x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La mercantilización a hombros de gigantes: la universidad pública española, de casa de citas a cueva de plagiarios

José Manuel Rodríguez | Victoriano Antonio Santos Ortega
Publicada el 26/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 25/09/2018 a las 18:58
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Las universidades públicas, parafraseando a Newton, pueden producir conocimiento porque sus docentes han sido capaces de subirse a hombros de gigantes, que abrieron en el pasado, o abren en el presente, sus campos de conocimiento e investigación. Las abundantes citas bibliográficas que los académicos utilizan en sus libros y artículos son el registro de su recorrido y muestran la huella de los hombros donde se encaramaron. En este sentido, la universidad siempre será una casa de citas. Cuando, animada por su mercantilización neoliberal, ha comenzado a caminar en la dirección contraria, en la de, por ejemplo, Fernando Suárez –ex-rector de la Universidad Rector de la Rey Juan Carlos–, se convierte en una cueva de plagiarios. Universitarios corruptos que, viviendo en Lilliput, pero agraciados por los beneficios del mercado, se transforman en ciudadanos de Brobdingnag. Y universidades corruptas que lo permiten, o bien mirando hacia otro lado o, directamente, promocionando dichas prácticas. La creciente mercantilización de la universidad pública española ha propiciado ambos tipos de corrupción de la cual hoy somos testigos.

Un poco de historia para situarnos. La modernización de la universidad franquista durante últimas décadas del siglo pasado no supuso una ruptura con sus principios jerárquicos y sus formas de gestión autoritarias. Fue, como ocurrió en el resto de las instituciones españolas, una reforma que los actualizó y los legitimó en un contexto político formalmente democrático. Aunque se amplió el acceso a la formación superior y se incorporaron nuevos alumnos y, sobre todo, alumnas procedentes de sectores sociales históricamente excluidos, la universidad pública de la transición/transacción se diseñó como una ‘empresa económica’ y no como una empresa social. Los gestores universitarios de entonces ya comenzaron a organizar sus planes de estudio, su administración interna y las líneas de investigación  escuchando voces que les transmitían las ‘demandas del mercado’. El resultado de aquel proceso configuró una universidad pública, poco pública, e insuficientemente autónoma y democrática. Dicho de otro modo, el mestizaje entre los ‘muertos vivientes’ del academicismo franquista y los ‘vivientes muertos’ de la incipiente mercantilización neoliberal impidieron la plena consolidación de una universidad realmente pública autónoma y democrática. La universidad como un ´bien común’ ciudadano, con unos usos sociales en la docencia e investigación dirigidos a impulsar la igualdad de oportunidades y la democratización de los usos sociales del conocimiento, quedaron relegados a un segundo plano. Una universidad que no fue.

Ya en los inicios del siglo XXI, las políticas educativas del PP, así como la reforma del espacio europeo de la educación superior y su concreción en el Plan Bolonia consolidaron dicho proceso en el contexto de la globalización neoliberal. Por primera vez, con el gobierno de Aznar, se puso en marcha una Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) que permitía, o no, los títulos universitarios y acreditaba, o no, a los docentes y su investigación en función de su productividad y competitividad. Una agencia de acreditación al estilo de las empresas americanas de calificación de riesgos que no fueron capaces de ver los riesgos de Lehman Brothers. La opacidad de este modelo, sumada al papanatismo y la ceguera con que buena parte de la comunidad universitaria de esos años aceptó estas reformas, ha acabado convirtiéndose en el orden vigente, inamovible e impenetrable. Algunos de sus productos más tóxicos son los sexenios de investigación, el programa Docentia o el sistema de acreditación del profesorado, entendido como una espiral de méritos inacabables y a veces inalcanzables. Este engranaje mantiene al profesorado encerrado en sus despachos, produciendo los méritos que se les demandan, cada vez más lejos de la realidad de las aulas.

La burbuja y la retórica de la excelencia, con todo un nuevo campo semántico: ‘satisfacción’, ’innovación’ ‘calidad’, emprendedor’, ‘motivación’, ‘objetivos estratégicos’, ‘buenas prácticas’... ha servido para impulsar e impregnar las prácticas investigadoras y docentes del nuevo espíritu del neoliberalismo universitario. Un espíritu que concibe a estudiantes y profesores como empresarios de sí mismos. Las nuevas regulaciones normativas han impuesto al personal docente e investigador una evaluación permanente con objetivos cada vez más difíciles de alcanzar. Por añadidura, la responsabilidad de no alcanzarlos recae, única y exclusivamente, sobre ellos. La culpa recae sobre la víctima. En última instancia, la praxis de la excelencia ha bloqueado de hecho la posibilidad de un trabajo docente digno al subordinarlo a la productividad investigadora. Aquellos que no han producido el tipo de investigación exigido por los criterios productivistas y bibliométricos han sido penalizados con más docencia. El incremento de la precariedad laboral y la creciente e imparable presencia del estrés y la presión mental sobre los docentes son hoy la auténtica cara de la excelencia.

Por las puertas laterales de este edificio o por las principales, como la del Instituto de Investigación de Álvarez Conde en la Universidad Rey Juan Carlos se han ido colando, colocando y titulando en estos últimos años todos aquellos personajes que, como Cifuentes, Casado o Montón, han tenido pocos reparos en intercambiar prestigio político o económico por credenciales académicas. Su responsabilidad, como ya hemos señalado, no es única. No es un gesto corrupto aislado. En una universidad crecientemente burocratizada, individualizada, tan marcada por la competitividad, la carrera y las promociones, el sentido de lo público en la docencia y en la investigación ha acabado debilitándose. Lo importante es conseguir el título, la acreditación, el índice de impacto, el certificado adecuado que puede permitir obtener los puntos para posicionarte bien en los baremos. En esta guerra sin cuartel por posicionarse y acaparar méritos, comienza a valer todo. Este es el mensaje que la elite promocionista del profesorado universitario ha dirigido a todo el resto de profesores. Una elite que muchas veces ha ocupado los espacios de gestión y el gobierno de las universidades. En estos espacios, se ha especializado en diseñar los sistemas de control para gobernar el acceso del profesorado, pero, evidentemente, no se ha ocupado de poner en marcha sistemas de control a su propia actuación en los institutos universitarios, departamentos, cátedras de empresa, fundaciones y otras instituciones que campan a sus anchas. Nos ofrecen una fachada de excelencia tras la que reina una corrupción institucionalizada. Como ocurrió en Lehman Brothers. El evaluador no es evaluado.

El resultado ha acabado siendo esta universidad tóxica, zombie, mercantilizada y otros elocuentes adjetivos propuestos por profesores ingleses y americanos que han investigado sobre los efectos de este modelo neoliberal en sus propias universidades, golpeadas durante las últimas décadas por todo un catálogo de horrores que da forma a una universidad sin sentido, desorientada, enfermiza. Nuestra universidad responde también a este retrato. Sí queremos evitar su desaparición es urgente trabajar por construir otra universidad que como ‘bien común’ sea realmente pública, autónoma y democrática.
_____________

José Manuel Rodríguez Victoriano y Antonio Santos Ortega son profesores de la Facultad de Ciencias Sociales y representantes de CGT en la Junta de PDI de la Universidad de Valencia

 
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • eldeantes eldeantes 26/09/18 19:35

    Menudo caos !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cagliostro cagliostro 26/09/18 14:08

    está visto que lo que tocan los fachas lo convierten en mierda. ¡viva la democrasia moreno!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estovamal estovamal 26/09/18 13:27

    Describe ustedes con precisión y justeza el estado actual de la universidad. Y comparto plenamente su opinión sobre los efectos que el neoliberalismo ha provocado, desde la transición, las políticas del PP, la creación de la ANECA, y el remate del nefasto Plan Bolonia. (Personalmente, añadiría las políticas del PSOE también).

    Lo he vivido diariamente a lo largo de 40 años de docencia, he tenido la suerte de jubilarme justo en el año en que llegaba a mi curso el nefasto plan, y puedo decir sin avergonzarme en absoluto que no conseguí un solo trienio.

    Y puedo, para mi íntima satisfacción profesional como docente, recordar los mensajes de reconocimiento que he recibido posteriormente de algunos de mis alumnos.

    ¡Bien por la CNT¡

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • estovamal estovamal 26/09/18 14:09

      Perdón, como pueden comprender, trienios "cantidad", lo que no he conseguido son los dichosos "sexenios". Ni uno.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • tonyga tonyga 26/09/18 09:03

    Eso del evaluador no evaluado me invita a preguntar por el Curriculum de estos autores que evaluan a la Universidad en su conjunto. Me encantaria que alguien hiciera un estudio comparativo de los metodos "no democraticos" de la Univ. española versus la de Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos. Con esos datos en la mano el lector podria juzgar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • M.T M.T 26/09/18 09:17

      Me encantaría que pusiera el acento en evalúa, método, democrático, por señalar algunas palabras no acentuadas. Y disculpe la intromisión. El acento es un signo de distinción. Ej: piso/ pisó.
      Cordialmente, saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • platanito platanito 26/09/18 06:44

    ¡Coño! Qué ataque frontal a la línea de flotación. Casi tan vigoroso como el del sahagunero Glz Cuenca. Echo a faltar algún artículo que opine en dirección opuesta.
    Las siglas CGT, si mi memoria no falla, corresponden al sindicato anarcosindicalista y la Junta del PDI de la universidad significaría personal docente e investigador.
    Y concluyo que nuestra universidad no estará tan perdida cuando admite presencia del extremo minoritario autogestionario y federalista.
    Tuve de compañeros de estudios en Madrid dos valensiás jugueteros de un vivaracho e inteligente que me ha perdurado la admiración por todo lo levantino.
    ¿Cuánto de verdad de la buena, de la de Machado, tendrán estos dos articulistas?
    Yo me quedo rumiando sus "verdades" y espero opiniones más informadas que la mía para hacerme una idea más clara. Salud para los dos articulistas al alimón y para la tropa matinal.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • M.T M.T 26/09/18 07:00

      Buenos días Platanito: A propósito de tu comentario y el artículo y por no repetirme, ya que he manifestado en diferentes ocasiones y en este medio mi opinión , solo me resta decir sirviéndome del consabido refrán " cuando el río suena, agua lleva" que , en muy amplia medida comparto el análusis de los articulistas, con el deseo de que pueda cambiar toda esa mala práctica que se denuncia en este y otros artículos, a sabiendas de que existen personas muy trabajadoras y honestas también en la Universidad al igual que en otras instituciones. No obstante está muy bien el denunciar lo que consideramos no funciona como debería.
      Saludos, Platanito. Buen día y mi agradecimiento por el artículo a los autores.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • platanito platanito 26/09/18 08:03

        O aquel otro de "piensa mal y acertarás".
        Pués hacer girar de 180 grados a un petrolero va a necesitar de muchas millas náuticas despejadas. Me temo que nuestro astronauta le falte el vigor al timón.

        Ayer asistí por primer día a nuestra veterana aula de cultura del pueblito. Pinta bien.
        Un abrazo virtual.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • M.T M.T 26/09/18 08:12

          Suena bien eso del aula de cultura: ¡ a aprender y a disfrutarla!
          Otro abrazo, Platanito.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.