empiecen a aplicar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 05/12/19 13:57

    Como siempre acertado Sr. Lobo. Pero la cosa está fea. Los que pueden no quieren. Es que ni vienen. Supongo que los nietos de los que pueden, irán a sus oficinas con botellas y máscaras de oxígeno para seguir jo..endo el medio ambiente. Pero no les culpemos lo llevan en los genes. Y no le demos mas vueltas, somos muchos. Así que disminuirá la ración de comida y aumentará la mi..da. Bueno, yo seguiré aplastando el tetrabrick para que ocupe menos sitio en el contenedor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/12/19 13:19

    Las representaciones por 'grandioso espectáculo' que ofrezcan, no me gustan.
    El tema de la niña, de viaje por el mundo, para llevar la palabra VERDE a la aldea mas lejana, me sugiere infinidad de preguntas:

    - Si la niña y los padres de la niña, especialmente, hubieran sido españoles, catalanes por ejemplo:
    ¿Habría provocado tal despliegue?
    ¿sería la picaresca española, logrando suculentos beneficios con la niña?
    ¿que sería de la patria potestad de los padres, habrían -los puros- pedido quitársela?

    Retomo a Evelyn Waugh y su ¡Noticia bomba!
    "Sustanciando en un equívoco el tema, Evelyn se lanza a una feroz y desopilante sátira sobre el mundo del periodismo, los enviados especiales, la información, la desinformación y la confusión...

    Este mundo que 'padecemos' situados ya en la puerta de embarque, es un CACHONDEO, SEÑORAS Y SEÑORES.
    Ayer, recibí un whatsApp crítico, muy acertado y procedente. No teman, no voy a reproducirlo entero.
    Partamos del joven empleado que le espeta a la señora mayor que no lleva bolsa para meter su compra:
    "Este es ahora nuestro problema, su generación no puso suficiente cuidadano en conservar el medio ambiente.
    Tiene razón, responde la señora: nuestra generación no tenía esa moda verde en esos tiempos.
    - En aquel entoces,las botellas de leche, las de gaseosa y de cerveza, se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la fábrica para ser lavadas y esterilizadas antes de rellnarlas de nuevo, de manera que se podían usar las mismas botellas una y otra vez. Así admite, las reciclaban.
    - Entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no los había desechables.
    - En esos tiempos no arrancábamos un motor y quemábamos gasolina solo x cortar el cesped, usábamos una podadera que funcionaba a músculo.
    - No necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kms de distancia en el espacio para encontrar la pizzería mas próxima.
    Así que me parece lógico que la actual generación se queje continuamente de lo irresponsables
    que éramos los ahora mayores, por no tener esta maravillosa moda verde..."

    Amigo Ramón: ¿Por qué has obviado las explosiones nucleares?

    En otro comentario...






    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    7

    • Orlinda Orlinda 05/12/19 18:33

      Qué bueno, irreli.
      Y entonces se usaban paños de cocina y pañuelos de tela... 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      6

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/12/19 22:09

        Orlinda:

        - Teníamos un enchufe en cada habitación, no una regleta de enchufes para alimentar una docena de artefactos.

        - Recargábamos las estilográficas con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las cuchillas de afeitar en vez de tirar a la basura toda la maquinilla, sólo porque la hoja perdió su filo.

        Etc. etc.

        Salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        5

      • Harry Treleaven Harry Treleaven 05/12/19 20:44

        Orlinda/Irreli: Y al mercado, que no super-mercado, se iba con capachos o cestos confeccionados a partir de vegetales. También era frecuente el uso de cestas, además de la bolsa de tela, naturalmente.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        4

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/12/19 22:06

          Por supuesto, Harry.

          Yo sigo con mi bolsita dentro del bolso, para lo que sea menester.

          Salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          2

  • Cascarrabias Cascarrabias 05/12/19 12:50

    Cuidar el medio ambiente es cosa de pobres, dice "El Jueves". Y se apoya en datos como los siguientes: El 71% de las emisiones de CO2 son emitidas por tan solo 100 empresas (la mayoría de renombre mundial).
    El 76% de las emisiones son cosa de los paises del G20, encabezando la lista China y EEUU.
    Porcentualmente un yanqui produce 3 veces mas basura que un chino.
    EEUU genera un 12% de los residuos con un 4% de la población; China e India que constituyen un tercio de la población generan un 27%. ¿Quienes son los verdaderos responsables del desastre? ?Nosotros los consumidores bombardeados con responsabilidades y que hacemos lo que podemos o las grandes empresas que solo piensan en beneficios?-
    Que cada cual se responda lo que quiera.
    Yo intento reciclar y ser respetuoso con el medio ambiente en la medida de lo posibles, pero lo que creo que lo que está matando al planeta tiene un nombre: "Capitalismo de casino".
    Un saludo y buen día.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • jorgeplaza jorgeplaza 05/12/19 12:02

    Muy en desacuerdo, la verdad. No es la codicia de las aerolíneas la que hace que los supuestos ecologistas de occidente viajen cada vez más en avión, que es el transporte que emite más CO2 por kilo transportado. Ni es la codicia de las empresas energéticas la que hace que cada vez se consuma más energía (y se emita más CO2), sino la necesidad de mejorar el nivel de vida y de confort de la ingente población mundial. El mayor emisor mundial con mucho de CO2 es China, por la sencilla razón de que tiene una población formidable y se ha convertido en la fábrica del mundo, razón esta última por la que su población, con contaminación y CO2 incluidos (el CO2 NO es un contaminante, por cierto), vive mucho mejor hoy que hace veinte años.

    A la gente de todos los colores le gusta comer a diario, varias veces a ser posible, y pasar tan poco frío y tan poco calor como pueda, además de no deslomarse. Esa es la realidad y no se ha inventado ninguna manera de aproximarse al cumplimiento de esos deseos que no implique un gran consumo de energía. La vida natural del buen salvaje solo le gustaba a Rousseau, y era, naturalmente, porque no la vivía personalmente. La Amazonia es fundamental para capturar CO2, pero de por sí es capaz de dar de comer a muy poquita gente. Donde hay selvas o bosques viven pocos humanos. Las sociedades agrícolas produjeron los primeros excedentes de alimentos, pero crecieron desde el principio a costa de "la naturaleza". El planeta no aguanta a 8000 millones de humanos que quieren vivir cada vez más cómodamente: esa es la raíz del problema de la que no habla el señor Lobo en su artículo. Las codiciosas empresas no crean la demanda, sino que pelean (codiciosamente, eso es verdad) por satisfacerla. Un solo ejemplo: ¿nos imponen las empresas automovilistas los malditos SUV que infestan las ciudades o es que nos gusta avasallar al vecino?

    Mucho más certero, aunque sea en tono humorístico es el artículo de Alberto Olmos en El Confidencial de hoy: https://blogs.elconfidencial.com/cultura/mala-fama/2019-12-05/cop25-emergencia-climatica-greta-thunberg_2362715/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    4

    • Caecilium Caecilium 05/12/19 13:43

      Correcto razonamiento. Quizá algunas reservas en lo referente a la neutral actitud de las empresas a la hora de crear necesidades, algo lícito y comprensible dado que una empresa es lo que es. Pero me temo que la tarea de convencer a esos 8000 millones de humanos de que son imprescindibles otras vías para satisfacer sus necesidades vitales y alguna alegría añadida, va a estar más ferozmente combatida desde el poder financiero y empresarial que desde la propia fuerza electoral de esos millones de almas, cuya inmensa mayoría no tiene la más remota posibilidad de influir sobre los intermediarios, los políticos, siendo precisamente los primeros y más directos sufridores de las consecuencias del desastre.
      Personalmente, no soy muy optimista al respecto pero de lo que estoy convencido es de que sin la presión de la calle cada vez mayor no vamos a tener demasiadas opciones, por muchas empresas inteligentes, que las hay, dispuestas a revolucionar los preceptos neoliberales, que ayuden a torcer el brazo a un poder político incapaz, al menos en apariencia, de asumir sus responsabilidades en lo referente al bien común.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

    • Grobledam Grobledam 05/12/19 13:30

      Como siempre, Jorge Plaza, a contracorriente y sin embargo atinado.
      Según yo lo veo el problema con la Thunberg y los distinguidos pisaverdes del COP25 es que podrían..., de hecho son parte de la nómina de "Impostores disfrazados de verde" de la que habla el Sr Lobo.
      En el caso de la niña Thunberg mantengo -aún así- mis reservas, porque la movilización promovida por sus actos quizás trascienda lo falso o espurio de su postureo ecologil. La enorme difusión de su imagen de niña gomosa, rubita que habla un inglés impecable, ciudadana de un país rico que basa su riqueza en su posicionamiento privilegiado en el mercantilismo que nos ha traído hasta aquí y cuyas críticas (las de Greta y los pisaverdes) no van al fondo de la cuestión si no que se quedan en el "formato" del mensaje; formato propio de la publicidad y que se convierte rápidamente en "mercancía" como ya estamos viendo en los adláteres que la acompañan incluidos su parentela, la aristocracia monaguesca y unos youtubers feriantes que viven y navegan por el mundo a costa de la venta de su imagen de guapos ricos, también de país-bien y familia acomodada y velero de última generacion de plástico y "además blanco" (como me decía un curtido marinero de Ushuaia en la cubierta de su barco de hierro, bregados los dos en mil batallas por la supervivencia); youtubers que han rematado su negocio con este pelotazo publicitario propio de su buen ojo comercial.
      Como digo, el problema de los posibles y los seguros impostores es su inanidad de cara al objetivo de luchar contra la evidente realidad de la imposibilidad de la supervivencia de la especie humana (y de las que van cayendo colateralmente) con el modo de producción de riqueza y reparto de los dos o tres últimos siglos, que ya es global y por tanto de efecto planetario y que necesita de una profunda y descabezadora revolución y en cuya guillotina las primeras cabezas en rodar probablemente serían las de estos impostores y pisaverdes.
      En mi memoria la auténtica lucha por la vida y la supervivencia de su entorno natural, de pueblos indígenas, de gentes que viven sin necesidad del derroche, la ostentación y la barbarie consumista. Que son exterminados y SIN PUBLICIDAD.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      7

      • Grobledam Grobledam 05/12/19 13:49

        "Cuando iniciamos la lucha de Río Blanco, me metí al río. Podía hablar con él, sentía lo que me decía. Sabía lo duro que iba a ser, pero sabía que lo íbamos a lograr. El río me lo dijo", éstas eran las declaraciones que Berta Cáceres, líder de origen lenca y defensora del medioambiente hondureño, realizaba sobre la lucha ecologista que lideraba y que le costó la vida hace hoy ya más de dos años.
        Al menos 207 líderes indígenas, activistas comunitarios y ecologistas fueron asesinados sólo en 2017 (buscar en la web Global Witness) por proteger sus hogares y comunidades de la minería, la agricultura a gran escala y otros negocios que ponen en peligro sus medios de vida y su modo de vida. Brasil fue el país con el mayor número de asesinatos: perdió a 57 activistas medioambientales —de los cuales un 80% defendía los recursos en la Amazonia— y Colombia a 24. “En México y Perú aumentaron los homicidios de tres a 15 y de dos a ocho, respectivamente”, refiere el reporte de Global Witness.
        Nadie los conoce; nadie se manifestó por ellos.
        Y ni mucho menos recordarlos y hablar de su mensaje es "Negacionismo Climático".

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        7

  • paco arbillaga paco arbillaga 05/12/19 11:32


    Esta es la vara de medir, el disfraz, de los muy españoles peperos y almeidos: «"Per la República catalana": las promesas que validó Ana Pastor cuando presidía el Congreso y que ahora considera ilegales»:

    https://www.eldiario.es/politica/Per-Republica-Ana-Pastor-Congreso_0_970453978.html

    Españoles: ¡haced lo que yo digo pero no lo que yo hago! Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • Harry Treleaven Harry Treleaven 05/12/19 20:57

      Claro, Paco. ¿Recuerdas? ¡Y sin rechistar, porque lo digo yo! Son fieles herederos de aquella España en blanco y negro.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • paco arbillaga paco arbillaga 06/12/19 16:23


        Treleaven: Oyendo a voxeros y peperos lo recuerdo cada día. ¡Menudo porvenir como no espabilemos! Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • senenoa senenoa 05/12/19 11:02

    ... Y no solo los países sino, fundamentalmente, las multinacionales. En España, sin ir más lejos, está ahora de moda que las grandes empresas de la energía se vistan (publicitariamente) de verde, con "Ibertrola" a la cabeza. Financian estudios, simposios e investigaciones sobre las energías limpias mientras sacan sus dineros quemando energías fósiles e impidiendo el crecimiento de las renovables. Ellas y los políticos a los que subvencionan bajo o sobre cuerda.
    Como bien dijo usted, señor Lobo, impostores disfrazados de verde.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.