x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Coronavirus

El Gobierno defiende la "hibernación" de la economía para evitar la saturación de los hospitales

  • La paralización de las actividades no esenciales, que durará entre el 30 de marzo y el 9 de abril, no afectará a los que están teletrabajando, a los afectados por un ERTE, a aquellos con una incapacidad temporal o de permiso de maternidad y paternida
  • El Ejecutivo"no va a aceptar presiones" al primar "el interés general por encima de los particulares"
  • Tampoco se plantea alargar los plazos de presentación de impuestos, pero facilitará los medios online
  • Durante la tarde del domingo, los ministerios afectados continuaban "puliendo" el texto definitivo del decreto y el listado concreto de actividades consideradas esenciales, según fuentes gubernamentales consultadas por infoLibre

Publicada el 29/03/2020 a las 17:48 Actualizada el 29/03/2020 a las 21:41
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y la ministra de Trabajo Yolanda Díaz durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

María Jesús Montero y Yolanda Díaz durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Pool Moncloa/JM Cuadrado

El Consejo de Ministros extraordinario reunido este domingo ha aprobado la paralización de las actividades no esenciales entre este lunes, 30 de marzo, y el próximo jueves 9 de abril, ambos inclusive, para frenar la propagación del Covid-19 y reducir la movilidad a la de los fines de semana, a través de un permiso retribuido recuperable, por lo que los trabajadores no perderán su salario pero tendrán que recuperar horas tras el estado de alarma. Durante la tarde del domingo, los ministerios afectados continuaban "puliendo" el texto definitivo del decreto y el listado concreto de actividades consideradas esenciales, según fuentes gubernamentales consultadas por infoLibre.

En la rueda de prensa telemática tras el Consejo de Ministros extraordinario, recogida por Europa Press, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha destacado que el "esfuerzo importante" de los ciudadanos con el confinamiento "empieza a dar sus frutos sin duda" al reducirse el contagio, si bien ha indicado que las nuevas medidas "extraordinarias, de envergadura y de gran calado" buscan reducir "al mínimo" la expansión del virus y la movilidad al nivel que se registra un domingo del estado de alarma.

"Estamos cada vez más cerca de doblegar la curva pero hace falta esfuerzo adicional", por lo que "hay que dar un paso más para conseguir los días antes de Semana Santa que la movilidad sea la correspondiente a la de un fin de semana", ha indicado Montero, quien ha apuntado que la nueva suspensión de actividades no esenciales trata de anticipar la Semana Santa y "ganar tiempo" para el sistema sanitario, con el fin de que esté "tensionado pero no saturado" y pueda atender a las personas más vulnerables a la enfermedad.

"Todavía nos queda ese pequeño margen y se pretende intentar simular durante estos días el comportamiento que tenemos habitualmente durante un fin de semana", ha añadido, recalcando la importancia de reducir la movilidad las dos próximas semanas, ya que en este periodo se producirá la mayor utilización de servicios sanitarios, entrando en una especie de "hibernación" de la economía para evitar la saturación de dichos servicios.

Montero ha asegurado que "no hay ninguna situación de alarma añadida", pero ha explicado que los modelos de monitorización del contagio y los recursos sanitarios elaborados por los expertos y el Comité Técnico han aconsejado ahora aplicar esta nueva restricción de actividades para que la movilidad de estas dos semanas se reduzca a la de un fin de semana.

Por ello, ha defendido que la medida no se pudo producir antes porque había que observar las diferencias de movilidad en los días laborables respecto al fin de semana, para lo que era necesario que transcurriesen los primeros 15 días del estado de alarma, con un fin de semana de por medio. "Ha sido ahora cuando los modelos han planteado, tras 15 días de confinamiento con un fin de semana de por medio, que sería bueno y aconsejable adoptar las medidas para arañar décimas de reducción de movilidad", ha enfatizado, tildando de "ejemplar" el comportamiento de los ciudadanos.

Un permiso retribuido recuperable

Mediante el permiso retribuido recuperable aprobado, los trabajadores de las actividades no esenciales de empresas o entidades públicas y privadas continuarán recibiendo su salario con normalidad de parte de las empresas y, una vez termine la situación de emergencia, recuperarán las horas de trabajo no prestadas de manera paulatina y espaciada en el tiempo, pactando ampliar su horario con los empresarios hasta el 31 de diciembre para recuperar los ocho días laborables de inactividad, según ha explicado Montero y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

En concreto, la nueva paralización de actividades no afectará a las personas que se encuentren desarrollando ya su actividad mediante teletrabajo, a las personas incorporadas en expedientes de regulación de empleo (ERTE), a personas que se encuentran en incapacidad temporal o disfrutan de un permiso de paternidad o maternidad, ni a los trabajadores de servicios esenciales, como tampoco a aquellos excluidos por el decreto de declaración de estado de alarma.

Díaz ha advertido de que el Gobierno "no va a aceptar presiones" al primar "el interés general por encima de los particulares", y que tras el estado de alarma se cumplirá el artículo 31 del Estatuto de los Trabajadores, por el que en la devolución de horas se deberán respetar descansos de jornada diarios, los de semana y ser compatible con la conciliación.

Actividades esenciales y no esenciales

Entre los trabajadores que continuarán trabajando se encuentra todo el personal sanitario, el Ejército, las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, el personal de cuidado de personas vulnerables y los trabajadores en el sector de logística de compras, ha especificado Montero, junto a los fabricantes de productos farmacéuticos y material sanitario. Es previsible que también sigan trabajando los trabajadores de Correos, telecomunicaciones y servicios privados de seguridad, así como los empleados de los sectores de distribución de alimentos o química.

La portavoz del Gobierno ha detallado que permanecerá "tal cual" la situación de los trabajadores que no requerían presencia física, establecido en el real decreto-ley del estado e alarma, al tiempo que ha indicado que en la práctica totalidad de las administraciones se han desarrollado medidas para que en la medida de lo posible los funcionarios puedan desarrollar su trabajo desde su domicilio y reducir la transmisibilidad.

Además, ha indicado que continuarán operativas determinados fabricantes en el sector industrial imprescindibles para elaborar material necesario, como el de la moda para fabricar batas o mascarillas, la industria del alcohol y química para producir geles desinfectantes, o los sectores del automóvil y la aeronáutica, para fabricar componentes de respiración asistida.

No se plantea alargar los plazos de presentación de impuestos

Asimismo, Montero ha indicado que el Ejecutivo no tiene previsto adoptar ninguna medida nueva en relación a las obligaciones tributarias, pese a las peticiones desde distintos ámbitos para que amplíen los plazos de presentación de impuestos, y se limitó a indicar que se facilitará la presentación por medios telemáticos.

Al término de la rueda de prensa, Montero indicó que en la web de la Agencia Tributaria están los plazos y las obligaciones respecto al pago de impuestos, sobre los que no hay ninguna novedad. "Facilitaremos de todas las formas posibles el cumplimiento de todas las obligaciones fiscales a través de soportes telemáticos para evitar que haya desplazamientos", destacó la ministra.

Asimismo, recordó que el Gobierno aprobó el aplazamiento de las deudas tributarias para pymes y autónomos, con un máximo de 30.000 euros y por un periodo de seis meses, los tres primeros sin pagar intereses, así como el primer tramo de avales por importe de 20.000 millones de euros para garantizar la liquidez de las empresas, que también ayudará a que puedan cumplir con sus obligaciones fiscales.

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




 
Opinión