x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
@cibermonfi

Periodismo Gillette

Publicada el 15/07/2020 a las 06:00

No soy corporativista en mi visión del periodismo. Creo que hay periodistas excelentes, buenos, solventes, mediocres, malos y desastrosos, y también creo que los hay honestos y deshonestos. No se me escapa, por supuesto, que los medios privados de comunicación tienen dueños que vehiculan a través de ellos sus ideologías y sus intereses. Y me parece que tanto los periodistas como los medios pueden y deben ser criticados como cualquier otro actor con influencia en la escena pública.

Ejerzo el periodismo desde hace más de cuarenta años, pero eso no me lleva a rasgarme las vestiduras cuando alguien denuncia una actitud ponzoñosa de un compañero o un medio. La libertad de expresión no es propiedad de un gremio, es de toda la ciudadanía. Ni tan siquiera la libertad de prensa es monopolio de los periodistas, nosotros tan solo hacemos de ella un modo útil y honrado de ganarse el pan.

Me pongo combativo, sin embargo, cuando se detiene, se secuestra, se asesina o se despide a un periodista que intentaba cumplir su principal misión social: sacar a la luz informaciones relevantes que algún poderoso quiere mantener ocultas bajo las alfombras. O cuando una empresa, un banco, un juez, un gobierno o incluso el propio medio para el que trabaja el compañero censuran la publicación de ese tipo de informaciones. Lo considero tanto una agresión a mi oficio como al conjunto de la ciudadanía, a la que se pretende mantener en la ignorancia para que no forje sus opiniones con pleno conocimiento de causa.

En España se hizo buen periodismo en la segunda mitad de los años 1970 y a lo largo de los años 1980, pero en la última década del siglo XX comenzó a joderse el Perú. Aquí y en todas partes. Los medios independientes de pequeño tamaño fueron dando paso a grandes grupos empresariales que buscaban la maximización del beneficio económico y el asiento en el almuerzo de los dueños del universo. Se impuso la comercialidad, lo que implicó priorizar las noticias y enfoques sensacionalistas y los asuntos que no molestaran a una mayoría. La cosa, pueden ustedes imaginárselo, nos vino de Estados Unidos como tantas otras cosas buenas o malas.

A su manera, siempre sabrosa, de esto habla ese gran escritor periodístico que es Martín Caparrós en el artículo publicado en España por CTXT en el que explica por qué ha dejado de colaborar en The New York Times. Escribe el colega argentino: “Cada vez me apena más la influencia que alcanzó en nuestros países ese periodismo atildado, pasteurizado, tan seguro, tan satisfecho de sí mismo, tan bien afeitado que podríamos llamarlo Periodismo Gillette. Es ese periodismo que llega con ínfulas de superioridad moral porque les preguntan las cosas a dos o tres personas y balancean lo que dicen las unas y las otras y usan mucho la palabra fuente y, en general, escriben como si se aburrieran. Disculpe, señora Rosenberg, ¿usted qué opina del señor Hitler? Perdone, señor Hitler, ¿usted qué piensa de la señora Rosenberg?

Pues sí, a las nuevas generaciones de periodistas se les inculcó la idea de que si alguien dice que llueve y otro dice que no, su tarea consiste en ser altavoz de las dos versiones, y no en abrir la ventana, sacar la mano y comprobar si llueve. A eso, que practica ahora TVE, como ha puesto de relieve Jaime Olmo, se le llamó equidistancia, una cobardía y una pereza que siempre favorece a los embusteros frente a los veraces, a los verdugos frente a las víctimas, a Hitler frente a la señora Rosenberg.

En cuanto a los periodistas que, como el maestro Albert Camus, rechazamos la equidistancia e intentamos comprometernos con la verdad de las víctimas somos condenados urbi et orbi como activistas, rojos, gente sospechosa, individuos con ideología. Como escribe Martín Caparrós, los medios hegemónicos y sus periodistas “postulan que lo que ellos despliegan no es ideología: defender la economía de mercado, la propiedad privada y la delegación del poder no lo es; eso es pelear por la verdad, la libertad, la democracia, todo eso que no se puede cuestionar.”

El Periodismo Gillette, señala también Martín Caparrós, solo se permite un atrevimiento: zurrarles a los políticos, especialmente a los corruptos, algo que no exige la valentía de zurrarles a los auténticos dueños del universo. Y es que, en contra de lo que cree mucha gente, no son los políticos los amos del cotarro mediático. Ni en Estados Unidos ni en España. Lo recordó Luis García Montero el pasado domingo: “Los medios tradicionales tienen muy difícil mantener la independencia, porque pertenecen a grandes grupos de inversión o a bancos (...) Para ser claro: no se trata de que los políticos intenten influir en el periodismo. Es que la mayor parte del periodismo está sometido a unas grandes fortunas que lo utilizan para mediatizar a su favor las decisiones políticas (…) No son los políticos los que mandan en el periodismo.”

El periodismo no es lo mismo que los grandes medios y sus empresas propietarias. El periodismo sigue muy vivo en el siglo XXI. Martín Caparrós también lo subraya en su artículo: los grandes medios confunden su crisis con la del periodismo. “Nada más falaz: en muchos lugares, de muchas formas, se está haciendo muy buen periodismo; a menudo, no se publica en los grandes periódicos,” escribe. El colega argentino ha abandonado, pues, la Vieja Dama Gris neoyorquina y ha optado por publicar en un medio pequeño que le garantice su plena independencia de criterio, un medio “donde pueda pensar y publicar lo que quiera”.

Más contenidos sobre este tema




55 Comentarios
  • Antonio LCL Antonio LCL 20/07/20 18:34

    Me permito volver a este foro, después de darme un corto paseo por el abc (de vez en cuando hay que leer diferencias...).  He salido y vuelto  a respirar aire fresco después de leer un titular, en ese medio tan “prestigioso”, y algunas líneas del artículo que refiere firma de gente importante sobre el pensamiento único de la izquierda... Me ofende sobremanera!!! No entro al fuego que me quemo. Sólo mencionar a algunos firmantes: Cebrián, Sabater, MA Aguilar, Molina, Azúa, y se quedan tan anchos. A algunos: quién les ha visto y quién les ve!!!
    Por cierto Arquiloco, déjanos un poco de oxígeno que cuesta respirar aires de protagonismo a saco. Ni los articulistas más entregados se lo permiten!!! Pero puedes hacerme ni puto caso, soy una partícula de la futura RFE. Viva!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 15:27

    Me quedaba pendiente CATAPUM aunque también tengo bajo demanda, PLIS-PLAS o ZAS-ZAS y podría tomarme una copa de más en la fiesta de cualquier Blas. El CATAPUM es lo que escribe Bidebi, tan divertido a su pesar como siempre, y esa teoría sobre las “idealizaciones”. Que para él no tienen ningún misterio observadas desde la estación espacial en la que se ubica y desde donde analiza a una humanidad mayormente agilipollada, ingenua e incauta. Para nada le resultan ajenas aunque su reino no sea de este mundo y siempre advierte: “Ay, tontitos, si supierais lo que yo sé, visto mutilados, piojos, sangre y barro en las trincheras y bajado a las profundidades abisales que yo he recorrido, lo podríais entender y ver con mi mirada de escéptico Llanero Solitario que se perfila con Plata, su corcel, en el ocaso y fuma descreído un Marlboro bajo en nicotina”. Los “profundismos”, su mirada penetrante tras gafas con montura metálica “Clark Kent” y una piel curtida en mil batallas contra bandoleros y Hombres Pingüino, es lo que le permite opinar sobre lo que sea como quien abre un melón de un tajo. Delante de los que supone como paletos boquiabiertos y con orejas como soplillos por su destreza con el machete, sube las cejas, adelanta la barbilla y así exclama con su verbo tupido y halagador: “Os lo dije, idiotas, dentro del melón hay… ¡semillas y moco!
    ¡Ohhh, ahhh, arghh…! Vómitos, desmayos, diarreas, aplausos desde la inconsciente grada infantil… Y no cuento más para no herir la sensibilidad de lectores y lectoras que no consumen criadillas, cine “gore” o autobiografías como la de Ozzy Osbourne, la voz de Black Sabbath. Puedo tomarme una copa de más en la fiesta de Blas pero a todo no llego y dejo esto para el periodismo de investigación o de crónicas sobre las carreras de jamelgos: Si “toda la sociedad con posibilidades de robar roba, dependiendo solamente de cuánto puede robar” se trataría de averiguar o acertar cuanto ha robado Bidebi o las fatales circunstancias que le haya impedido robar más. Mientras nos llegan los resultados pueden deleitarse con este tema del tal Ozzy y Black Sabbath https://www.youtube.com/watch?v=cen1SvpTsYk

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    6

    6

    • logos logos 17/07/20 01:49

      Optamos por salidas diferentes; le agradezco la suya, q me da tantas lecturas alegres.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Arkiloco Arkiloco 17/07/20 10:41

        Gracias Logos y, por supuesto, la salida con Ozzy solo era una sugerencia que entiendo no sea un plato para todos los gustos. Pero, bueno, la Pathetique de Bethoven no la veía en este acto. Un saludo

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 13:18

    PIM Algunos artículos que leo en los medios se me aparecen algunas veces como si fueran unas bolitas muy bien redondeadas, duras y compactas, aceradas en algunos casos, bien pulidas y difíciles de arañar pero con las que no sabes que hacer. Ruedan bien pero no acabas de pillar para qué sirven y tienes la impresión de que se construyen para que rueden con facilidad hasta algunos agujeritos donde encajarán a la perfección. Que los medios de mayor difusión pertenezcan a grupos de inversión, bancos y millonarios es cierto. Que sea novedoso no. Que la información y la opinión, sea también otra mercancía, aunque una mercancía muy especial, en sociedades capitalistas de mercado, que se compra y se vende y con la que se crean empresas que hacen de ello su negocio, una peculiaridad de siempre en sociedades democráticas y capitalistas. Que el tipo de propiedad y los propietarios sea algo muy influyente y determinante en las noticias y opiniones que se difunden, o su dimensión como negocio o altavoz de propaganda de sectores privilegiados y poderosos muy acusada, muy cierto en algunos casos (lo que sería el periodismo sensacionalista y algunos tabloides serían ejemplos extremos), en otros menos y, en muchos, un factor a tener en cuenta, entre otros y no necesariamente el más relevante, para valorar las informaciones, los titulares, los periodistas que allí escriben, las opiniones y, en general, la calidad y el rigor o lo que dirige las preferencias del lector-consumidor.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    8

    4

    • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 13:20

      PAM La “independencia”, en el sentido de no depender de grupos empresariales y de inversión poderosos, y la libertad para informar y opinar que de eso se derivaría, ensanchando lo que aquello estaría limitando y para dar cabida a informaciones y voces más críticas, diferentes, heterodoxas, minoritarias o alternativas, son condiciones muy apreciables, deseables y necesarias en sociedades democráticas. Pero derivar de ahí que, por ser “libres e independientes”, la información será mejor, de mayor interés, más rigurosa, y los periodistas y opinadores que allí escriban, más honestos y veraces y con opiniones a las que habría que adjudicarles alguna superioridad moral o mejor criterio político y analítico, me parece equivocado o una falsa presunción. O una manera muy reduccionista de abordar el periodismo, la información, la pluralidad política de los medios y de los lectores, como se desenvuelve esta en sociedades mercado donde hay competencia y como le están afectando y transformando las nuevas tecnologías y redes de comunicación. La “independencia y la libertad” puede prestar muy buenos servicios a la información, la crítica y la pluralidad pero, en sí mismo, no dice gran cosa, no es garantía de casi nada y ni siquiera de que sirva bien a los fines que se pretenden defender. Un medio puede ser muy independiente de grandes empresas y capitales y su libertad y pluralidad circunscribirse a como la entienden un determinado nicho de lectores o suscriptores individuales que no demandan una independencia y libertad abstracta y sin límites. De hecho, no quieren cualquier diversidad o mucha pluralidad, no les gusta, no es eso lo que demandan e incluso lo rechazan por como entienden ellos, por ejemplo, el compromiso y la “equidistancia”.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      8

      4

      • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 13:21

        PUM La “independencia y libertad” de los medios va a resultar que es algo más complicado que relacionarlo exclusivamente con la propiedad, que la bolita no se puede llevar con tanta facilidad al agujerito y que la relación entre propiedad, buen o mal periodismo, calidad y valoración de las opiniones y la crítica, no encaja con la perfección que se supone. Algo parecido pasa con lo de “equidistante”. Una calificación o acusación que puede resultar muy evidente en algunos casos y muy discutible en la mayoría. Tan discutible que, me atrevería a decir, serán pocas las personas a las que en algún momento no nos hayan acusado de eso. Y casi todos los acusados lo rechazan con enojo. Hay casos que nos parecen muy evidentes y reprobables pero son más los que no dejan de ser interpretaciones del otro desde su visión, ideas, sentimientos y preferencias. Otra vez, lo de periodismo “equidistante o comprometido” parece algo más complicado de tasar y consensuar. Y su relación con el buen periodismo, la calidad y el rigor de la información, la crítica y la opinión, algo que se pueda establecer con facilidad y sin controversias. Un periodismo o periodista “comprometido” puede ser malo o tan criticable y detestable como el del “equidistante” o supuesto. Y muy habitual que te ubiquen hoy en un campo y mañana en el de enfrente según de lo que informes y como opines. Claro que se hace buen periodismo y hay cosas muy interesantes fuera de los grandes medios, pero también en estos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        8

        5

        • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 13:22

          Y DE PE Serán “mis cosas”, que soy pelma y que mareo las bolitas, pero, a mí, casi nunca me encajan en los agujeritos con la facilidad que les encajan a otros. Hablar así del periodismo e incluso como lo hace Caparrós, no me convence y aun estando de acuerdo con cosas que dicen y sin negar la parte de verdad que muchas de sus críticas contienen. Pero observemos algunas cosas de las que dice Caparrós. Ya no le gusta escribir en NYT y le desagrada cierto periodismo “Gillette” pero hasta ayer escribió allí. Y ¿cuál es la alternativa que propone para sentirse libre y a gusto? Crear un blog personal. Para la “cháchara” y escribir allí lo que le apetezca y con “compromiso”. Como alternativa es muy buena y creo que es la que nos gustaría a la mayoría. Lo podemos hacer si nos gusta escribir, opinar y polemizar y tenemos algunas habilidades. Y lo que más nos gustaría es que nuestro blog gustase a mucha gente y tuviese muchas visitas. E invitar a otros y otras a escribir pero que sean amigos o escriban y opinen dentro de lo que nos gusta y de cómo entendemos el “compromiso”. Si, además, se puede vivir de ello con suscripciones y propaganda… Como alternativa personal es comprensible, como alternativa al periodismo no parece o parece que llevaría a lugares parecidos si alguien o algunos quieren hacer de eso su medio de vida y competir con otros.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          8

          6

          • Arkiloco Arkiloco 16/07/20 13:23

            A PA Su crítica al “fuck-cheking”, la verificación de datos, me parece llamativa y un desatino su comparación con otras profesiones. Quizás se haya convertido, como dice, en una práctica paranoica en los USA, pero ese rechazo casi absoluto por el control de lo que se cuenta y se opina me resulta poco comprensible. Y más cuando conocemos bastantes casos de periodistas farsantes que se inventan noticias, entrevistas y hacen crónicas de lugares en los que no han estado y que luego originan o pueden originar demandas y pérdida de prestigio del medio. Querer librarse de eso o sentirse molesto por ese control que, en principio, puede servir para censurar o señalar los límites de la crítica pero también para impedir que se informe y opine a la ligera y sin datos sobre ciertos asuntos, puede dar alguna pista sobre la “cháchara” que se busca y con la que sentirse a gusto. Una “cháchara” que puede ser cualquier “cháchara” y en la que lo importante es que sea de nuestro gusto y con “compromiso”. Se puede interpretar así y lo digo desde el aprecio y respeto que me merece un buen escritor y periodista como el argentino. El problema es que Valenzuela lo trae aquí en cachitos y seleccionando aquellas parte que permitan que la bolita ruede hasta el hoyito y encaje allí a la perfección. Para mi gusto, la bolita de Valenzuela debe examinarse de una manera y la de Martín Caparrós por otra aunque coincidan o parezcan coincidir en esos giros sin roces y ambas encajen sin problemas en los agujeritos hacia los que se las empuja. Nunca hay problemas en ese rodar o se sortea con facilidad cualquier rugosidad.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            8

            4

            • VENCEREMOS VENCEREMOS 17/07/20 20:02

              tomate la medicación ya ---loco

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • marisela marisela 16/07/20 11:02

    Tenemos que defender y apoyar periodismo independiente con rigor y cierta objetividad, pero para esto hay que colaborar económicamente.


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 16/07/20 10:09

    Muy interesante la entrevista de Enric Juliana en CTXT acerca de su libro recien publicado.

    https://ctxt.es/es/20200701/Politica/32837/Guillem-Martinez-entrevista-Enric-Juliana-franquismo-PCE-carcel-Burgos-Manuel-Moreno-Mauricio.htm

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pelias Pelias 16/07/20 09:44

    Estupenda reflexión sobre tanto periodista "equidistante" que funciona ahora en los medios televisivos públicos (lo de TVE es escandaloso) y privados (lo de Antena 3 aun más), de papel, e incluso en este. Les da un gran revolcón y muestra con nitidez sus desvergüenzas. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Argaru Argaru 15/07/20 22:59

    La principal labor del periodismo en las sociedades avanzadas es la de ejercer de CONTRAPODER. Fiscalizar las actuaciones gubernamentales para evitar los abusos de poder, la corrupción política y económica, es fundamental para el buen funcionamiento democrático de nuestras modernas sociedades. Lamentablemente, de todo esto hay que hablar en pasado. Desde la caída del "MURO", todo cambió y no precisamente para bien. Nadie o casi nadie, defiende el modelo "soviético", pero hay que reconocerle un cierto papel de "contrapoder". Es más, gracias a este peligro "rojo", se construyó en occidente, el Estado del Bienestar, el opulento escaparate de las bondades del sistema capitalista frente a las austeras sociedades del "Este". La caída del Muro representa la implantación, a nivel globalde los valores del NEOLIBERALISMO como PENSAMIENTO ÚNICO. Evidentemente, el "pensamiento único" de los que verdaderamente "mueven los hilos". Se podría hablar de un nuevo orden mundial con las únicas reglas que marcan el mercado y donde el Estado del Bienestar ya no tiene cabida. De hecho, lo ocurrido en Berlin en el año 1989, puso en marcha el cronómetro de su "obsolescencia programada". Hoy en día, la todopoderosa maquinaria de los "AMOS", incluyendo sus medios de comunicación, comenzaron a desmantelar Estado del Bienestar empezando por la Sanidad Pública, pero esta maldita pandemia es "apolítica" y les ha fastidiado sus planes. Seguro que ya habrán aprendido la lección para la próxima pandemia. No obstante y a pesar de todo, la "sucursal" en Galicia del partido de los recortes salvajes, ha obtenido la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas. O la estupidez tiene memoria selectiva y considera la vida humana, "peccata minuta" o la gente es feliz votando a sus verdugos. También ayuda que la estupidez se puede manifestar en forma de luchas intestinas, lo que provoca la risa hilarante en los mismísimos "amos" y sus "mayordomos" políticos. Por todas estas razones, el periodismo comprometido con la sociedad es esencial para avanzar y defender los logros sociales, que hemos heredado de nuestros ancestros y que estamos obligados a transmitir a las nuevas generaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • pep48 pep48 15/07/20 22:27

    El periodismo debe estar para informar, la opinión ya me la haré yo, no necesito a nadie que piense por mi, yo solito se hacerlo, se distinguir lo que está bien de lo que está mal, salvo que sea una mala persona, que haberlos haylos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Dver Dver 15/07/20 21:30

    A Yokin. "Franco murió". "Franco murió un einte de novienbre". Franco, un dictador, murió". Franco, un dictador murió en la cama". "Franco, un dictador golpista murió en la cama el veinte de noviembre de 1975". Todas estas frases son "blancas", verdades, pero no son objetivas. No existe lo objetivo, por lo tanto no existe la equidistancia; existe la parcialidad. Y eso es lo que tenemos que recordar los lectores siempre. Saber quien habla y reflexionar sobre lo que escribe. Distinguir información de propaganda es fácil; lo difícil es distinguir qué tipo de información nos dan. Prefiero al periodista combativo, que da una información y la juzga. Por poner un esperpento. Prefiero al Jimenez los Santos, o al Tertscht, o a los Indas, a los que nunca escucho, ni les doy una gota de agua, porque ya sé las chorradas qué van a decir, que al melifluo que se dice equidistante y que no lo es. A los primeros, por mí, que les den, no existen; a los segundos, que les den también. Prefiero a Maraña, a Pardo, a Cintora, que a los Valleses y a los Fortes de turno. Y no es que este siempre de acuerdo con lo que dicen, pero a los primeros les admito la valentía de defender sus posiciones ante los hechos sobre los que escriben. Los equidistantes son unos inquisidores camuflados. Callan, y quieren que se calle, todo aquello que puede ofender a alguien. Cuanta razón tenía P.I. Hay que habituarse a la crítica y al insulto, no sea que ellos mismos (Fortes) califique lo que es insulto o no. Ya somos mayorcitos para juzgar las palabras de quien sea, y más las de Espinosa de los Monteros. No nos hace falta que nadie nos diga qué es una ofensa y qué no. Y al que le pique, que se rasque, para eso están los tribunales. Si Fortes, como presentador del programa, piensa que algún invitado insulta, que lo tire del programa, y que se deje de líos. Si Paell se cree maltratado, que se levante y se vaya. Pero ¿cómo se atreven a discutir con un tipo como Espinosa de... lo que es un insulto o no? ¿Quién creen que es un tipo como ese? ¿Un filósofo moralista? Vamos, hombre. Cuando se mete en el berenjenal, azuzénle, hagan que resplandezca más su idiosincrasia inmoral, que se retrate aún más ante la auden

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • yokin yokin 16/07/20 10:11

      A Dver, Totalmente de acuerdo, especialmente en lo que se refiere al "Espinosa" hay que hacer que se encienda, a ver si arde, se consume y desaparece. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Antonio LCL Antonio LCL 15/07/20 18:11

    Muy de acuerdo contigo bidebi, sobre la idealización que nos invade, pero, por favor, déjanos pensar que todavía hay un poco de oxígeno no envenenado, para que sigamos creyendo que este medio y algunos otros, ofrecen realidades alejadas a ideales oscuros o distorsionados. Ya sabemos que la realidad es en muchos casos cruda y difícil de digerir, A pesar de mis casi setenta todavía agradezco respirar aire fresco en medios como infolibre y en colaboradores como los que pasean sus ideas y pensamientos por sus páginas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9



 
Opinión