X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

Anatomía de un bulo

Publicada el 08/06/2021 a las 06:00 Actualizada el 14/06/2021 a las 21:31

Hace más de un año que soy víctima de un bulo. Circula un tuit mío, en el que se ha recortado la fecha, en el que cuento que, tras varios días encerrados en la época del confinamiento, había sacado a mis hijos a correr por el campo. Ese tuit es del 14 de marzo de 2020, un día antes de que nos confinaran, y digo que llevamos varios días encerrados porque yo, preventivamente, confiné a los niños desde que pararon las clases en Madrid, que, si no recuerdo mal, fue el día 11. Es decir, que nos aislamos voluntariamente y esa mañana del 14 de marzo los niños salieron (entraron en el coche, corrieron por el campo sin tener contacto con nadie y se volvieron cuando el lugar al que fueron se empezó a llenar de gente) poco más de una hora. Fue en previsión de que, como ocurrió, nos confinaran de verdad y cuando pensábamos que cómo iban a sobrevivir esas criaturas a (pensábamos, ilusos, por entonces) dos o tres semanas más encerrados en casa.

Hay muchas maneras de comprobarlo. La primera sería la sensatez: en qué cabeza cabe que, en esos días de terror, una persona con 400 mil seguidores en Twitter fuera a publicar que se ha saltado el confinamiento, un hecho que conllevaría una multa de miles de euros. Raro sería, además, que la policía no se me hubiera llevado detenido de aquélla. Segundo, en mi cuenta de Instagram hay una publicación del día 12 de marzo en la que cuento que es el segundo día de confinamiento familiar. Muchos medios se hicieron eco de esa foto porque son mis hijos y mi sobrina sepultados en juguetes en medio de un caos infantil bastante gracioso. Y tercero, esa mañana del 14 de marzo, yo mismo conté que mis hijos habían salido al campo en A Vivir que son Dos Días de la Cadena Ser. Porque ni siquiera los saqué yo, sino que aprovechamos que tenía que entrar en la radio desde casa para que su madre se fuera con ellos. Yo, como el resto de mi familia, estuve encerrado todo el tiempo excepto cuando tuve que salir a comprar o trabajar desde días antes de que fuera obligatorio, porque estaba absolutamente aterrado. Por mí, por mi familia y por todos los demás. Mi madre, que vive en una residencia, ya estaba confinada desde el día 8 de marzo porque había casos. Murieron uno de cada tres residentes.

Desde hace tiempo borro todos los tuits que escribo cada dos semanas, aproximadamente. Lo hago porque es facilísimo sacarlos de contexto, pero no contaba yo con que alguien hubiera hecho captura de aquel, cortado la fecha en la que se escribió y puesto a circular vete a saber cuándo. Víctima de mi propia precaución. En cualquier caso, nadie en su sano juicio lo creería, pienso yo, aunque me ha sorprendido que hay gente con dos dedos de frente que me ha preguntado por el tema. 

No cuento esto por aclarar este tema de manera personal, sino para explicar por qué hacerlo es absolutamente inútil. Da igual este texto: eso seguirá circulando y ninguna de las personas que lo hacen creerá lo contrario porque lo que quieren es hacer daño a alguien que no les gusta. Incluso si se dieran cuenta de su error, no cambiarían de parecer de cara a fuera. Se trata de hacer daño personal con lo que sea, aunque haya niños de por medio. Es lo que hay y así seguirá siendo. Luchar contra ello es absurdo y la indefensión es total. Aprender a lidiar con ello y dejarlo a un lado es parte de este trabajo.

Todos los bulos funcionan. Absolutamente todos. Porque cuando alguien está dispuesto a creer algo o pretende hacer daño, nada los va a parar. Es de alabar la labor de quienes trabajan para desmontarlos, pero mientras todo lo que se pueda hacer sea poner palabras contra palabras, funcionará. Cuando hay una verdad judicial de por medio, ese baremo permite medirlos: cuando haya una sentencia o una aclaración de unos hechos, pues hay algo a lo que agarrarse. Mientras tanto, no. Y si es en algo personal, que no tiene trascendencia policial o judicial pero sí moral, no hay defensa posible.

¿Has leído un bulo hoy? Ya ha funcionado. No hay más. Y si a ti no te da pena de lo que haces conmigo, no esperes mayor empatía contigo por mi parte. Así que si ves un bulo que te duele, rectifica el mío y lo hablamos.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • dlemadevesa dlemadevesa 15/06/21 13:41

    Siempre hubo, y seguirá habiendo miserables que solo saben vivir en el barro, pero,...tranquilos," a todo porco ele chega o seu san Martiño" dicen en mi tierra. No vale la pena prestarles atención, no hay nadie que ponga mejor a cada uno en su lugar que el tiempo. Un abrazo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Evaus Evaus 10/06/21 01:15

    El ser humano es el peor animal del planeta. Siempre construye armas para destruir a otros animales de su especie humana. Por eso ya hace tiempo que no utilizo nada más que WAS, lo justo tirando a menos y temas totalmente banales

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • radelpca radelpca 09/06/21 20:13

    Recuerdo hace muchos años iluso de mí creer que este mundo de las redes sociales mejoraría el conocimiento de las cosas y nos haría mas críticos y "sociales"......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • unlector unlector 09/06/21 03:42

    yo diría que es por una mezcla de entre envidia y rabia. No aceptan a la gente honesta, les parecen blandos (o les parecemos, intento serlo).
    Sin honestidad propia y despreciando la ajena se quedan sin nada y hala, se agarran al que les prometa lo más grandilocuente con símbolos, banderitas, etc. Con eso e insultando creen que son duros y valientes, pero no hacen más que tratar de llenar su vacío y aparentar que lo logran. Construyen un torpe disfraz para disimular que dentro no albergan nada propio. Todo es de otros, de otros más listos.
    Eso no quita que sean un estorbo!

    Ánimo y suerte, Quique!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Hammurabi Hammurabi 09/06/21 02:57

    Hay un bulo corriendo por ahí, que achaca al expresidente Ánsar decir que en Irak había armás de destrucción masiva. Mira que llegan a ser burros con los bulos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • kalikatos kalikatos 08/06/21 19:42

    Quique, estate tranquilo, pues sabemos la cantidad de inquina que tenemos en la sociedad, y además, independientemente de que yo te crea, tu trayectoria la veo honesta, y no merece la pena andar desdiciendo lo que te adjudican tus "no amigos".

    Mucho ánimo y para adelante que el mundo avanza gracias unas pocas personas que empujan, entre las que creo que tu estás.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • GRINGO GRINGO 08/06/21 18:45

    Tranquilo Quique, yo no lo había oído, y ya sabes porqué, porque no tuviste la feliz idea de ir a correr con tus niños a Galapagar....., ahí sí que te habrían crecido los enanos, jajajajajajaja

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Petín 1 Petín 1 08/06/21 17:19

    Una de las grandes armas de la derecha es “Difama que algo queda”, después pides disculpas si has molestado a alguien y aquí paz y después gloria.

    Deberíamos tener la tranquilidad de juzgar los hechos según quienes extienden las noticias, no es lo mismo dar pábulo a una noticia dada por Inda que dada por Gabilondo, pero tenemos la sangre muy caliente y prejuzgamos con excesiva rapidez, cosa que aprovechan los falsarios para extender bulos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Argaru Argaru 08/06/21 15:26

    Decía Umberto Eco que las redes sociales era el espacio ideal para que se manifestaran los idiotas. Yo, por si acaso, no quiero saber nada de ellas. De hecho, me estoy planteando volver a la carta ordinaria. Evidentemente, el señor Peinado no es un idiota, pero por esas redes pululan muchas “alimañas” que aprovechan cualquier ocasión para convertir cualquier tuit en un peligroso bumerán. Lo mejor sería es no darle de “comer” a estas bestias descerebradas que, seguro en este caso, son de derechas o de extrema derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • ROMANILLO ROMANILLO 08/06/21 14:34

    Este mundo de las redes es de locos. Antiguamente funcionaba en pequeños barrios cuando se salía a la calle con la silla a tomar el fresco, y los/as chismosas sacaban a cuento cualquier mentirijilla que pudiera comentar. Era un alcance menor que aunque doloroso, no salía del barrio. Ahora esto es universal. Es lo que toca.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



 
Opinión