X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

En qué orilla te ha tocado estar

Publicada el 22/05/2021 a las 06:00

Hola, tengo trece años. Dice mi padre que cuando aprendí a andar daba golpecitos con el pie a todo lo que me encontraba por el suelo. Mi madre siempre le contesta que cuando estaba embarazada de mí no paraba quieto, que siempre estaba moviéndome dentro de su tripa y dando patadas. Debe de ser por eso que lo que más me gusta de la vida, del mundo y de todos los inventos de la historia, es el fútbol.

Mamá y papá no lo saben, pero algún día seré un futbolista famoso, uno de esos que ganan balones de oro y salen por televisión llorando cuando levantan trofeos.

Hola, tengo siete años y lo que más me gusta es ir de excursión. En el cole siempre nos avisan semanas antes y nos ponemos como locos. Yo, desde que nos lo dicen, ya estoy nervioso… La noche anterior, mamá me manda temprano a la cama. Dice que lo hace para que descanse, porque un día de excursión es tan divertido que resulta agotador. ¡Y tiene razón, menudo día! Mis amigos y yo cantamos en el autocar y al llegar al sitio al que nos llevan, jugamos, nos bañamos, nos escondemos… Y, a veces, cuando se despistan los profes, nos encaramamos a algún árbol, o alguna roca que está muy alta. Es una sensación genial, da un poco de vértigo, pero del miedo se te escapa la risa… y a mí un día ¡hasta se me escapó el pis!

Mamá no lo sabe, pero cuando voy a ir de excursión, aunque ella me obliga a acostarme casi de día, es tanta la emoción que no duermo pensando en lo que me espera

Hola, soy un bebé de muy pocos meses, los adultos no saben lo que pienso porque todavía no hablo, pero es curioso, mi madre siempre lo adivina todo: cuando tengo hambre, cuando me he hecho caca, cuando tengo sueño, cuando quiero me bañe… ¡Me encanta flotar en el agua!

Mamá a veces llora, pero yo no sé acunarla como hace ella conmigo para consolarme. Cuando aprenda a hablar, para que esté contenta y no llore más, le diré que lo que más me gusta de vivir es ir enganchado a ella, como una mochila, como si los dos fuéramos uno. Y tocarle la cara y agarrarme a la tela de su vestido cuando vamos a comprar, o a buscar a mi hermano mayor o al patio de la casa de la abuela, porque donde va ella, voy yo. Mamá no lo sabe pero con ella siempre me siento a salvo.

Hace unos días, menores de edad, locos por el fútbol, fueron engañados en Marruecos para cruzar a Ceuta porque les contaron que jugaba Cristiano Ronaldo y se quedaron perdidos, fuera de juego; niños muy pequeños fueron sacados de sus colegios y metidos en autocares para una presunta, inesperada y falsa excursión al otro lado de la valla. Bebés se unieron al destino de sus padres y madres desesperados por cruzar a la otra orilla, la que les separa de la pobreza.

La historia del mundo se relata con cifras económicas, recuento de bajas y fechas de conquistas, rendiciones, invasiones o pactos firmados por líderes mundiales.

Se cuenta con razones de geopolítica, economía o estrategia diplomática.

Pero la historia del mundo se escribe con millones de historias individuales, de seres humanos que nacen, por casualidad, en una orilla o en otra. En la de las oportunidades, la de los sueños que pueden llegar a cumplirse, o en esa otra, en la que cada día de supervivencia es un logro.

Estamos desgastando la empatía de tanto nombrarla y quizás deberíamos añadirle una pátina de conciencia y sentido de la realidad para devolverle la fuerza al concepto. Que no es solo tratar de ponerte con la imaginación en el lugar del otro, es también tomar conciencia de que tú podrías estar en ese lugar, de verdad, de que quizás algún día lo estés.

Ojalá nunca me vea en una valla tan alta de la que no sepa bajar y si me veo, ojalá haya alguien como Juan Gabriel Gallego para rescatarme y quitarme el miedo. Ojalá nunca me vea flotando en medio de un mar incierto y si me veo, ojalá haya alguien como Juan Francisco Valle que me ayude a salir a flote. Ojalá nunca me vea en la orilla de la pobreza y la desesperación y si me veo, ojalá en la otra orilla haya alguien que me abrace, como Luna Reyes.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • Pinolere Pinolere 24/05/21 19:45

     Precioso artículo, triste y esperanzador a la vez. Siempre , con la esperanza ,de que la maldad desaparezca definitivamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Oveja Oveja 23/05/21 13:20

    Muy bonito su artículo, que no deja de ser una llamada de atención, un grito a tod@s aquellos incapaces de sentir empatía y compasión por esos seres indefensos, por los que están desesperados. Y mi asco y total desprecio a quienes pretenden sacar partido y rédito político de la desgracia de los demás. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Arrebol Arrebol 23/05/21 09:05

    Magnífico artículo. Muchas gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Chicken Chicken 22/05/21 22:45

    Fantástico y emocionante articulo. Debería ser de obligada lectura en todos los colegios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Larry2 Larry2 22/05/21 22:35

    Magnifico artículo, todo es cuestión de empatía, solo eso, empatía, ponerse siempre en la piel del otro. Muchas veces me pregunto lo mismo, porque a uno le toca nacer,vivir, crecer, morir en una orilla o lugar, y otros lo mismo pero en peores condiciones en otra, no entiendo muchas cosas. Solo que para ser mas sensibles hay que empatizar, ahí está la cuestión, agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 22/05/21 13:25

    Gracias por su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Luciano Romero Luciano Romero 22/05/21 12:27

    Magnífico

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • FIngerlady FIngerlady 22/05/21 11:31

    Empatía, solidaridad, caridad ( sin el "cristiana"), amor. Ojalá los que nacimos en esta orilla hiciésemos de estas palabras nuestra razón para vivir. Buen sábado para todos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Jigsaw Lo Jigsaw Lo 22/05/21 09:30

    Hawa y Nala iban a la playa ,
    Uno de esos días, cuando hubo llegado el momento la madre del ángel negro, arrodillada ante olas que lamian zalameras la tierra a escasos metros, señalando despacio el horizonte colgante explico a Nala que alguien llamado, “su papa” vivía en medio de aquel mar, en las profundidades y como era el jefe de todos los peces de colores del océano no podía venir a verla, aunque siempre estaba muy triste porque él querría estar siempre su lado.
    Los niños como están hechos solo de inocencia y candidez, de fantasías y sueños donde todo es verdad, pueden darse cuenta de cosas que los humanos adultos ni sabemos que existen, por eso unos domingos más tarde cuando Hawa y una gaviota despistada, estaban absortas observando a Nala el ángel negro, cosechar la espuma de las olas de piel blanca que venían obedientes a besarle los pies, se percató que aquella mini diosa de ébano con carbones brillantes en los ojos, de cuando en cuando con delicadeza se agachaba con gracia felina y al levantarse parecía sostener entre sus diminutos dedos de coral oscuro, algo mágico que luego lanzaba con fuerza al horizonte vigilando que aquella cosa invisible cayera en el lugar adecuado.
    Hawa se acercó despacio a Nala y susurrando su nombre para no molestarle en la tarea, le preguntó desconcertada, Nala la miro seria y después de bañarla con una mirada de amor puro, le explicó en el idioma de los ángeles que, tal y como su madre le había dicho ella sabía que “su papa” estaba triste allí en medio del mar donde un día se quedó para siempre y lloraba porque no podía estar con ella, pero ella quería que él supiera que no tenía que estar triste porque cada domingo por la tarde su ángel venía a verlo, por eso ella buscaba y recogía las lágrimas de” su papa” que las olas traían y se las lanzaba de nuevo allí donde él estaba para que las transformara en sonrisas.

    esta es una historia mucho más real y cotidiana de lo que nuestra indiferencia cree. El mar de Alborán es ya uno de los mayores cementerios de Europa y en los mares de plástico de la costa Almeriense sobreviven miles de niños ( ángeles) en las mismas condiciones que si fuera en campos de refugiados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    12

    • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 22/05/21 13:27

      Muchas gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • Lunilla Lunilla 22/05/21 12:29

      Jigsaw Lo: "El POder real es Economico; ¿Entonces tiene sentido hablar de democracia?; "En ningun momento de la historia; En ningun lugar del planeta; Las Religiones han servido para que los seres humanos, se acerquen unos a otros; POr el contrario, sòlo han servido para separar, para quemar, para torturar; No creo en Dios, no lo necesito y ademas soy buena persona; Las tres enfermedades hombre actua, son la incomunicaciòn , La Revolucion Tecnològica y su vida centrada en su Triunfo Personal: La Derrota tiene algo positivo; Nunca es definitiva; En cambio la Victoria tiene algo negativo:Jamàs es 'definitiva'- "Actualmente los Laboratorios intentan en mejorar y producir 'Viagra'- y , en desarrollar Protesis mamarias, que , en, medicamentos para eel alzheimer: Esto provocara en el curso de pocos años, que mas gente de la tercera edad; Tendra mejores erecciones, y senos, mas prominentes'- Pero no recordaràn para que los tienen'- El Diablo Cojuelo; Dixit" Saludos Cordiales ..... ( 12,28-h.p/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

  • Harry Treleaven Harry Treleaven 22/05/21 09:11

    ¡ojalá¡
    Aquí hablas, Raquel de tres personas decentes.
    Salud para ellas. Y cariño. ¿proposición a la Academia sueca?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



Lo más...
 
Opinión