X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Especial | La nueva teoría de la conspiración

La trama del 11M y la técnica para fabricar una teoría de la conspiración

  • El mayor atentado terrorista en la historia de España originó una cadena de bulos y mentiras con la que 'El Mundo' intentó salvar la responsabilidad de Aznar y el PP en la tragedia
  • Este reportaje forma parte de 'La nueva teoría de la conspiración', el primero de una serie de especiales de infoLibre en colaboración con eldiario.es

Iñigo Sáenz de Ugarte
Publicada el 13/06/2020 a las 22:00 Actualizada el 15/06/2020 a las 13:52
José María Aznar saluda a Pedro J. Ramírez en una conferencia en Pozuelo de Alarcón en 2007.

José María Aznar saluda a Pedro J. Ramírez en una conferencia en Pozuelo de Alarcón en 2007.

EFE

¿Cuándo se empezó a hablar de teorías de la conspiración? Hay algo que era inevitable. Existe una teoría de la conspiración sobre el término teoría de la conspiración. Tiene que ver –esto no es una sorpresa– con la CIA y cuenta que fue el espionaje norteamericano quien la creó en los años 60 para describir en términos peyorativos a los que cuestionaban la versión oficial del asesinato de Kennedy. En realidad, la expresión ya se utilizaba en inglés a finales del siglo XIX. Su uso aumentó en los años 50 y se extendió con fuerza en la década posterior, cuando los norteamericanos comenzaron a desconfiar de su Gobierno en una época de turbulencias políticas y sociales. 

Siempre ha habido bulos y rumores a lo largo de la historia, algunos propagados desde el poder, otras veces desde los grupos que intentaban asaltar el poder y también desde la misma calle para rellenar los espacios que quedaban vacíos en la información que llegaba desde arriba. Por otro lado, las conspiraciones existen. En casi todas las guerras, algunas personas han tramado la forma de desencadenarlas intentando no dejar rastros que les pudieran delatar. 

¿Cómo se fabrica una teoría de la conspiración? ¿Por qué algunas se extienden con rapidez y otras desaparecen o quedan circunscritas a individuos estrafalarios? Lo primero que hay que saber es que es más fácil que se produzcan en épocas de gran tensión social. Una guerra, una crisis económica, una pandemia o un tiempo de convulsiones políticas son momentos propicios para ellas. Las fabulaciones se mezclan con los hechos conocidos. Algunos protagonistas políticos las propagan para perjudicar a sus adversarios. Otros en posiciones de poder las apoyan para evadirse de su responsabilidad. 

Atrapado por sus declaraciones anteriores en las que negaba la gravedad de la crisis del coronavirus –"Va a desaparecer. Algún día, será como un milagro y habrá desaparecido"–, Donald Trump decidió que el alto número de casos no le permitía seguir manteniendo esa ficción y que había llegado el momento de culpar a China y de sugerir que los chinos eran los responsables de haber dejado escapar el virus. No es lo que decían los servicios de inteligencia de EEUU. "Puedo decirle que hay pruebas significativas de que todo esto vino de un laboratorio de Wuhan", dijo su secretario de Estado, Mike Pompeo, siempre presto a salir en público en ayuda de las afirmaciones más polémicas de su jefe. La lógica es clara: si la culpa es de China, no puede serlo de Trump

Trump tiene motivos para apuntar hacia fuera. En noviembre se juega la reelección en las urnas. En política, hay otro uso rentable de las teorías de la conspiración. A posteriori, sirve para absolver las responsabilidades anteriores. Es lo que ocurrió en España tras las elecciones de 2004. La conspiración que El Mundo llamó inicialmente "los agujeros negros del 11M" sirvió al Partido Popular para intentar blanquear la decisión del Gobierno de José María Aznar de asignar rápidamente a ETA la responsabilidad de los atentados que mataron en 2004 a 191 personas a tres días de las elecciones. 

"ETA buscaba una matanza en España". Fueron las primeras palabras pronunciadas por el ministro de Interior, Ángel Acebes, a la una y media de la tarde del 11 de marzo, unas cinco horas después de las explosiones. La celeridad en anunciar el nombre de la organización terrorista responsable procedía de un cálculo político. Esa versión buscaba descartar que se pensara en un atentado yihadista que la opinión pública podría haber relacionado con una represalia contra España por el apoyo de Aznar a la invasión de Irak en 2003. 

 

 

El temor en Moncloa era muy real. En su libro Memorias heterodoxas de un político de extremo centro, José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores con Rajoy, recuerda una conversación con dos de los asesores más directos del entonces candidato a la presidencia: "Cuando al rato entraron Pedro Arriola y Paco Villar, les pregunté: 'Pero, ¿sabemos quién ha sido?'. 'Todavía no' —me respondieron—. Si ha sido ETA nos salimos del mapa, pero si han sido los yihadistas, nos vamos a casa'".

Se fueron a casa y fue después cuando empezó a armarse la teoría alternativa a la realidad. Originada en el diario El Mundo, dirigido por Pedro J. Ramírez, y apoyada por la COPE, en especial en las tertulias del programa presentado por Federico Jiménez Losantos, negaba la autoría de un grupo de fanáticos yihadistas y seguidores de Al Qaeda y confirmaba a posteriori las sospechas iniciales del Gobierno del PP apuntando a ETA. Después, cuando la conspiración fue haciéndose más confusa, se señaló a los servicios secretos marroquíes o a sectores de la Policía cercanos al PSOE.

Algunos estudios sobre teorías de la conspiración indican que son habituales entre perdedores, tanto en el sentido irónico como en el literal. Es más fácil creer que hay un fraude oculto cuando tu partido ha perdido las elecciones y piensas que la victoria le ha sido arrebatada de forma injusta o ilegal. Eso es lo que favoreció que entre los votantes del PP persistiera durante años la idea de que Aznar tenía razón. En un estudio y encuesta realizados en 2018, todavía un 53% de votantes del PP creía que era total o bastante cierto que ETA estuvo involucrada en los atentados del 11M. 

Sólo estaban siguiendo las pautas marcadas por su partido. Durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero, el PP planteó en el Congreso 400 preguntas por escrito que servían de eco parlamentario de las informaciones de El Mundo e imprimían en la mente de sus votantes que ETA podía haber intervenido en la matanza, contra lo que sostenían la investigación policial y judicial. 

Una teoría de la conspiración se servirá de las posibles inconsistencias que se vayan produciendo en la versión oficial. Sin embargo, será más efectiva si se ocupa desde el principio de intentar desmontar elementos fundamentales de las investigaciones. Es lo que hace El Mundo en su primer artículo sobre el tema, publicado 39 días después de los atentados, el 19 de abril. Ahí se duda de la veracidad como prueba de la mochila con una bomba que no llegó a estallar y que se encontró en la noche del 12 de marzo en la comisaría de Vallecas entre los objetos recuperados del lugar de los hechos. El teléfono móvil que se encontraba en su interior dio las pistas que permitieron las primeras detenciones.

Es fundamental desacreditar ese hallazgo, como también la operación en que se localizó a varios miembros del comando en una casa de Leganés. Durante el asalto, los terroristas activaron los explosivos que guardaban y murieron en el acto. A esa operación, El Mundo la llama "la farsa de Leganés". Un policía murió en la explosión. Ya se dejaba claro que los responsables de la trama estaban dispuestos a todo con tal de conseguir sus siniestros objetivos.

En 2006, El Mundo tituló en portada que "la 'mochila de Vallecas' no estaba entre los objetos que la Policía encontró en el tren", un dato negado ante el juez instructor por un mando policial y cinco agentes. Mariano Rajoy dijo que esa noticia era "enormemente grave", porque podría "anular la investigación" y el sumario judicial.

Una vez planteada la duda y cuestionada la credibilidad de la investigación, cualquier mínimo detalle sirve para mantener viva la idea de conspiración. Se trata de generar incertidumbre, no de presentar pruebas sólidas. El Mundo informó de que la furgoneta Kangoo empleada por los terroristas "tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero". La policía confirmó después que era de una empresa de Madrid llamada Gráficas Bilbaínas. Además, había en el interior una casete de la Orquesta Mondragón. Pedro J. llamó "patulea de vagos y mentecatos" a los que se rieron de su periódico por la extravagante invención. 

Lo mismo ocurrió con la trama periodística del ácido bórico, una sustancia de aplicaciones sanitarias e industriales. En el piso de un yihadista relacionado con el 11M en Lanzarote, se había encontrado ese producto que el sospechoso empleaba "para matar cucarachas". Tres años antes, también se había hallado en la vivienda de un etarra en Salamanca. Unos peritos policiales incluyeron en un informe esa coincidencia que no tenía ningún valor probatorio. Como sus superiores eliminaron la referencia ("no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno"), El Mundo lo convirtió en sus titulares de portada en "el informe ETA/11M" falsificado por el Gobierno. 

Cualquier protagonista de la historia, por cuestionable que sea, puede servir para alimentar la producción de titulares y que vayan en la dirección deseada. El Mundo decidió defender la causa de uno de los que terminaron siendo condenados por su participación en el atentado, Jamal Zougam, a pesar de las pruebas y declaraciones de testigos que existían en su contra. Era un héroe improbable, pero no había muchos más para elegir.

Otro personaje de pasado turbio, José Emilio Suárez Trashorras, condenado por vender los explosivos, recibió honores de portada en tres días consecutivos. En una entrevista firmada por Fernando Múgica, afirmó que "todo estaba controlado por los Cuerpos de Seguridad". El titular principal destacado el primer día era: "Soy víctima de un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes". 

El propio periódico lo había descrito en el primer artículo de "los agujeros negros" como una persona con "problemas psiquiátricos". Sus motivaciones eran más prosaicas. "Mientras el periódico El Mundo pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil", había contado a sus padres, según informó El País. 

Un elemento básico del andamiaje conspiratorio consiste en desprestigiar a los expertos. Quieren ocultar algo para librarse de su responsabilidad o están vendidos a intereses ocultos. De ahí que fuera básico que El Mundo atacara a los funcionarios públicos que participaron en la investigación con el objetivo de minar su credibilidad. Ni siquiera cuando se celebró el juicio y se publicó la sentencia en 2007, dejaron de hacerlo. Pedro J. Ramírez acusó a quince jueces, fiscales y policías de haber impedido que se investigara el crimen con su negligencia. 

"Es muy probable que algunos inocentes hayan sido condenados y no cabe duda de que hay grandes culpables en libertad, pues nadie ha sido juzgado y condenado por suministrar el Titadyn", dijo el periodista. La sentencia probó que el explosivo que destruyó los trenes era Goma 2 robada de una mina de Asturias. Para los conspiradores, resultaba básico plantear que se había utilizado el más usado en esa época por ETA

"Yo no sé lo que ocurrió el 11M", dijo Ramírez en 2009, después de que se conociera la sentencia. Dos años antes, había escrito que era lógico que "cada día vaya cobrando más cuerpo entre los expertos la tesis de que ETA habría aportado asistencia logística a los autores de la masacre". Los expertos a los que el periódico concedía ese título por ayudar a justificar la conspiración.

"¿Esto va a quedar así?"

Cuanto más poder tengan los que promueven las teorías de la conspiraciones, menos posibilidades de que paguen por los bulos, mentiras e insinuaciones. Eso es lo que se preguntaba Irene Lozano –entonces diputada de UPyD, hoy secretaria de Estado– en un artículo en Abc: "Entonces, ¿esto va a quedar así? ¿Nadie es responsable de las mentiras de la investigación del 11-M? (refiriéndose a "los periodistas que vendieron bulos por noticias" y a los políticos que les dieron crédito). ¿Nadie en los medios? ¿Nadie en los partidos? ¿Absolutamente nadie y caso cerrado?".

Eso es lo que pasó, aunque políticamente siempre hay consecuencias. La apuesta del PP por aprovechar la trama periodística del 11M para negar la legitimidad del Gobierno de Zapatero no tuvo fruto en las urnas. En las elecciones de 2008, Rajoy volvió a ser derrotado. 

Sería un grave error subestimar la capacidad de las teorías de la conspiración de influir en la sociedad y en el sistema político. El historiador norteamericano Stephen Ambrose recordó que esas invenciones sobre hechos del pasado pueden tener efectos cruciales en el presente: "La llegada de los nazis al poder, el rearme alemán y la Segunda Guerra Mundial quizá no se hubieran producido sin la creencia ampliamente extendida en Alemania en la conspiración de la puñalada por la espalda" (la supuesta traición de los políticos que hizo que los militares alemanes perdieran la Primera Guerra Mundial). 

Las teorías de la conspiración pueden parecer a veces absurdas o vergonzosamente partidistas. Hay gente que piensa que refutarlas sólo sirve para darles notoriedad. Pero tienen consecuencias.

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Juango Juango 15/06/20 01:25

    Dos de los mayores conspiradores contra España. Mentirosos,  embaucadores, sin límites en sus manipulaciones.
    Cómo es posible que no se les haya enjuiciado, por todo el mal que sus mentes perversas han causado a este país ?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Javipas Javipas 14/06/20 19:16

    Ahora siii... Se han juntado dos de los conspiradores, canallas y miserables, que se han valido del todo vale , incluso el ser un criminal de guerra, y el otro una basura humana desde su INMUNDO que siempre ha estado y esta vendido a la derecha cavernicola franquista de este país. Si hay algo repugnante es ver a estas dos hienas babeando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Javipas Javipas 14/06/20 19:08

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Florenblues Florenblues 14/06/20 18:40

    Cada vez que veo al conspiranoico PJ Ramirez en los desayunos de la primera, siento entre asco y pena, por la deficiente televisión pública que padecemos. Todavía hoy en día se permite dudar sobre la autoría del 11M, verdaderamente impresentable.
    Nos perdemos al canalla Ansar en las pantallas porque, ni él mismo soportaría ver su propia decrepitud, física e intelectual.

    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Cobas Cobas 14/06/20 13:01

    La fotografía de los tres de la vergüenza de este país: la corrupción, la guerra de Irak y el de la trama de la conspiración. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Milagros Milagros 14/06/20 14:39

      Pienso lo mismo del periódico el Mundo. La manipulación de algunas noticias  sobretodo en “titulares” es vergonzoso y ruin. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Fernandos Fernandos 14/06/20 12:14

    Lo del periodico El Mundo, es algo indescriptible, no so soy capaz de adjetivar un periodismo tan mezquino, nunca entendí que tuviera lectores, yo creo que no desapareció gracias a las cuantiosas donaciones de la derecha económica de este pais.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • serrekunda serrekunda 14/06/20 11:24

    Vaya TRES PAJARRACOS juntos, pero se aprovechan de la ignorancia de la gente e intereses de algunas para fabricar bulos, que desgraciadamente los "compran" muchas personas.-bakau

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Moliendo Moliendo 14/06/20 10:42

    Es un tema muy sofisticado. Se mezcla el pasado (presente) fascista de la derecha española , el aprendizaje sobre temas de alienación que ha empleado la iglesia católica con el pueblo español a lo largo del SXX y, en los años sesenta españoles, una modernización de lo anterior , con la llegada de productos para consumo familiar promovidos por empresas multinacionales que contrataban ejecutivos delegados españoles, salidos del colegios del opus. La teoría del Shock no explica las particularidades de la reacción ultramontana de la derecha española a raíz del 11M , el 8M. La teoría del Shock de Naomi Klein, tiene en cuenta las responsabilidades individuales, está basado en pueblos con cultura protestante y la derecha española se ampara en la iglesia católica (y viceversa). Hay una cierta desviación exclusivamente española de las derechas liberales de los países desarrollados. La reacción de la derecha Española en la caída de Lehman Brothers en 2008 se parece mas a la modernidad calvinista cuando todos éramos culpables de haber derrochado el dinero y por eso nos quedábamos sin casa. Había que ser humildes y bajarnos los humos, de hecho, los sindicatos llegaron a pactar alguna parte de la reforma laboral para que no fuera tan salvaje. Si suben al poder las derechas ahora, en 2020, usando el lawfare, que nadie dude que la culpa de la pandemia volverá al Calvinismo: culpa de todos, a pagar la deuda, que es astronómica, está llamado el pueblo español, es la evolución de los chicos del Opus. Incluso los de VOX.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Ayla* Ayla* 14/06/20 20:50

      Al principio del confinamiento vi una entrevista a González Pons en la que ya culpaba a los ciudadanos de los recortes que habían hecho en sanidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • migra migra 14/06/20 10:31

    EL 11 M ademas del de mayor numero de victimas de España es el segundo de Europa, por detrás del aéreo de Lockerbie (que puede decirse que incluía una cierta selección de victimas). Las victimas del 11M son gente que pasaba por allí, del pueblo llano, indiscriminadas. Es decir el prototipo de acto terrorista ciego, q solo busca crear terror entre la población "normal". Un acto particularmente execrable, inhumano, y sobre el que, desgraciadamente, muchos medios de comunicación y políticos construyeron una teoría con fines políticos. La patria (el pueblo) no debería olvidar a sus victimas ni lo que hicieron los que urdieron esas tramas, desmontadas con mucho esfuerzo por la justicia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • casaroja casaroja 14/06/20 10:15

    Estas estrategias casi delictivas no sufren penalización jurídica ni social. Ante el archivo de la causa del 8M, posiblemente ya estén inventando otra acusación falsa para ocupar cabeceras y titulares para bombardearnos dos semanas con bulos, mentiras y disparates hasta que caigan por su propio peso o se archive el caso. Y lo volverán a hacer una vez y otra y otra.... y parece ser que no hay herramientas que permitan impedir esta burla a la ciudadanía, este despilfarro de recursos y esta despreciable forma de hacer política.
    La única manera sería que estas estrategias conspirativas falaces tuvieran castigo en las urnas pero tampoco; al revés, PP y Vox, suben en las encuestas, porque varios millones de compatriotas jalean y votan a este tipo de políticos.
    Otra forma sería que se legislara para penalizar la publicación sistemática de mentiras y bulos, y para evitar que la Libertad de Expresión sea usada de escudo por mentirosos/as y conspiradores/as.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • manuel14a manuel14a 14/06/20 21:36

      Solución la hay, si la ciudadanía saliera a la calle como con el NO a la GUERRA y depuse fuera consciente en las urnas esto se podría acabar, siempre y cuando quien saliera elegido entendiera el mandato de la ciudadanía cosa de lo que tengo muchas dudas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3



Lo más...
 
Opinión