Muy fan de...

Muy fan de... Carlos Fabra

Anticorrupción pide 13 años de cárcel para Carlos Fabra

Querido Carlos, ciudadano ejemplar –Mariano dixit– ¡Qué gracia tienes, condenado –a cuatro años por defraudar 700.000 euros a Hacienda–! Recuerdo cuando dijiste: "Soy más famoso que José Tomás". Cierto, cómo toreabas a Hacienda, maestro. Hacienda, ese ente que, según dicen, somos todos, todos menos tú. Muy fan.

Fiel a tu optimismo natural, se comenta que te sientes muy satisfecho por la absolución de los delitos de cohecho y tráfico de influencias. Como para no estarlo, Carlos, eres un tipo con suerte, siempre acaban saliendo tus números del bombo…

Y, claro, te envidian. Será como consecuencia de esa tara que traemos de fábrica los españoles y que nos impide alegrarnos por la dicha ajena. Qué gusto debe de dar tirar de suerte para poder pagar con la tarjeta en los casinos de Marbella. ¡No vas a llevar 6.000 euros en la taleguilla del bañador, con lo que abultan!

Según los expertos, existe una probabilidad entre dieciséis millones de que a alguien le toque la lotería, aseguran que es mucho más probable que te parta un rayo, pero a ti te ha tocado siete veces siete, tormentas a vos… Pues mira, suertudo que eres, apuesto algo a que si llamas a uno de esos Call TV de videntes trasnochadores, te lo cogen a la primera: "Hola, Carlos, cariño, buenas noches. Veo mucho dinero, compra un décimo". 

Lo que pasa es que el pueblo no es consciente aún de la talla de tu persona, más grande que la estatua de Ripollés que te homenajea con sus 24 metros de altura, a 12.500 euros el metro –300.000 costó el monstruo megalómano que preside el aeropuerto fantasma–. 

El coloso metálico se queda corto, sí, porque hay que ser un genio –incomprendido como casi todos– para construir un aeropuerto sin aviones. Verás como en el futuro, los descreídos acabarán por encontrar la utilidad, incomprensible ahora, de tu obra magna y asentirán convencidos a tu pregunta: "¿Os gusta el aeropuerto del abuelo?". Seguro que los escépticos también se rieron en su día de aquel que dijo: "¿A que me invento un teléfono sin cables?" Y mira, ahí está el inalámbrico.

El ser humano es ingrato, hasta los de tu propio partido, aquel al que brindaste los mejores años de tu vida –dieciséis al frente del PP de tu provincia–, van y te dan de lado a la primera de cambio. Fue conocerse la sentencia de la Audiencia de Castellón, y salir Cospedal al escenario en plan Rocío Jurado, la más grande, entonando: "hace tiempo que Fabra no tiene responsabilidad orgánica en el partido", nueva versión del "hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo". Ya lo ves, Carlos, el típico "lo siento mi amor" cuando se tuercen las cosas. Qué fuerte.

¡Pero si tendrían que ponerte en un altar sólo por los puestos de trabajo que has creado durante tu mandato! Un día dijiste: “El que gana las elecciones coloca a un sinfín de gente. Y toda esa gente es un voto cautivo [...]. Yo no sé la cantidad de gente que habré colocado en doce años, no lo sé". Vamos, que Fátima Báñez debería dejar de rezar a la Virgen del Rocío –que la pobre no da con el milagro para acabar con el paro– e irse de romería al aeropuerto a ponerle fardos de perejil a tu megaestatua de 20 toneladas. Eres el San Pancracio 2.0.

Por todo ello y por otras muchas otras cosas, Carlos, soy muy fan de ti. Por ese arte al pasar a la siguiente pregunta, cuando no te gustaba la que te había formulado un periodista –ya quisiera alcanzar esa velocidad el gran Christian Gálvez en el rosco de Pasapalabra–. Y por todas aquellas frases que has dejado como legado cultural durante tu vida política:

  • "He comprado el 27.931 y si me toca, me sacaré la pirula y mearé en la sede de Izquierda Unida" 
  • "¡Payasos!" Ésta se la dedicaste a los diputados que pedían tu dimisión en una de esas pilladas con micro abierto
  • "El New York Times me la trae al pairo" Cuando te pusieron como ejemplo de la corrupción en España
  • "Esta es una frase muy común en nuestra provincia" Tu explicación después de llamar hijoputa al diputado Colomer

Nada, nada, Carlos, los que aún duden de que eres muy grande, “que se jodan”, como diría tu hija Andrea. ¡Qué saga de poetas! Que la suerte te acompañe.

Fabra, imputado por prevaricación en una corrida de toros benéfica

Fabra, imputado por presunta prevaricación en una corrida de toros benéfica

Más sobre este tema
stats