X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Un anarquista llamado Juan

Francisco Javier López Martín
Publicada el 16/04/2021 a las 06:00

En estos días se rendirán discretos homenajes a un hombre, a un anarquista, llamado Juan, Juan Gómez Casas. Uno más entre otros tantos, uno que hubiera cumplido, que cumple, 100 años este 16 de abril. Hijo de emigrantes españoles en Francia, que volvieron a su tierra con la proclamación de la Segunda República. Un anarquista, como tantos otros, que siguió las huellas de su padre y comenzó a militar desde chico en las Juventudes Libertarias y luego en la CNT.

Creo, sinceramente, por lo poco que le conocí, que nunca quiso ser Juan otra cosa que uno entre muchos, pero al estilo de aquellos anarquistas que no toleran que nadie quede por debajo, pero tampoco por encima de los demás.

Tal vez por ello, por esa voluntad de igualdad y esa concepción de la libertad como el ejercicio de una responsabilidad personal, Juan acudió a taponar, con 17 años, cuando la guerra ya estaba casi perdida, la sangría de vidas que los militares profesionales del ejército fascista estaban provocando en los frentes, o en las tapias de los cementerios y se alistó en la 39 Brigada Mixta del Ejercito Popular.

Era aún menor de edad cuando acabó la guerra y aquello facilitó que no fuera condenado a larga condena de prisión, pero no impidió que asumiera su responsabilidad de reorganizar la CNT y las Juventudes Libertarias, destrozadas durante la contienda. Una actividad que le llevó a la cárcel en 1948, donde cumplió más de la mitad de los 30 años a los que fue condenado, tras ser incautada en su casa la imprenta donde se editaban las revistas Tierra y Libertad y La Juventud Libre.

La cárcel fue su universidad, el lugar donde leyó, estudió y aprendió esa forma serena, firme, pero contenida, educada siempre, de exponer sus ideas y defenderlas. Al salir de la cárcel se gana la vida como pintor y más tarde como contable, al tiempo que comienza a traducir y escribir bajo seudónimo. Traducciones como la de Moby Dick, o la biografía de Pablo Iglesias, salieron de sus manos.

Es entonces cuando se entrega al imponente esfuerzo de escribir la Historia del Anarcosindicalismo, o La Historia de la Federación Anarquista Ibérica (FAI), La política Española y la Guerra Civil, Los Anarquistas en el Gobierno, Sociología del anarquismo hispánico. Tan pronto estudia La autogestión en España como escribe sus Cuentos carcelarios, se adentra en El Frente de Aragón, vuelve a La Primera Internacional en España, o se vuelca en El Relanzamiento de la CNT.

Decenas de libros, centenares de artículos en revistas nacionales e internacionales, prólogos, introducciones. Una tarea que no le impidió asumir el reto de aceptar la Secretaría General de la Confederación Nacional del Trabajo en los primeros años tras la muerte del dictador.

Muchos historiadores del Régimen, o los historiadores oficiales, institucionales, universitarios o no, nunca han sobrellevado bien este esfuerzo autodidacta de Juan Gómez Casas, pero su aportación a la Historia del Movimiento Obrero español sigue siendo una referencia inevitable.

Se cumplen 100 años de su nacimiento y 20 años de su muerte en pleno verano de 2001. De él aprendí que merecemos un futuro como mujeres y hombres libres e iguales. Un concepto que defendí muchas veces en el interno de las organizaciones en las que he militado y como principio rector de la política y de la vida en sociedad.

Me duele que estas dos ideas fuerza, libres e iguales, hayan sido convertidas en concepto de usar y tirar por parte de quienes se beneficiaron del Tamayazo y convirtieron Madrid en foro de negocio y corrupción para ese consorcio político-empresarial que ha emponzoñado la vida madrileña, sus instituciones, el tejido económico y la convivencia social.

Abandoné la CNT allá por 1982. Algo recuerdo de aquellos días, pero prefiero tirar de la memoria de un buen amigo que me ha contado que en una de aquellas apasionadas y concurridas asambleas me dio por exponer algunas de las ideas a las que venía dando vueltas desde hacía algún tiempo. Demasiado activismo y campañas, acompañadas de inevitables pegadas de enormes carteles y poca reflexión, poca pedagogía, poco acercarse a la gente común y corriente, la que vivía en los barrios.

En algún momento debí hacer referencia a los interiorizados, constantes y extenuantes debates, las escisiones endémicas y, sobre todo, la locura de que entre nosotros hubiera compañeros que, de un día para otro, eran detenidos por la policía, por perpetrar un atraco, por llevar armas, por preparar un atentado, como quien sigue un plan mecánicamente articulado para destrozar desde dentro la organización.

Así las cosas, debí de anunciar que yo no seguía en la CNT, porque poco me aportaba y nada me enseñaba. Juan Gómez Casas pidió la palabra y, con su tono sereno, didáctico, que tanto me gustaba, vino a decir –mi memoria nunca ha sido muy buena, sigo utilizando los recuerdos de mi amigo–: "Javier, gracias por cuanto nos has dicho hoy aquí. No te vayas pensando que no has aprendido nada. Solamente escucharte, solamente ver cómo has expuesto la situación, eso no tiene precio, es todo un aprendizaje. Muchas gracias".

Antes de ingresar en la CNT anduve en organizaciones parroquiales, vecinales, educativas, de barrio. Después de la CNT he militado en el PCE, en IU, en Comisiones Obreras, en asociaciones de vecinos. Hoy sólo conservo el carnet de CCOO. Pero haya estado donde haya estado, siempre he mantenido viva la idea de construir un mundo de mujeres y hombres libres e iguales.

Nunca olvidé el tono sereno pero firme, respetuoso y educado pero educador, de aquel hombre, de aquel anarquista llamado Juan Gómez Casas, que nunca quiso dejar de ser uno entre muchos, sin nadie por debajo, sin nadie por encima, que dedicó su vida a vivir con y a escribir sobre su gente.

Feliz centenario y que su nombre no se borre de nuestras memorias.

__________________

Francisco Javier López Martín fue secretario general de CCOO de Madrid entre los años 2000 y 2013

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Damas Damas 17/04/21 00:07

    Despierta mi admiración "aquel anarquista llamado Juan Gómez Casas" sobre todo por eso de: "que nunca quiso dejar de ser uno entre muchos, sin nadie por debajo, sin nadie por encima".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pablos pablos 16/04/21 16:21

    Pues fíjate Javi, yo ya no conservo ningún carné, sólo el recuerdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Angel10 Angel10 16/04/21 11:13

    Honor a todos los luchadores de la Libertad

    Y ya está bien de que los neoliberales usen el término libertario, esa gloriosa palabra solo pertenece a los que se han jugado la libertad, jamás a los liberticidas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 16/04/21 10:10

    Viendo el panorama de la política actual, no tengo ninguna duda a quién apoyaría "Juan".

    Que los madrileños no se olviden el 4M, una sociedad más igualitaria es posible, pero hace falta ese voto, que muchas veces se equivoca de destinatario, demasiadas por no decir todas.

    SÍ SE PUEDE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Setito de Tweeter Setito de Tweeter 16/04/21 08:34

    ¡¡ ES IMPRESIONANTE LA DIFERENCIA DE MADUREZ DE LOS "NIÑOS" DE ANTES A LOS CHIQUILLOS DE HOY EN DIA !!
    como yo pienso que hay mucha gente que opina que antes maduraba-mos mucho NO,..... muchisimo antes que hoy en dia.....DONDE HIJOS CON 25 parecen de 15 .enfin es mera comparacion mia , pero creo que acertada.
    NO HAY DUDA ANTES MADURABAMOS MUCHO ANTES....
    ¿ porque sera ?
    por los medios, la telebasura, la falta de educacion parental , la sociedad ??
    NO LO SE PERO CREO QUE ES OBVIO

    quisiera que los jovenes de hoy se imaginen un minuto, estar en la piel de Juan.....quien se alisto con solo 17 años......
    ¡¡ HOY LOS DE 17 AÑOS SOLO PIENSAN EN DISCOTECAS , DROGAS Y REGGAETON !!
    solo hay que mirar el nuevo programa super culto de niñatos pijos en pareja en la isla donde viven en un paraiso y el que mas tias se folla gana en fama y la final !!
    ENFIN PARA CONTRASTAR CON LA REALIDAD DE AQUELLOS AÑOS....

    a mi me choca profundamente la diferencia de vida, de lucha, de logros, de meritos, de sobrevivencia !!
    ¿ QUE COSAS ??

    lo que me lleva a pensar
    ¿COMO SERA EN EL 2040 ??

    ¡¡ creo que ni yo ni tu nos acercamos ni un apice a ello !!
    MIEDO ME DA

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    0

    • Angel10 Angel10 16/04/21 11:11

      No generalices, en general solo oímos el ruido, pero también hay mucha música, creo que por edad tienes poco contacto con jóvenes, a mi me pasa lo mismo, pero intento observarlos y puedo estar de acuerdo contigo en que algunos maduran mas tarde, entre otras cosas porque tampoco tienen muchas posibilidades de tomar decisiones trascendentales, que son las que te ponen frente a la realidad, pero confía en esta juventud que como todas genera desconfianza en las generaciones anteriores, que como todas está llena de estúpidos y de gente inteligente, que como todas tiene mala gente y buena gente, además no nos queda mas remedio que desearles suerte, ellos serán quienes nos cuiden o nos tiren a la basura, estoy convencido de que nos cuidarán, como nosotros hemos cuidado a nuestros padres y nuestros hijos lo han visto. El ejemplo es el mejor consejo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión