x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Una pistola en la cabeza de la democracia

Publicada el 07/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 07/04/2019 a las 18:31
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde la aparición de la extrema derecha en el tablero político, la respuesta de las organizaciones políticas democráticas ha ido del escándalo a la más descarada y pragmática utilización política. Al cabo de unos meses, se ha normalizado, ya para acentuar una campaña de movilización electoral más bien frustrada, agitando el miedo y llamando al voto útil, o bien para incorporar sus representantes, de forma más o menos explícita, a mayorías de Gobierno conservadoras, como ha ocurrido en las recientes elecciones andaluzas.

En el caso de los medios de comunicación, a dicha normalización se ha sumado el incentivo de la novedad y de su indudable capacidad de provocación, multiplicando con ello su presencia en el debate público, con una influencia muy superior a su dimensión real.

Unos y otros, en particular en el ámbito progresista, pero también en el conservador, se han planteado sin embargo dudas y sesudos debates de cómo tratar el fenómeno de la extrema derecha para no sobredimensionarlo, pero se ha dado por hecho que ha llegado para quedarse, como dicen que así ha ocurrido previamente en muchos países en los que incluso comparte mayorías o responsabilidades de Gobierno.

Daría pues la impresión de que una democracia homologada estaría obligada, o habría de resignarse, a una extrema derecha homologable. Sin embargo, nuestra particular extrema derecha, nacida de la escisión del partido Popular, estaría quemando etapas en la dirección contraria a las extremas derechas europeas. De la extrema derecha al franquismo, y de ahí al fascismo y el neonazismo.

De un comienzo de radicalización del discurso conservador de la derecha, quizá por efecto del corrimiento del tripartito hacia posiciones cada vez más extremas, la situación actual de la extrema derecha es la de una mezcla explosiva de nostalgia del franquismo y de un discurso de odio y exclusión entre fascista y neonazi.

En los últimos días, este discurso inequívocamente fascista de negación del Holocausto o de denigración de las víctimas del franquismo va unido a la promoción como dirigentes y candidatos del nuevo partido a reputados militares franquistas y a militantes fascistas, vinculados incluso con la extrema derecha europea, así como a un programa de odio y señalamiento del diferente y a las minorías, y de rearme ciudadano al margen de cualquier responsabilidad pública en materia de seguridad.

El debate a partir del hecho consumado de su entrada en las instituciones ha sido si responder o no a sus provocaciones, si es posible el debate racional frente al disparate y el miedo, o si el debate racional debe ir a las causas del malestar social y la desconfianza democrática que han provocado su aparición.

Por parte de los medios, ni siquiera se ha puesto en duda su presencia en los debates de campaña, pasando por alto incluso la tradición bipartidista del debate a dos entre presidenciables, o la más reciente de los cabezas de lista del pluripartidismo, eso sí, que ya cuenten con grupo parlamentario.

Lo que ni siquiera se ha valorado es si esta extrema derecha entre la nostalgia de la dictadura y el proyecto fascista y muchas veces neonazi cabe en el juego político democrático, precisamente en un país que ha construido su identidad contemporánea por contraste y como alternativa a los cuarenta años de dictadura franquista.

El hecho de que tengamos todavía asignaturas pendientes en relación a las hipotecas de una Transición pactada de la dictadura a la democracia no incluye, en mi opinión, la presencia normalizada de un partido fascista ni el riesgo que supone en un momento de crisis democrática esta pistola en la sien de nuestro Estado de Derecho.

Quizá se trate de un tabú que tiene que ver con la asociación de ideas de la prohibición de partidos con los regímenes autoritarios, la reciente experiencia con los partidos del entorno del terrorismo y sus accidentados procesos de ilegalización, o incluso las últimas propuestas de los partidos conservadores en favor de la ilegalización de las organizaciones independentistas.

La cuestión para algunos sería no abrir una Caja de Pandora que hoy podría afectar a la extrema derecha y mañana a la extrema izquierda, iniciando un camino sin retorno, o lo que sería peor, una pendiente que provocaría vértigo democrático precisamente en un momento de crisis democrática.

Nada debería impedir ese debate, eso sí garantizando la premisa básica de que en democracia se puede defender cualquier idea, salvo aquellas que incluyen la violencia para su imposición. El límite de esa violencia es también muy actual y no exento de debate y polémica. Si el límite es la violencia física o si la propagación del odio entra también en esos medios que no cabrían en democracia. De hecho nuestro actual Código Penal (510 y 515) y la Ley de Partidos no sólo lo consideran delito, sino que lo incluirían como causa de ilegalización. El límite serían pues los medios y no los fines, se argumenta, porque nuestra Constitución no exige la militancia a su favor, sino solamente el acatamiento de sus reglas de juego.

La cuestión es si, además de rechazar la violencia como medio, no habría que incluir también la pretensión de imponer un sistema dictatorial basado en la violencia. Si la democracia que hemos conquistado como lo opuesto a la dictadura incluye la opción de restaurar la dictadura. Si no hay materias indisponibles en democracia como defensa de la propia democracia. Porque como bien dice Benjamín Prado: no vienen a mejorar la democracia sino a imponer la dictadura.
_____________

Gaspar Llamazares Trigo es candidato a la Presidencia del Gobierno por Actúa.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • COLOJ. COLOJ. 08/04/19 02:00

    Me encuentro en la calle a un viejo amigo que hace años no veía, al que siempre consideré bastante agudo en sus análisis de situación. Mi sorpresa, y la constatación de los destrozos que los Medios al servicio de poderes corruptos, cual nubes tóxicas monopolísticas, omnipresentes y envolventes, pueden causar en las mentes de los bienpensantes, que creo son la mayoría de los españoles, cuando a bocajarro, ingenuamente, me preguntó: ¿Pero no se dan cuenta los partidos constitucionales de derechas del peligro que supone resucitar al MONSTRUO NAZI/FASCISTA - (esa fué textualmente su caracterización) - sacando a VOX de su anonimato otorgándole además credenciales al pactar con ellos en Andalucía?. Acaso la Historia no les ha enseñado que sacar al genio de la botella es muy fácil, pero volverlo a ella es imposible, o a costa de grandes tragedias y matanzas?.
    Esa simple pregunta, realizada por una persona con algún bagage anlítico - por lo menos hasta hace poco - además de producirme estupefacción, me hizo temer que haya más gente que se haya tragado la píldora y ello se traduzca en unos resultados electorales aterradores en términos de futuro para este País. Sobre todo, porque ese núcleo nazi//fascista siempre estuvo empotrado en las filas de uno de los partidos que ahora aparece como "avalista democrático". Y no es que su "escisión" les arrastre a derechizarse, sino que gustosamente van ambos en la procura de una síntesis que les permita seguir rigiendo la "finca" que consideran legítima herencia del "abuelo" que les inspira. Y puede que hasta como aquel "por la gracia de dios", pues no de otra forma se pueden interpretar los anatemas cuasi religiosos que cual rayo flamígero lanzan contra todos cuantos osen disputarles la propiedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • atilaXXI atilaXXI 07/04/19 21:46

    Habla de extrema derecha que "ha nacido" o "ae ha escindido"- Lleva Usted toda la vida en política y no se había dado cuenta de que ha estado siempre ahí. Tuvo que aparecer un movimiento como el 15M que cuestionaba el modelo político y un partido como Podemos que dejo de calificar de "modélica" la transición para que algunos como Usted se espavilasen a poner es cuestión un modelo del que siempre estuvieron vieiendo. Ahora, cuando es cuestionado por apesebrarse en el sistema, para que nada cambie (para Usted), se monta otro chiringuito para ver si puede perpetuar su actual estatus

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • GRINGO GRINGO 07/04/19 11:07

    Todos los políticos post T78, han vivido más o menos tranquilos, pendientes de su escaño, mientras conocían la existencia de éstos energúmenos, aunque estaban más o menos callados en las entrañas del PP, pero nunca los denunciaron abiertamente hasta ahora, que ven peligrar su escaño (lo más importante) y España, que les importa menos.

    Ayer mismo CaZado a preguntas en La Sexta Noche, sobre la Ley de Memoria Histórica, confirmó que dotará de CERO EUROS de presupuesto a ésa Ley (cuando se hartan de repetir que las leyes están para cumplirlas....), porque "él también es una víctima y no le ve necesario, ya que su abuelo estuvo 3 años en la cárcel operando con latas de sardina a presos de los dos bandos.....", y lo comparaba con los familiares de ejecutados en las cunetas...

    Su abuelo vomitaría de asco al saber que tipo de nieto le ha salido, éso seguro.

    Nos hemos acostumbrado todos, a que nos insulten y nos tomen por imbéciles, y en aras de la educación y los buenos modales, no somos capaces de mandar a tpc a los provocadores, sean políticos o periodistas,.... así estamos Sr. Llamazares, y usted tiene parte de culpa...., así que no venga ahora con milongas.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • juan alvarez juan alvarez 07/04/19 07:41

    LLevan ustedes 40 años jugando a la ruleta rusa, con la provincia en vez del distrito como unidad electora y las listas cerrdas en su Ley Electoral, diciéndole a la gente que la pistola estaba descargada.
    A buenas horas, mangas verdes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    7

    • Chuchi1 Chuchi1 07/04/19 10:35

      Si señor completamente de acuerdo. Clarito y "concisito"

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • COLOJ. COLOJ. 07/04/19 04:30

    El sanguinario dictador Franco, necesitó tres duros años de lucha y de la ayuda de los ejércitos del nazi Hitler y del fascista Mussolini, para vencer los españoles del legítimo Gobierno republicano y abrir CUARENTA AÑOS de HAMBRE, REPRESIÓN, TORTURAS, CÁRCELES Y ASESINATOS.
    En estos días, me aterra la posibilidad de que los españoles de hoy, olvidando los más veteranos, y en algunos casos desconociendo por el terror impuesto por el régimen franquista a los vencidos para que guardaran silencio sobre sus crímenes así como una EDUCACIÓN VACIADA del estudio de aquellos dramáticos años, que EL FRANQUISMO SE RE-INSTAURE EN ESPAÑA, y esta vez no por las armas y el asesinato, sino POR LOS VOTOS de un pueblo al que me niego a denominar como INGRATO Y OLVIDADIZO, pero si de un tanto escaso de interés por conocer su pasado y en consecuencia suicida en un demasiado alto porcentaje. Espero que los Partidos que recibieron el testigo de sus mayores, aprovechen este áspero periodo electoral de diversos ámbitos y,
    dejando aparte el "campeonato o torneo de insultos", dediquen este escaso tiempo para hacer DOCENCIA a la vez que exposiciones diáfanas de sus proyectos de Gobernanza en caso de vencer. Y sobre todo, que comparezcan ante los electores CONVINCENTES, SIN HACER PROPUESTAS QUE NO ESTÉN DISPUESTOS A DEJARSE LA PIEL POLÍTICA - Y DIRÍA QUE CUASI FÍSICA - en conseguir implementarlas. Y si a pesar de todo y aun habiendo ganado el derecho a gobernar la conjunción de otros hicieran IMPOSIBLE el CUMPLIMIENTO DE SUS PROMESAS, que no dejen pasar meses estériles arrastrando por el piso su impotencia. QUE SIN AFERRARSE A NINGÚN CARGO, INMEDIATAMENTE CONVOQUEN NUEVAS ELECCIONES PARA DENUNCIAR A LOS QUE BLOQUEAN CUALQUIER AVANCE, Y PIDIÉNDONOS EL VOTO MAYORITARIO PARA PODER HACER REALIDAD NUESTROS LEGÍTIMOS DESEOS. Desde luego, si por pacatería o falta de valor político no sólo no cumplen lo ofrecido sino que por el contrario tiene la tentación de aprobar postulados esenciales de "los otros", QUE SE VAYAN EN SILENCIO ANTES DE CUBRIRSE DE INDIGNIDAD.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • COLOJ. COLOJ. 08/04/19 02:09

      Se nota mucho que cierta izquierda no es partidaria de la autocrítica. SIEMPRE que constates alguna contradicción o "temblor de piernas" en determinados partidos, el dedito ¿rojo? hacia abajo, recibe algún voto. No discutiré el derecho de opinión, pero no me podrán negar que de las contradicciones entre lo prometido (y luego ni siquiera intentado), así como las "flojeras" de piernas, tenemos bastantes ejemplos en los últimos años (y meses).

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.