x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Ser patriota progresista

Publicada el 14/02/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/02/2020 a las 22:21
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Nadie ha hecho más que José Luis Rodríguez Zapatero por exhibir públicamente el nombre y la bandera constitucional de España. Sí, en la época de Aznar se izó esa bandera máxima en la Plaza de Colón de Madrid. Y en las afueras de Madrid, los prósperos pueblos del Noroeste (Pozuelo, Boadilla, Majadahonda, Las Rozas...) un día levantaron sus rojigualdas prominentes en las rotondas de entrada (algunas puestas ahí por los mismos constructores de la Gürtel). Pero fue Zapatero quien ordenó integrar la bandera de España (y la europea) en el logo de la “Administración General del Estado”, que pasó a ser, a pesar de la resistencia inicial de sus subsecretarios, “Gobierno de España”. Desde entonces, también durante las legislaturas de Rajoy, la publicidad institucional se cierra por orden ministerial con el ya conocido “Gobierno de España”. Es solo un ejemplo, aunque notable.

Esos intentos tuvieron lugar después de que Aznar, Rato, Mayor Oreja, Zaplana y Acebes anunciaran, asustados por la reforma del Estatut de Cataluña y por el diálogo con ETA, que España se rompía y que Zapatero traicionaba a los muertos. Los mismos años en los que la bandera española sólo se veía –fútbol aparte, por supuesto– en las manifestaciones casposas de la derecha, ya fueran contra el matrimonio igualitario, contra la libertad de las mujeres para ser madres o, por supuesto, contra aquel nuevo estatuto catalán o el diálogo con los terroristas para su rendición.

Años más tarde, Sánchez quiso también reivindicar simbólicamente su patriotismo, poniendo tras de sí una gran bandera durante un discurso. Se le echaron a la yugular los de siempre por esa supuesta impostura. Sánchez no tenía derecho a usar su propia bandera, porque no es un patriota. Esta misma semana, Cayetana Álvarez de Toledo, en la mejor tradición tremendista y agresiva del aznarismo, ha dicho –leyéndolo– que “Zapatero no merece siquiera el nombre de expresidente, que habría que retirárselo”.

En fin, solo son patriotas ellos. Solo cabe su patria “de pacotilla”, como la llamó el mismo Zapatero. Su “patriotismo” quiere ser proporcional al tamaño de la bandera, a la uniformidad del pensamiento reaccionario, al rechazo al distinto y al disidente. Como resultado de 40 años de dictadura, solo conciben una patria meapilas, cerrada, uniforme y atormentada. Una patria inexistente, porque los españoles somos, para desvelo de los conservadores, mayoritariamente abiertos, tolerantes, diversos y hedonistas.

Pero en la izquierda estamos aún lejos de sacudirnos el complejo. Me crucé el otro día con el exembajador de Panamá en Madrid Milton Enríquez, que improvisó el año pasado un pequeño discurso sobre España. El vídeo se hizo viral y está disponible en Internet. Era un mero listado de hechos: Cervantes, Calderón de la Barca, Velázquez, Goya, los orígenes del Derecho Internacional, los orígenes de los Derechos Humanos, la mayor longevidad del mundo, número uno en transplantes, mayor red de tren de alta velocidad del mundo, uso extensivo de energías renovables y de cultivo orgánico, segundo país más visitado del mundo... El embajador tan solo refirió datos conocidos más o menos por todos nosotros.

Por supuesto, a todos esos elementos, nosotros podemos añadir otros muy progresistas: segundo país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario, el país proporcionalmente más solidario del mundo, uno de los países sociológicamente más tolerantes y abiertos, un país laico, cínico y descreído a pesar de la milenaria tradición religiosa, un país protector, extraordinario en servicios provistos por el Estado.

“¿Por qué se quejan entonces?”, se pregunta el embajador. El cree que son tres los motivos: la leyenda negra promovida por los enemigos de España para minar la moral popular durante las guerras imperiales; la resistencia de los españoles a la jactancia; y, por último, en enconado enfrentamiento político, que resalta lo que está mal y no lo que está bien.

Vuelvo a Un fracaso heroico, la vibrante crónica del Brexit, escrita por Fintan O’Toole, que referí aquí la semana pasada. Al terminarla, se lamenta el autor de la ausencia de un sentimiento nacional progresista en Inglaterra:

“Precisamente porque el nacionalismo está tan pobremente articulado y es tan contradictorio, [los progresistas] pueden hacerlo suyo. Y sin duda hay material suficiente en las tradiciones inglesas radicales, socialistas y liberales para inspirar un sentimiento más positivo de la identidad nacional. Hay sin duda, en esta que es una de las grandes culturas mundiales, suficiente ingenio, energía, creatividad y humor para infundir a la identidad inglesa esperanza y alegría en lugar de dolor y autocompasión”.

Léase español en lugar de inglés, y la conclusión puede servirnos también a nosotros. Hay un patriotismo mucho más coherente con nuestra tradición y nuestra cultura, esperanzado y alegre, que ellos, los patrioteros, no podrán siquiera balbucear.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Ambon Ambon 14/02/20 16:20

    En tiempos en que una "gripe rara" en China pone en cuestión la economía mundial, también la nuestra, hablar de patrias en el concepto de orgullo patrio, de "somos los mejores" y esas zarandajas, me parece de chiste.

    Alguien ha visto rayas en el suelo cuando viaja en avión, ¡Pues eso!

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

  • itnas itnas 14/02/20 12:24

    Veo un artículo bueno, de agradecer resaltar las características positivas de los españoles como antídoto al telebombardeo de información negativa. No veo tan claro lo del nacionalismo progresista pues entre las virtudes ya señaladas con anterioridad hay bastantes progresistas (laico, descreído, protector en servicios, etc.). Hombre, lo de resistirse a la jactancia bien le vendría a alguno, no?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • unlector unlector 14/02/20 11:40

    es enorme el esfuerzo que la derecha rancia emplea en mediocrizar la imagen que España tiene de sí misma. Prefieren un país anclado en el pasado, nada moderno, nada tecnológico, nada avanzado en derechos. Pegan fuego, o lo intentan, a cualquier propuesta de avance, aunque luego hasta los de VOX usen la Ley de Dependencia en sus mítines para reprochar su mal funcionamiento al gobierno!

    Si por esta derecha fuera, los españoles y españolas seríamos todos catetos de pueblo en su más cruel y rancia caricatura. El icónico de boina, garrote, unicejo y con pantalón de pana subido hasta las axilas.

    Me apunto a redefinir ese concepto rancio de 'patriota'. No se trata de presumir ni destacar por encima de otros, sino de quererse uno mismo.
    Uno no quiere ser bueno -en todos los sentidos de la palabra- por competir con otros, sino por sentirse bien con uno mismo. Por sentirse a gusto, sin más.

    Lo he dicho otras veces: personalmente paso de patriotismos, banderas y símbolos, pero que NADIE se apropie de todo eso, pues seguro, segurísimo, que no lo hará con buenas intenciones.

    Dicho sea de paso, me pregunto a quién más le interesa que España se sienta inferior al resto de países vecinos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Toreador Toreador 14/02/20 10:58

    Esta claro, los que no somos de derechas ( y creo que la clase trabajadora no puede serlo) ni tenemos bandera, ni himno, ni símbolos de ninguna clase, se nos niega porque perdimos una guerra promovida por asesinos, y lo dicen sus herederos. Entiendo que España está a la cabeza de muchos otros países y eso lo hemos logrado entre todos, los rojos y los azules, aunque los azules ( o sea la ultraderecha) algo menos porque se han dedicado más a robar que a trabajar para mejorar el suelo patrio. Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • GRINGO GRINGO 14/02/20 09:49

    A éste tipo de artículos habría que denominarlos "las Arroyadas".......escribir apoyándose en anécdotas o encuentros, para no decir nada, por lo menos constructivo.

    La patria, como la familia, no se elige, te toca lo que te toca, aunque uno puede hacer lo posible por mejorar.

    Si "mejorar" es tener la bandera más grande, poner pucheritos cuando oyes el himno, darte golpes en el pecho porfiando en quién más español, etc,etc,etc, no dejarán de ser las típicas chorradas de la derecha más o menos extrema, si "mejorar" es aportar cada uno nuestro granito de arena para conseguir una sociedad más justa, bienvenido sea.

    Curiosa apuesta por ZP, cuando me da la sensación de que al propio interesado le importa una higa, aunque, quién sabe, quizás Arroyo ha oído que está buscando "algún colaborador".

    Responder

    Denunciar comentario

    16

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 14/02/20 08:46

    Muy interesante articulo. Buen dîa!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • paco arbillaga paco arbillaga 14/02/20 07:58


    Mi entorno me dice que ya tengo muchos años (la verdad es que mis músculos y osamenta también se manifiestan así), y durante esos muchos años me ha tocado vivir TODO el posfranquismo y por si ello fuera poco conocer después a esa e-derecha que le sucedió.

    A toda esa gente siempre les he oído en su boca las palabra patria, patriotismo, patriotas, y visto lucir la bandera rojigualda en sus despacho, muñecas, corbatas, en sus manifestaciones, y hasta en sus procesiones. También he visto cómo muchos de esos patriotas actuaban en política, en sus empresas, o con sus feligreses. Si toda esa gente es patriota, si así se es patriota, desde luego que yo ni lo soy ni quiero serlo. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • gualdo gualdo 14/02/20 00:26

    El problema que yo tengo con eso de la patria es que sólo sirve para confrontar; o al menos, no me lo niegue, para competir, porque eso de que si somos los primeros en nosequé y los quintos en nosecuantos suena a competición agónica de primera división. Y oculta tramposamente, si se trata de compararnos con los demás, muchas disciplinas de primer orden en las que vamos fatal, como las víctimas en las cunetas o la gestión de los residuos plásticos o la desigualdad o la justicia de alto copete. El caso es que la anécdota de lo de Gobierno de España me parece tan relevante como la discusión durante horas ayer en el congreso sobre el encuentro o masónica reunión de Abalos en el aeropuerto. Cajas vacías. 

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • Atea Atea 14/02/20 00:10

    En fin, que te marcas un artículo para contarnos que te cruzaste con Milton (por cierto creo que el apellido es con H y encima lo pones en negrita), y para hacer una competición a ver quién es más patriotero.
    Está bien la cosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    13

    14

    • jorgeplaza jorgeplaza 14/02/20 13:07

      ¿Conoces el dicho asturiano "Ya empezamos a cagar fuera de la pota"? Se pronuncia más o menos "fuera la pota", comiéndose el "de", por si no se lo has oído nunca a un nativo. Significa algo así como decir una inconveniencia, una patochada, una grosería o meter la pata. Lo decían a menudo mis compañeros asturianos de la mili. Hacía mucho que no lo oía, pero lo he recordado instantáneamente leyendo tu, llamémoslo así, comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      9

      10

      • Atea Atea 14/02/20 14:15

        Va de otra cosa quizá el artículo y no me he enterado? Igual tú que eres tan filósofo le sacas una profundidad que a mí se me escapa.
        Yo veo patria por vena, bandera y personaje famosillo metido con calzador para dejar claro el nivel.


        Responder

        Denunciar comentario

        13

        9

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.