LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Menos políticos y más profesionales: la reforma pendiente para garantizar la independencia de RTVE

Plaza Pública

Más allá de los platós, ni salud, ni economía, ni ciudad… ni gestión

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Rita Maestre | Sara Ladra

Uno de los valores que la derecha se ha esforzado por implantar en el imaginario colectivo de sus votantes ha sido la excelencia en su gestión económica. Su obsesión por no perder esta identidad y “valor” de la derecha ha sido tal, que se ha convertido en el vector principal en la gestión de la pandemia, por encima de datos de incidencia, ingresos hospitalarios, ocupación de UCI, fallecidos o, más recientemente, de previsiones de la AEMET.

El pasado junio, la presidenta Ayuso, con el beneplácito de su mejor ‘seguidor’, el alcalde Almeida, se fijó como único objetivo evitar cumplir con las distintas fases de la desescalada (en concreto, la Fase 3), pasando directamente al desconfinamiento con el fin de “salvar el verano” o, lo que es lo mismo, salvar al sector servicios, principal aporte al PIB regional. Resultado: pasamos de 29 casos diagnosticados de coronavirus el día 21 de junio a 6.748 casos el 18 de septiembre en Madrid. En cuanto al comercio, si bien durante los meses de mayo y junio mejoraron las cifras de negocio, en agosto volvían a caer las ventas un 18 % en la Comunidad.

No contentos con esto, Ayuso y Almeida quisieron ‘salvar la Navidad’. Resultado: pasamos de 787 casos diagnosticados el 6 de diciembre a 7.252 el 5 de enero y, a día de hoy, continúan en aumento. La incidencia de la pandemia ya supera los 900 casos, por encima de la media nacional de 828 (22.01.2021). Los datos de comercio minorista que publica el INE todavía no están disponibles para el mes de diciembre, pero los expertos ya auguran que las ventas no han sido las esperadas, igual que no lo fueron las del tan esperado “Black Friday”.

Y ahora viene la última entrega de esta película de terror con ‘salvar las rebajas’, cuyo tráiler vimos en primicia el pasado 8 de enero, cuando el mismo día que la tormenta de nieve del siglo llegaba a Madrid, Almeida y Ayuso mantenían todos los comercios y servicios no esenciales abiertos hasta que la situación se les fue de las manos ¿Por qué este afán de elegir entre economía y salud cuando, claramente, esa dicotomía no existe y ambas salen perjudicadas? El propio Fondo Monetario Internacional alertaba en el mes de octubre del pasado año que era mejor “un confinamiento duro y corto que unas medidas restrictivas suaves si se quiere salvar la economía”. Pero por encima de todo, están las vidas humanas y en Madrid ya hemos perdido a 12.266 personas por el covid-19, sin contar el exceso de mortalidad, que en Madrid alcanzó el 41 % en 2020 y podría hacernos superar ampliamente los 20.000 fallecidos.

Si los datos de la tercera ola continúan la tendencia actual, ni siquiera mantener los comercios abiertos –medida económica estrella de la derecha madrileña– permitirá salvar la temporada al sector comercial y de la hostelería. Sin salud, sin vacuna, el consumo no remontará, los turistas no volverán a Madrid, los inversores no elegirán Madrid como centro de su actividad inversora… Y no cabe descartar nuevas medidas, como las adoptadas por otras comunidades autónomas lideradas por el PP, que limiten más la actividad comercial y de hostelería o adelanten el toque de queda.

Si nos fijamos en el resto de las medidas económicas anunciadas por Almeida en el mes de abril por importe de 24 millones de euros, su impacto en el tejido empresarial de la ciudad ha sido un completo fiasco. Exceptuando ciertas medidas de carácter fiscal, la ejecución del resto de políticas de carácter económico ha sido cero. La medida clave de este paquete era un convenio con Avalmadrid a través del cual no se concedió ni un solo aval en 2020. En cuanto a las convocatorias de ayudas y subvenciones anuales ordinarias dirigidas al comercio de la ciudad, no llegaron hasta finales de diciembre. Y en las bonificaciones fiscales el impacto fue la mitad del inicialmente esperado.

Ante este estrepitoso fracaso de la política económica de Almeida, desde Más Madrid propusimos como enmienda al proyecto de Presupuesto General para 2021 una línea de ayudas directas a autónomos y micropymes de nuestra ciudad que fue rechazada por el Gobierno del PP y Cs, que también eliminó las subvenciones a las asociaciones de autónomos para contentar a sus socios de la ultraderecha. Ya habíamos propuesto al Gobierno del PP durante el mandato pasado la entrada del Ayuntamiento de Madrid en el capital social de Avalmadrid, algo que también rechazaron desde la Comunidad de Madrid. Quizá eso hubiera ayudado a miles de autónomos y empresas que han sufrido el impacto económico directo de la pandemia sin apoyo alguno del Gobierno de Almeida. Miles de autónomos y empresas que han tenido que recurrir a las medidas de apoyo estatales vía ERTE y líneas ICO para mantener a duras penas sus negocios.

Ante esta nefasta gestión económica no sorprende ver cómo el alcalde –o el portavoz nacional del PP, cada vez cuesta más distinguirlo– quiere ahora cargar la culpa de las pérdidas económicas de comercios y hostelería de la ciudad de Madrid por el paso de Filomena en el Estado. Ni más ni menos que 998 millones de euros, más del 70 % de los 1.400 millones de las pérdidas estimadas. Pero Almeida ya sabe que el lucro cesante no está recogido en el catálogo de daños a compensar. Se trata de otra estrategia más para alentar la confrontación con el Gobierno de Sánchez –ahora sí, en su calidad de portavoz nacional del PP– y de tapar su incapacidad como gestor de la ciudad de Madrid.

En medio de este desolador escenario es alentador leer que, finalmente, se va instalando la idea de que sin salud no hay economía. Varios economistas internacionales de reconocido prestigio anunciaban estos días que el mejor indicador adelantado de la evolución de la actividad económica iba a ser el grado de avance en la campaña de vacunación. La prensa también está citando a otros economistas, en este caso españoles, que vinculan la mejora de la situación económica de nuestro país a las vacunas, el uso de los fondos europeos y el proceso de reformas.

No obstante, si esto es así, ya podemos prepararnos porque en Madrid ni se vacuna, ni tenemos un presupuesto transformador para nuestra ciudad (en clave ecológica, digital y de cuidados) y el uso que históricamente han hecho, tanto Comunidad como Ayuntamiento, de los fondos europeos es irrisorio. Esperemos que con el avance de esta tercera ola y los aprendizajes de las dos anteriores, Ayuso y Almeida salgan de los platós y se pongan a gestionar poniendo, de una vez por todas, en el centro a las personas.

____________

Rita Maestre, portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de MadridRita Maestre

Sara Ladra, economista y miembro de la Coordinadora Ejecutiva de Más MadridSara Ladra

Más sobre este tema
stats