x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La tribu de Galapagar

José Antonio Martín Pallín
Publicada el 24/08/2020 a las 06:00

Ninguno de los ciudadanos que conforman la comunidad del municipio de Galapagar tiene por qué sentirse aludido por el título de este artículo. Va dirigido contra una tribu que acampa en las proximidades de la vivienda de dos ciudadanos españoles con sus tres hijos, haciendo alarde, impunemente, de una conducta incivil, sobrada de testosterona y carente de cualquier atisbo de capacidad neuronal. Estos "ejemplares ciudadanos" se creen llamados a iniciar una Cruzada contra los enemigos de Dios y de lo que solo ellos creen que debe ser la España de todos. Carecen, porque los ignoran, de los más mínimos principios y valores democráticos. Reforzados por una preocupante mayoría de medios de comunicación y gestores de opinión, parecen convencidos de que su reiterado y brutal comportamiento es un "simple ejercicio" de la libertad de expresión, reunión y manifestación.

La intolerable y antidemocrática demostración de intolerancia y de falta de respeto a sus conciudadanos ha llegado a unas cotas alarmantes para la convivencia pacífica dentro de nuestro país. Se está confundiendo y tergiversando el sentido de la manifestación de protesta que, en su momento, se utilizó por nuestros compatriotas argentinos de ultramar, bautizada con una palabra que ha recibido carta de naturaleza en nuestro nomenclátor político: el escrache. La protesta temporal en sus orígenes fue una iniciativa moral y éticamente irreprochable, ante la impunidad de los torturadores de la dictadura argentina. Por cierto, no creo que ninguno de estos integrantes de la tribu se haya manifestado o concentrado ante la casa del conocido torturador, ya fallecido con todos los honores, Billy el Niño.

Que conste que no me parece la forma más aconsejable de expresar la protesta. Siempre he considerado que el domicilio de las personas es un espacio de privacidad que nunca debe ser relacionado con la vida pública de los que en él habitan. Creo que en democracia existen otras posibilidades más adecuadas para mostrar la protesta cuando se estime oportuno.

Esta forma de manifestarse y expresar una protesta por decisiones políticas concretas ha sido avalada por nuestros tribunales, que la consideran amparada por la libertad de reunión, manifestación y expresión. No obstante no se puede olvidar que, al mismo tiempo, la tranquilidad domiciliaria tiene que ver con la libertad personal y además está en una estrecha relación con el derecho a la intimidad consagrado en el artículo 18.1 de la Constitución. Como muy bien señala la sentencia del Tribunal Constitucional 22/1984, "el domicilio inviolable es ese espacio en el que el individuo vive sin estar sujeto necesariamente a los usos y convenciones sociales y ejerce su libertad más íntima". Pero quiero adelantar que lo que está sucediendo en Galapagar, en los alrededores del domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero, desborda los límites de la protesta, constitucionalmente protegida, para entrar de lleno en el campo del Código Penal.

Me extraña que los concejales del municipio de Galapagar no hayan exigido una condena o reprobación de la concejal que ha ido más allá de la protesta reiterada, manifestando expresamente que la finalidad de los componentes de la tribu, día tras día, con altavoces al más alto volumen y con estruendo de cacerolas e, incluso, tomando imágenes del interior, excede de lo que podría considerarse como una actividad simplemente molesta y perturbadora del derecho a la tranquilidad y al respeto a la privacidad de los domicilios de las personas. Insisto, sea cual sea su ideología política. Lejos de rectificar, la alienta sabiéndose amparada por la impunidad y, lo que es peor, por la indiferencia de sus colegas en el municipio. Según manifiesta, el objetivo es el de presionarles para que "abandonen el domicilio" y se trasladen, según su adocenado y esquemático ideario, a Venezuela. Por tanto no estamos ante una protesta, sino ante una presión intolerable que tiene un encaje penal

La Fiscalía ha permanecido impasible ante estos reiterados y gravísimos comportamientos y ha permitido que la decisión del juzgado, amparando a los alborotadores, se haya tomado sin escuchar su parecer. La resolución de la jueza de Collado Villalba es sorprendente y peligrosa para la convivencia y el respeto al pluralismo político. Reconozco que está revestida de un cierto ropaje jurisprudencial, pero ignora o tergiversa los hechos que motivaron las sentencias que cita. Es cierto que existen muchas sentencias que avalan los escraches, pero en todas ellas se da la concurrencia del elemento de la temporalidad. Concretamente la que podríamos considerar emblemática, al decidir sobre el realizado ante la vivienda de la vicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría por el tema de las hipotecas, se resalta específicamente para avalarlo: su escasa duración temporal. El auto de sobreseimiento provisional y archivo de la jueza de Collado-Villalba cita jurisprudencia que nada tiene que ver con los hechos denunciados, sometidos a su valoración.

En el caso de la Audiencia Provincial de Barcelona, se trataba de una concentración ante el domicilio particular de un alcalde, en la que se lanzó un huevo contra la vivienda sin que la reunión hubiese durado más de una horas y sin ninguna otra incidencia. En el caso Appley, también invocado por la jueza como argumento de autoridad (STEDH 6 Mayo 2003), se trata de un hecho temporal y el Tribunal de Derechos Humanos se limita a manifestar su preocupación y rechazo, en el caso de que vayan acompañados de actos violentos.

Ningún juez puede utilizar argumentos procedentes de resoluciones judiciales recaídas en casos radicalmente distintos sin matizarlos o explicarlos razonablemente. Se trata de un caso de mala práctica y de tergiversación inadmisible, de la realidad de los hechos de los que está conociendo.

En el escrito de querella se relata una secuencia cronológica de hechos que desde al menos el 15 de mayo de 2020 se han venido produciendo, coincidiendo con el estado de alarma decretado por el Gobierno, al personarse la concejal, según relata en la querella, en el domicilio de la querellante perturbando su paz y descanso, profiriendo insultos, grabando y difundiendo dichas acciones concretamente en la red social Twitter.

La cuestión que tenía que dilucidar no era otra que admitir o descartar la realidad de estos hechos. Lo tenía fácil: la concejal de Vox, en uno de los ocho vídeos visionados, dice que es la "21ª cacerolada" y que "como todos los días no faltamos a nuestra cita". La juez, en una concesión dialéctica, admite generosamente que"cabe apreciar expresiones que pueden resultar incómodas y emisión de ruidos, obviamente molestos". Una reunión de esta naturaleza perpetuada, hasta el momento, durante casi dos meses, según el "razonamiento" judicial, no ha producido: "ninguna alteración grave de la vida cotidiana de la querellante". El estrambote final me parece sangrante: justifica su aberrante decisión afirmando que la querellante, Irene Montero, no ha concretado en qué medida se ha producido esa alteración.

Entrando en las cuestiones jurídicas, la juez hace una lectura selectiva del artículo 172 del Código Penal y utiliza, para descartar la existencia de un ilícito penal, una parte del texto que nada tiene que ver con los hechos que está examinando. El precepto que invoca no se refiere al acoso a la intimidad domiciliaria realizado por medio de un escrache permanente. Lo que le estaban denunciando es una conducta contemplada por el legislador al imponer una pena de prisión de hasta tres años o una multa, cuando "la coacción ejercida tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda".

Los ejemplares componentes de la tribu de Galapagar, reconfortados y estimulados por tan antidemocrática decisión de la juez, pensarán que se ha abierto el portón y el ganado alborozado se puede dirigir a cualquier domicilio y pastar durante días y días, con permiso de la autoridad y si el tiempo no lo impide.

Pero lo más grave es el clima de intolerancia y de odio que se está creando, ante la pasividad de gobernantes y de muchos medios de comunicación. Me congratula que se haya comenzado a tomar conciencia del tsunami democrático y constitucional que podría producirse si no se atajan estas conductas con la simple y sencilla aplicación de la ley, en este caso penal. El editorial del diario El País y las declaraciones del representante del PP Pablo Montesinos, entre otras, marcan el camino a seguir, sin mayores dilaciones, antes de que se implante, con la bendición de una juez, la ley de la jungla. Nadie debe confundir la libertad de expresión con la libertad de presión.

_____________________________

José Antonio Martín Pallín es abogado, magistrado emérito del Tribunal Supremo y comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




96 Comentarios
  • Isabelle006# Isabelle006# 28/08/20 13:19

    "Ni hay que ser de Unidas Podemos, ni progresista para verlo. Sólo demócrata. Afortunadamente hay muchísimas personas que lo entendemos así."

    A propósito del acoso fascista en Galapagar

    JAVIER SEGURA

    Profesor de Historia www.javisegura.es

    ...."Es la presencia de la violencia directa en el acoso fascista a la familia Iglesias-Montero la que convierte la inhibición del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo y del delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, dejando que la situación se prolongue sine die, en una preocupante negligencia. ¿Qué tendría que pasar para que tomaran cartas  en el asunto y pusieran fin a la situación? ¿No se está, con esta actitud, lanzando el mensaje a la sociedad de que si se le puede hacer la vida imposible a dos miembros del Gobierno, cabría hacer lo mismo con cualquier representante público? Y, yendo más allá, ¿no se está poniendo en riesgo la propia convivencia ciudadana dejando abierta la posibilidad de que esta violencia se extienda a la propia calle si no se corta de raíz? Francamente peligroso. Es esta pasividad, la que, con toda lógica, ha alentado a un grupo de personas a desplazarse a Galapagar para manifestar su solidaridad con los líderes de Podemos y denunciar el acoso a que están siendo sometid@s.


    https://blogs.publico.es/otrasmiradas/36695/a-proposito-del-acoso-fascista-en-galapagar/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • CarlosP58 CarlosP58 26/08/20 19:38

    Gracias señor Martín Pallín por su claridad. Con este párrafo está todo claro, cuando nos dice :"La Fiscalía ha permanecido impasible ante estos reiterados y gravísimos comportamientos y ha permitido que la decisión del juzgado, amparando a los alborotadores, se haya tomado sin escuchar su parecer. La resolución de la jueza de Collado Villalba es sorprendente y peligrosa para la convivencia y el respeto al pluralismo político. Reconozco que está revestida de un cierto ropaje jurisprudencial, pero ignora o tergiversa los hechos que motivaron las sentencias que cita.".
    Y también gracias por reiterar algo de sentido común.
    "Ningún juez puede utilizar argumentos procedentes de resoluciones judiciales recaídas en casos radicalmente distintos sin matizarlos o explicarlos razonablemente. Se trata de un caso de mala práctica y de tergiversación inadmisible, de la realidad de los hechos de los que está conociendo".
    Y lo remata usted magníficamente cuando nos dice:*Nadie debe confundir la libertad de expresión con la libertad de presión"
    Pareciera que a demasiados políticos, medios de prensa, juristas y tertulianos les importa poco que sean dirigentes de Unidas Podemos, Iglesias y Montero con sus tres hijos, los que sean presionados y acosados, intimidados y señalados como objetivos de futura violencia.
    Que la Fiscalía General del Estado y el Ministerio del Interior no hagan nada es una demostración de inigualdad ante la ley. ¿Ocurriría lo mismo si este festival de reivindicación democrática se llevará frente a la casa del Presidente del Tribunal Supremo o del Constitucional?
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Esdaquit Esdaquit 26/08/20 01:19

    Extraordinario artículo. Habría que hacer pancartas con algunas de las frases del Sr. Martín y pasearse con ellas delante del domicilio de la jueza, con megafonía y cacerolas. La tribu de Galapagar lo que está haciendo es sumarse a la campaña de acoso y derribo contra Unidas Podemos, en la que el trifachito está empeñado. Si los demócratas permitimos que consigan su objetivo (no sabemos hasta dónde podrán aguantar Iglesias y Montero el salvaje acoso que están sufriendo), lo que haremos es alimentar al monstruo del neofranquismo y fascista de siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • ARAARA ARAARA 25/08/20 20:16

    Demasiado tarde. Lo lamentaremos y sin pasar mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Caletre Caletre 25/08/20 16:56

    Yo no le doy las gracias. Si este su comentario hubiera figurado al primer siguiente día del acoso sería muy agradecido. Hoy no. Y no solo eso, sino por ser quien es, y el ejercicio que desempeñó y desempeña, considero de obligado el Juicio de Valor el primer día. Esto más parece que siendo usted un gran médico, no alerte a la Policía de los borrachos confirmados conocidos que salen en tromba a la autopista con sus paleadoras. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    9

    0

    • Dver Dver 26/08/20 19:58

      El señor Martín Pallín no es un reportero ni un fiscal en activo. Simplemente una persona experta en leyes que cuando cree oportuno da su opinión. Lo que usted propone es que todo el mundo debe de estar a la que salta. Prefiero reflexiones sosegadas, pues aportan más a la comprensión de la vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Epi Epi 25/08/20 08:49

    Luego, dicen algun@s, no se puede criticar a los jueces porque va contra la independencia judicial. ¿Quién actúa contra estos jueces que se creen impunes y actúan según piensan y amaneran las leyes? ¡País de hipócritas!
    Muy buen artículo señor Pallín. Este país necesita juristas imparciales y con sentido común como usted.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • Hammurabi Hammurabi 25/08/20 00:08

    O se limpian nuestras instituciones de fascistas o vamos a nuestra propia destrucción. Gracias a personas profesionales y humanas como Martín Pallin

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • svara svara 24/08/20 23:00

    El fascismo intenta provocar y acosar para conseguir razones y liarla. Solo buscan la confrontación. Son así de borregos. Cualquier respuesta no democrática les beneficia, de ahí que sea tan importante que la juez que está favoreciendo la actuación fascista sea fiscalizada y suspendida de la judicatura por inútil en el sostenimiento de la democracia. Lastima que predominen los mediocres en las instituciones, motivó por el cual en España no funciona nada en condiciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    14

    • GRINGO GRINGO 25/08/20 08:43

      Estarán esperando, y les gustaría, la reacción de la "extrema izquierda revolucionaria, bolchevique, bolivariana, stalinista, etc,etc,etc,", pero para la desgracia de éstos "patriomierdas", lo único que están dejando de manifiesto es que LOS ÚNICOS VIOLENTOS SON ELLOS.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      12

  • Javipas Javipas 24/08/20 22:45

    La jueza prevaricadora fascista Marta García Sipols, me gustaría saber si ese fuera su caso que pasaría, pues adelante y ánimo. La indignidad de esta gentuza con toga intocables son una escoria miserable de esta sociedad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • GRINGO GRINGO 24/08/20 20:06

    Empezando por el final, "no he leído el artículo de El País, ni las declaraciones de Pablo Montesinos, portavoz del PP", ambos me generan molestos sarpullidos, aunque si las menciona el Sr. Martín Pallín, supongo que irán en la línea de su argumentación, pero como otras muchas cosas que pasan en éste país, llegan tarde, aunque es mejor eso que nada (así se crea una sociedad conformista).

    Para los "demócratas y constitucionalistas de nuestra homologable democracia", éste es nuestro "Estado de Derecho", donde unos comportamientos que ellos adjudicarían a las "hordas comunistas, bolivarianas, stalinistas y demás epítetos", propias de países como Venezuela, la URSS, Irán o Pakistán, se exhiben sin ningún decoro y acosan "al poder" esgrimiendo la "libertad de expresión", pero que por contra, si se produjeran en los EE.UU., ante el domicilio de su Vice-Presidente, estos "patrióticos ciudadanos" estarían vistiendo de naranja desde hace unos meses, no lo duden por un momento.

    Ahora que sigue de moda el "Demérito" exiliado en unos de los países del GOLFO, se explica el porqué ha podido hacer lo que le ha venido en gana, aunque algunos ahora se muestran sorprendidos, y otros firman Manifiestos de Apoyo,.....no lo saben ???, pues si señores, porqué los medios de comunicación y los partidos políticos que nos han gobernado han colaborado en construir éste Estado de Derecho, en el que sólo tienen derechos ellos, los demás NO.

    Hoy mismo en la SER, la Ministra de Defensa, Margarita Robles, le habrán pasado instrucciones del Grupo PRISA, trataba de matizar sus comentarios de hace unos días, también llega tarde, y lo que más preocupa es que ella, que fue gravemente insultada por otro "compañero del PSOE", el Senador Miguel Angel Heredia https://www.youtube.com/watch?v=lhD7ZeSXSaU, no empatice con una familia y sus hijos que están siendo insultados y acosados en su domicilio desde hace meses, y que ni tan siquiera han podido ir de vacaciones, "como suele ser habitual entre los miembros de los gobiernos de los últimos 40 años", a que sí ???.

    Somos la "República Bananera de AhoraNoTocaNistan", y tendrán que pasar generaciones hasta que nos parezcamos a un país "normal"....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    27

    • Hammurabi Hammurabi 24/08/20 23:13

      Pues si, y lo de Margarita Robles, de juzgado de guardia!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      15



 
Opinión