X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

El iceberg de los Borbones

Publicada el 05/08/2020 a las 06:00 Actualizada el 05/08/2020 a las 11:07

Un hombre y una mujer esperan en una estación de tren del otro lado del valle. El expreso de Barcelona que los llevará a Madrid tardará aún. Ella le dice que las colinas parecen elefantes blancos. A él le gusta la ocurrencia. Piden en la cantina anís mezclado con agua. Una mujer les sirve, atraviesa varias veces el vano de la puerta donde cuelga una cortina de cuentas de bambú. Los jóvenes hablan. Asistimos al diálogo directo. Solo aparentemente, no hay rastro de manipulación. Y sin embargo sabemos que hay algo que no se cuenta. Hay una tensión que late debajo de la conversación y que tan solo alumbran un par de frases. Sospechamos que la mujer puede estar embarazada y que quieren poner fin al embarazo. Aunque nunca llegaremos a saber lo que se oculta, percibimos que ese cuento de Ernest Hemingway (1899-1961), Colinas como elefantes blancos, no es la inocente y refrescante escena de dos jóvenes extranjeros probando el anís al sol en el valle del Ebro. Arrastran algo y ese algo es lo que de verdad importa, a pesar de que el cuento funcione sin que nunca lleguemos a averiguarlo.

La teoría del iceberg es una técnica narrativa que cuenta dos historias, una visible y otra invisible para el lector. Lo que no se cuenta, esa historia subyacente y gigante se articula en torno a todo aquello a lo que solo se alude, son los datos ocultos, la gran elipsis: lo secreto.

Sospechábamos y vamos sabiendo que los últimos escándalos de la monarquía española no eran más que la parte que flota sobre el océano gélido de un iceberg de corrupciones. Abajo, la sumergida institución que fallaba, que se volvía a equivocar y favorecía que volviera a ocurrir. Y lo que antes pudo funcionar oculto sosteniendo la cima visible, lo que solo intuíamos que existía, ha comenzado a deshacerse y se hace difícil la reconstrucción. Es imposible obviar la existencia de lo que no se ve una vez que ha sido descubierto. Si pretenden, no contemplando un referéndum sobre el tipo de Estado que los españoles quieren o pasando página sin más con una institución debilitada por sus propios errores y desacertados actos, que se siga escuchando el gran relato de los Borbones, érase una vez, este reino debería conocer lo que hay debajo del agua. No hacerlo es la explícita negación de la monarquía a la exigible transparencia. La teoría del iceberg ya no nos sirve. Hay que levantar completamente el velo y Felipe VI debería ser el autor de ese relato. Esa y no otra es hoy su herencia.

A relatos medievales, finales medievales. Elegir un voluntario destierro. Eso fue lo primero que pensé cuando Juan Carlos I dijo que se iba de España. ¿Miró atrás por la ventanilla del avión al levantar el vuelo? "Me destierro a la memoria, voy a vivir del recuerdo", escribió Unamuno. ¿Qué ha cambiado en la tolerancia de los españoles ante esos “acontecimientos pasados” relacionados con su “vida privada”? No lo sabemos, los españoles no participan en una encuesta acerca de la monarquía desde hace cinco años. Desde que Felipe VI es rey, el CIS no ha hecho ninguna pregunta sobre él.

¿Cuántas veces, con las familias reunidas en torno al televisor, mi abuelo mandándome callar año tras año a las nueve de la noche de todas las Nochebuenas, nos ha mentido un robótico Juan Carlos I mirando a cámara? El martes 3 de agosto de 2020, se acabó el juancarlismo como un relato que se construye sin saber cómo se va a resolver su final y al poner las últimas frases desvelas una estructura precaria. Los deseos del rey padre de ser recordado como la presencia que unió a todos los españoles después de décadas de división han sido devorados por sí mismo. Su ejemplaridad está rota, su diplomacia ha sido utilizada en beneficio propio. Es el turno del hijo de responder ante los españoles. Es el turno de los españoles de responder a si quieren seguir siendo súbditos o ciudadanos de una república.

Mientras tanto, afuera de Palacio, arrecia la pandemia sobre un reino quebrado emocional y económicamente.

Más contenidos sobre este tema




31 Comentarios
  • frida56 frida56 09/08/20 18:45

    Magnífico artículo! El mismo iceberg que ha funcionado,y se pretende que siga así, sobre el papel de Juan Carlos I en el golpe del 23F...Tantas cosas a lo largo de este reinado que estaban a la vista, pero hacían la vista gorda...los pueblos también tienen sus responsabilidades, no crea...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 08/08/20 14:40

    Apuesto por ser ciudadana y por la República. Jamás he visto un mensaje del rey televisado. Me dan naúseas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • passarola passarola 07/08/20 08:39

    De esta salimos republicanos si o si. Ya sabemos que en esta "democracia" consultar al pueblo no gusta, porque dice lo que no han querido oir durante los años de la dictadura que ya son unos 80 aprox. Pero se les ha ido de las manos el ABUSO y ya no tragamos mas. O la constitucion ampara al pueblo y deja de beneficiar a los oligarcas y demas familias mafiosas que se benefician el pais o la vamos a tener y gorda. El limite ya esta rebasado y la constitucion muy obsoleta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jamonfresco jamonfresco 05/08/20 22:19

    Ahí os quedáis españoles de mierda dijo Juan carlos al despegar de Labacolla, os dejo a mi retoño para que os siga jodiendo la marrana. Yo a disfrutar en mi retiro dorado de mi dinero ganado con el sudor de vuestra sangre pringaos y además sigo siendo rey emérito

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • jamonfresco jamonfresco 05/08/20 22:04

    Que vergüenza de país incapaz de salir de la encerrona constitucional y monárquica. Que vergüenza da ser español y que se rían de ti, de mí y de todos.
    La monarquía no es una institución es una IMPOSICION y una maldita maldición. ¿que nos pasa a los españoles que vivimos atenazados por nuestro sino y nuestra mala suerte?. Sin poder escapar y avanzar en la historia

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    23

  • Mascarat Mascarat 05/08/20 19:54

    Una delicia de articulo. Gracias Aroa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Antonio LCL Antonio LCL 05/08/20 18:30

    Qué ganas tienes de joder al personal lector 'lucin'. Seguro que ni tu mismo te crees lo que dices, y quiero respetar las diferencias. La república como concepto y realidad de vida es mucho más que esas pinceladas tuyas que la desprestigian. ¿Acaso admiras todo lo que venga de iluminados divinos, militares frustrados y familias medievales que han seguido manteniendo sus privilegios a costa de un pueblo trabajador y castigado por una mano de hierro, por el tiro en la nuca o por el garrote vil? No te creo conlector.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    10

  • Antonio LCL Antonio LCL 05/08/20 18:24

    Estoy con tus ideas 'palangana republicana' (bonito nombre, por lo de república y por lo de palangana: en una me lavaba mi madre de la cabeza a los pies, en plena salida de la jodida Guerra Civil). Toda la gente trabajadora y toda la gente de izquierda vamos a tener que empujar a tope, que galopar mucho, hasta enterrarlos en el mar, pero sin sangre, como hicieron tantos que hoy viven de la herencia de un dictador.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Antonio LCL Antonio LCL 05/08/20 18:24

    Estoy con tus ideas 'palangana republicana' (bonito nombre, por lo de república y por lo de palangana: en una me lavaba mi madre de la cabeza a los pies, en plena salida de la jodida Guerra Civil). Toda la gente trabajadora y toda la gente de izquierda vamos a tener que empujar a tope, que galopar mucho, hasta enterrarlos en el mar, pero sin sangre, como hicieron tantos que hoy viven de la herencia de un dictador.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • SUA SUA 05/08/20 17:46

    ¿Cómo entenderíamos la renuncia a la Jefatura del Estado por parte de nuestro actual Rey?
    Eso si que sería una muestra de dignidad por el bien de España.
    ¿Estaré soñando? No; soy persona afectada de "virus-corona" y como se dice que a partir de la pandemia del covid nuestra forma de vida va a cambiar...¿Quién sabe?
    Entre tanto comentario, algunos buenísimos, el otro día leí uno (perdón, no retuve el nombre del autor) que me hizo reír mucho "Cuando el emérito llegue al destino, que pida la reagrupación familiar".
    Yo añado, que sea con la familia A porque sino no nos soluciona nada.
    Esperaremos acontecimientos con el mejor humor posible, no sea que somaticemos la rabia y salgamos más perjudicados.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11



 
Opinión