x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Tribunales

Estrasburgo avala ahora las devoluciones en caliente en las fronteras españolas

  • La Gran Sala sentencia, por unanimidad, que el Estado ni violó el artículo 4 del Protocolo número 4 al CEDH ni tampoco el 13 del Convenio por devolver de forma inmediata a Marruecos a dos migrantes que saltaron la valla de Melilla en el año 2014
  • Los magistrados consideran que si no se estudiaron las circunstancias individuales de cada uno de ellos fue porque decidieron no utilizar las vías existentes para obtener la entrada legal en territorio español

Publicada el 13/02/2020 a las 13:49 Actualizada el 13/02/2020 a las 19:58
Un grupo de migrantes subidos a la valla.

Un grupo de migrantes subidos a una de las vallas fronterizas.

EP

Estrasburgo cambia de postura y da su visto bueno a las devoluciones en caliente. La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, compuesta por 17 magistrados, ha sentenciado este jueves por unanimidad que el Estado ni violó el artículo 4 del Protocolo nº4 al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos (CEDH) ni tampoco el 13 de este último texto por expulsar de forma inmediata a Marruecos a dos migrantes que saltaron la valla de Melilla en 2014. Hace tres años, la Sección Tercera consideró que se había producido una devolución que revestía "un carácter colectivo" en tanto no se habían tomado en consideración "las circunstancias particulares de los individuos afectados". Y condenó por ello al Estado. Ahora, sin embargo, el tribunal dar marcha atrás y corrige este pronunciamiento al considerar que si no se llevó a cabo un procedimiento individualizado fue porque los dos migrantes no utilizaron las vías existentes para obtener "la entrada legal" en territorio español.

N.D y N.T. nacieron en 1986 y 1985, respectivamente. Ambos llegaron a Marruecos entre finales de 2012 y marzo de 2013, recalando en el campamento de inmigrantes del monte Gurugú, cercano a la frontera española de Melilla. El 13 de agosto de 2014, junto con otro grupo de personas, intentaron saltar la valla. En cuanto pusieron los pies en el suelo, fueron detenidos por la Guardia Civil, esposados y devueltos a Marruecos. "En ningún momento fueron objeto de procedimiento de identificación alguno. No tuvieron la posibilidad de exponer sus circunstancias personales ni de ser asistidos por abogados, intérpretes o médicos", consideraba probada la primera sentencia. Una vez en suelo marroquí, fueron trasladados primero a Nador y luego a Fez. Meses después, en octubre y diciembre, consiguieron entrar en territorio español por el puesto fronterizo de la ciudad autónoma. Entonces, se iniciaron contra ellos sendos procedimientos que terminaron derivando en una nueva expulsión.

Una vez conocido el primer fallo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy decidió llevar el caso ante la Gran Sala de Estrasburgo. Tras la moción de censura, el Ministerio de Justicia remitió una carta al TEDH, adelantada por El País, en la que aseguraba que el nuevo Gobierno socialista se había dado cuenta de "la destacada importancia" del asunto y anunciaba su intención de revisar la postura que España tenía previsto mantener en la audiencia por dicho recurso. Pero el Ejecutivo de Sánchez, cuyo partido se opuso férreamente en la oposición a las devoluciones en caliente, terminó manteniéndose en el procedimiento con un escrito en el que alegaba que lo que se había producido no fue "una expulsión sino una prevención de entrada". Y supeditó la eliminación de este tipo de prácticas al pronunciamiento que finalmente emitiera el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tras revisar el caso.

Ahora, la Gran Sala da la razón a España. La sentencia, presentada en audiencia pública por el magistrado griego Linos-Alexandre Sicilianos, pretende dejar claro antes de entrar en el fondo del asunto "la importancia de la gestión y la protección de las fronteras. "Los Estados pueden, en principio, establecer en sus fronteras disposiciones destinadas a permitir el acceso a su territorio nacional únicamente a las personas que cumplan los requisitos legales pertinentes", recoge el fallo. Eso sí, continúa, "los problemas" que puedan encontrar los países en la gestión de los flujos migratorios o en la recepción de solicitantes de asilo "no pueden justificar" la utilización de prácticas que no sean "compatibles" con las garantías establecidas en el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos o con sus protocolos, entre ellas la de no devolución.

La "propia conducta" del solicitante es "relevante"

Dicho esto, los magistrados entran a analizar lo nuclear del asunto: la supuesta vulneración del artículo 4 del Protocolo nº4, que prohíbe las "expulsiones colectivas de extranjeros". El tribunal era plenamente consciente de la importancia del caso. Por primera vez, tenía que abordar la aplicabilidad de dicho precepto en las devoluciones en caliente producidas en una frontera terrestre. Por ello, comienza valorando si los hechos pueden entenderse como una expulsión. El Gobierno defendía, en este sentido, que lo que se había producido aquél día de 2014 fue una no admisión en el Estado. Argumento que, sin embargo, la Gran Sala rechaza: "Es indiscutible que los demandantes fueron expulsados del territorio español y devueltos por la fuerza a Marruecos, contra su voluntad y esposados, por miembros de la Guardia Civil".

Una vez deja claro esto, la resolución se mete de lleno a analizar si las devoluciones fueron "colectivas". En este punto, Estrasburgo señala que no es relevante ni el número de individuos que integran "el grupo" ni que esté "determinado o definido por características específicas como el origen, la nacionalidad, las creencias o cualquier otro factor". "El hecho de que varios extranjeros sean objeto de decisiones similares no permite concluir que existe una expulsión colectiva si se ha dado a cada persona interesada la oportunidad de presentar argumentos contra su expulsión a las autoridades competentes de manera individual", establece el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Es decir, si cada una de las personas interesadas tiene la posibilidad de "hacer valer un riesgo de trato" incompatible con el Convenio "en caso de regreso".

No obstante, y aquí está también una de las claves sobre las que se sostiene la sentencia, la "propia conducta" del solicitante "es un factor relevante" para "evaluar la protección que se debe otorgar". "Según la jurisprudencia bien establecida del Tribunal, no hay violación del artículo del Protocolo nº4 si la falta de una decisión individual de expulsión puede atribuirse a la propia conducta del solicitante", señalan los magistrados. Por ello, continúan, se tiene que tener en cuenta a la hora de analizar estos casos, en primer lugar, si el Estado había proporcionado "un acceso auténtico y efectivo" a los procedimientos de entrada legal. En caso afirmativo, debe estudiarse si existen razones convincentes, "basadas en hechos objetivos de los que el Estado demandado sea responsable", para que el solicitante no hubiera recurrido a esas vías. 

Sobre la primera de estas cuestiones, la Gran Sala afirma que "la legislación española" ofrecía varias fórmulas para solicitar la admisión en territorio nacional, ya fuera a través de la petición de un visado o mediante una solicitud de protección internacional, algo que podrían haber hecho tanto en el paso fronterizo de Beni Enzar como en las representaciones diplomáticas y consulares de España. Como las dos personas no usaron estas vías legales, la resolución valora si ambos "tenían razones convincentes" para no haberlo hecho. Y, tras analizarlo, concluye: "El tribunal no está convencido de que el Estado demandado no haya proporcionado un acceso auténtico y efectivo a los procedimientos de entrada legal [...] y de que los demandantes tuvieran razones convincentes basadas en hechos objetivos de los que era responsable el Estado demandado para no hacer uso de estos procedimientos".

Estrasburgo, por tanto, concluye que fueron estas dos personas las que "se pusieron en peligro" al participar en el salto a la valla de Melilla, en el que se recurrió a "la fuerza", y que ninguno de ellos hizo uso "de los procedimientos legales existentes para obtener la entrada legal en el territorio español". "En consecuencia, de conformidad con su jurisprudencia reiterada, el tribunal considera que la falta de decisiones individuales de expulsión puede atribuirse al hecho de que los solicitantes [...] no hicieron uso de los procedimientos oficiales de entrada existentes a tal efecto y, por lo tanto, fue consecuencia de su propia conducta", concluyen los magistrados, que también rechazan por unanimidad una violación del artículo 13 del CEDH en relación con el artículo 4 del Protocolo nº4.

Una resolución "peligrosa"

Pocas horas después de conocerse la decisión, fuentes del Ministerio del Interior han asegurado a Europa Press que el Ejecutivo, "como no puede ser de otra manera", respeta y acata la decisión. Este mismo jueves, el titular de la cartera, Fernando Grande-Marlaska, aseguró desde Canarias que las devoluciones en caliente se estaban haciendo con "garantías máximas". "Se realizan en el marco de la normativa española, que es trasunto de la normativa internacional en materia de derechos de los refugiados, en materia de los derechos de las personas solicitantes de protección internacional y con un control judicial efectivo ante la devolución. [...] Todas las devoluciones se hacen con garantías máximas", aseveró el ministro en una rueda de prensa en la que recordó que la polícita migratoria "es de la Unión Europea", que es quien establece las "líneas generales".

La defensa de los dos demandantes, sin embargo, se muestra preocupada por la resolución judicial. Gonzalo Boyé, uno de los abogados colaboradores del Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos (Ecchr), ha señalado que la argumentación de Estrasburgo "es poco sostenible" y ha calificado la sentencia de "peligrosa" puesto que puede asentar una doctrina por la que se establece que cualquier persona que se sitúa "fuera del marco legal" deja de ser "sujeto de los derechos". La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), por su parte, ha sostenido que el pronunciamento en ningún caso "debe entenderse como un respaldo legal general a las expulsiones colectivas" y ha mostrado su deseo de que el Tribunal Constitucional termine estableciendo la inconstitucionalidad de "estas prácticas que dejan en papel mojado la normativa internacional".

La resolución de la Gran Sala ha llegado en el momento más oportuno. El TC empezó a estudiar en su Pleno de esta semana el borrador de sentencia sobre el recurso interpuesto hace cinco años por la oposición contra la Ley de Seguridad Ciudadana –más conocida como ley mordaza–. Entre los preceptos cuestionados, destaca la disposición adicional primera: "Los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España". El borrador del fallo, elaborado por el magistrado Fernando Valdés, apuesta por la nulidad de dicho precepto. Sin embargo, el órgano de garantías había preferido mantenerse a la espera del pronunciamiento de Estrasburgo antes de dar cualquier paso. Ahora, con este fallo en la mano, deberá tomar la decisión definitiva.

Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • senenoa senenoa 14/02/20 13:54

    ¡Claro que sí, que los crujan! ¡Que los metan en la carcel y que tiren la llave, o que les disparen directamente entre los ojos! ¡Delincuentes, que son unos delincuentes!. Aquí, en Europa, lo que necesitamos es que vengan las mafias rusas o chinas a hacer negocios y a comprar inmuebles; y las multinacionales, a operar sin pagar impuestos... Algún día pagaremos esta infamia y esta falta de escrúpulos y de humanidad. ¡Maldita Europa de mercaderes!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 14/02/20 00:39

    Tengo la impresion de que ese tribunal acaba de declarar que es legal ser un "hijo de puta".
    Ya sólo le falta converirnos en delincuentes a los que nos negamos a ser hijos de puta y a a oiyar a lo que lo son con "lena legalidad". en el fondo no cabe mejor demostracion de la continuidad en la legallidad de todos los "hijos de puta" que desde el 17 de julio de 1936 han etado haciendo toda ls "hjoputadas" que quisieron ¡y aún siguen!. Habrá que darle tiempo para ver hasta donde es capaz de llegar este triunal juguetenando con las palabras como hacen los trileros con los cubitos debajo de ninguno de los cuales está el papelito arrugado. Esta sentencia es el final del camino del atipello de los derechos humanos o el inicio del fin de los derechos humanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    4

  • Tajo Tajo 13/02/20 20:47

    No debería extrañarnos que Estrasburgo avale las extradiciones en caliente, como las "guerras preventivas", los "bombardeos humanitarios", la venta de armas a "democracias hermanas" como la medieval monarquía Saudita para masacrar a la población yemení, o bombardeos en Siria para "luchar contra el terrorismo yhadista" que EE. UU. y la propia UE patrocinan, arman y finacian. Todo esto y más, ocurre en la actual Europa, como haber convertido el Mediterráneo en un inmenso cementerio dejando morir a miles de desgraciados. Bruselas y Estrasburgos están controladas por una élite de desalmados mercaderes antisociales y al servicio de los lobbies. Y lo están con el voto de la ciudadanía, que alguna responsabilidad tendremos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12

  • jorgeplaza jorgeplaza 13/02/20 19:18

    No siempre los tribunales europeos "humillan" a los españoles. Con eso no quiero decir que esta vez hayan acertado y, por ejemplo, con la extradición de Puchi no. Puede que sí y puede que no: chi lo sa. Lo que sí pienso es que los tribunales son, como la lotería, un juego de azar en el que casi siempre pierdes. Los tribunales europeos son tan caprichosos e inventivos como los españoles y las leyes que aplican no están mejor hechas que las nuestras.

    Creo que ya he contado que un grupo de prejubilados pleiteamos contra nuestra antigua empresa por una interpretación del acuerdo de prejubilación que nos perjudicaba. Todos, menos uno que vivía en Guadalajara y pleiteó en Castilla-La Mancha, nos unimos para ir a juicio en Madrid. Era la misma empresa, la misma acción discutible y el mismo acuerdo de prejubilación. Supongo que la ley aplicable también era la misma y los juicios fueron muy cercanos en el tiempo, pero los tribunales eran diferentes: el solitario ganó y los demás perdimos. Recurrimos, porque no entendíamos que los fallos fueran diferentes y volvimos a perder: el pleito y el dinero. Es un asunto nimio, pero mi fe en los tribunales, que nunca había sido ardiente, se congeló.

    Por esa falta de confianza, desconfío también de los infinitos abogados que hay en España: profesionales del derecho y cuñados aparte, están los copropietarios de la finca en que vives, los compañeros de trabajo y los contertulios de los periódicos como este. Todos llevan razón aunque digan cosas contradictorias. Un desengañado escepticismo es, creo yo, la mejor guía: no se alegra uno gran cosa cuando resulta que aciertas (iba a decir "llevas razón", pero en los juicios no hay razón que valga) pero tampoco te sofocas cuando sale cruz.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    9

    3

    • José Luis53 José Luis53 13/02/20 23:47

      Ya ves tú , la ley es interpretable por lo que una vez puede ser A y otra B. Te aseguro que no me molesta: tanto como tú, estoy acostumbrado a que puedan ser interpretaciones diferentes y ambas con sus razones y con razón.
      El problema es cuando prevarican y lo hacen frecuentemente : sea por razones ideológicas o por puros intereses personales, calzan una sentencia contra toda lógica y se quedan tan panchos porque son prácticamente inmunes. Ahí es donde te cabreas mucho.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      7

      • jorgeplaza jorgeplaza 14/02/20 08:30

        Supongo que eres abogado. Ya sé que soléis pensar, forzados por la práctica, que dos sentencias muy distintas sobre el mismo asunto pueden estar "bien fundamentadas" las dos. Pero yo soy (era) físico y me cuesta trabajo entenderlo, salvo que las leyes estén mal redactadas y permitan prácticamente cualquier interpretación. Por ejemplo: ¿cómo se puede saber si un tribunal, como tú dices, ha prevaricado? ¿Por torpeza en redactar la sentencia? Pero entonces, otro tribunal que fallara exactamente lo mismo pero argumentándolo con más habilidad, ¿no habría prevaricado? ¿Escribir sentencias es entonces una rama de la literatura?

        Leo en El País que el TC se ve forzado por la sentencia de Estrasburgo a modificar una sentencia propia que ya tenía redactada y que no permitía la expulsión en caliente sin haber examinado antes la situación de los expulsados. Un buen ejemplo de contradicción (de re-contradicción, si se me permite) porque todo el mundo, me parece que incluido el TS, esperaba una sentencia que condenara las expulsiones expeditivas, ya que ese que había sido el criterio del Tribunal de Estrasburgo anteriormente.

        A mí me sigue pareciendo todo esto el juego de los despropósitos y me sigo acordando del juicio que todos los compañeros menos uno perdimos contra la empresa: misma reclamación, todo lo mismo, salvo los tribunales y la Comunidad Autónoma, pero fallo opuesto. Este físico se confiesa incapaz de entenderlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        4

        1

        • Orlinda Orlinda 14/02/20 19:57

          Yo leo algo diferente a lo que has leído tú, según Diego Boza Martínez, doctor en Derecho Penal:

          “Esta sentencia no significa que el Tribunal Constitucional tenga que avalar las devoluciones en caliente. El recurso que está pendiente ante el Alto Tribunal español está solo parcialmente vinculado por esta sentencia del TEDH porque el estándar de protección nacional puede ser y, en nuestro caso, es más alto que el del Tribunal de Estrasburgo.”

          Nada de verse el TC forzado, otra cosa es que interese utilizar la sentencia para rebajar la protección nacional. Intereses siempre en el mismo sentido. Y luego dejamos todo el susto para Vox, cuando tenemos implantado lo que tenemos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • EAJ49radio EAJ49radio 13/02/20 16:47

    Vergüenza de Europa

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    4

    7

    • Orlinda Orlinda 13/02/20 16:59

      ¡Maldito Franco! Tiene que ser cosa de él que el TEDH resuelva talmente como dice VOX.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      10

      4

      • Orlinda Orlinda 13/02/20 23:11

        Si esta sentencia fuese de un tribunal español habría que ver por aquí cómo se culpa una vez más a los jueces por ser franquistas. Parece que molesta que diga que Franco no tiene nada que ver con esta deriva europea y no solo europea.

        Responder

        Denunciar comentario

        5

        5

      • jorgeplaza jorgeplaza 13/02/20 19:42

        Los señores de VOX dicen muchas barbaridades pero si dijeran SOLAMENTE barbaridades no les votaría nadie. Entre los disparates mezclan cosas razonables o que, sin serlo, expresan el punto de vista y los intereses de bastante gente. Por eso sacan votos. Un ejemplo: las "soluciones" ultraliberales que proponen para la economía perjudicarían a los trabajadores, pero es cierto que un número elevado de emigrantes les perjudica también a los trabajadores ESPAÑOLES porque la abundancia de mano de obra baja su precio, es decir, el salario. En ciertos ramos, como la construcción, o en algunos sectores de la agricultura me parece que son los patronos los primeros interesados en que haya abundancia de negros, moros y demás razas que tanto le gustan a VOX. En parte por este tipo de razones Trump ganó las elecciones y va a volver a ganarlas. Ojo con menospreciar en bloque todo lo que dice la extrema derecha, no sea que vayan a ganar las siguientes elecciones en España ellos también.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        7

        2

        • Orlinda Orlinda 13/02/20 23:02

          He dicho una tontería, en realidad las devoluciones en caliente las ha regularizado Rajoy y las ha continuado Sánchez, no Vox. Lo que no es una tontería es que con franquismo o sin él las ideas más insolidarias se extienden por toda Europa en todos los ámbitos.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          4

          4

          • jorgeplaza jorgeplaza 14/02/20 08:52

            No es realista pensar que la población europea va a acoger con los brazos abiertos cantidades cada vez mayores de emigrantes sin restricción de ningún tipo. Eso no ha pasado nunca en ninguna parte. Por ejemplo, se ataca mucho a Trump por su política de emigración, pero nos olvidamos de las humillantes cuarentenas que tenían que pasar en la isla de Ellis (creo que se llama así) los emigrantes europeos que llegaron a finales del XIX y principios del XX, pese a que estamos hartos de verlas en las películas. Entonces los EE.UU. necesitaba miles, probablemente millones, de emigrantes y, con todo, la entrada no era ni fácil ni automática para gente que, bien pensado, era muy similar a los estadounidenses salvo en el idioma. Otro ejemplo: en los sesenta, dos tíos míos emigraron ilegalmente a Suiza. Ilegalmente, repito. Uno, que aún vive, no pudo aguantarlo y se volvió. El otro consiguió regularizar su situación con el tiempo, aunque después murió en Suiza muy prematuramente de cáncer por causas no relacionadas. En pleno auge de una economía europea con avidez casi ilimitada de mano de obra, las leyes no permitían la emigración arbitraria de cualquiera que quisiera emigrar. Otro caso más: una parte de los turcos, descendientes de aquellos a los que se explotó a conciencia (para hacer autopistas, por ejemplo) nunca se ha acabado de integrar del todo en la sociedad alemana. Siguen viviendo en sus barrios propios y llevando una vida algo distinta de la de los alemanes "fetén": es un aviso de lo que podría ocurrir en cualquier otro país.

            No me parece que se pueda despachar con un "ideas insolidarias" el asunto. Insolidario es también que apechuguen en exclusiva con el problema los países fronterizos como Grecia, Italia o nosotros. Sería imprescindible una política europea común que estableciera cuántos emigrantes y de qué características pueden caber y repartirlos equitativamente a las posibilidades de cada país. Común y ordenada, pero no barra libre: seguiría habiendo ilegales y expulsiones, aunque bien reguladas. Todo lo demás son palabras vacías o cargarle el muerto al más tonto, creo yo.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            7

            2

            • Orlinda Orlinda 14/02/20 15:24

              Esto es mucho peor que insolidario, tal como dice Palazón (y otros muchos): “Los jueces no son conscientes de la trascendencia que su decisión tiene. Con esta sentencia el TEDH deja de ser una referencia en Derechos Humanos y se convierte en un tribunal de derechos de los gobiernos y de las corporaciones fascistas. Un tribunal que se deja influenciar por las tendencias fascistas que recorren Europa”.
              Tu apelación a ser “realistas” es pura demagogia, ninguna organización pide que se entre sin restricciones, se trata de no saltarse las las leyes que nos hemos dado contempladas en la Convención de Ginebra de Derechos para los Refugiados. Cualquier solicitante de asilo que pise un país tiene derecho a una atención legal individualizada que determine si se debe dar o no. 
              Poner como excusa para no cumplir que han entrado de forma ilegal es una obscenidad, acercarse a la oficina de solicitud de asilo en la frontera de Beni Enzar es imposible para los subsaharianos, lo impide la policía marroquí y además se da la circunstancia de que en el año que estos inmigrantes saltaron la valla no existía tal oficina, su creación es posterior.
              No se está regulando nada, se están negando y suprimiendo derechos reconocidos.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

            • jorgeplaza jorgeplaza 14/02/20 12:34

              Como he dicho muchas veces, los negativos me tienen sin cuidado pero preferiría leer argumentos que los justificaran. No consigo entender esa obstinación en limitarse a argumentos morales (solidaridad elogiable, insolidaridad vergonzosa y tal) que, por decirlo gráficamente, no tienen su correspondiente reflejo presupuestario. Ni presupuestario ni de repercusión social. Francamente, no tiene mucho sentido ni es realista y, por tanto, no cabe esperar que tengan tampoco reflejo en la realidad. Me parece que sirven más como desahogo o como justificación a uno mismo que otra cosa. Cada cual se conforma como quiere: eso también es verdad.

              Responder

              Denunciar comentario

              4

              3

 
Opinión