x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

La 'zona cero' (y más indignante) del coronavirus

Publicada el 13/04/2020 a las 06:00

 Cuando pase todo lo peor (que pasará) habrá que examinar con lupa la gestión política de esta crisis a todos los niveles, no sólo para exigir las responsabilidades oportunas sino, sobre todo, para extraer las lecciones pertinentes. Muy por delante del rencor debería primarse la memoria. Sigamos aplaudiendo cada tarde los sacrificios de quienes batallan en primera línea, a menudo desprotegidos, contra el virus, y hagamos todo lo posible por no caer en la demagogia fácil o en la intoxicación miserable. En infoLibre procuramos siempre preguntarnos qué podemos aportar en el ejercicio de nuestro compromiso con un periodismo fiable y útil para la convivencia. Por eso decidimos poner la lupa y el esfuerzo en lo que mi compañero Manuel Rico denomina hoy (con desgraciado acierto) la ‘zona cero’ de esta pandemia: las residencias de mayores. Estamos investigando a fondo lo ocurrido (ver aquí), pero ya existen elementos suficientemente contrastados para sentir una vergüenza absoluta por el comportamiento de dirigentes políticos cortoplacistas que gritan mucho para silenciar evidencias culpables, y muchos más datos que apuntan a lo que cualquier ciudadano o ciudadana responsable y solidaria podía intuir: ¡ya basta de engaños en esos dogmas neoliberales que santifican el negocio privado sobre el interés público! Incluso cuando hablamos de muertes ocurridas en la opacidad y en la casi absoluta soledad.

Sólo unas pinceladas para situarnos ante la magnitud de esta vergüenza:

  • En España existen un total de 372.985 plazas en residencias de ancianos; de ellas, 271.696 ubicadas en centros privados, de modo que un alto porcentaje de los centros y plazas disponibles están en manos de empresas cuya prioridad es la cuenta de resultados. En las últimas seis semanas se han registrado más de 10.000 fallecimientos en residencias. (No sabemos realmente cuántas serán, puesto que no se siguen criterios homogéneos en el suministro de datos por las comunidades autónomas de las que dependen los centros).
  • Alrededor de 112.000 de esas plazas teóricamente privadas están financiadas con dinero público, mediante conciertos con las administraciones correspondientes o concesiones de las mismas.
  • Un ejemplo concreto y muy relevante: DomusVi, la multinacional líder del sector de residencias en España, mantiene acuerdos con 82 administraciones públicas de distinto nivel, autonómico, municipal o de Diputaciones que sostienen con los impuestos de todos los contribuyentes la gestión privada de los cuidados de decenas de miles de ancianos.
  • Esas adjudicaciones contemplan como baremo fundamental el precio ofertado, de modo que cuanto más gigantesco es el emporio de la propiedad de esas cadenas de residencias más factible es reducir el coste del servicio. ¿Cómo? A través de sueldos bajos, falta de personal, exceso de horas, precariedad laboral…
  • Cabría pensar que esos sonoros capitanes a posteriori y sagaces denunciantes de la supuesta ineptitud del prójimo defenderían un sistema híperexigente en la gestión privada del dinero público. Pero no: la evaluación de ese servicio público en manos privadas es menos que mínima. Baste un ejemplo: en treinta años de existencia del modelo en la comunidad de Madrid, nunca se ha rescindido un solo contrato de gestión de residencias con grupos privados. ¿Acaso porque ha habido un estricto cumplimiento de obligaciones o más bien porque las irregularidades detectadas han sido castigadas con unas sanciones tan ridículas como poco o nada disuasorias?  
  • Nadie pone en cuestión (al menos no yo) la libertad de la iniciativa empresarial privada en cualquier esfera económica, siempre que esté sometida a la regulación y los controles que impidan ensanchar el margen de beneficios a costa de poner en riesgo la salud de la gente. No hace falta, por más que insistan los voceros que acompañan a formaciones políticas neoliberales, apoyar ideologías comunistas ni estatalistas ni bolivarianas para deducir que un fondo de inversión global especulativo apuesta por un modelo de negocio cuando lo considera rentable y seguro, por encima de todo lo demás. Que se calcule que España será en 2040 el país más envejecido de Europa no es un detalle ajeno a ese ‘cuaderno de inversión rentable’. Pero lo que garantiza de verdad esa inversión fría es el hecho de que (por ejemplo en el caso de DomusVi) el 65% de los centros se nutran con dinero público. Disparar con pólvora del rey tranquiliza mucho y reduce riesgos en épocas de incertidumbre absoluta.

Para resumir y como advertencia a toda esa tropa dispuesta a disparar desde el anonimato cobarde de las redes sociales: nuestros mayores, nuestros padres, madres, abuelas y abuelos están sufriendo injustamente el azote de un virus desconocido, pero su letalidad tiene relación directa con un modelo de negocio que está en la base del sistema capitalista neoliberal: beneficios privados obtenidos bajo el paraguas público. Y ya basta. Es demasiado hipócrita y vergonzoso que dirigentes políticos de comunidades autónomas que son responsables directos de un modelo de cuidados a los mayores dejado al albur de la especulación privada estén protagonizando ahora mismo una especie de rebelión ética contra la gestión estatal (imperfecta y muy mejorable, seguro) de la crisis de salud más grave que hemos conocido varias generaciones de españoles, europeos y ciudadanos del mundo. No insulten más a la inteligencia, por favor. Cada fallecimiento en una residencia de mayores concebida como puro negocio es la demostración del fracaso de un modelo económico y político de convivencia. No lo olvidemos cuando pase lo peor (que pasará).

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

  

Más contenidos sobre este tema




89 Comentarios
  • Esdaquit Esdaquit 17/04/20 01:57

    Muy de acuerdo con lo expuesto en su artículo, Sr. Maraña. Después de leer el esclarecedor informe de Manuel Rico sobre las residencias de Vitalia, lo que usted comenta aquí viene a completar, a modo de conclusión, lo que el Sr. Rico detalla. Solamente un espíritu desalmado puede poner en manos de fondos buitres de inversión, la gerencia de residencias de ancianos. Eso y la seguridad personal de no caer jamás en manos de esos gestores al llegar a la vejez. El cuidado de la salud, nunca puede ser un negocio. Me temo, por otra parte, que no es precisamente la memoria, uno de los apelativos del “personal”, que diría Wyoming. Cuando ya no haya motivos para los aplausos desde los balcones, se entenderá que tampoco los hay para apoyar a los profesionales sanitarios, que probablemente tendrán que salir a las calles, para reclamar nuevamente más sanidad pública y menos privada, más recursos y menos precariedad en sus empleos. Nos gusta mucho lo folclórico en este país de pandereta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • logos logos 14/04/20 02:11

    Y mira q me lo dijeron: no te metas en lo q haces   )para los cultos, principio de incertidumbre de Heisemberg(.  Y aquí estoy, rodead@ de gentes raras y buenas q no saben.... y q quieren lo q no saben: vivir. 

    113DK 

    común es a tod@s* el pensar

    Desde q la historia humana echa  a andar con la escritura hace  siglos, treintaymuchos, dicen, (primero cuneiforme, luego gráfica, luego caligráfica, impresa, mecanogrfiada y ahora digitalizada). Es la guerra de dos formas de codificar.
    Yo soy el virus y decodifico
    identidades: tú quien eres y como eres?!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • Hammurabi Hammurabi 14/04/20 00:55

    Mientras no seamos capaces de construir un modo de vida, donde no primen nuevas adquisiciones, mejores destinos vacacionales, etc.., serán nuestros mayores los que más lo sufran. No me refiero posiblemente a mayores que no solo gocen de una buena autonomía, sino que en muchos casos ayuden al servicio y a la economía familiar. Desgraciadamente, llega un momento en que eso se tuerce y requieren trabajo y tiempo. No son las mejores cartas para jugar, y menos contra el neoliberalismo voraz que no busca más que el enriquecimiento de unos pocos a costa de los demás. Está situación es por la que pasa una generación, que se ha sabido sacrificar por los suyos, como nadie.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • bidebi bidebi 13/04/20 20:33

    ITNAS, lo que respondes es obvio. Claro que hay gentes con esperanzas de cambio.
    Respondes con eso porque supones que yo niego esa realidad-obviedad?.
    No entiendo del todo qué quieres decir.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    0

    • gualdo gualdo 13/04/20 23:38

      “ Hay residencias muy buenas, por lo menos en mi tierra. Si tu juntas en un edificio a todas las personas principales víctimas de un virus...” tiene el sentido de que no se puede atribuir a la gestión, pública o privada, de las residencias, el desastre ocurrido en ellas durante la epidemia. 
      “ En una sociedad de economía liberal como la nuestra...” el sentido de este párrafo es el de presentar como inevitable, y por tanto de avalar la economía liberal de manera que los servicios públicos vayan pasando paulatinamente a manor privadas. También sanidad y educación, como en eeuu? 
      El tercer párrafo no se entiende. Se supone que nos gustaría que nuestros mayores sean felices viviendo, y no dar por hecho que son un estorbo. Otra cuestión es si hay familias que no pueden hacerse cargo de sus mayores, lo que me imagino que es un drama en muchos casos, no un estorbo. Si ha querido decir que es el miserable estado el que así se comporta y que hay que cambiar etc, dígalo más claro, porque no hay en su comentario atisbo de crítica al orden establecido.
      Dicho esto, hay comentarios suyos buenos, salvo cuando se pone algo pesao. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • Aserejé Aserejé 13/04/20 20:01

    Estupendo y valiente articulo. Gracias Jesus Maraña. En mi.opinion esta claro q el articuli se refiere a residencias "dejadas al albur de la especulacion privada" y con el unico objetivo de hacer negocio, dejando la calidad asistencial en menos de minimos, engañando a los familiares. No a los empresarios particulares, o familiares, q tambien miran por la calidad asistencial y no engañan a los familiares de los ancianos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • luzin luzin 13/04/20 19:40

    Me pregunto cuál sera la situación de las residencias en otros países donde la mortandad es infinitamente menor que en España, la campeona mundial de muertos por Covid19. Portugal? Grecia? Polonia? Chequia? Austria? Alemania? ... serán neoliberales y capitalistas?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    2

    • nolose nolose 13/04/20 22:52

      Tururu

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Argaru Argaru 13/04/20 18:51

    Un debate que se tiene que poner sobre la mesa, es sí el interés publico, en cualquiera de sus facetas, debe de estar a expensas de lo más "crudo" de las leyes de mercado: hablando en plata, buscar el ánimo de lucro hasta el limite de lo posible. Esta maldita pandemia nos ha pillado con las "defensas bajas", gracias a los recortes y privatizaciones salvajes, que hicieron la derecha de este país en el pasado más reciente y habrá que hacer un "ajuste de cuentas" a todos esos "adivinos a posteriori", que decían "que era macho, después haberle visto los huevos". No me cabe la menor duda, de que hay empresarios honrados que gestionan residencias de ancianos, pero eso  ¿garantiza la generalidad y la eficiencia de todas las residencias privadas? Evidentemente, no. La buena labor de una residencia, sea esta pública o privada, se basa en unas instalaciones modernas, confortables y adecuadas, atendida por un personal sanitario cualificado y bien remunerado acorde con un servicio, que requiere, sobre todo, una gran sensibilidad humana y social. No vale cualquiera para hacer este trabajo. Así y todo, la administración pertinente debería fiscalizar y controlar todas estas residencias para evitar cualquier desmán. Seguramente, nos hubiéramos evitado muchas desgracias que hoy lamentamos.
    Debido a la terrible crisis económica añadida, muchos están planteando que PAPÁ ESTADO nacionalice empresas estratégicas para evitar la quiebra, muchos de ellos, neoliberales convencidos. Evidentemente, el cinismo no tiene limite, ya que lo que se pretende es lo de siempre: privatizar los beneficios y, si vienen mal dadas, socializar las perdidas. Si se nacionaliza una empresa estratégica ¿no debería, UNA VEZ SANEADA, permanecer como empresa del Estado? ¿Qué opinan ustedes sobre el caso de BANKIA? Ahí lo dejo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    9

    • luzin luzin 13/04/20 19:37

      Si Bankia estaba gestionada por el Estado a través de los partidos, sindicatos, asociaciones empresariales ... y demás mamandurriados ... quebraron al conjunto de las Cajas de Ahorros que nacieron para asistir a los sectores con menos recursos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      5

      2

      • luzin luzin 13/04/20 21:58

        Pero seguro que sus gestores siguieron los cobsejos científicos...

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        1

  • Antonio LCL Antonio LCL 13/04/20 18:30

    Ángel Santiago, tu trabajo ennoblece la profesión en torno a la actividad de las residencias para mayores. Debes sentirte orgulloso de ello. No obstante creo que queda muy claro en el artículo de Jesús que el negocio es pasto de buitres que se alimentan en gran medida del dinero público y haciendo que la limpieza de ese negocio quede en entredicho y necesitado de revisión profunda. Urge una reglamentación y control público adecuado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • bidebi bidebi 13/04/20 16:05

    “No creo que exista una definición más perfecta de capitalismo que no poder ir al entierro de tu abuela el viernes para no entrar en contacto con otras personas, y que el lunes te obliguen a ir en el metro a trabajar porque, con suerte, te van a dar una mascarilla”.

    Maraña, creo que resbalas un poquito.
    Cada fallecimiento en una residencia concebida como un negocio no es, necesariamente, el reconocimiento de un fracaso. Hay residencias muy buenas, por lo menos en mi tierra. Si tu juntas en un edificio a todas las personas principales víctimas de un virus, lógicamente las muertes en ese edificio serán masivas con solo que una persona del exterior haya infectado.
    Sacar de ahí otras conclusiones parece precipitado.
    En una sociedad de economía liberal como la nuestra casi todos los servicios están privatizados y van a estar más. Y efectivamente, un inversor entra en cualquiera de esos negocios para conseguir el máximo beneficio con los menores costos. Pero en todos. Residencias, basuras, energías, créditos, vivienda o periódicos. Y si no consigues ese grupo inversor que te financie, a costa de dirigirlo, tendrás los problemas económicos que tú sabes. Por lo tanto, o empezamos a romper la baraja del liberalismo que dice que el mercado equilibra la sociedad o lo admitimos. Porque si tu aseveración fuera cierta, el gobierno estaría obligado mañana mismo a nacionalizar las residencias.

    Por otro lado, la costumbre de siempre de fijarnos solamente en las consecuencias de las cosas. Además de lo dicho, hay también otro aspecto que deberíamos afrontar. Como es analizar por qué las residencias están llenas. Los viejos están apartados porque no son productivos y encima cuestan dinero. Las casas actuales son cada vez más pequeñas. Pero hay otra realidad, la más importante, como es que los viejos sobran en las familias salvo que contribuyan en los gastos. Por lo tanto, el viejo es un estorbo para el estado y es un estorbo para las familias. Como las residencias son un negocio, es el negocio el único que soporta a los viejos. Antes de la muerte masiva por un virus también hay otras realidades que se omiten.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    21

    8

    • Ana Luján Ana Luján 13/04/20 18:51

      Espero que tu vida nunca dependa de un negocio que se venga a pique,,sino de una sociedad donde la vida y la salud y el bienestar nunca,,nunca sean negocio de nadie,,,,si hay que comentar negocios a vender veleros a la playa.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      6

    • Antonio LCL Antonio LCL 13/04/20 18:22

      Sería mejor que te posicionaras en la realidad para empezar a cambiarla con inteligencia, o es que le vas a pegar fuego a todo lo que huela a neoliberalismo. Seguro que cerca de donde tú te mueves hay piras listas para ello, como en todos los lugares de esta sociedad en la que vivimos. Un poco de cordura, que las cáscaras de platano a lo mejor se encuentran bajo tus pies y no en el "resbalón" de Jesús Maraña.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      5

    • itnas itnas 13/04/20 16:43

      Hombre amigo 'bidebi' revertir la situación retroliberal es una esperanza que algunos tenemos: ahí están UP, DiEM25, Greenpeace, Acnur o Pacma como ejemplos desde donde insistir en que otra sociedad es posible (y necesaria).

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      14

  • VicKat VicKat 13/04/20 15:59

    Muchas gracias por el artículo. Estoy de acuerdo en todo y resalto este punto: "Nadie pone en cuestión (al menos no yo) la libertad de la iniciativa empresarial privada en cualquier esfera económica, siempre que esté sometida a la regulación y los controles que impidan ensanchar el margen de beneficios a costa de poner en riesgo la salud de la gente. " Estoy totalmente de acuerdo en que no se trata de demonizar la esfera privada de negocio, pero ya sabemos como es el sistema neoliberal, que con la justificación de que el mercado por sí sólo regula, se debilita el poder de protección del Estado contra muchos (no todos) cuya ambición y falta de escrúpulos persiguen el beneficio económico a expensas de la salud de las personas. Lo mismo ha hecho el neoliberalismo explotando la naturaleza, poniéndola al servicio de la ambición sin límites de unos cuántos y eliminando su función de protección, al servicio de toda la Humanidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    10

    • VicKat VicKat 13/04/20 16:07

      Me he expresado mal, quiero decir: control y regulación del Estado hacia aquellos centros privados que pueden caer en manos de aquellos cuya ambición y falta de escrúpulos persiguen el beneficio económico a expensas de la salud de las personas. Lo mismo ha hecho el neoliberalismo explotando la naturaleza, poniéndola al servicio de la ambición sin límites de unos cuántos y eliminando su función de protección, al servicio de toda la Humanidad. Disculpas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • VicKat VicKat 13/04/20 16:05

      ... Quiero decir, regulación y control contra todos aquellos cuya ambición y falta de escrúpulos persiguen el beneficio económico a expensas de la salud de las personas. Lo mismo ha hecho el neoliberalismo explotando la naturaleza, poniéndola al servicio de la ambición sin límites de unos cuántos y eliminando su función de protección, al servicio de toda la Humanidad.
      Disculpen.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1



Lo más...
 
Opinión