x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Monarquía

Ley orgánica o reforma constitucional: los juristas discrepan sobre cómo limitar la inviolabilidad del rey

  • “Podría intentarse una reforma de las leyes de enjuiciamiento en la que se especifique que el rey es inviolable mientras sea rey, pero añadiendo que por los actos privados realizados mientras era monarca se le podrá juzgar una vez hubiera abdicado”, sostiene el constitucionalista Joaquín Urías
  • El jurista José María Morales no ve clara esta vía y considera que la fórmula más segura sería mediante una reforma de la Constitución o un pronunciamiento del TC en el que se fije el alcance de la prerrogativa

Publicada el 10/07/2020 a las 06:00 Actualizada el 10/07/2020 a las 10:46
El Rey Juan Carlos y la Infanta Elena visitan a Simoneta Gómez-Acebo en su ingreso hospitalario.

El rey Juan Carlos visita a Simoneta Gómez-Acebo en su ingreso hospitalario.

EP

Los tejemanejes del rey emérito con las monarquías del Golfo, que están bajo la lupa de las autoridades suizas y españolas, han terminado por dejar a Juan Carlos I completamente solo. Primero soltó lastre la Casa Real a través de un frío comunicado enviado a los medios con nocturnidad el día de la declaración del estado de alarma. Y ahora es el propio Gobierno el que ha decidido marcar distancias tras las “inquietantes y perturbadoras” informaciones que salpican al emérito. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, abrió este viernes el debate sobre la inviolabilidad del monarca en una entrevista concedida a infoLibre y elDiario.es. “Es uno de los preceptos sobre los que todos deberíamos reflexionar”, aseveró durante la conversación. Pero, ¿qué opciones tiene el legislador para fijar los límites de esta prerrogativa? Algunos expertos consultados plantean la posibilidad de hacerlo vía ley. Otros, sin embargo, descartan categóricamente esta opción y consideran que la fórmula más adecuada sería a través de una reforma constitucional que, a la vista de la correlación de fuerzas, no tiene visos de prosperar.

“No haría falta abordar esta cuestión si la conducta del rey hubiera sido ejemplar”. Así de claro y directo se muestra Xavier Arbós, catedrático de Derecho Constitucional en la Universitat de Barcelona. El experto no es partidario de eliminar el privilegio de la inviolabilidad. Pero sí de determinar su alcance porque “existe un gran debate jurídico al respecto”. “No tiene sentido que esta cuestión quede en manos de la interpretación de un juez”, apunta. La primera posibilidad sería hacerlo abriendo el melón constitucional. Sin embargo, cree que esto también podría llevarse a cabo con la aprobación de reformas normativas. “Se puede retocar el Código Penal, el Código Civil, las leyes de enjuiciamiento, para precisar si el rey es inviolable en todos los casos”, sostiene. A la hora de concretarlo, considera que la regla debería ser “la igualdad” ante la ley. Es decir, que queden fuera de esta protección todas las actividades privadas del monarca. Desde sus negocios hasta reclamaciones de paternidad.

Joaquín Pablo Urías, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla, también se muestra partidario de conservar la prerrogativa. Además, de forma “absoluta”, tanto para el ejercicio de las funciones vinculadas a la jefatura del Estado como para aquellas vinculadas al ámbito estrictamente personal. “No entiendo que el rey, siendo rey, pueda sentarse en el banquillo. Si le quitamos la inviolabilidad, dejamos de ser el Estado actual. Si se le condena, se tendría que ir. Al fin y al cabo, simboliza la ley”, se explica el ex letrado del Tribunal Constitucional. Por eso, en su opinión sólo se le podría juzgar una vez esté fuera del cargo. Bajo esta premisa, considera, al igual que Arbós, que se podría echar mano de una ley orgánica. “Podría intentarse una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley de Enjuiciamiento Civil en la que se especifique que el rey es inviolable mientras sea rey, pero añadiendo luego que por los actos privados realizados mientras era monarca se le podrá juzgar una vez que hubiera abdicado”, sostiene.

Reforma de la Ley Fundamental o pronunciamiento del TC

No lo ve nada claro, sin embargo, José María Morales, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla. “Establecer una norma que restringiera los elementos o condicionara profuturo la posible persecución del rey sería, sencillamente, cuestionar la inviolabilidad más allá de lo que la Constitución permite. Por tanto, desde mi punto de vista, podría ser declarada inconstitucional”, sostiene el jurista al otro lado del teléfono. Es por ello que considera que la mejor manera de establecer límites a esta prerrogativa sería a través de una reforma de la Ley Fundamental en la que se aclarase que la inviolabilidad protege al monarca “por los actos realizados durante su mandato, entonces y para el futuro, que tengan que ver con el ejercicio de sus funciones regias”. Esto permitiría, dice, que todo aquello que no quede conectado con estas labores pueda “ser susceptible de su judicialización”.

Morales es consciente de la dificultad que tiene abrir este melón. Porque cualquier retoque del Título II de la Constitución, el referente a la corona, tiene que hacerse por el procedimiento agravado. Es decir, una vez hecha la propuesta tendría que ser aprobada por dos tercios del Congreso y el Senado –234 y 177 asientos, respectivamente–. Luego, se disolverían las Cortes, se convocarían elecciones y las dos Cámaras elegidas deberían ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que, de nuevo, tendría que recibir el respaldo de dos tercios de los diputados y senadores antes de someterse a un referéndum definitivo. Con la actual aritmética parlamentaria, es imposible que salga adelante el intento. Sólo el rechazo de PP y Vox sería suficiente para bloquear cualquier intento. Este jueves, los conservadores ya han acusado a Sánchez de abrir con sus declaraciones un “debate capcioso” sobre la inviolabilidad del monarca.

También el catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Oviedo, Miguel Presno Linera, cree que la única fórmula factible pasa por la reforma de la Ley Fundamental. Es consciente, como Morales, de que este movimiento se torna prácticamente imposible. Por eso, este viernes en una entrevista en la Cadena Ser planteó la posibilidad de modificar el procedimiento de reforma para hacerlo más sencillo. 

Otra posibilidad, dice el catedrático de la Universidad de Sevilla, es que el asunto llegue al Constitucional y que este limite el alcance de la prerrogativa. “Recurso de amparo de alguien agraviado cuyos derechos constitucionales se vean perjudicados. No creo que el tribunal se negase a admitirlo diciendo que el tema no tiene relevancia constitucional, eso sería una vergüenza porque claro que la tiene”, apunta. Al igual, recuerda, que el máximo órgano de garantías ha ido perfilando en diferentes sentencias el alcance de la inviolabilidad de los parlamentarios, que se limita a las opiniones manifestadas en el ejercicio de sus funciones, incluyendo en este sentido los votos emitidos.

No obstante, esta opción también parece compleja. ¿Por qué? Porque el Constitucional debería dar un giro jurisprudencial. En julio de 2019, el máximo órgano de garantías ya se pronunció sobre esta cuestión en una sentencia sobre una resolución del Parlament en la que se condenaba el posicionamiento de Felipe VI y su intervención en el conflicto catalán. “Esta especial protección jurídica, relacionada con la persona y no con las funciones que el titular de la Corona ostenta, sitúa al rey al margen de la controversia política, erigiéndose en un privilegio de naturaleza sustantiva, que se halla unido a la posición que el monarca desempeña en nuestro modelo constitucional, en el que ejerce la más alta magistratura del Estado”, señalaba la resolución.

Una prerrogativa asentada en otros países

Los sospechosos negocios privados del emérito llevan meses bajo la lupa de las autoridades. El pasado mes de febrero, España trasladó a Suiza una comisión rogatoria a fin de conocer los detalles sobre el envío de 65 millones de dólares de la monarquía de Arabia Saudí a una cuenta de la fundación panameña Lucum, de la que Juan Carlos I sería el principal beneficiario. Un dinero que terminó en manos de la examante del rey Corinna Larsen y sobre el que pesa la sospecha de comisión vinculada a la construcción del AVE a La Meca. Cinco meses después de la rogatoria, la información solicitada ya está en manos de la Fiscalía del Tribunal Supremo. “Estamos siendo testigos de informaciones perturbadoras para millones de españoles, yo incluido”, sostuvo este miércoles el presidente del Gobierno en la entrevista publicada en este diario. “La Constitución española tiene que evolucionar conforme a las exigencias de ejemplaridad y conducta política de las sociedades”, completó Sánchez al ser preguntado por la inviolabilidad del monarca.

La Ley Fundamental contempla esta prerrogativa en su artículo 56: “La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Es lo único que establece. Una frase bastante amplia que ha generado un enorme debate jurídico a raíz de las informaciones que se han ido conociendo en los últimos años. Algunos expertos consideran que dicho privilegio no puede amparar conductas privadas cuestionables del pasado una vez el monarca ha dejado el trono. Otros, sin embargo, sostienen que en la actualidad seguiría estando cubierto. En este sentido, el legislador ya intentó aclarar ligeramente el alcance de la prerrogativa en la ley orgánica de 2014 que regula el aforamiento del rey. Eso sí, lo hizo en la exposición de motivos: “Todos los actos realizados […] durante el tiempo en que ostentare la jefatura del Estado, cualquiera que fuere su naturaleza, quedan amparados. Por el contrario, los que realizare después de haber abdicado quedarán sometidos, en su caso, al control jurisdiccional”.

Hace más de cuatro décadas, durante la elaboración del texto constitucional, no hubo debate sobre la inviolabilidad. Todos asumieron que era necesario incluirla del mismo modo que en otras monarquías parlamentarias. “El rey no es responsable por sus acciones; su persona será sacrosanta”, establece la constitución de Dinamarca. Un planteamiento similar aparece reflejado en la Ley Fundamental de Bélgica, aunque eso no impidió que Alberto II fuera llevado ante los tribunales por una reclamación de paternidad tras abdicar en su hijo Felipe. “La persona del rey es sagrada y no puede ser censurado ni acusado. La responsabilidad reside en su Consejo”, recoge, por su parte, la noruega. En el caso de Suecia, también se establece que rey o reina no podrán ser perseguidos, como tampoco la regente por sus acciones como jefa de Estado. Y en Países Bajos la Carta Magna contempla que “los ministros, y no el rey, asumirán las responsabilidades de los actos de gobierno”.

Más contenidos sobre este tema




19 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 11/07/20 14:02

    Aunque siempre llegaría tarde la "matización", quizás valdría con indicar al "Demérito" que cuando se le dijo que era inviolable, no se le daban poderes como al agente 007 "con licencia para matar", que era una licencia orientada a que, en su labor de "Jefe del Estado," pudiera errar y cometer algún error...sin mala fe.

    Será capaz de entenderlo si hacerle un croquis ?????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Nicasso Nicasso 11/07/20 12:10

    Lo lógico y natural serían "reforma's' constitucional'es'" esa y otras muchas más perentorias como sucesión o paso a república, derechos como vivienda, sanidad, educación, dependencia,...y necesarias vistas las circunstancias y evolución del país en los cuarenta y...años. Las leyes orgánicas, enmiendas,...son parches, tiritas que enredan el cuerpo legislativo, interpretaciones, dando paso a nuevas inseguridades que con el tiempo necesitaría de más enmiendas, tiritas,... y que no llegan a resolver con efectividad 'clara y distinta' la vertebración del país, sus instituciones y su proyección a y en sus ciudadanos. Los ciudadanos necesitamos reformas, los cuatro poderes establecidos, apoyados por los partidos autoritarios, conservadores y reaccionarios no lo permiten porque en el marco actual se desenvuelven y lo dominan perfectamente. Hay que intentar 'reformar' y mucho A lo imposible, se tarda un poco más...pero se llega. Nos guste más o menos la composición y unas u otras actuaciones, ahí está el actual Gobierno de coalición.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • EAJ49radio EAJ49radio 11/07/20 15:17

      En ésto como en otros muchos temas es la economía la que manda. Para entramparnos si que se pusieron de acuerdo, sin consultar con ningún otro partido, PP Y PS.. nos echaron, con nocturnidad y alevosía, la carga y la miseria del 135 de la Constitución, si no la cambian es porque no quieren y no hay que darle más vueltas

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/07/20 19:01

        Somos PRESTATARIOS, las condiciones las puso y las siguen poniendo los PRESTAMISTAS.

        Necesitamos PRÉSTAMOS y, hay que firmar cláusulas, garantías, condiciones de devolución, intereses ... generalmente, son los PRESTAMISTAS quienes se imponen, especialmente, si llevamos 'el pantalón en las rodillas'

        Pero, no me haga mucho caso, son chorradas mías, aquí lo importante es convencer a los 'trabajadores sin trabajo' de que el Estado, lo va a arreglar gracias a la izquierda pura y dura: querer es poder...y, hay quien les sigue...de cerca.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Grever Grever 11/07/20 07:38

    Me sorprende que entre tan sesudos juristas no se mencione la flagrante contradicción entre el artº. 14 de la Constitución (Todos los españoles son iguales ante la ley...) y el artº. 56.3 (La persona del Rey es inviolable...). En fin, vestigios de la dictadura en "una democracia madura y consolidada" (sic).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mariag mariag 10/07/20 23:28

    1) La Constitución está hecha a medida de la monarquía, y es lo que permite que la Casa Real esté a salvo de la ley. Las corruptelas de Juan Carlos I que debió trabajan en beneficio del país y no del suyo propio, demuestran que la Constitución debe ser actualizada al siglo XXI y a salvo de los ladrones de cuello blanco y rancia cuna.


    2) Señores juristas no se enreden en lo insalvable: la monarquía debe salir de nuestras vidas y de nuestros bolsillos aunque sea paso a paso, pero deben irse.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Dver Dver 10/07/20 20:31

    No quería comentar. Es de idiotas, a estas alturas de personas civilizadas, al menos supuestamente, que se enreden con el sexo de los ángeles. Es claro que aquellos que detentan un alto poder público no deben de estar al albur de cuatro alimañeros que le monten una demanda estúpida impidiendo el normal desarrollo del poder. Para eso se hicieron los aforos, para que nada impidiera la presencia y el mando del amparado en su lugar de mandato. pero también es meridianamente claro que ello se refiere `por más que sobreentendido a sus actos y declaraciones políticas, no a los delitos comunes que cualquiera puede cometer. Podría, en este caso, designarse el órgano judicial que pudiese entender de la causa, al igual que a los aforados los investiga y sentencia el Supremo, pero vamos, Rey o no Rey, si uno manga una camisa, se le instruye una causa y se le juzga. ¿O es que esa inviolabilidad le da a una persona el derecho de pernada? No hay que esperar a que uno cese en el cargo, se le debe de encausar de inmediato, tal vez con procedimientos mas tasados, pero a todo aquel que se le coja robando peras, se le debe de encausar de inmediato. Sea un humilde cura o un Jefe de Estado. or cierto, que esto de la inviolabilidad personal también rige para los presidentes de las repúblicas Europeas, incluidos los de la Segunda República Española. Son viejos tics que hay que eliminar.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • aldala aldala 10/07/20 16:53

    Y por qué tiene que ser inviolable mientras es rey?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • senso senso 10/07/20 15:01

    En un estado de derecho se puede permitir que el máximo representante incumples las leyes?
    Para que vale tanto jurista?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • Pepe Luis Pepe Luis 10/07/20 16:52

      Buenas tardes,los juristas que representan o pertenecen a las elites en el poder y el sistema impuesto. Todo lo que opinen será' defendiendo con manipulación , que sitúa el sistema porque durante muchos años a ellos y sus familiares les ha ido muy bien , importándole nada la justicia y los ciudadanos libres , ellos nos miran  como plebeyos y subdiitos, hay que ponerlos en su sitio con igualdad votando ya' ,salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • galipote galipote 10/07/20 13:13

    Según lo veo yo, la cuestión no admite discrepancias entre ningún jurista: a la cárcel si se demuestra que, además del asunto de los millones, ha robado una gallina. Todo el mundo sabe que quien roba una gallina va directo al trullo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • P. González P. González 10/07/20 13:12

    Sospecho (y me temo) que estamos en vísperas de asistir a una nueva operación relámpago de modificación constitucional parecida a la que vivimos la noche del 23 de agosto de 2011.

    En esta ocasión el objeto será salvar los trastos de la “Institución monárquica” una vez ha quedado al descubierto que, lo miremos por donde lo miremos, el anterior rey de España, aparte de un caradura, era un “presunto” delincuente.

    Y digo “presunto” porque, aunque a todas luces parece que lo es, los distintos poderes (patrios y foráneos) ya se han ocupado de que nunca puedan llegar a demostrarse “jurídicamente” sus delitos,

    Y para ello Suiza ha esperado prudentemente a remitir la documentación solicitada por España hasta un día después de que prescribiera legalmente el “delito fiscal” que es el que podría desmontar (jurídicamente) su presunción de inocencia.

    Y con esto se cerraría, judicialmente, el caso (al menos en España).

    No obstante, como el asunto apesta y toda la familia está metida en la pocilga de los bienes del susodicho, habrá que hacer un simulacro de escarmiento con el Emérito y, más o menos, “dejarle sin postre” y colocarle donde menos se le vea y menos moleste para demostrar la “ejemplaridad” de nuestra monarquía.

    Y ello se hará de modo que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid queden blindados (por unos cuantos años) de nuevo los derechos hereditarios (sobre todo los de la princesita del cuento) de esa “virtuosa” estirpe que son los borbones, a cuyo calor han venido medrando los poderes fácticos de este país, esquivando así la “inasumible” (para ellos) tentación de tener que elegir entre Monarquía o República.

    Y sospecho que en ello anda metido D. Pedro Sánchez junto con la plana mayor de su partido “por sentido de Estado” ya que, al parecer (de ellos y todos los que se benefician de este estado de cosas), no es asunto que nos preocupe especialmente a los ciudadanos el tener una cuadrilla de parásitos y presuntos delincuentes como representación legítima del Estado, por los siglos de los siglos.

    Mientras tanto, más de uno rezará fervientemente para les haga (a todos ellos) el favor de morirse cuanto antes, no vaya a ser que aflore más mierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Valldigna Valldigna 10/07/20 12:29

    Valldigna.Atado y bien atado.No se va hacer NADA.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión