X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Igualdad

La absolución de un hombre que dejó embarazada a su hijastra menor de edad indigna a los juristas: "Es absolutamente increíble"

  • La Audiencia de Navarra considera probado que la adolescente se quedó embarazada de su padrastro, pero resuelve que las relaciones sexuales se mantuvieron sin que el adulto fuera consciente debido a su estado de embriaguez
  • La abogada Isabel Elbal cree que los argumentos de los magistrados van "en contra de la experiencia, de las reglas de la lógica y de cualquier valor científico"
  • El catedrático Josep María Tamarit recuerda que el Código Penal castiga toda relación sexual de una persona adulta con un menor de dieciséis años
  • Este jueves el Congreso de los Diputados dio luz verde a la Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia frente a la Violencia, conocida como Ley Rhodes
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 16/04/2021 a las 06:00 Actualizada el 16/04/2021 a las 14:49
Varios miles de persona se concentraron la semana pasada en Madrid frente al Ministerio de Justicia para mostrar su indignación por la decisión de la Audiencia de Navarra de conceder la libertad condicional bajo fianza a los cinco miembros de La Manada.

Imagen de archivo de una protesta en apoyo a la víctima de La Manada.

EFE

En marzo de 2018, Sara se quedó embarazada con tan solo catorce años. Nadie en su casa se percató de su estado hasta el mismo día del parto, nueve meses después. La adolescente, preguntada por lo sucedido, señaló entonces a una persona: su padrastro. Una sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra determina ahora que fue el padrastro de la niña quien mantuvo relaciones sexuales con ella, dejándola embarazada. El tribunal, sin embargo, no considera probado que se trate de un abuso: el hombre ha sido absuelto sin ningún voto particular.

Pese a que las pruebas médicas realizadas determinan con un 99,9% de probabilidad que el acusado es el padre de la criatura nacida hace algo más de dos años, los magistrados resuelven que el hombre es inocente del delito de abuso sexual por el que la acusación pedía seis años de prisión. El motivo tiene que ver con que el hombre argumentaba encontrarse en un estado de inconsciencia durante el acto sexual, provocado por el alcohol. La niña, quien ocultó el embarazo a su familia, también exculpó a su padrastro y cargó con la responsabilidad afirmando que había sido ella quien había iniciado las relaciones sin que el adulto fuera consciente. El tribunal se apoya en un informe médico forense según el cual "no se puede descartar", desde un punto de vista fisiológico, la consumación del acto sexual con penetración pese a la ingesta de alcohol. Es decir, los profesionales creen que el hombre pudo dejar embarazada a la menor estando en un estado de embriaguez y sin ser consciente.

Josep María Tamarit, catedrático en Derecho Penal, reconoce haber tenido que leer varias veces la sentencia para tratar de entender los razonamientos de los magistrados. El Código Penal establece, en su artículo 183, que todo aquel que "realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual". El experto recuerda que en este caso "está probado que el acusado es el padre biológico del bebé" que dio a luz la niña siendo menor, por lo que el solo hecho de que un adulto haya mantenido relaciones con una menor, consentidas o no, constituye un abuso. "No hay ninguna explicación alternativa posible" y la decisión del tribunal "no se puede entender de ninguna forma, es una cosa absolutamente increíble", admite sin dar crédito. Tamarit, quien insiste en su habitual prudencia ante cualquier dictamen judicial, subraya que en este caso "no es que dependa de cómo se aprecie" lo sucedido, es que la existencia de la prueba de paternidad invalida cualquier otra "explicación alternativa razonable".

Coincide la jueza Lucía Avilés, quien reprocha al tribunal partir de "una hipótesis completamente irracional: que la niña se subiera encima de su padrastro estando borracho y dormido". Tampoco, continúa la magistrada al otro lado del teléfono, explican los jueces "cómo consideran acreditada esta causalidad". Convienen que ha habido un embarazo, pero "el cómo se generó no lo explican". La sentencia, donde se obvia además que "una menor no consiente una relación sexual con un adulto, porque está vetado en el Código Penal", pone el foco en "la excepción de la excepción, en lugar de en la regla general: el porcentaje de abusos a menores por parte de familiares en el ámbito privado". Según el mayor estudio hasta el momento, elaborado por la Fundación ANAR, un 80,8% de los abusos a menores se perpetúan por parte de un agresor perteneciente al círculo de confianza de la víctima y en la mitad de los casos el delito se produce en el hogar del menor. De acuerdo al mismo informe, el entorno lo niega o lo justifica en un 68,9% de las veces. Este jueves el Congreso de los Diputados dio luz verde a la Ley de Protección a la Infancia y a la Adolescencia frente a la Violencia, conocida como Ley Rhodes.

Tampoco Isabel Elbal, abogada penalista, encuentra sentido al dictamen. La absolución toma como eje central el informe médico forense, una prueba que la letrada estima cuanto menos deficiente. "Aquí la pregunta es si este señor estaba inconsciente y si estándolo era capaz de eyacular tras una erección", reflexiona la abogada, quien resuelve que "las reglas de la máxima experiencia dicen que no es posible". Y el informe, a su juicio, no es capaz de establecer unas conclusiones sólidas al respecto. La propia sentencia lo refleja así al dar cuenta de "las dificultades que hubieron de abordar, ante la parquedad de bibliografía, sobre la materia objeto de pericia". Es decir, el informe clave para determinar la absolución deja gran espacio para la duda. "Me sorprende que el médico forense haya hecho un informe partiendo de que no hay información solvente al respecto", comenta la abogada y considera que el documento médico "no debía haber sido valorado como prueba". El resultado es una sentencia "técnicamente deficiente" en la que se plantea que una niña de catorce años ha mantenido relaciones con su padrastro estando el mismo inconsciente, algo que va "en contra de la experiencia, de las reglas de la lógica y de cualquier valor científico".

Hechos probados y falta de perspectiva de género

De las 37 páginas de la sentencia, casi la mitad están dedicadas a los hechos probados. Una extensión que ya constituye una anomalía de forma, según Lucía Avilés. Pero las expertas ponen el foco en otro nivel: el fondo de esos hechos probados. El relato da comienzo con la vida de la madre de la víctima. Expone las circunstancias que la rodearon a ella y a su familia durante todas las etapas de su vida, pero pone especialmente la lupa sobre las dificultades materiales para salir adelante en su país de origen. A partir de ahí, aborda el proceso migratorio de la madre y la compleja relación con su hija, antes y después de asentarse en España. Existe "una criminalización de la familia, especialmente de la madre por tener dificultades para educar a su hija mientras trabaja" como limpiadora por un sueldo de 500 euros al mes, recuerda Isabel Elbal. Es una "criminalización de la miseria, de la pobreza, de la marginación social y de la propia víctima".

Sobre la niña, la sentencia recoge informes psicológicos volcados en recalcar que su relación con las figuras masculinas parten del plano de "la seducción, intentando en todo momento agradar y gustar". Un extremo que no sólo resulta "innecesario", sino que además hace alarde de las carencias en cuanto a perspectiva de género, puesto que supone una criminalización de la víctima. La sentencia "cuenta una historia que se remonta a la madre y a la abuela, es impertinente y no tiene nada que ver con el objeto del proceso", lanza Lucía Avilés. Pero además se incluyen párrafos enteros de informes psicosociales y datos que "afectan a la vida privada de una menor", por lo que debería "quedar fuera de los hechos probados".

Más allá de la perspectiva formal, ocurre algo habitual en las sentencias de violencia sexual: la "sobreabundancia" en cuanto a "datos de la víctima", en contraposición con la escasez de información respecto a los agresores. La Asociación Mujeres Juezas de España publicó este jueves un comunicado en el que lamentan la "total y rotunda ausencia de toda perspectiva de género e infancia en el análisis de los hechos". Las conclusiones alcanzadas, estiman las juezas, "no se explican en la resolución y resultan insólitas e increíbles".

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




52 Comentarios
  • Tonimar Tonimar 17/04/21 21:31

    Increíble es tener los jueces que tenemos y que los ciudadanos lo estemos consintiendo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pez Pez 17/04/21 18:47

    Ay Navarra, que pena das. Tienes un buen gobierno pero la judicatura foral siempre te deja en mal lugar. No te lo mereces. Ni ahora ni con la manada. Pues, por lo que yo sé, la protección a la mujer y la lucha contra la violencia de género, está en el ADN

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Pez Pez 17/04/21 18:51

      continúo que se cortó. Pues eso, que está en el adn de navarra la protección ante el acoso. En las calles me refiero. Al menos esa es mi experiencia.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Tonimar Tonimar 16/04/21 22:25

    Esta es la justicia que tenemos y la democracia plena, así nos va a todos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • quelonio quelonio 16/04/21 21:24

    Qué les darán en el seminario de los jueces para que salgan tan retorcidos. Supongo que habrá recurso. A ver si el recurso no llega a tro tribunal de zumbados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Heisenberg Heisenberg 16/04/21 20:57

    En base a esta incrible sentencia, a la menor y víctima se le puede imputar un delito de abuso sexual aunque ésta sea juzgada por la ley penal del menor. Repugnante e indignante.
    El sistema está absolutamente podrido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jumar jumar 16/04/21 20:11

    Al no ser católico, no me puedo creer que pasen estas cosas, pero negacionistas, haber hailos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • leandro leandro 16/04/21 19:26

    Increíble .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • morralla morralla 16/04/21 14:19

    Puta mierda de justicia española. Podrida, vergonzosa, asquerosa. ¿Qué ostias tienen los hombres en su kk de cabeza para actuar de esta manera con saña y crueldad contra las mujeres? Aberrante es poco decir. No deseo venganza contra nadie, pero el juez o jueza que ha dictado semejante sentencia debería sufrir un escarnio de esta naturaleza bien en su propia carne o muy próximo. Vomitivo, nauseabundo, repugnante, bastarda es como se puede calificar una sentencia de esta naturaleza.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    5

    • GRINGO GRINGO 16/04/21 15:04

      Nadie sabe qué pasa por las cabezas de "esos hombres", como la de los que, viendo el rechazo social que provocan los maltratos los siguen practicando, y los de muchas mujeres, algunas juezas, que toleran, justifican y alientan con sus actitudes, que ésta lacra no sea eliminada de una vez.,

      Todos los hombres no somos iguales !!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      6

      • Pez Pez 17/04/21 18:52

        Gracias

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • LopezT LopezT 16/04/21 12:13

    Las acciones que se intentan justificar por haber consumido algún tipo de droga, -y el acohol los es-, no deberían de ser tenidas por atenuantes. El consumo de drogas que ha motivado cualquier tipo de accidente o conflicto, debe ser tenido en cuenta COMO AGRAVANTE. Se acabarían estos cuentos que utiñlizan los y las jueces infames, para desvirtuar y rebajar sentencias. Habría que retirar el título al juzgador, y acusarlo al menos de prevaricación. ¿O no es de gravedad que una menor se encuentre convertida en madre por un abusador?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • TL TL 16/04/21 11:02

    Veo a una sentencia alucinante y delirante. Claro, Navarra es dónde ocurrió también la vergonzante sentencia de la Manada y dónde el Opus está muy implantado... Espero que la Fiscalia no se quede dormida y recurra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    12

    • Edmundo Edmundo 16/04/21 11:14

      Sí, muy de acuerdo, el tribunal sería de "la Obra" seguro.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • GRINGO GRINGO 16/04/21 15:05

        Pues vaya "obra" de los cojones....

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3



 
Opinión