X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

Sin respuestas a tantas preguntas

Publicada el 09/10/2020 a las 06:00

Creo que lo que más pena me va a dar cuando terminen de crecer mis hijos es perderme sus reflexiones limpias de cualquier prejuicio. Muchas veces los niños nos dicen cosas tan evidentes, tan obvias, que te dejan parado en seco y cayendo en la cuenta de que hay que eliminar tanto ruido para poder escuchar lo que de verdad importa. Son reflexiones "sabias", reflexiones de quienes todavía no han empezado a echar a andar en este mundo tan desordenado que tenemos ahora mismo.

Mi hijo, que todavía se agarra con una mano a su niñez y se resiste a entrar en la adolescencia, el otro día me dejó boquiabierta cuando, viendo el informativo (no hay otra, en casa se consumen muchos informativos de muchas cadenas), se quedó mirándome y me dijo: “Mamá. Todo el tema de los rastreadores, ¿por qué no lo solucionan con toda la gente que se ha quedado en paro? Si mucha gente no tiene trabajo, que les paguen un poco más, les enseñen y los pongan de rastreadores”. Durante 3 segundos me quedé sin respuesta: primero por la “genialidad”, segundo por comprobar que lo que pasa en el mundo le importa y busca respuestas y, para terminar, porque tenía que buscar argumentos para demostrarle que los adultos, los políticos, no son tan tontos. “Esa tarea requiere de una formación previa, no pueden ponerles, así como así (aunque sinceramente creo que, dada la urgencia, se podría)”. Y claro, ahí vino su segunda bofetada de pragmatismo: “Pues que les den un cursillo rápido y ya está”.

Desde luego es desesperante que a estas alturas sigamos preguntándonos qué pasa con los rastreadores, dónde están, por qué no se pone a un ejército de personas a hacer esa tarea para poder contener la cadena de contagios. El otro día, el Fernando Simón de Uruguay, es decir, el experto epidemiólogo que está asesorando al gobierno uruguayo, contaba por qué su país es ahora mismo una isla de contagios en una zona donde la pandemia se está cebando: Argentina y Brasil tienen una incidencia acumulada de más de 170 casos en Argentina y en torno a los 330 en el caso de Brasil. La fórmula era sencilla: durante los meses anteriores habían reforzado todo el dispositivo de rastreadores, con miles de personas, para poder acotar los posibles contagios en cuanto tenían la confirmación de un positivo. Y se habían volcado en lograr resultados rápidos de las PCR, no superaban las 24 horas de espera. Rastreadores y PCRs con resultados rápidos. Luego hay mil aspectos mejorables, mil planteamientos que pueden ayudar a controlar la pandemia, aplicaciones maravillosas que nos avisen si hemos estado cerca o no de un positivo (en el caso de que esas aplicaciones sirvan, claro), pero estos dos, rastreadores y resultados rápidos de PCR, los expertos coinciden en que son básicos.

A mi hijo no le conté que ya había rastreadores formados y preparados para actuar desde hace meses, que no es una cuestión de que “falte gente”, que la hay, sino de decisión y voluntad de poner todos los medios. Al margen de cálculos políticos o ideológicos. Explicarle eso me habría llevado inevitablemente a la siguiente pregunta: “¿entonces por qué no lo hacen?”. Y ahí tendría que haberle razonado por qué desde hace tiempo la política ha dejado de servir para ayudar y mejorar la vida de la gente y ha pasado a ser lo contrario: el arte de cómo complicar, confundir, desesperar y empeorar la vida de los ciudadanos. Le habría dejado tan desconcertado como lo estamos todos desde hace semanas. Y preferí que se fuera a la cama pensando que el mundo no se ha vuelto tan loco. Tiene 13 años. Ya tiene suficiente con lo que ve en los informativos como para que piense que en este barco no hay capitán y que vamos a la deriva.
 

Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • Epi Epi 11/10/20 09:40

    No lo hacen, Helena, porque algunos, bueno, bastantes" políticos" han entrado en política para llenar sus bolsillos y, de paso, a quien les ha promocionado para estar precisamente ahí. Acabada su vida política, puerta giratoria, y premio en un consejo de dirección o cargo en alguna empresa a la que se ha favorecido. ¡Ah! Y no miro para nadie porque me dolería el cuello de tanto girarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Charo Caylan Charo Caylan 10/10/20 13:03

    De tal palo tal astilla. Muchas gracias por contarlo Helena, los niños nos dan lecciones que además son tan lógicas que no se en qué piensan los que nos dirigen.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • yokin yokin 09/10/20 23:45

    Como decirle a alguien y menos a un hijo, que hace tiempo que la política no está para hacer mejor la vida de todos y si para asegurar sus intereses y los de los que los mantienen ahí, es desolador, pero pura realidad. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • SUA SUA 09/10/20 22:09

    Creo que no debes dejar pasar la ocasión de explicar lo que ocurre. Hay personas que anteponen el beneficio económico a cualquier tema social; el chaval que se cuestiona esas cosas, promete ser crítico y hay que fomentarle ese espíritu para que no pase al grupo de los pasotas.
    ¡Que suerte de hijo tienes! Felicidades

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Aserejé Aserejé 09/10/20 17:35

    Buen razonamiento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • MarujaDePaco MarujaDePaco 09/10/20 11:59

    Entiendo que el chaval debe de saber que eso pasa en todos los ámbitos de su vida, y va a empezar a verlo en las reuniones de las asociaciones a las que pueda pertenecer, de todo tipo, y si además quieres un cursillo avanzado, llévale a la próxima reunión de la comunidad de propietarios, de la AMPA, de la asociación de vecinos, del club deportivo o cultural, etc., o ¿esto solo me pasa a mi?, que veo a los políticos de la tele en todos esos ambientes, pero cada uno con su cara de diario ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • JOSEMARIAV JOSEMARIAV 09/10/20 10:11

    Mucho que aprender de los niños.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • MASEGOSO MASEGOSO 09/10/20 08:57

    “Y ahí tendría que haberle razonado por qué desde hace tiempo la política ha dejado de servir para ayudar y mejorar la vida de la gente y ha pasado a ser lo contrario: el arte de cómo complicar, confundir, desesperar y empeorar la vida de los ciudadanos.”

    Esa respuesta sería la adecuada, no para su hijo de 13 años, afortunadamente ellos aún no tienen la mente contaminada por los subterfugios de esta panda de inútiles, titulados con falsedad por Universidades que amparan ideologías impúdicas, ganapanes oportunistas y aficionados a la política por aquello que dan buenos sueldos y poco trabajo.

    Mantener la ilusión de vida y entrenarles para lo que les espera es la labor que los padres de ayer hicimos con nuestros hijos y tratamos de hacer con nuestros nietos.

    Gracias por el artículo y por ser madre consciente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

Lo más...
 
Opinión