x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
10N | Elecciones Generales

Sánchez llama a Rivera "liberal ibérico" y compara su nulo interés por la exhumación con un alemán al que no le importara el Holocausto

  • El presidente del Gobierno en funciones describe la actitud de Rivera como si fuera un alemán al que "no le importa el Holocausto nazi" porque nació después de 1945
  • Sánchez estima la exhumación del dictador como una "gran victoria" de la democracia y considera que los familiares sacaron el féretro en el más absoluto silencio y vacío

Publicada el 25/10/2019 a las 21:27 Actualizada el 25/10/2019 a las 21:59
Pedro Sánchez durante un acto del PSOE de cara a las elecciones del 10N en Elda (Alicante).

Pedro Sánchez durante un acto del PSOE de cara a las elecciones del 10N en Elda (Alicante).

Europa Press
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha denominado este viernes al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, como un "liberal ibérico" al venir a decir que no le interesaba la exhumación de Francisco Franco al haber nacido en democracia. Bajo el punto de vista de Sánchez, esta actitud equivale a que un alemán sostenga que "no le importa el Holocausto nazi" porque nació después de 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial.

En un mitin ante 1.300 personas al que ha tenido acceso Europa Press en el Pabellón Azul de Elda (Alicante), Sánchez ha reivindicado el modo en que su Ejecutivo ha ejecutado la exhumación de Francisco Franco, cuyo féretro fue sacado a hombros únicamente por su familia en el más absoluto silencio y vacío, a diferencia del multitudinario entierro que tuvo en el mismo lugar en 1975.

"El respeto es la diferencia entre nosotros y ellos, entre la democracia y la dictadura", ha dicho antes de poner en valor que la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos, donde están los cadáveres de muchas de sus víctimas, representa una "gran victoria" de la democracia española y de sus tres poderes. Para demostrar la relevancia que este hecho ha tenido para muchos españoles, Sánchez ha desvelado que nunca antes tantas personas le han dado las gracias cuando le encuentran en la calle.

Como viene reiterando en estos mítines de precampaña, Sánchez ha dedicado parte de su intervención a analizar la situación en Cataluña y a exigir a Torra que, antes de intentar día tras día contactar con el jefe del Ejecutivo, ha de hacer una "llamada a la convivencia", una condena de la violencia y una defensa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La crisis de Cataluña le ha servido para intentar demostrar la inviabilidad de un Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos, cuya marca en Cataluña sigue hablando de la existencia de presos políticos. Sánchez ha presentado a su partido como el único capaz de garantizar el desbloqueo y la formación de un Gobierno, primera condición para que España pueda afrontar los desafíos que tiene por delante, desde el desempleo, a la transición ecológica, pasando por la sostenibilidad de las pensiones.

En un mensaje a los indecisos, les ha advertido de que lo único que saca a España del bloqueo es una nación "movilizada" que acuda masivamente a las urnas y diga "no" al "plato indigesto" de las tres derechas. Si hay utilidad en el voto, hay que concentrarlo en el PSOE, ha afirmado.

Sánchez ha tenido como telonero en el mitin a su ministro de Ciencia y Universidades, Pedro Duque, que ha asegurado que el Consejo de Ministros del que forma parte es "el único" que ha visto "donde la gente se lleva más o menos bien" y actúa coordinado, siguiendo la instrucción que desde un primer momento los ministros recibieron del presidente precisamente para no cometer los errores de anteriores Ejecutivos. Duque ha reconocido que cuando recibió la oferta de Sánchez de incorporarse a su gabinete él se creyó que el líder del PSOE "de verdad quería cambiar España" y estaba llamando a personas que pensaba que podían ayudar a este objetivo.

El ministro, cabeza de lista al Congreso por Alicante, ha arrancado las risas del auditorio cuando, al comenzar su intervención, sentía alivia porque le hubieran precedido en el uso de la palabra el alcalde de Elda, Rubén Alfaro, y la también candidata al Congreso por Alicante, Patricia Blanquer. "Yo soy más moderadito, soy incapaz de adaptarme al estilo que tenéis en estas reuniones", admitía.

En el exterior del pabellón, durante todo el mitin, un grupo de miembros del sindicato de policía Jusapol protestaba por sus condiciones laborales con sirenas para generar más ruido.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión