x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Manipulación o reinserción

Baltasar Garzón | Gaspar Llamazares
Publicada el 09/02/2018 a las 06:00 Actualizada el 08/02/2018 a las 20:38
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El caso Diana Quer ha vuelto a traer a la opinión pública el terrible asunto de la violencia criminal contra las mujeres y los más vulnerables junto a debates como el de su tratamiento informativo o el de la prevención, represión y rehabilitación policial y penal. Se ha vuelto a poner en evidencia nuestra incapacidad como sociedad para desembarazarnos de esta lacra machista, cuando Gobierno y poderes públicos muestran exasperante lentitud a la hora de poner en marcha las medidas acordadas en el denominado Pacto de Estado contra la violencia de género.

Se han vertido respuestas frecuentes en forma de prejuicio machista y populismo punitivo, alimentando un clima represivo de banalización de la prisión como fórmula fácil para acallar el desorden social o político. Los mismos medios, que a lo largo de la desaparición de Diana Quer especularon con la familia y sus costumbres en busca de culpables, han agitado después el clima de venganza contra su presunto asesino, poniendo en duda la posibilidad de rehabilitación y abonando el terreno para una condena poco menos que a perpetua. En lo político, ha bastado con que varios partidos hubiesen presentado iniciativas de derogación de la prisión permanente (con anterioridad a la localización del cuerpo sin vida de Quer y el arresto de su supuesto asesino) para que la campaña del populismo punitivo esté servida.

Nada compensa el dolor por la perdida de un ser querido. Resulta humano que la familia de la joven Quer pretenda la máxima pena en derecho para quien tan brutalmente le ha arrebatado la vida. Sin embargo, es una muestra de la peor política del oportunismo y populismo penal la campaña del Gobierno Rajoy-Partido Popular exigiendo el mantenimiento de una figura penal (la prisión permanente revisable) impuesta por mayoría absoluta en solitario al resto de grupos parlamentarios y a buena parte de los operadores y asociaciones relacionados con la justicia.

Hay datos que refutan los dictados drásticos de las emociones o la inconveniencia de legislar al calor del shock y la sensibilidad por un crimen tan horrible. España es de los países europeos con menos delitos y menor número de asesinatos de estas características. Nuestro código penal establece unas de las más largas penas de cárcel y un alto cumplimiento de las mismas. Nuestra tasa de encarcelados es de las mayores de Europa. Penas de hasta 40 años de prisión podrían equipararse a una cadena perpetua, incluso a la muerte a plazos, pues renuncian a cualquier tipo de rehabilitación, optan por la retribución y aniquilación de la persona: a partir de 20 años de encierro la desestructuración de la personalidad es total y, por ende, podría ser catalogada como otra manera de pena degradante.

Tampoco se reflexiona sobre la inutilidad disuasoria de la prisión perpetua. Los países con mayores penas sufren índices más elevados de este tipo de delitos. Pero para el populismo punitivo lo de menos es la finalidad de la pena, que no debería ser la venganza, sino la rehabilitación y resocialización del condenado (ahí los poderes públicos y la sociedad española tenemos márgenes más amplios de mejora). Sin embargo, lejos de favorecer las experiencias educativas y rehabilitadoras, las administraciones —en especial los últimos responsables penitenciarios del PP—, recurren únicamente al encierro sin esperanza. En cárceles cada vez más modernas, pero más inhumanas y con ambientes más favorables al tráfico y consumo de estupefacientes, a desarrollar trastornos mentales y a los suicidios.

El PP hace con este asunto un ejercicio de enorme cinismo. Apoyado por Ciudadanos en la mesa del Congreso, mantiene cerrada a cal y canto la producción normativa. Recordemos que la primera batalla perdida con las víctimas en el proceso penal se produjo con el Estatuto de la víctima del delito, que introdujo su intervención en la fase de ejecución de la pena sin correctivo restaurativo y sin prever partida presupuestaria para las oficinas de atención a las víctimas.

Se esgrimen además falsos argumentos sobre un supuesto tipo de crímenes no rehabilitables. Estudios científicos solventes muestran similares tasas de reinserción para crímenes distintos y demuestran que lo fundamental es el tratamiento educativo, terapéutico y rehabilitador que se lleve a cabo.

Existen modelos alternativos de rehabilitación y reinserción que han rebajado las tasas de reincidencia a mínimos, como el de las unidades terapéuticas y educativas, en los que España y Asturias han sido pioneras. Este tipo de modelos, junto con las organizaciones no gubernamentales de apoyo a la educación, la rehabilitación y la reinserción, son los que dan verdadera medida del desarrollo de una sociedad. Apostemos por ellos.
_________________

El exjuez Baltasar Garzón y el portavoz de Izquierda Abierta  Gaspar Llamazares son promotores de la plataforma Actúa.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

31 Comentarios
  • ela ela 12/02/18 19:13

    Soy de izquierda desde siempre y eso no quita que este de acuerdo de que a los asesinos de criaturas indefensas se les castigue como se merecen, entre otras cosas porque a esas victimas les han quitado la vida para siempre y sus familiares estarán de por vida destrozados, asi que menos remilgos con los asesinos que no van a cambiar y a esos y solo a esos hay que neutralizarlos, la sociedad se tiene que defender de semejantes indivíduos y si el PP se aprovecha de la ocasión pues descubre que clase de partido nos gobierna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Merm Merm 12/02/18 12:19

    Es curioso que mientras los de siempre quieren extender la prisión permanente revisable son los mismos que luego no quieren hacer nada por las víctimas de esos mismos delitos, de hecho es todo los contrario se revictimiza a la víctima, se la maltrata, se la ignora, no se la cree pero luego prisión permanente revisable. De traca. 

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    1

  • Arkiloco Arkiloco 11/02/18 15:37

    Suscribo todo lo que exponen los firmantes. Derogar la pena de muerte y apostar por un tratamiento penal rehabilitador y no vengativo y más alla de que pueda parecer utopico y sus resultados escasos, me parece uno de los mayores avances del proceso civilizatorio y donde se manifiestan algunas de las mejores cosas de la que es capaz el ser humano reflejadas en leyes e instituciones. Esta cadena perpetua encubierta es un retroceso y detestable por lo que tiene de oportunismo politico y de buscar rendimiento electoral en el mercado del dolor. Pero estos alegatos que tan bien aceptamos los convencidos, dejan de lado o prestan poco atención a agujeros o problemas ciertos por los que se cuela facilmente el oportunismo y la demagogia y en los que engordan los discursos de las derechas extremas. Agujeros por los que cada vez es más facil captar la atención de publicos que, según estudios y encuestas, va prefiriendo seguridad (o apariencia de seguridad) a libertad y no le incomoda especialmente la restricción de ciertos derechos. De sociedades donde se llega a creer que todo se puede prevenir y que asume mal los riesgos de la libertad y las contrapartidas e imperfecciones de las democracias. Mejores argumentos no significa ganar batallas ante la opinión publica pero si competir mejor con ellos y con su exposición. En concreto ¿qué hacemos con asesinos reincidentes y los que, regularmente, provocan estos debates, los que asesinan y violan y, según sicologos y terapeutas, no es posible su rehabilitación? Cuando cumplen la pena vuelven a hacer lo mismo y se buscan culpables entre jueces y politicos. Y esto no se arregla con educación o prevención ni el fin del patriarcado es para mañana. Sobre esto también hay que hablar y reflexionar, no obviar ciertos problemas o remitirlos todos a declaraciones genericas. El gobierno escucha las encuestas y otros harían bien en no despreciarlas. No para apuntarse a la fiesta pero si para afinar en lo que se dice y propone y como se dice y propone. Por la otra fiesta, la del "derecho a decidir" y la "voluntad del pueblo", también pueden llegar sombras tan horribles como estas.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    11

  • Coronel Dax Coronel Dax 10/02/18 20:01

    2/2

    Esa medida de la PPR sólo afecta a los reincidentes, poco hace para prevenir el crimen, salvo el “hipotético” efecto disuasorio. Lo pongo entre comillas porque creo que es nulo. Es más, me temo que el efecto de esta ley puede ser, en ciertos casos, el contrario. Me explico: esta ley va a aplicarse a violadores reincidentes. Pues pongámonos en la piel de uno de ellos que ha salido de prisión y ha reincidido. Si lo pillan, le aplican la PPR. ¿Y si asesina a su victima? Si lo pillan, la PPR. Luego el asesinato es “gratis”, y desaparece un testigo que puede facilitar que me pillen. Deduzcan ustedes. No sé si esto lo ha pensado bien el Gobierno.

    Según he leído, el índice de reincidencia de homicidas está alrededor del 25%. Parece poco probable, por los tiempos de cumplimiento de pena, que un homicida pueda reincidir más de una vez. El número de crímenes de reincidentes, por un simple cálculo matemático, estará alrededor de 60 al año. Pero estos no serían de los que nos salva la PPR, pues sólo una pequeña parte de los crímenes (desde julio de 2015 sólo ha habido un condenado a esta pena). Por tanto, creo que esta ley nos puede salvar, como mucho, de un par de crímenes al año. Sobre los 303 es una ridiculez.

    En todo caso, por lo que he leído (como verán me he empapado un poco esta tarde en internet, pues no soy experto en la materia), existe el problema de los psicópatas. Las personalidades psicoṕaticas son difícilmente reinsertables (reinciden en un 80%). Parece que el problema se crea en la tierna infancia, donde sufren violencia de la parte de sus padres, hasta que la reiteración de la misma les hace inmunes a ella. Por lo que he leído, aunque su personalidad no pueda ser cambiada, se pueden controlar sus reacciones violentas mediante fármacos. Se habla de obligarles a estar medicados.

    Independientemente de todo, mi impresión es que, a castigos más bárbaros, tendremos una sociedad máas bárbara.

    Y en todo caso, el verdadero problema penal de este país es la corrupción. De cambiarr el C. Penal en esto, ¿hay algo?

    Disculpen el sermón. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • Coronel Dax Coronel Dax 10/02/18 19:59

    1/2

    Cualquier estadística de criminalidad comparada sitúan a España como uno de los países más seguros del mundo. CComo en otros asuntos, como puede ser los accidentes de tráfico, hemos de conseguir todavía mejores resultados, pero no sé si esta medida que se propone es la más adecuada.

    Pero esos datos nos indican que no hay un problema grave de criminalidad en nuestro país. Me he tomado la molestia de consultarr el número de fallecimientos de 2015 en el INE y salen unos 420.000, números redondos. En la web datosmacro.com tenemos los muertos por homicidios y suman 303. La probabilidad de morir por homicidio es inferior al uno por mil, y me imagino que, entre personas que estamos fuera de redes y ambientes criminales (donde se producen los ajust6es de cuenta), esa probabilidad debe ser mucho menor. En dicha fuente se ofrecen los datos desde 2000 a 2015, y se observa un decremento continuo desde 2003, donde el número fue de 583. Hay un artículo de El Confidencial que incrementa esa cifra hasta 1.366 (la discrepancia es más que notable), pero coincide en la de 2015 La famosa “prisión permanente revisable” (PPR) entrra en vigor precisamente en julio de 2015, luego el descenso tiene poco que ver con ella.

    Eso sí, si vemos los telediarios de laas cadenas españolas, y en especial las de las cadenas privadas, nos sale a casi un asesinato por día. En esas cadenas la información de sucesos, junto con noticias tales como que en invierno nieva, ocupan una parte importante de sus noticiarios (aparte del deporte y el tiempo, que tienen sus apartados propios). Por eso p'uede dar la sensación de que la criminalidad es grande, cuando es todo lo contrario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Sancho Sancho 10/02/18 16:04

    2/2 Ante delitos semejantes en comparación con los países de nuestro entorno España está a la cabeza con penas más elevadas. Las penas con 20 años de prisión se aplican para bastantes sentencias en este país. En los años ochenta hubo miles y miles de muertes de jóvenes a los que se les "proporcionó" heroína de gran pureza por parte de los servicios de inteligencia y fuerzas de la seguridad del estado de este gran país nuestro, hasta se hicieron experimentos con vagabundos...Pues bien, en pleno "Mono", con el síndrome de abstinencia se asaltaban casas, bancos, a hermanos, padres, amigos, ancianos...para obtener dinero para drogas, y estos jóvenes eran inmediatamente detenidos con el mismo síndrome, juzgados con el mismo síndrome por ¡¡10, 15, 20 años de cárcel!! por haber robado en una tienda, un bolso...claro que también podían matar dado el lamentable estado en el que se encontraban...Y entraban en la cárcel con el síndrome y en la cárcel se morían, unos ahorcados, otros a golpes de la policía, otros por el propio síndrome de abstinencia, otros por consumo de drogas varias, o muy puras...una masacre. En la cárcel nadie, nadie, durante muchos años les hizo ni puto caso, eran escoria...Y en la calle se escuchaba lo mismo: ¡Esta gente entra por una puerta y sale por otra, que se pudran en la cárcel! Y así fue, por miles se pudrieron en la cárcel...Pero el problema se acabó cuando el estado, sus fuerzas de la seguridad del estado y sus servicios secretos decidieron parar de suministrar heroína a la juventud, una juventud reivindicativa, hermosa, inteligente, pero muy inocente...buena gente...Hasta la izquierda se sumó al desprestigio y a mirar para otro lado con lo que ocurría en los barrios con los jóvenes y los que se atrevieron a cuestionar lo que les traían los nuevos mesías de la democracia pactada...con el franquismo.

    Pongamos nuestro empeño en buscar soluciones para que no se tenga que recurrir a la represión carcelaria. Y para los que están dentro habrá que buscar salidas reales. Existen muchos casos de maneras diferentes de reinserción. Y para cuando eso no es posible ya existen sistemas comprobados que no son sino los puramente represivos. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    8

    8

    • Arkiloco Arkiloco 11/02/18 19:31

      Saliendome del tema y aunque sea algo muy marginal, me ha llamado la atención que aún se sustente el relato de que en los años 80 hubo "miles de muertos" por heroina que facilitó la policia y servicios de inteligencia a los jovenes. Un relato que ETA difundió y amplió y que dió lugar a una de sus cruzadas morales y mortales para proteger a esos jovenes. Sin ninguna consistencia o con pocos hechos contrastables, pero con mucha alegria deductiva, sugiriendo "informes" secretos y conspiraciones varias, un tal Justo Arriola lleva reeditando un libro que parece que se vende bastante y en el que habla de eso. Las contradicciones de lo que dice las supera con mucha verborrea y con poco hace toda una estrategia policial y del Estado hacia los jovenes. Quienes vivimos aquello sabemos que la expansión de la heroina, y que no se consumia más en el Pais Vasco que en otros lugares, era un fenomeno más vinculado a la gran crisis existente, el contexto de violencias terroristas y al "No future" nihilista que cantaban los Sex Pistols. Y que aquella "subcultura" juvenil arraigó con mucha fuerza en el PV y tuvo su gran expresión en el llamado Rock Radikal y con grupos tan referentes como Escorbuto (pocos grupos me siguen emocionando tanto como ellos). Y que parecían querer morir como decían en sus letras porque son bastantes los miembros de aquellos grupos que ha muerto a consecuencia del consumo de drogas y de la heroina en particular. Es muy burdo explicar todo aquello recurrriendo a la conspiración policial.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      8

  • Eleonor Eleonor 10/02/18 11:40

    Como me han pedido que amplie mi opinión, lo voy a hacer, aunque tal vez, no en el sentido que ustedes creen o quieren. No se trata de legislar en caliente. Aquí lo único que se ha calentado son las bocas de Cs y PP con el «quién da más». Se trata de que cada vez que se produce un acto criminal tan duro como este, pone de relieve la preocupación latente en la sociedad de, qué hacer con ese porcentaje de personas que, no solo no se van a reinsertar, si no que van a volver a cometer actos criminales tremendos. No se trata de que poniendo penas grandes se persuada de no cometer crímenes, sino de evitar que esas personas vuelvan a cometerlos una y otra vez. Tampoco creo que el problema se reduzca a crímenes machistas, ni se tenga que hacer bandera de feminismo con esto. Hablar de que si las condenas en España son grandes es demagógico, porque todos sabemos que no se cumplen ni la mitad de las penas, porque hay una redención que se usa muy ligeramente, sobre todo en algunos casos. Hay tenemos otra vez en la calle a casi todos los condenados por corrupción. Parece que todos lods países de nuestro entorno tiene algún tipo de medida para casos no reinsertables y en el nuestro por lo menos, dejamos una puerta abierta a la revisión. Todo esto exige un debate serio sobre la reinserción, las medidas de redención y gracia, en caliente o en frio.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    2

    19

    • Arkiloco Arkiloco 11/02/18 17:34

      Estoy bastante de acuerdo con lo que dices y aún te apoyo más porque planteas problemas ciertos y te sales de un discurso un tanto monocorde y muy correcto que solo llega a los convencidos (los sarcasmos sobre "el buenismo" no me gustan y en los tiempos que corren igual hay que reivindicarlo aunque sea fatal en politica). Lo que quedaría es acotar la dimensión de esos problemas, su pequeña proporción en el total aunque crean mucha alarma social y medidas posibles. Y eso no impide criticar el oportunismo y la desmesura de lo que propone el PP y el mensaje falsamente tranquilizador de que esto se arregla con más penas, más largas y, en definitiva, más "mano dura".

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      6

    • Arkiloco Arkiloco 11/02/18 17:34

      Estoy bastante de acuerdo con lo que dices y aún te apoyo más porque planteas problemas ciertos y te sales de un discurso un tanto monocorde y muy correcto que solo llega a los convencidos (los sarcasmos sobre "el buenismo" no me gustan y en los tiempos que corren igual hay que reivindicarlo aunque sea fatal en politica). Lo que quedaría es acotar la dimensión de esos problemas, su pequeña proporción en el total aunque crean mucha alarma social y medidas posibles. Y eso no impide criticar el oportunismo y la desmesura de lo que propone el PP y el mensaje falsamente tranquilizador de que esto se arregla con más penas, más largas y, en definitiva, más "mano dura".

      Responder

      Denunciar comentario

      14

      7

    • phentium phentium 10/02/18 22:28

      gRACIAS...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Sancho Sancho 10/02/18 15:42

      1/2 No creo que hable Ud. seriamente cuando dice que estas personas "NO SE VAN A REINSERTAR". ¿Con qué datos lo asevera, puede decir de dónde los obtiene? Porque esa afirmación no la mantienen ni los propios jueces que, ya que en este como en otros asuntos tratar de obtener información, estadísticas reales de los organismos pertinentes se convierte poco menos que en un secreto de estado, que el CGPJ no hace sino obstruir constantemente la acción de informar a la ciudadanía, no a golpe de noticias calientes y a petición de este o aquel colectivo para llevar el agua a su molino, no, con veracidad y transparencia, sería interesante que nos dijera de dónde le viene la seguridad, en definitiva, de que los presos, el sistema de reinserción no funciona. Tal vez lo que no funciona son las ganas, la voluntad política y los esfuerzos que la derecha y otros hacen para cargarse este sistema que lo que necesita en un seguimiento exhaustivo de la población penitenciaria y sus particularidades, y por supuesto, afrontar de una vez si todos los que están internados deben estarlo, si en esos centros o en otros, etc., etc. Pero es que hablamos de España, un país en el que la judicatura está podrida de arriba abajo. No hay forma, si no es a través de organizaciones que trabajan sobre esos asuntos, de dar con parte de la información, a menudo muy parcial, que nos llevara a tener una visión realista de los problemas, como este en concreto. Pero de ahí a asegurar tajantemente que la reinserción no sirve en determinados casos sobre los que ni siquiera existe consenso ni judicial ni de los técnicos clínicos psicosociales que más directamente trabajan con estas personas...es mucho decir. En los casos de corrupción, tres cuartos de lo mismo, es una cuestión en la que los dos partidos mayoritarios, los más corruptos, no quieren entrar a legislar por razones obvias. Esta misma semana han echado atrás algunas proposiciones de C´s y Podemos para proteger a los denunciantes de casos de corrupción, con lo importante que eso sería para la seguridad de esas personas que tanto se juegan. Que las condenas en España son de las más duras de nuestro entorno es un hecho constatable.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      6

      9

      • vaaserqueno vaaserqueno 12/02/18 00:54

        Yo estoy totalmente en contra de la prisión revisable y creo en la rehabilitación, pero existe un tipo de criminal que nunca se reinsertará y no lo digo yo, lo dicen los expertos, los psiquiatras, psicólogos y criminólogos. Hoy por hoy la psicopatía no tiene cura, el psicópata carece de cualquier rudimento de empatía y además no aprende con el error. A mí se me plantea la duda de qué hacer con un ser de esas características, no tengo respuestas, pero la psicopatía me crea un dilema ético importante ¿debemos actuar con una humanidad de la que ellos carecen o debemos protegernos de ellos?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

      • Eleonor Eleonor 11/02/18 00:33

        Nada hombre, que la culpa de que haya malos también es de la derecha. Tu a lo tuyo. Tu consigna «meta un psicópata en su vida» y nada , reinsertelo. Le trata bien y ya está. Buenismo del mejor. Si es que personas como usted nos arreglarían el mundo en un pis-pas.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        6

        7

        • phentium phentium 11/02/18 13:43

          Pues hasta ahora las que son como ud. o a las que ud. justifica y defiende ya ve como lo estan dejando.

          Responder

          Denunciar comentario

          13

          2

  • Sancho Sancho 10/02/18 02:00

    Solo a modo de recordatorio, que veo que hay mucho desmemoriado, otros gobiernos, de izquierdas, llamando de izquierdas al Psoe de Zapatero, por ejemplo, porque de Felipe mejor no digo nada, han manipulado y jugado con los datos y con el endurecimiento de penas, con leyes antiterroristas y demás mandangas POPULISTAS, Sin ir más lejos el señor juez Garzón, coautor del artículo nos podría hablar largo y tendido sobre este controvertido asunto. Lo dicho: desgraciadamente lo de el endurecimiento de penas y otras cuestiones que tanto gustan a las derechas parece que ha sido entretenimiento favorito a derecha y a izquierda. Hasta algunos renombrados progres en Podemos hace sólo unos meses exigían la mayor dureza en el cumplimiento de las penas en determinados casos, dando por hecho de paso que la "recuperación" reinserción en esos casos era prácticamente imposible.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    38

  • Sancho Sancho 10/02/18 01:41

    Yo quiero traer a colación los casos de violencia machista en los que veo igualmente una idea de venganza justiciera por parte de grupos feministas y partidos de izquierda en cuanto al cumplimiento íntegro de condenas, y de un aspecto sumamente polémico, en mi opinión, que es la custodia de los hijos en los casos de violencia. Se alude casi siempre a la imposibilidad por parte del agresor de volver a mantener o a recuperar la custodia o a mantener una relación estable con esos hijos. ¿Acaso no van algunas de estas propuestas que promueven el endurecimiento de las penas y lo que creo que puede ser un ataque a derechos fundamentales en las nuevas leyes contra el maltrato machista en la misma dirección populista? ¿Se han leído con amplitud y pensando hasta dónde nos pueden conducir en un contexto de recorte de libertades estas leyes que creo que también se han hecho al calor del dolor y la polémica? No pretendo despreciar ni avalar consideraciones que nada tengan que ver con las plenas libertades de las que tod@s debemos gozar, libertad que en el caso de las mujeres está aun más mermada por razones obvias, pero cada día percibo una hipocresía mayor por parte de algun@s izquierdistas-feministas que no hacen sino echar más porquería sobre lo que entiendo debería ser el feminismo. Menos postureo con las palabras y más hechos reales con leyes de verdad que como vemos otra vez se olvidan. ¿Y LA EDUCACIÓN EN VALORES, EN IGUALDAD? Y luego volvemos unos y otros, derecha e izquierda, a lo mismo, tirar la llave bien lejos, que se pudran en la cárcel aunque nuestro sistema no permita estas leyes represivas ni con el terrorismo...Reinserción: una palabra clave en nuestro actual sistema. Si no nos gusta, cambiémoslo; pero no digamos de manera hipócrita que la derecha hace populismo porque, en mi opinión, la izquierda lleva un tiempo cayendo en lo mismo.

    Leer la famosa LIVG de Zapatero es descubrir más de un artículo que podría haber sido escrito por Rafael Hernando. No deja de ser significativo que una de las cosas que más se ensalza en estas nuevas leyes se precisamente "el agravamiento de las penas". No, no solo la derecha hace populismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    30

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/02/18 18:11

    En España sigue predominando la teoría del "palo y tentetieso", y recientemente lo hemos vuelto a ver en Catalunya, sin ir más lejos.

    Las acciones violentas, por parte de quién la gente identifica como "el poder", sigue teniendo muchos seguidores en ésta "España negra", a la que le cuesta incorporar a la "UE Social".

    "Mano dura", aunque luego indulten a quién ellos quieran sin dar explicaciones, pero con el mensaje del "respeto a la justicia y el estado de derecho, que han convertido en desecho".....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    19

    10

    • phentium phentium 09/02/18 18:29

      Es dificil, por no decir imposible, que alguien se incorpore a la UE social".

      Primero habra que crearla, porque si se refiere Ud. a la actual UE ha perdido toda su razon de ser que admito era social pera convertirse en economica.

      Es una EU al servicio de la banca. .......y ahi se para.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      10

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/02/18 20:35

        Tienes razón quizás es más acertado la "UE con justicia, separación de poderes y derechos sociales" más consolidados que en España, lo cual no es nada difícil..

        Responder

        Denunciar comentario

        11

        8



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.