Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Coronavirus

La empresa fundada por un acusado en 'Gürtel' alegó en un pleito que tener sucio un geriátrico no es incumplir el contrato

  • Creada por José Luis Ulibarri, ahora pendiente de juicio por partida doble en el caso Gürtel, Aralia sostuvo ante el TSJ de Madrid que las ostensibles deficiencias detectadas en su residencia de mayores de Ensanche de Vallecas no tenían "entidad suficiente"
  • El tribunal subrayó que el informe técnico las calificaron de "especial gravedad" y confirmó la sanción impuesta a este centro, donde los familiares ya han contabilizado 27 muertes por el covid-19
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 15/04/2020 a las 06:00
José Luis Ulibarri, tras una de sus declaraciones en la Audiencia Nacional por el 'caso Gürtel'.

José Luis Ulibarri, tras una de sus declaraciones en la Audiencia Nacional por el 'caso Gürtel'.

Que un baño de uso común esté "muy sucio", que el suelo de la cocina muestre una "falta de limpieza y dejadez absoluta", que en la sala de estancia del centro de día anexo haya "esputos de los propios usuarios", que las mesas, de nuevo "sucias", exhiban restos de alimentos secos o que se perciba "un fuerte olor" en algunas de las habitaciones. A nada de eso le atribuyó Aralia Servicios Sociosanitarios SA "entidad suficiente" para que alguien concluyera que había vulnerado el contrato con la Comunidad de Madrid en relación a un geriátrico y le obligase así a pagar una sanción. 

La afirmación de que las deficiencias entrecomilladas carecían de "entidad suficiente para ser consideradas incumplimientos contractuales" fue uno de los argumentos esgrimidos por Aralia ante el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) con el fin de ahorrarse la multa –"penalidades", en el argot técnico– de 16.383 euros que el Gobierno regional le había impuesto en julio de 2015 por las faltas de "especial gravedad" detectadas en su residencia de mayores del madrileño Ensanche de Vallecas.

Allí, en ese centro de 160 plazas concertadas, los familiares de los residentes llevaban contabilizadas el 8 de abril 27 muertes a causa del covid-19. Así lo asegura la plataforma en defensa de los mayores Plagdimare, que al igual que la asociación Defensor del Paciente ocupa un papel capital en las denuncias que contra las residencias van creciendo por día. Cuántas son a día de hoy es un misterio: la Fiscalía General del Estado (FGE) se niega tanto a actualizar datos como a publicitar su posición sobre un fenómeno –el malestar con el actual modelo de las residencias de ancianos– que ha estallado durante la pandemia. 

Fundada en 1993 por José Luis Ulibarri, Aralia Servicios Sociosanitarios SA gestiona 20 residencias privadas en España que se nutren de mayores con plazas concertadas: es decir, financiadas con dinero público. Aralia cerró 2018 con ingresos de 51,89 millones y una ganancia de 908.000 euros. Pendiente de juicio por partida doble en dos piezas del caso Gürtel –la llamada principal, donde se juzgarán comisiones ilegales y fraude a Hacienda; y la de los supuestos desmanes de la trama en el municipio madrileño de Boadilla–, José Luis Ulibarri es también el principal imputado en otro caso de corrupción focalizado en Castilla y León –Enredadera–, donde se erige en uno de los empresarios más poderosos. Tras cesar como presidente en 2009, al frente de Aralia se sitúan ahora dos miembros de su familia.

La sanción a Aralia por lo sucedido en el centro de Vallecas fue confirmada por el TSJM en julio de 2019, pero ni la empresa ha aceptado desvelar a infoLibre si recurrió ante el Tribunal Supremo ni ha accedido a explicar tampoco por qué entiende que carece de entidad que en una residencia de mayores la suciedad adquiera rango general. La compañía no contestó a las preguntas que este periódico le hizo llegar a través de un cuestionario al que adjuntó la página de la sentencia del TSJM que enumera una panoplia de faltas donde encuentran lugar desde la mezcolanza de "baberos sucios" y limpios, el hallazgo de un alicatado de cocina "muy sucio" o de una lencería de tela "en pésimas condiciones, muy deteriorada e inaceptable para su uso"

"El informe técnico –se lee en la sentencia– pone de manifiesto la existencia de una serie de deficiencias en el mantenimiento y limpieza de las habitaciones, baño, comedor, entorno y zonas de esparcimiento y en e centro de día que son calificadas de especial ravedad dada la extensión del deterioro, suciedad y falta de mantenimiento que tienen, y su especial incidencia en una adecuada atención a los usuarios".

La resolución judicial expone de manera sorprendente la posición de Aralia: "La recurrente, como decimos, no niega ni cuestiona la existencia de tales deficiencias que además están contrastadas en el informe técnico, siendo lo que alega que tales deficiencias no tienen entidad suficiente para ser consideradas incumplimientos contractuales".

Pero la de Vallecas no parece constituir una excepción. En otra de las residencias madrileñas de Aralia, la de Peñuelas, la cifra de fallecidos por el covid-19 asciende ya a 25, siempre según la asociación Plagdimare. Sobre la mesa de la Fiscalía ya hay una denuncia por los supuestos delitos atribuidos a Aralia en el centro de Peñuelas, localizado en el distrito de Arganzuela.

En febrero, antes de que la pandemia sumergiera al país en una crisis sanitaria, económica y vital de consecuencias todavía impredecibles, el diario El País publicó que Aralia se enfrentaba al primer expediente de sanción en la Comunidad para retirarle a una empresa la gestión de tres centros públicos de la tercera edad: los ya citados del Ensanche de Vallecas y el de Peñuelas (en el distrito capitalino de Arganzuela), así como la residencia que posee en Leganés. La consejería de Políticas Sociales ha iniciado el proceso para romper esas tres concesiones de geriátricos, que suman 720 plazas. ¿La causa? Haber subcontratado a empleados para cubrir bajas de cuidadores, opción que el contrato prohíbe de manera expresa.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • Juanalaloca Juanalaloca 15/04/20 21:21

    LO QUE HA PASADO EN ESTE PAÍS EN LAS RESIDENCIAS, LAS VEJACIONES QUE HAN SUFRIDO, SUFRIDO LOS MAYORES ES UNA VERGÜENZA QUE OJALÁ NOS ACOMPAÑE SIEMPRE, SOBRE TODO CUANDO METAMOS LOS VOTOS EN LA URNA. PORQUE A LA DERECHA EXTREMA Y A LA EXTREMA DERECHA LO UNICO QUE LE INTERESA DE ESTE ASUNTO ES PRIVATIZARLAS PARA ENRIQUECER A SUS AMIGOS. POR QUÉ NO LA DA LA CARA LA SEÑORA IDA?? Y NOS CUENTA CUÁNTOS MUERTOS, Y CÓMO. LAS FAMILIAS NO LE VAN A PEDIR RESPONSABILIDADES? ME CONSTA QUE NO A TODAS LES DA IGUAL

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aviluara Aviluara 15/04/20 19:50

    La falta de inspección sobre los servicios públicos concertados es clamorosa.Incluso que en la mayoría de los casos es inexistente.Presuponer que el adjudicatario de la gestión de un servicio público respetará las obligaciones que contrae en el contrato de adjudicación demuestra ingenuidad ,desidia o mala fe. Un buen sistema de inspección siempre es necesario (Y rentable,,,). También en el ámbito tributario

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Baños Baños 15/04/20 19:28

    La evolución de nuestras viviendas y la influencia en nuestras vidas es indudable, pero eso no es óbice para que no se investigue a los personajes propietarios o promotores de residencias para mayores antes de hacer las concesiones.
    Este personaje es un expresidiario y a la espera de sentencias próximas, como informa Alicia Gutiérrez.
    Este personaje, junto con otro expresidiario convicto y confeso, son los propietarios de todos los medios de comunicación de varias Comunidades Autónomas y recientemente han percibido, como todos los años precedentes, 20 millones de euros para RTV de Castilla y León, gobernada por los regeneradores del mundo, PP y C´s.
    Anécdota siniestra: Tras su estancia en la cárcel, le hacen presidente de las Cámaras de comercio e industria, que sigue siéndolo y celebra un aniversario e invita al rey, el cual asistió al banquete. Con un par. Puede comprobarse todo lo afirmado en Burgos.
    Como para no enmerdarse en todos los negocios sucios, cuando saben que les sale gratis delinquir. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Aserejé Aserejé 15/04/20 19:14

    Me parece Estupenda la informacion de este articulo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • senenoa senenoa 15/04/20 12:00

    Los geriátricos privados, como los hospitales privados o los colegios privados son, para individuos como Ulibarri simples "oportunidades de negocio" donde lo que prima es la cuenta de resultados y el resto es secundario; de ahí que la falta de personal (y dentro de éste, peronal debidamernte cualificado), esencialmente, redunde en una falta de higiene, limpieza, seguridad y atrención al usuario.
    La culpa vuelve a ser de los organismos públicos que no practican el control adecuado... y nuestra, por no votar a partidos que corrijan estas tropelías.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/04/20 11:12

    ¿Está segura la autora de la cifra de 10.000? Porque eso son más de la mitad de los muertos oficiales por COVID-19, que son 18.255 en el momento en que escribo esto. ¿Tenemos que pensar que sin esa concentración anómala de fallecidos en los geriátricos tendríamos la mitad de fallecidos y ocuparíamos un discreto puesto intermedio en la clasificación mundial de los afectados?

    Pero ojo con las conclusiones: esa gran cantidad de muertes, sean o no diez mil, ¿se debe, como está empeñado UP en propagar por tierra, mar y aire, al despiadado afán de lucro de los geriátricos privados o se debe a otras causas? ¿Los geriátricos públicos no se han visto afectados? ¿Las medidas de confinamiento impuestas por Gobierno y CC.AA. sin antes haber aislado a los contagiados no han empeorado decisivamente los resultados? ¿La costumbre de los familiares de visitar con frecuencia a sus parientes ancianos y de los geriátricos de favorecer los contactos entre residentes no han tenido nada que ver? Conviene hilar en este asunto mucho más fino de lo que se está haciendo, me parece.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 15/04/20 10:38

    Han cambiado nuestras viviendas, Hoy buscamos espacios pequeños que nos resten poco tiempo en su limpieza y mantenimiento, bien ventilados y con accesos fáciles, ascensores , etc. Ese cambio de estructuras en el hogar lo han destruido.

    Se nos ha olvidado que la generación posterior a la GC es la última generación del hambre. Aquella generación que agrupaba a tres generaciones: abuelos, padres e hijos en un mismo hogar donde se compartían experiencias y se escuchaban en las conversaciones familiares las experiencias de los abuelos, cuales eran sus orígenes, cual había sido su trabajo, sus penalidades o sacrificios para sacar a su familias adelante, sobre todo, como educar a aquellos hijos de un modo más adecuado y mejor del que les educaron a ellos para afrontar la vida futura. Eso era educaciónn constructiva que forjaba la forma de entender la vida, no de un modo conservador, de un modo amable y sencillo que siempre nos tuvo colocados en el lugar de salida para la vida futura.

    Hemos ido progresando, las viviendas son pequeñas, el trabajo de la mujer ha facilitado que la economía familiar sea más extensa y mejor, que ayudamos a nuestras esposas den las tareas domesticas y en el aporte al mantenimiento físico de los hijos. Que no unamos más a la labor hogareña y de paso, nos conozcamos mejor.

    Esas residencias de ancianos recogen a nuestros mayores, cuando el espacio hogareño se reduce de tal manera que no es posible la convivencia. Nos arrancan las raíces, nos quitan el acceso a la sabiduría de los mayores y nos disminuyen.

    Surge la pregunta crucial. ¿Tendrías en tu casa a tus padres, ya ancianos, en las condiciones que nos relata Alicia Gutiérrez en este artículo? Posiblemente no.

    Aralia cerro 2018 con una monto de ingresos de 51,89 millones de euros y un beneficio e 908.000,00. Un beneficio del 17,49% con dinero público. ¡¡¡¡¡¡negociazo!!!!!!

    Esas 720 plazas dan un beneficio per capita de 1261, 11 € año que, al ser concertadas, se nutren de los presupuestos estatales.

    ¿Seguiremos dejando a nuestros mayores en esos lugares donde la suciedad y el abandono es normativo?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

Lo más...
 
Opinión